BLOGS

Bipartidismo

14-11-07barranco-w

8 comentarios

  1. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Torres más altas han caídos
    y más altas caerán,
    han llegados nuevos tiempos
    y el que la hace la paga,
    o pronto lo pagará.
    Se acabó el no mirar
    o el tratar de tapar,
    al que está robando al pueblo.
    De políticos corruptos,
    de recortes, de repagos,
    de subidas de impuestos,
    de corruptos y corruptores
    estamos ya hasta los …. (mismos).
    Esto parece que cambia
    y si nos lo proponemos
    entre todos es seguro,
    en las urnas por supuesto
    es seguro… que podemos.

    07 noviembre 2014 | 15:34

  2. Dice ser panchenko

    el bipartismo como es planteado hoy nunca existio salvo en la propaganda fachista, y son los fachistas los que la ejercen tanto para confundir a la poblacion como para tratar de mantener sus privilegios cuando el socialismo los pone a raya, lo qui si ha existido son antagonismos, no en vano la guerra del 36.

    08 noviembre 2014 | 16:40

  3. “El caciquismo y el clientelismo son prácticas endémicas de la economía española. Su grado de instalación las convierte en facetas de nuestra cultura. La irrupción de nuevas formaciones políticas y la caída de las tradicionales son fenómenos conectados con el estado crítico actual del poder del cacique.

    ¿Cuántos votantes del PSOE o el PP deben su puesto de trabajo al partido? ¿Qué porcentaje de los empleados en empresas de la iglesia tuvieron antes un vínculo con ésta? Cuestiones de este tipo se echan de menos en las páginas de los diarios o los programas televisivos. Qué distinta sería la cultura política de este país si se respetara la transparencia y la relevancia informativa en los medios, y si existiera la libertad necesaria para que eso sucediera.

    Aunque el transeúnte común intuye sin lugar a dudas que el clientelismo está en las raíces de nuestro día a día, entre saber e intuir hay una gran diferencia. Se sabe que es un asunto cultural porque impregna no sólo el mundo político, sino también las relaciones sociales y económicas más cotidianas. Nadie duda de esto. Pero ahora que sufrimos un desempleo apocalíptico desearíamos tener certezas, y sin embargo parece crucial para el sistema evitar la difusión en prime time de datos y estadísticas que muestren hasta qué punto las posibilidades de encontrar trabajo en nuestro país dependen de los contactos que se tenga.

    La sabiduría popular no precisa de pruebas académicas, menos aún la picardía inherente a nuestra cultura, que empuja a los individuos a las sedes de partidos, sindicatos o iglesias en busca de un empleo. El PP valenciano, por ejemplo, ha resistido los escándalos de corrupción sistemáticamente publicados por La Sexta, viendo incluso crecer el número de militantes durante la crisis. Según informa El Confidencial, desde las primeras detenciones del caso Gurtel y hasta julio de 2013, el número de afiliados de los populares valencianos aumentó un 17, 9 %. Miembros de la formación consultados por el diario citado hablan de las dificultades económicas crecientes como causa de esta repentina afección por la política. (1)

    Buscar refugio contra el desempleo y ponerse al servicio de los poderes fácticos han ido de la mano desde largo tiempo atrás. El fenómeno se ha convertido en un desafío para los estudios sociales, que discrepan a la hora de vincularlo con el retraso económico de España. ¿Es este causa o consecuencia del clientelismo? Para algunos expertos el enchufismo y las redes de voto cautivo son la causa de la falta de valor añadido y competitividad de la economía española. Otros lo sitúan como consecuencia de una economía fatídicamente atrasada y que ahora vuelve a perder el ritmo en plena era de la información-conocimiento Según esta segunda interpretación, nuestro precario sistema productivo y laboral ha exigido siempre a los desheredados procurarse un futuro ingresando en una red clientelar.

