BLOGS

Fin del bipartidismo

14-12-10-bipartidismo

6 comentarios

  1. Dice ser Viva la política o el juego.

    Vi partido, Esto quiere decir. Pero los políticos como los jugadores seguirán jugando con nosotros. Puede que los fanáticos y los que le gusta la política y el juego sean o estén a favor de otros. Pero como el juego la política seguirá igual, sin no cambiamos las leyes de juego, esto seguirá igual. El mejor ejemplo es que, el presidente no es el que más gana, si no sus compañeros. Bonito ejemplo. Esto se llama juego limpio, el que pueda llevarse más mejor. Viva la política o el juego.

    10 diciembre 2014 | 17:26

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    ¿Y no será ahora cuando se junten para seguir gobernando en bipartisismo PPSOE y asi vencer al Podemos?

    Clica sobre mi nombre

    10 diciembre 2014 | 19:40

  3. Dice ser Julian Martinez

    Cojones, si esto esta mas claro que el agua, se están identificando descaradamente lo que son PP.SOE “esencia del fascismo español con una Monarquía de lo mas corrompido del planeta”, esto yo lo vi muy claro hace ya unos cuantos años.

    Hacen falta varias mangueras de alta presión para limpiar tanta mierda que hoy nos tienen invadidos con prepotencia, descaro, robo y torturar al ciudadano de a pie.

    Esto parece no tener solución ni con podemos ni sin podemos. Mientras no sea actúe con las noches oscuras y con arregló a los nuevos tiempos tecnológicos, no se romperá el nudo de la horca de este terrorismo de mafiosos que hoy nos estan aplastado sin piedad.

    10 diciembre 2014 | 22:19

  4. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Se acabó el bipartidismo
    es decir, la pareja de… los mismos
    y entra en escena un tercero
    para no formar un trío
    según dicen estos nuevos
    es, con vocación y decisión
    de erigirse en macho alfa
    Sí, el melenas, el león
    pero no, el de la Metro.
    A podemos lo han traído
    los recortes, los corruptos
    y lo que ha sido el bipartidismo.

    11 diciembre 2014 | 08:01

  5. ” Angela Merkel está en coalición con el Partido Socialista, al final somos todos los mismos, ¿no?” Así comenzaba Mariano Rajoy la contestación a una pregunta de Pepa Bueno sobre la necesidad de convencer a Angela Merkel para conseguir la unión fiscal en la entrevista que realizó para la Cadena Ser. [1] Es indudable que los dos grandes partidos no son exactamente iguales, sobre todo en ciertas políticas sociales que se ven enfrentadas a las doctrinas católicas, que son las que están cautivas en el electorado popular. El PSOE tampoco comparte la virulencia contra la clase trabajadora del PP, sólo se limita a olvidarse de su defensa y a negar la existencia de la lucha de clases. Su táctica es la del palo y la zanahoria, cediendo el palo a las grandes empresas del IBEX-35 y quedándose en Ferraz con la zanahoria para dársela a los obreros en época electoral.

    La frase de Mariano Rajoy en la entrevista deja entrever una realidad que ambos partidos se empeñan en ocultar pero que es de sobra conocida para los grandes empresarios, los medios de comunicación, la iglesia, y todos los estamentos privilegiados que nacieron de la “modélica transición”. Para todos ellos, PP y PSOE son lo mismo. Por eso, la maquinaria institucional se pone al servicio de la pervivencia del bipartidismo y para ello no duda en poner en movimiento la tremenda maquinaria de propaganda que tiene en su mano. El objetivo es blindar el bipartidismo y paliar en la medida de lo posible el ascenso de los partidos minoritarios ya instaurados, y con una fuerza relativa, que son IU y UPyD. Además de intentar que los de nuevo cuño, como Vox Equo o Podemos, no consigan hacerse un hueco que ponga en tela de juicio la gobernabilidad. Un término de neolenguaje que significa gobernar sin la necesidad de apelar a los minoritarios, que quizás, no gobiernen como interesa al IBEX-35.

    La campaña suele ser habitual en los medios de comunicación, pero las encuestas en las que la gobernabilidad IBEX no está asegurada ha propiciado que incluso sean los mismos partidos los que pidan el voto para ellos o para su oponente, pero para aquel que garantice el actual status quo. Si no votas al PP, vota al PSOE.

    El pasado 1 de mayo, el candidato del PP al Parlamento Europeo por Asturias, Salvador Garriga, no escondió esta actitud y llamó a votar al PP o en su defecto al PSOE, ya que expresó en una rueda de prensa en Oviedo que los ciudadanos debían votar a los grandes partidos y evitar los personalismos. Enrique Fernández Miranda, otro eminente miembro del PP se expresó hace pocas fechas en los mismos términos cuando en su cuenta de twitter insinuó que votar a partidos como UPyD, FORO, Vox o IU era tirar el voto a la basura.

    Estos mensajes no son exclusivos de la precampaña electoral con motivo de las elecciones europeas. Desde el mismo momento en que las encuestas expresaban un comportamiento que dificultaría la gobernanza IBEX en los parlamentos, estos mensajes empezaron a aflorar por miembros ilustres del PP. Tras las elecciones autonómicas del 2012 donde el PSOE sufrió un varapalo histórico lo que se hubiese esperado del PP habría sido alegría y satisfacción. Pero la reacción fue la contraria. María Dolores de Cospedal declaró en un desayuno en Málaga tras los comicios que en España “es necesario que haya un partido de izquierdas, que tenga una cabeza, un objetivo y una dirección en nuestro país”. Por partido de izquierdas, se refería al PSOE. Esteban González Pons se expresó en términos parecidos, al considerar que a nadie le viene bien un PSOE débil porque el PSOE es la “izquierda del sistema” y su lugar lo ocupa la izquierda antisistema. [2].

