BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

El despertar de la ciudad más violenta del mundo

La vida comienza en esta ciudad caótica y de enormes contrastes que es Johannesburgo, la tercera más poblada de África, después de El Cairo y Lagos, con siete millones de habitantes. Lentamente sus calles se van poblando de coches, de transeúntes. En las zonas marginales del centro las personas sin hogar abandonan los cartones y mantas en los que han pasado la noche.

Johannesburgo, conocida familiarmente como Joburg, es famosa a nivel mundial por su alta tasa de asesinatos, robos y agresiones sexuales. Aunque el gobierno de Thabo Mbeki está realizando esfuerzos por detener esta plaga de crímenes, en buena medida porque amenazan la celebración del Mundial de Fútbol 2010, lo cierto es que los índices de hurtos se han duplicado en los últimos once años en esta urbe. Cincuenta personas son asesinadas y más de 150 mujeres padecen violaciones cada día.

Todavía no he visto hecho violento alguno, pero todos estos datos condicionan mi mirada sobre el desapacible y paupérrimo universo que me rodea. También las historias de secuestros y muertes que me han contado los amigos blancos que viven en el norte de la ciudad, en urbanizaciones privadas rodeadas por altos muros y precedidas por puestos de seguridad con hombres armados, me hacen ver esta realidad a la defensiva, con desconfianza (y me hacen pensar, asimismo, sobre el fabuloso negocio que late debajo del injusto orden que hemos creado).

Mientras aguardamos a que venga Nelly, la trabajadora social a la que acompañaremos por su recorrido habitual por las calles del centro, le pido a Jerry que me lleve a dar una vuelta en el coche. Ya he sacado las fotografías, ya he entrevistado a la gente, y creo que nos exponemos inútilmente al permanecer aquí de pie, con las cámaras en la mano.

En mis visitas a Soweto he tenido la posibilidad de ver la otra cara de la moneda: barrios miserables como Meadowlands y Kliptown de los que bajan cada día jóvenes a robar a las zonas más adineradas de la ciudad. El problema, sin dudas, es la diferencia en la distribución de la renta. Mientras en algunos lugares se vive sin luz ni agua, en los distritos adinerados los gigantescos centros comerciales y los restaurantes de lujo se suceden a cada paso. Otra cuestión importante es el exceso de armas. Si bien se han implementado varios programas de desarme voluntario, lo cierto es que aún el 8% de la población cuenta con pistolas, revólveres y fusiles en su poder.

Aunque también hay una teoría que he escuchado a menudo aquí en Sudáfrica. Habla de cierta pérdida de valores después de 1994. “Parece que hemos pervertido nuestra libertad”, dijo recientemente el premio Nobel Desmond Tutu en una conferencia. “Quizás no nos dimos cuenta de cuánto nos afectó el apartheid, de que nos hizo perder la conciencia de qué está bien o está mal”.

Finalmente nos encontramos con Nelly. Habla primero con Cristina. Ahora sabemos que, además de vivir en las calles, tiene un hijo que está junto a su abuela en el barrio de chabolas del que es originaria. Nelly intenta convencerla de que se acerque al centro de acogida en el que trabaja. Trata de ganarse su confianza. Es una mujer joven, de 24 años, sumamente amable, que parece profundamente involucrada en su labor.

Después se dirige a Thibekili, la adolescente adicta al crack que lloraba desconsoladamente cuando me acerqué a ella a primera hora. Le dice lo mismo: “No puedes seguir viviendo así, en la calle, con los abusos, las drogas y el sida. Debes pensar en tu futuro. Debes empezar una nueva vida”.

Acto seguido nos dirigimos al proyecto del que Nelly forma parte, situado a unas pocas manzanas. Vamos a esperar a que las jóvenes vengan. Ambas se han comprometido a hacerlo.

17 comentarios

  1. Dice ser Hernán Zin

    Apuro las últimas historias de Sudáfrica mientras las horas corren para mi viaje a Etiopía. Gracias a todos por los comentarios de los últimos días. Os mando un fuerte abrazo!! HZ

    18 Junio 2007 | 14:01

  2. Dice ser irene

    joer colega, menudo panorama mas desoladores como una jungla, y lo peor es que no gana el mas fuerte fisica y mentalmente hablando, sino el mas fuerte economicamente, que ademas lo es por robar a los mas pobres (aunque hayan un sinfin de intermediarios y pasos entre una cosa y la otra)ya he terminado y me he incorporado a la contidianeidad con las pilas cargadas y la ciatica revelada…un beso y un abrazo