    En un mercado como el español, altamente dependiente de las subvenciones o los contratos con la administración, la política lo tiene fácil para servirse del caciquismo. Y es que algunos empresarios han actuado como transmisores de los intereses de los partidos. No pocos trabajadores-votantes de ciertas zonas han escuchado algo así: “este año hay elecciones, que no se pierda el contrato con la administración…”

    La última expansión inmobiliaria y el pinchazo consiguiente evidenció que tras la hegemonía de PP-PSOE se encontraba la vieja casta de constructores-financieros-políticos, vigente y casi inalterada desde el franquismo. Una casta que no se ha preocupado por actualizar el modelo productivo, sino que, con miras cortoplacistas y antisociales, se ha limitado a acumular beneficios a costa del crecimiento del déficit estatal y de una deuda que ahora trasladan impúdicamente a los ciudadanos. No olvidemos que además de los sonados rescates a las cajas, desgraciadamente saqueadas por sinvergüenzas varios, en el primer trimestre del 2012 sólo 3000 empresas públicas sumaban una deuda de unos 55.000 millones de euros, alrededor del 23 % del PIB español registrado en el segundo trimestre de 2014.

    Lo trágicamente paradójico e ilegítimo es que una actividad empresarial tan dependiente del dinero del contribuyente termine perjudicando los derechos sociales. En contra del dogma liberal, la economía empírica muestra que el mercado ha funcionado gracias a la intervención del estado, por tanto el contribuyente tiene derecho a ejecutar una auditaría de la deuda estatal y a ser satisfecho en su reclamación de mayor transparencia y control directo del dinero público. Lo exige la democracia y la necesidad particular de superar el caciquismo español, porque los ciudadanos son y deben ser de facto mucho más que meros votantes.

    En los recortes mismos se ejemplifica también el sesgo clientelista de nuestra política. En sucesivos gobiernos del bipartidismo, en el periodo 2008-13, se redujeron puestos de trabajo en todas las administraciones públicas, centrales, locales y autonómicas, pero el número de empleados en las empresas públicas aumentó. Según informaba el diario Expansión, en la primavera del 2013 la empresa pública contaba con 17.000 empleados más que en el 2008. (2) (3)

    La reestructuración neoliberal del sector público se ha realizado siguiendo la máxima de meter la tijera allí donde menos perjudique electoralmente. Pero esta política de recorte discrecional para mantener contentos a los amigos tiene sus límites, principalmente porque la deuda crece y los ingresos bajan, de modo que la disminución del gasto debe ir a más según las directrices europeas.

    Aunque el caciquismo y el enchufismo endémicos han seguido funcionando mientras se hablaba de transparencia, eficiencia y competitividad, ahora su base se resiente por la injerencia de un poder externo, el de la Comisión Europea. Los dos partidos protagonistas de la trama bipartidista están cayendo no sólo por la impopularidad de los recortes, sino porque la contención del gasto público impuesta desde Bruselas está dañando un fundamento central de su poder: el reparto de empleo con cargo a las arcas públicas.

    Como consecuencia obvia el panorama político del estado español se renueva y aparecen formaciones capaces de disputar la hegemonía a las tradicionales. Algunos piensan que no son más que el relevo de las ya caducas, pero los mismos perros con distintos collares al fin y al cabo. Otros opinan que hay razón para esperar un cambio, una regeneración democrática de la tan podrida política española.

    El que escribe no sabe qué pensar, lo confieso, y me debato entre la esperanza y la suspicacia. En los momentos más recelosos opino que estas formaciones recientes podrían ser los nuevos gerentes de la cosa pública, las nuevas caras visibles empleadas por los poderes fácticos para permanecer en la sombra. Si bien con aire renovador, estarían llamados a poner en marcha las medidas que la casta acomodada se resiste a emprender por el coste electoral. Incluso las que esgrimen un programa neosocialista profundizarían en la austeridad dictada por la élite, recortando aún más si cabe el poder adquisitivo de la clase trabajadora, que contemplaría decepcionada la huida de los capitales a zonas del planeta más confortables.

