BLOGS

Minero

13-10-30-minero

8 comentarios

  1. Dice ser Luis

    Grande como siempre Eneko

    30 octubre 2013 | 16:07

  2. Dice ser Se rompe el saco

    Sin duda alguna la cuestión palpitante ahora en nuestro mundo es la crisis. En los hogares y en las empresas se sufren las consecuencias; en los parlamentos, en los medios y en las tertulias se analizan sus efectos y, sobre todo, sus causas. Pero la explicación clara y definitiva nos la ofrece la sabiduría tradicional: LA AVARICIA ROMPE EL SACO. Pese a no ser sinónimos, hoy la palabra “codicia” se asocia inevitablemente con la palabra “crisis”.

    La crisis, por supuesto, es la financiera. Hay otras, algunas tan graves como la alimentaria o la climática, pero la financiera las eclipsa. Prueba de ello es la conferencia mundial de la FAO: no consiguió reunir ni siquiera veinte mil millones para aplacar el hambre de los países pobres mientras que para enmendar los disparates y estafas de la gente rica han salido cientos de miles de millones (y todavía siguen saliendo) de los paraísos fiscales, las cajas secretas, las hábiles contabilidades y otros ardides de la ingeniería financiera. Los banqueros aparecen como “los malos de la película”, pero se olvida que no operan en el vacío sino dentro de un sistema y en estrecha interdependencia con él, lo mismo que el corazón en el cuerpo humano. Los banqueros se han excedido, sin poder evitarlo, porque el sistema es codicioso por naturaleza. Esta crisis no es una enfermedad en un cuerpo sano y robusto, sino al revés: toda la estructura de ese cuerpo social está desquiciada. La crisis no es una fiebre juvenil sino una deficiencia senil.

    No es que el capitalismo sea malo sino que está agotado y se revela incapaz ante un mundo diferente del que le hizo nacer. En sus comienzos, hace cinco siglos, su codicia radical le impulsó a descubrir océanos, colonizar continentes, alentar un humanismo frente a oscuridades teológicas, sembrar ideas con la imprenta y fomentar el pensamiento y la riqueza: el sistema de vida occidental se hizo con el dominio del mundo. Pero esa misma codicia ha socavado la prosperidad con su exageración permanente, convirtiéndose hoy en la avaricia del anciano que se abraza a su bolsa llena con temor de perderla pero todavía ansioso de aumentar el botín.

    La codicia siempre exagerada y el capitalismo insaciable carecen del sentido del límite. En la antigua Grecia respetaban a una diosa, Némesis, guardiana de los límites y perseguidora de sus transgresores. Otras culturas han ensalzado la serenidad y el equilibrio, la vida tranquila o la armonía con la Naturaleza, pero la codicia capitalista no está satisfecha y llama progreso al aumento constante de bienes y productos. La población mundial se ha triplicado a lo largo del siglo XX, sin que los recursos naturales hayan podido crecer lo mismo. Diversos estudios, que coinciden en lo esencial, muestran que desde fines del pasado siglo la regeneración de los productos naturales de la Tierra ya no restituye el consumo. Se piensa más o menos que sólo para dar a toda la población el nivel de vida de España haría falta tres planetas como el nuestro.

    La palabra CODICIA tiene una acepción taurina que alude al ímpetu con el que embisten algunos toros y, ese significado es aplicable al capitalismo, que es esencialmente predatorio, sin respeto a la naturaleza ni tampoco a las personas. Desde que en sus orígenes el hombre se erigió en el Rey de la Creación, ha explotado sin reserva los recursos del planeta. Todavía en los primeros tiempos el famoso médico y filósofo, Paracelso insistía en que a la naturaleza se la vence obedeciéndola, pero esa precaución pronto quedó olvidada, en contraste con otras culturas, que consideran sagrados un árbol o una fuente. Ni siquiera se respeta siempre al prójimo, se violan los derechos humanos a pesar de proclamarlos. Con la globalización el dinero, valor supremo del sistema, circula sin barreras, mientras el movimiento de las personas se restringe con métodos tan anacrónicos como erigir vallas y muros.

