BLOGS

competitividad

14-01-31primero

4 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Nunca he visto más clara la intención de un dibujo, La bota del poderoso machacando la cabeza de un obrero¿O es la bota de un banquero la que aplasta la cabeza de un hipotecado?

    Clica sobre mi nombre

    31 enero 2014 | 19:11

  2. Dice ser cadista

    Por que os creeis que China se ha vuelto tan poderosa? Por la calidad de sus productos? Pues no, si no por tener trabajadores cuyos derechos y sueldos son esclavistas.

    31 enero 2014 | 20:26

  3. “Inspirado por las compañeras de la fabulosa web Desmontando Mentiras, vamos a intentar desmontar una: la que dice que los españoles son vagos y producen poco. Creo que no va a ser muy difícil. Para ello, vamos a comparar los datos del Estado español con los de otros siete países europeos, los únicos de los que tenemos cifras fiables.

    Una trabajadora española produce unos 64.000 € al año brutos. Esto está, efectivamente, un poco por debajo de la media, aunque dentro del rango “normal” (fig. 1, banderas). Sin embargo, la productividad bruta, es decir, lo que cada persona aporta al PIB, no es muy relevante; lo que importa es la neta, también llamada rendimiento (marrón), es decir, lo que produce menos lo que cuesta. Ahí somos campeones absolutos, muy por encima de la media. Esto ya no está en el rango normal, es lo que se conoce como un dato aberrante. Otra cosa que vemos en esta figura es que un aumento de la producción no repercute en el rendimiento. Por ejemplo, en España y Eslovenia conseguimos unos rendimientos altísimos produciendo muy poco, mientras que en Dinamarca es al revés. Entonces, ¿somos unos genios?
    2012-10-28-Imagen1.png (ver enlace del título)

    Para saberlo, hay que averiguar de qué depende la producción bruta. El sentido común nos dice que cuantas más horas trabajemos, más produciremos. Pero la realidad (fig. 2) nos muestra que nada tiene que ver una cosa con otra. De nuevo, España vuelve a batir el récord: somos los más pringaos, con diferencia. De genios, nada. Aquí cabría preguntarse cómo se mide la producción: la creación de tejido social, por ejemplo, o la protección del medio ambiente, no computan, ya que son difíciles de medir. Pero ese es otro tema.
    2012-10-28-Imagen2.png (ver enlace del título)

    La producción sí depende, en cambio, del coste por trabajador (fig. 3): las trabajadoras caras producen más que las baratas. La correlación es clarísima, con una única excepción: España, donde la relación calidad/precio se dispara. Si yo fuera un empresario, no lo dudaría: contrataría a una española. Por cada euro que invierten las empresas en Alemania, ganan 61 céntimos, mientras que aquí ganan 1,01 euros.
    2012-10-28-Imagen3.png2012-10-28-Imagen4.png

    Así pues, los trabajadores españoles (los que quedan) somos, perdón, son extraordinariamente productivos. Para acercarnos a la media europea, y evitar así datos aberrantes, deberíamos aumentar la producción y disminuir el rendimiento. Según estos datos, la manera de hacer eso no es otra que:
    Aumentando el coste por trabajador, ya sea en forma de salarios, impuestos a la empresa, beneficios sociales, etc.
    Disminuyendo las horas de trabajo. Esto tiene, además, ventajas adicionales: mejor reparto del trabajo, creación de nuevos puestos, mejor conciliación de la vida familiar, mayor felicidad y, por si a alguien le interesa, menos manifestaciones y “golpes de Estado”.

    El mensaje falaz sobre la baja productividad española es repetido incansablemente por ciertos medios con el claro objetivo de hacernos creer que merecemos todos los recortes que están haciendo, metiéndonos en un círculo vicioso en el que sigue disminuyendo la producción (que no el rendimiento), justificando falsamente más recortes de todo tipo, incluyendo libertades y derechos básicos. No es un punto de vista, ni una manera de verlo, ni una opinión, ni tiene parte de razón. Es, simple y llanamente, mentira.
    Estas son mis conclusiones, que son subjetivas y, posiblemente, equivocadas. Te invito a que las cuestiones y saques las tuyas propias”.

    Este artículo está elaborado en colaboración con Paco Andrés.
    ———-
    Para poder compararlos, los datos de las figuras 1, 2 y 3c están normalizados sobre la media de los 8 países (ojo: no es la media de la UE). SI: Eslovenia. UK: Reino Unido. D: Alemania. FI: Finlandia. B: Bélgica. SE: Suecia. DK: Dinamarca. E: España. Fuentes: Eurostat, excepto las horas de trabajo, que son del diario Expansión.

    por Pablo Prieto. Biólogo y activista, Movimiento 15-M
    29/10/2012

    01 febrero 2014 | 01:04

  4. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Competitividad.-

    Es la puja, lucha o contienda
    por llegar a ser el primero
    si no es posible… el segundo
    pero nunca jamás el tercero.
    Así desde muy pequeño
    es lo que a todos no enseñan
    y es como ejemplo, lo que vemos.
    Aquello de … ”Lo importe
    es el participar y no el ganar”
    siempre… me sonó a cuento,
    otra de las artimañas
    de la competitividad,
    para ir eliminando adversarios.
    Pero si el subir a lo alto,
    es ir dando codazos
    y pisando a otros el cuello,
    eso es la peor canallada
    que puedan hacer los humanos
    las mismas canalladas hacen
    los patronos y los gobiernos
    es pos de la competitividad,
    ya la podíamos mandar
    entre todo el pueblo… al cuerno
    y obligar a producir
    sólo y exclusivamente
    lo que se va a consumir,
    y de esa producción
    el trabajo entre todos repartir,
    toquemos a lo que toquemos.

    01 febrero 2014 | 17:23

Los comentarios están cerrados.