    ¿Por qué estas nuevas formaciones ahondarían con bellas palabras la crisis del poder adquisitivo? Porque el modelo necesariamente tiene que derivar hacia formas de producción y consumo más austeras debido a la crisis ecológica subyacente. Gobierne quien gobierne esto debe hacerse, porque el asunto es urgente. Y aunque con una intención noble se quiera tomar de los capitalistas aquello que se le debe al trabajador estafado, el mundo del dinero dispone ya de sistemas seguros para evitar las fuerzas fiscales. De modo que probablemente el ciudadano común se quedaría con lo poco que tiene y la solidaridad tendría que organizarse, si es que este milagro sucede, entre los de abajo. Porque no nos engañemos, dado el entramado de las finanzas mundiales, la constricción del capital bajo un marco ético en un economía globalizada e informatizada requiere un compromiso transnacional y, lo que es más complicado, una diferenciación clara entre poder financiero-monetario y poder político, algo inexistente actualmente dada la defensa persistente que los partidos hacen de los intereses de los grandes lobbies.

    Por tanto cabe pensar que quizá estos nuevos partidos sirvan al stablishment, consciente o inconscientemente, para poner en marcha las políticas que PP-PSOE no quieren emprender porque arruinarían el apoyo de sus redes de voto cautivo, acelerando su desaparición ya en curso. También puede que el sistema se apoye en ellas por el aliento que despiertan en la ciudadanía, que ha visto en parte renovado su interés por el voto desde su irrupción televisada, para de este modo poder afirmar, llegado el momento, “tenéis lo que votasteis”, responsabilizando una vez más a las víctimas de su desgracia y ocultando la responsabilidad de quienes dirigen el mundo desde la habitación opaca. Sea lo que sea, el tiempo lo dirá”.

    Notas
    (1) El caso Gurtel no ha provocado un descenso de militantes…El Confidencial.2013.
    (2) Todas lass administraciones recortan empleo salvo las empresas públicas. Expansión. 2013.
    (3) En un año se han extinguido 460 empresas públicas de 4000. Expansión. 2013.

    Artículo de Ramón F.

    © Copyright de los artículos. Publicado por Agencia Tigris

    09 noviembre 2014 | 01:38

  4. “Un viernes cualquiera de 2010 un Ministro de Zapatero tuvo una ocurrencia genial, como por otro lado era la tónica habitual en aquel gobierno: iban a introducir el concepto de organización criminal en el Código Penal. Yo me lo imagino así: viernes de Consejo de Ministros, poco de lo que hablar y casi nada de trabajo: “¿crisis, qué crisis?”, un par de chascarrillos, que si “cuando salga de aquí un puestito en Endesa”, que “qué vas a hacer este finde con los chavales”; cuando, de repente, uno lo suelta: “pues me estoy viendo los Soprano y son la bomba, y la idea esta de la Ley RICO es lo más: como lo que hacemos con los terroristas pero con los mafiosos” Y bingo, como nada es de tanto gusto para el estado que definir al “enemigo”, toda la maquinaria se puso en funcionamiento para dar lugar al concepto penal de organización criminal, aprobado por la Ley Orgánica 5/2010 de 22 de junio que introduce en el Código Penal los artículos 570 bis, 570 ter y 570 cuáter (en esto no se devanaron mucho los sesos, la verdad).

    Lo que dice el artículo 570 bis del Código Penal al respecto de las organizaciones criminales es lo siguiente:

    “1. Quienes promovieren, constituyeren, organizaren, coordinaren o dirigieren una organización criminal serán castigados con la pena de prisión de cuatro a ocho años si aquélla tuviere por finalidad u objeto la comisión de delitos graves, y con la pena de prisión de tres a seis años en los demás casos; y quienes participaren activamente en la organización, formaren parte de ella o cooperaren económicamente o de cualquier otro modo con la misma serán castigados con las penas de prisión de dos a cinco años si tuviere como fin la comisión de delitos graves, y con la pena de prisión de uno a tres años en los demás casos. A los efectos de este Código se entiende por organización criminal la agrupación formada por más de dos personas con carácter estable o por tiempo indefinido, que de manera concertada y coordinada se repartan diversas tareas o funciones con el fin de cometer delitos, así como de llevar a cabo la perpetración reiterada de faltas”.

    Disculpad el subrayado, pero es que por lo que la prensa tradicional ha venido contando últimamente este apartado final podría aparecer perfectamente en los estatutos del Partido Popular, y desde luego describe a la perfección (en tándem con otros varios artículos del CP) la mal llamada trama de “los papeles de Bárcenas”, en cuya instrucción se ha acreditado (y así lo señalan a su vez la mayor parte de las organizaciones querellantes) que de forma continua e institucionalizada el Partido Popular habría recibido de donaciones en B por parte de empresarios destinados entre otras cosas a pagar (en B también) a sus dirigentes, que después tendrían la obligación de satisfacer las solicitudes de estos empresarios en materia de política económica, concesiones urbanísticas y chanchullos varios.