    18 Junio 2007 | 16:16

  3. Dice ser Nicolás Bello

    Un par de cositas:Cuando una persona es llevada al extremo, ésta suele irse al otro extremo… Quien sabe si con el esfuerzo de trabajadores sociales y la voluntad de sus propios haitantes Johannesburgo pueda ser una ciudad más centrada y mejor repartida.¿Quién tiene más armas? ¿Los magnates de la zona norte? ¿O los pandilleros del centro? Claro, unos viven con todo y esperan que los demás no reaccionen. NO justifico el hecho de portar armas, pero creo que entiendo un poco la situación.Vivo en una ciudad que ha pasado por una situación de violencia y luego una dictadura (democrática) entre 1980 y 2000, más o menos. Acá el pandillaje es cosa de todos los días y nunca falta un muerto en la prensa amarilla. Claro, no hay punto de comparación con Africa, pero después de vivir en Lima creo que se puede entender un poco más los problemas sociales, en este caso entre andinos y blancos.(Siempre los blancos creamos problemas, no?)

    18 Junio 2007 | 16:17

  4. Dice ser Hernán Zin

    Irene, han cumplido finalmente los de la FNAC?? Un abrazo!! HZ

    18 Junio 2007 | 17:40

  5. Dice ser irene

    JEJEJEque va Hernan, aun me estan mareando, que si no lo tienen en esa tienda, que tienen que traerlo del almacen…no te dije yo que ibas a arrasar? en la tienda de la c/ xativa ya no quedan…eres un triunfazopero descuida, mas les vale cumplir que ya me tienen de clienta preferente y no me pueden dejar en la estacada, despues de en comer y en la hipoteca, en lo que mas gasto es en libros y musicabesos y un abrazo pa ti tambien

    18 Junio 2007 | 18:33

  6. Dice ser Mayté

    Hola HZ!Estas historias de Sudáfrica son conmovedoras, ya en Etiopía seguramente podremos comparar el nivel de vida entre uno y otro lugar, y perdona la ignorancia, pero ¿Qué tanta diferencia hay entre estos dos lugares? y ¿Por qué seleccionaste Etiopía para retomar la ruta?, bueno creo que quiero prepárame psicológicamente para ver lo que te/nos espera.Suerte!!MaytéP.D. Un abrazo a todoooooooossssssssssss. =)

    18 Junio 2007 | 19:23

  7. Dice ser Cris

    Pero el mundial de fútbol ¿??Pero que imbecilidad más grande …Al principio pensaba que algo así podría beneficiar a los más desfavorecidos…pero no.No, no y no. Harán como en los juegos Olímpicos en Barcelona:Alaaa , primero los pobres y drogatas encerrados en vete a saber dónde y a cuantos kilómetros de la ciudad “Olímpica”, los perrillos y gatos abandonados a las protectoras o sacrificados…en resumen, la mierda de la ciudad sin limpiar, sólo escondida debajo de la alfombra de los ricachones de los políticos y empresarios.Luego cuando no les veamos, la mierda volverá a estar ahí.Bueno, pues perdonarme por como me expreso hoy. El domingo también lo hice en contra de la barbarie y la manía de descuartizar a un pobre toro a lo vivo.Espero la mejoría de estas chicas, me gustaría verlo escrito aquí, pronto.Besos a todos.Cris

    18 Junio 2007 | 20:42

  8. Dice ser Ibn Al Gassuni

    Hernán, winner!, me hubiese gustado despedirme antes de tu nueva ruta (de nuevo) por allá abajo!La última presentación fetén.¡Enhorabuena!… Y no necesariamente por tu libro (que también)… ;)Suerte por esos mundos de Dios y nos vemos en Gaza o en cualquier otro desierto!Cuidate, mate!

    18 Junio 2007 | 23:17

  9. Dice ser Jose Raya

    Últimamente veo muchas situaciones de tremenda desigualdad e injusticia social sin tener que irme muy lejos de donde vivo. En Sevilla, por el barrio de Macarena, me encuentro auténticas barbaridades. Me gustaría poder hablar con esa gente, conocer sus historias, ayudarles a estar un poco mejor, fotografiarles y poder contarlo para que la gente tome conciencia. Por desgracia soy un chaval universitario sin un duro en los bolsillos (no tengo casi ni para comida cuando llegan las últimas semanas de cada mes) y tampoco tengo notoriedad como para contar las historias. Al final no me atrevo a iniciar el contacto y ni siquiera llego a tomarles fotos.Me pasaba algo parecido cuando estuve en Cuba, salvo que allí sí pude compartir lo poco que traía de España que para ellos allí suponía mucho.Espero que con el paso de los años supere todas esas trabas y aparte de tener un futuro mejor que mi presente eso me sirva para tener alguna manera de ayudar a toda esa gente que necesita de los demás y que por desgracia no hace falta irse tan lejos para encontrarse con muchos de ellos.Saludos Hernan, y que sepas que eres un gran ejemplo a seguir.