    Los medios afianzando el bipartidismo.

    El pasado 19 de abril un editorial de El Mundo analizaba la encuesta que Sigma Dos había hecho para su periódico en la que los dos grandes partidos conseguían el 63% de los apoyos frente al 80% conseguido hace 5 años. La situación que eso supondría preocupa en el periódico de Unidad Editorial, que analiza para España el siguiente panorama: “Nos podríamos encontrar con situaciones inéditas hasta ahora en nuestra democracia, como que se hiciera preciso el acuerdo de, al menos, tres partidos para gobernar, o bien que fuera necesaria una coalición del PP y del PSOE, una opción nada descartable”.

    Una semana antes, el director de El Mundo, Casimiro García Abadillo, publicó una tribuna titulada la pesadilla 60/60, o el miedo al fin del bipartidismo. En ella el autor analizaba lo que supondría el terrorífico panorama del fin del bipartidismo para la pervivencia del status quo. La pesadilla del 60/60 no es más que una participación menor al 60% y que el bipartidismo no llegue al 60% de los votos. El autor consideraría un desastre esta situación ya que sólo considera a Mariano Rajoy y a Alfredo Pérez Rubalcaba políticos de nivel y a los que debemos agradecer su existencia:

    “Viendo el debate del martes en el Congreso de los Diputados, uno no podía por menos que dar gracias a que existan Rajoy y Rubalcaba. Con sus defectos, con todos los peros que ustedes les quieran poner, son, en estos momentos, no sólo los políticos de mayor altura, sino también los que garantizan que este país no va a desaparecer en el desagüe de la Historia”.

    Son dos los argumentos que esgrime el director de El Mundo para hacer campaña por el bipartidismo, la situación en Cataluña, ya que considera al PP y el PSOE los garantes de la unidad de España y lo que ocurre en Andalucía. Casimiro García Abadillo califica de “deriva populista de una IU cada vez más subyugada por los movimientos callejeros (tipo 15-M, okupas, Afectados por las Hipotecas, etc.)”

    Concluye su tribuna con toda una declaración de intenciones a favor del bipartidismo. “El derrumbe de los dos grandes partidos en esta situación sería dramático no sólo para sus líderes, sino para el conjunto del país”.

    No sólo El Mundo hace campaña a favor del bipartidismo, el otro gran diario de tirada nacional, El País, ha dejado clara su posición en la portada del miércoles 7 de Mayo.

    Blindar el bipartidismo tiene también aspectos legislativos. Como fue la reforma electoral de Castilla-La Mancha, que busca imposibilitar el acceso al Parlamento autonómico de los partidos minoritarios o la reforma del régimen electoral general, para reducir el tiempo de las campañas electorales. El mismo análisis que realizaron Cayo Lara en IU, y Toni Cantó en UPyD. Se trataba de blindar el bipartidismo.

    Rajoy dijo este martes en la Cadena Ser que al final todos somos lo mismo, Merkel pertenece al grupo popular en el Parlamento Europeo y Martin Schultz es el candidato del grupo socialista, Elena Valenciano pide votar al PSOE para alejarse de Merkel, pero Martin Schultz gobierna en coalición con Merkel en Alemania. Ser y parecer son verbos que también se pueden llegar a asimilar.”

    Notas:
    [1] Minuto 43:00 entrevista Cadena Ser
    [2] Minuto 01:01:00 Entrevista a Esteban González Pons en los Desayunos de TVE.

    Por Antonio Maestre
    08/05/2014
    lamarea.com

    11 diciembre 2014 | 18:44

  6. Dice ser Julian Martinez

    Con el anterior largó comentario, nos deja claro que PP.SOE son la misma cosa y por huevos tienen que continuar dirigiendo los destinos de caos de la Nación. Esto es una dictadura tecnológica sin precedentes que se pretende globalizar.

    Esto no lo soluciona ni PODEMOS, porque la lucha de clases tiene que ser hoy mas que nunca global. El problema radica en el mal uso de los adelantos tecnológicos en beneficio de las multinacionales del planeta, dirigido por los USA para crear el esclavo tecnológico con escaramuzas de guerras por todas partes, a fines que nadie se entienda para el aumentos de conflictos sociales.

    Esto es la prueba de que el conflicto social no es de una determinada Nación, si no, que se crean los conflictos sociales dentro de las distintas Naciones, en consonancia con las distintas culturas y necesidades de los pueblos. En España, se le coloco el problema de Regiones con sus autonomías de conflictos y diferencias. Cataluña, se le abre el conflicto problemático de la “independencia” etc. etc. Así, tenemos a los pueblos bailando con unas orquestas que nadie comprende el fondo del ritmo, y los que lo montan, que forman una gran mafia robando miles de millones, creando una deuda en papel cada día mas larga y grande, el deudor el pueblo trabajador.

    Sin duda esto tiene que terminar muy mal, o se invierte la tendencia ya que la explosión será humana dando lugar a un gran cataclismo y vuelta a empezar otro ciclo. Pero el orden social de respetos en general nunca parece llegar para la paz del planeta…,,

    12 diciembre 2014 | 00:41

Los comentarios están cerrados.