    Claro, que se podría pensar que los lumbreras del Partido Socialista que aprobaron la modificación del Código Penal de 2010 apostaban a que esto sucedería en el Partido Popular; pero si uno se detiene un rato en el caso de la mal llamada trama de los ERE se puede constatar fácilmente que tampoco es que en la bancada de la oposición (o del Gobierno de la Junta de Andalucía) se encuentren a día de hoy tan lejos de Alcalá Meco, donde si el tiempo sigue pasando y las imputaciones siguen su cauce, pueden trasladar el periodo de sesiones parlamentarias de la próxima legislatura.

    “Te lo dije”: esa es la victoria pírrica que nos merecemos los maniqueos. Porque cuando contábamos a nuestro alrededor que estábamos gobernados por delincuentes nuestros interlocutores alzaban la ceja y miraban por encima del hombro. Pues te lo dije: hay un tipo penal que inauguraron ellos hace bien poco y que cuadra perfectamente con la definición que todos y todas nos hacemos de sus partidos políticos y el uso que les dan. Es más, son tan torpes que ellos mismos han tendido su propia trampa como en los dibujos animados del correcaminos; y son tan brutos, tan terroríficamente brutos que, por ejemplo, han firmados recibís de pagos que no han declarado a Hacienda, que es claramente de primero de delincuencia. Y claro, en un mundo donde ser gobernados por delincuentes no es precisamente la excepción, que los tuyos sean los más malos y los más brutos coincidiremos que deja en muy mal lugar la “marca España”, signifique eso lo que signifique.

    El caso es que los maniqueos ya tenemos nuestra victoria pírrica: hemos convencido a los incrédulos y parece que más o menos ya estamos de acuerdo en que los que nos gobiernan son una organización criminal y que el sistema es corrupto. Ahora tocará seguir este jueves echando a la mafia de las instituciones y regenerar con un proceso constituyente un nuevo sistema político donde brillen por su ausencia todos esos chorizos, que además de chorizos son unos mantas”.

    por Nacho Trillo
    Red Jurídica
    @laredjuridica

    09 noviembre 2014 | 01:40

  5. “Angela Merkel está en coalición con el Partido Socialista, al final somos todos los mismos, ¿no?” Así comenzaba Mariano Rajoy la contestación a una pregunta de Pepa Bueno sobre la necesidad de convencer a Angela Merkel para conseguir la unión fiscal en la entrevista que realizó para la Cadena Ser. [1] Es indudable que los dos grandes partidos no son exactamente iguales, sobre todo en ciertas políticas sociales que se ven enfrentadas a las doctrinas católicas, que son las que están cautivas en el electorado popular. El PSOE tampoco comparte la virulencia contra la clase trabajadora del PP, sólo se limita a olvidarse de su defensa y a negar la existencia de la lucha de clases. Su táctica es la del palo y la zanahoria, cediendo el palo a las grandes empresas del IBEX-35 y quedándose en Ferraz con la zanahoria para dársela a los obreros en época electoral.

    La frase de Mariano Rajoy en la entrevista deja entrever una realidad que ambos partidos se empeñan en ocultar pero que es de sobra conocida para los grandes empresarios, los medios de comunicación, la iglesia, y todos los estamentos privilegiados que nacieron de la “modélica transición”. Para todos ellos, PP y PSOE son lo mismo. Por eso, la maquinaria institucional se pone al servicio de la pervivencia del bipartidismo y para ello no duda en poner en movimiento la tremenda maquinaria de propaganda que tiene en su mano. El objetivo es blindar el bipartidismo y paliar en la medida de lo posible el ascenso de los partidos minoritarios ya instaurados, y con una fuerza relativa, que son IU y UPyD. Además de intentar que los de nuevo cuño, como Vox Equo o Podemos, no consigan hacerse un hueco que ponga en tela de juicio la gobernabilidad. Un término de neolenguaje que significa gobernar sin la necesidad de apelar a los minoritarios, que quizás, no gobiernen como interesa al IBEX-35.