    19 Junio 2007 | 04:49

  10. Dice ser Alex

    Llevo ya leido la mitad de tu libro y me esta dejando helado, parece mentira que el ser humano pueda comportarse de esa manera.Siento rabia, mucha rabia al leer el asedio que sufrieron los habitantes de Gaza durante tu estancia alli, y al ver hoy en las noticias como estan sufriendo algo parecido ahora mismo. Rabia al ver situaciones como las que cuentas de Johannesburgo, con tanta desigualdad.Siento rabia e indignacion, hay momentos que he tenido que dejar de leer tu libro porque me afectaba lo que leia. Parece mentira que puedan suceder cosas asi… y que aqui se oculten, se manipulen. Menos mal que aun quedan personas como tu para contarnos la realidad

    19 Junio 2007 | 12:08

  11. Dice ser Pablo

    Me afectan mucho tus últimos artículos sobre Sudáfrica: alguien muy cercano tuvo que ir por razones de trabajo allí hace escasos meses, y volverá dentro de no mucho. Y me cuenta de esa violencia cotidiana de que tú hablas, del miedo de la gente. No es sólo una cuestión de diferencia de clases, hay también una pérdida de humanidad, sin olvidar el problema que, al parecer, plantean las personas provinientes de países cercanos que han vivido guerras atroces y se pueden convertir de un momento a otro en asesinos implacables debido a la extrema dureza de lo que han vivido. Y a que no tienen nada que perder. Nada. Ni siquiera su dignidad.Compré tu libro esta tarde, en El Corte Inglés tenían unos cuantos. Por cierto, duele ahora la guerra civil que se cierne sobre Palestina: parece que llueve sobre mojado.Un abrazo, cuídate en tu próximo periplo.

    19 Junio 2007 | 12:23

  12. Dice ser Celita

    Y es por estas cosas por las que todos los días doy las gracias de haber nacido en España, un país desarrollado a finales de los 80’s. Doy gracias por tener un techo, comida suficiente, dinero para poder pagar los estudios que quiero y lo que es más importante: una familia que me quiere.La mayor desgracia de Cristina no es vivir en la calle, es no tener una familia que la quiera y la proteja. Debe sentirse tan sola y desprotegida…Ojalá en el mundo existieran más personas como tú o como Nelly, que dedican su vida a ayudar a los demás.Un saludo.

    19 Junio 2007 | 14:29

  13. Dice ser Bea

    Hola Hernán!Tu libro me tiene absorbida, aunque contenga la respiración cada vez que lo abro es un maravilloso regalo, nos has dado la oportunidad de VER…¡gracias!Ahora ya estoy enganchada a este viaje tuyo, y Etiopía me toca de cerca ya que una amiga estará allí trabajando en un orfanato…está asustada por si el golpe emocional es demasiado duro de afrontar, tanto que la deje bloqueada para hacer su trabajo…¿ser la voz de tanta gente te da fuerza?¿alguna vez has creído que no podías seguir?…Mi más sincera admiración.Mucha suerte, cuídate mucho!

    19 Junio 2007 | 14:36

  14. Dice ser anab

    Buen viaje Hernán, y como siempre cuidado y suerte para la nueva aventura.Tengo que admitir que sé poco sobre Etiopia. El nombre me evoca principalmente imágenes de niños malnutridos sin fuerzas para espantar las moscas que parecen devorarles y suelos cuarteados por la sequia. Así que espero tus crónicas desde allí para descubrir un nuevo universo. Supongo que no mucho más positivo que este de Sudafrica que hemos conocido estos días, pero aún así digno de que lo conozcamos y suframos por ello.Besos para todos

    19 Junio 2007 | 17:30

  15. Dice ser cris

    Es verdad que despisteee que te vas o te has ido ya !!!!Cuídate mucho y deseo que tengas la oportunidad de traerte alguna cosa positiva….aunque sé lo difícil que te va a resultar.Petons,Cris

    19 Junio 2007 | 21:58

  16. Dice ser Hernán Zin

    Gracias por los comentarios acerca del libro. No sabéis cuánto los valoro.Con respecto a Etiopía, la gente que ha estado allí y que me ha pasado recomendaciones y contactos me habla de su vasto y rico legado cultural. Da la impresión de ser, más allá de sus duras problemáticas, un sitio apasionante.Un abrazoooo!! HZ

    20 Junio 2007 | 01:52

  17. Sin duda alguna, las diferencias de clases y la explotación a la que ha sido sometido este pueblo, cuando los anglosajones aún se enriquecen con sus diamantes.Un saludo

    21 Junio 2007 | 12:05

Los comentarios están cerrados.