    La campaña suele ser habitual en los medios de comunicación, pero las encuestas en las que la gobernabilidad IBEX no está asegurada ha propiciado que incluso sean los mismos partidos los que pidan el voto para ellos o para su oponente, pero para aquel que garantice el actual status quo. Si no votas al PP, vota al PSOE.

    El pasado 1 de mayo, el candidato del PP al Parlamento Europeo por Asturias, Salvador Garriga, no escondió esta actitud y llamó a votar al PP o en su defecto al PSOE, ya que expresó en una rueda de prensa en Oviedo que los ciudadanos debían votar a los grandes partidos y evitar los personalismos. Enrique Fernández Miranda, otro eminente miembro del PP se expresó hace pocas fechas en los mismos términos cuando en su cuenta de twitter insinuó que votar a partidos como UPyD, FORO, Vox o IU era tirar el voto a la basura.

    Estos mensajes no son exclusivos de la precampaña electoral con motivo de las elecciones europeas. Desde el mismo momento en que las encuestas expresaban un comportamiento que dificultaría la gobernanza IBEX en los parlamentos, estos mensajes empezaron a aflorar por miembros ilustres del PP. Tras las elecciones autonómicas del 2012 donde el PSOE sufrió un varapalo histórico lo que se hubiese esperado del PP habría sido alegría y satisfacción. Pero la reacción fue la contraria. María Dolores de Cospedal declaró en un desayuno en Málaga tras los comicios que en España “es necesario que haya un partido de izquierdas, que tenga una cabeza, un objetivo y una dirección en nuestro país”. Por partido de izquierdas, se refería al PSOE. Esteban González Pons se expresó en términos parecidos, al considerar que a nadie le viene bien un PSOE débil porque el PSOE es la “izquierda del sistema” y su lugar lo ocupa la izquierda antisistema. [2].

    Captura de pantalla 2014-05-07 a las 19.27.32 Enrique Fernández Miranda FORO UPyD

    Los medios afianzando el bipartidismo.

    El pasado 19 de abril un editorial de El Mundo analizaba la encuesta que Sigma Dos había hecho para su periódico en la que los dos grandes partidos conseguían el 63% de los apoyos frente al 80% conseguido hace 5 años. La situación que eso supondría preocupa en el periódico de Unidad Editorial, que analiza para España el siguiente panorama: “Nos podríamos encontrar con situaciones inéditas hasta ahora en nuestra democracia, como que se hiciera preciso el acuerdo de, al menos, tres partidos para gobernar, o bien que fuera necesaria una coalición del PP y del PSOE, una opción nada descartable”.

    Una semana antes, el director de El Mundo, Casimiro García Abadillo, publicó una tribuna titulada la pesadilla 60/60, o el miedo al fin del bipartidismo. En ella el autor analizaba lo que supondría el terrorífico panorama del fin del bipartidismo para la pervivencia del status quo. La pesadilla del 60/60 no es más que una participación menor al 60% y que el bipartidismo no llegue al 60% de los votos. El autor consideraría un desastre esta situación ya que sólo considera a Mariano Rajoy y a Alfredo Pérez Rubalcaba políticos de nivel y a los que debemos agradecer su existencia:

    “Viendo el debate del martes en el Congreso de los Diputados, uno no podía por menos que dar gracias a que existan Rajoy y Rubalcaba. Con sus defectos, con todos los peros que ustedes les quieran poner, son, en estos momentos, no sólo los políticos de mayor altura, sino también los que garantizan que este país no va a desaparecer en el desagüe de la Historia”.

    Son dos los argumentos que esgrime el director de El Mundo para hacer campaña por el bipartidismo, la situación en Cataluña, ya que considera al PP y el PSOE los garantes de la unidad de España y lo que ocurre en Andalucía. Casimiro García Abadillo califica de “deriva populista de una IU cada vez más subyugada por los movimientos callejeros (tipo 15-M, okupas, Afectados por las Hipotecas, etc.)”

    Concluye su tribuna con toda una declaración de intenciones a favor del bipartidismo. “El derrumbe de los dos grandes partidos en esta situación sería dramático no sólo para sus líderes, sino para el conjunto del país”.

    No sólo El Mundo hace campaña a favor del bipartidismo, el otro gran diario de tirada nacional, El País, ha dejado clara su posición en la portada del miércoles 7 de Mayo.

    Blindar el bipartidismo tiene también aspectos legislativos. Como fue la reforma electoral de Castilla-La Mancha, que busca imposibilitar el acceso al Parlamento autonómico de los partidos minoritarios o la reforma del régimen electoral general, para reducir el tiempo de las campañas electorales. El mismo análisis que realizaron Cayo Lara en IU, y Toni Cantó en UPyD. Se trataba de blindar el bipartidismo.

    Rajoy dijo este martes en la Cadena Ser que al final todos somos lo mismo, Merkel pertenece al grupo popular en el Parlamento Europeo y Martin Schultz es el candidato del grupo socialista, Elena Valenciano pide votar al PSOE para alejarse de Merkel, pero Martin Schultz gobierna en coalición con Merkel en Alemania. Ser y parecer son verbos que también se pueden llegar a asimilar.

    Notas:
    [1] Minuto 43:00 entrevista Cadena Ser
    [2] Minuto 01:01:00 Entrevista a Esteban González Pons en los Desayunos de TVE.

    Por Antonio Maestre
    08/05/2014
    lamarea.com

    09 noviembre 2014 | 19:14

  6. Dice ser Julian Martinez

    Bipartitos, esto es moderno para que al estar todo partido, nadie se entiende y asi cada uno arrima el ascua a su sardina y el que no tenga tenazas, pues pasa lo que esta pasando y seguirá pasando porque esto es “marca España”.

    Así llevamos mas de mil años y los que quedan por venir. Los nuevos ricos, ladrones y corruptos continuaran en aumento. Recuerden que en este sistema los que roban por millones y los de billones consiguen mucho poder, y los que consiguen el poder, se asocian con los ladrones y corruptos para tener mas poder. Los presidios se hicieron para los probres, cuando entra un mangante, es porque no repartió y cuando reparte pronto sale después de ajustar las cuentas y todo se enfria naturalmente.

    Esto es política moderna de los tiempos tecnológicos. Hoy los pobres tienen que ser esclavos de los tiempos modernos, las dictaduras del pasado parece que fueron juguetitos en comparación a lo de hoy con mucha democaca.

    Esperemos con paciencia para ver si podemos, porque parece que según se esta perfilando tampoco podremos. Los esclavos del pasado nunca se liberaron del yugo, tuvieron que ser liberados, por lo que la historia indica que se repite por ciclos. No hay medios para salir del salvajismo.

    10 noviembre 2014 | 01:36

  7. Dice ser Vamos, digo yo

    Todos los estados de derecho en los que la democracia, con todas sus imperfecciones, viene funcionando desde hace décadas e incluso siglos, tienen un sistema de representación basado en el bipartidismo más o menos perfecto o bien con partidos bisagra, como el caso de la españa del 78, aunque la bisagra haya sido el nefasto nacionalismo.

    Alternativas al bipartidismo:

    1. Monopartidismo: La Italia de la democracia cristiana o el Nexico del Pri (vease como acabaron), Venezuela de Chaves y países de régimen socialista real: Corea, Cuba etc
    2. Pluripartidismo: La actual Grecia, la España de la segunda república y la España que viene.

    Entre el clavel y la rosa su majestad es… coja

    10 noviembre 2014 | 21:29

  8. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Torres más altas han caídos
    y más altas caerán,
    han llegados nuevos tiempos
    y el que la hace la paga,
    o pronto lo pagará.
    Se acabó el no mirar
    o el tratar de tapar,
    al que está robando al pueblo.
    De políticos corruptos,
    de recortes, de repagos,
    de subidas de impuestos,
    de corruptos y corruptores
    estamos ya hasta los …. (mismos).
    Esto parece que cambia
    y si nos lo proponemos
    entre todos es seguro,
    en las urnas por supuesto
    es seguro… que podemos.

    07 noviembre 2014 | 15:34

    11 noviembre 2014 | 10:40

Los comentarios están cerrados.