    Ante tanta prosperidad en las grandes urbes de los países desarrollados muchos se resisten a admitir la decadencia de tal poderío. Olvidan con eso la experiencia histórica de todos los grandes imperios. Desde Asiria y Babilonia hasta nuestros días, tuvieron su decadencia y ocaso. Fenómeno descrito magistralmente hace ya seis siglos por Aben Jaldún, un musulmán cordobés autor de una historia de los bereberes. Otro andaluz, el poeta Rodrigo Caro, acuñó ante las ruinas romanas de Italica estos hermosos versos “Las torres que desprecio al aire fueron/a su gran pesadumbre se rindieron.”

    El capitalismo se rinde ya a su codicia. Hace cinco siglos Europa era una explosión de afanes en aventuras creadoras. Las gentes se embarcaban en frágiles navíos y cruzaban océanos para llegar a tierras ignotas; los mercados prosperaban en las ciudades, las universidades se multiplicaban y la imprenta sembraba ideas nuevas y audaces. Aquel espíritu de aventura se ha convertido hoy en un afán de seguridad y en un repliegue a refugios protectores sacrificándose las libertades a una supuesta seguridad. Occidente vive ahora en el miedo y hasta los ciudadanos del país más poderoso de la tierra viven en constante temor, soportando controles y restricciones.

    También Roma, dominadora del mundo de su tiempo acabó desmoronándose y cayendo en un estado de barbarie y desorden. No estamos muy lejos de una situación semejante, porque la barbarie consiste en la destrucción de los valores básicos de una cultura y eso precisamente está ocurriendo en nuestro tiempo. Asistimos a violaciones de la Justicia y los Derechos Humanos, ataques a la libertad, simulaciones de democracia, deconstrucciones de la familia y hasta las mismas religiones y sus iglesias tienen sus crisis. Pero, imperturbable, la codicia continúa.

    ¿Caerán en saco roto estas observaciones? Es de temer que sí, como la de tantos otros, pues no soy el único en formularlas. Ya lo dijeron los clásicos: “los dioses ciegan a aquellos a quienes quieren perder”, pero lo vean o no, la codicia está rompiendo el saco.

    Miradas.
    José Luís Sampedro.

    El Pozo Emilio del Valle es una explotación de carbón de 694 metros de profundidad perteneciente a la empresa Hullera Vasco-Leonesa. La compañía cuenta con cuatro centenares de empleados que se han visto afectados de forma rotatoria por un ERE temporal de seis meses que entró en vigor el pasado 14 de febrero.

    Las voces críticas, la indignación por un accidente laboral que dejará una huella imborrable en la comarca y en la familia minera en general, no se hicieron esperar. Pero las quejas por la posibilidad de que los recortes hubiesen afectado a la seguridad, la impotencia preguntándose si esta tragedia podría haberse evitado, dieron paso al silencio más desgarrador con la llegada de los familiares de los fallecidos. Con ellos, el presidente del comité de empresa, Marcos Antonio Martín, a quien a duras penas le salían las palabras. Cauto, dijo que antes de emitir algún juicio hay que esperar a que hable la investigación. «Eran buenos mineros y era muy buena gente. Con cosas como estas sobran las palabras».

    30 octubre 2013 | 18:10

  3. Los representantes políticos no han entrado al pabellón donde se ha celebrado esta mañana el funeral por los seis mineros muertos en el pozo Emilio del Valle por expreso deseo de sus familiares, que han vetado su presencia como protesta por la falta de apoyo al sector minero. Na ha habido representación del Ejecutivo de Rajoy, además del delegado del Gobierno.

    Las instalaciones se han quedado pequeñas para albergar a los miles de asistentes, por lo que muchos han seguido el acto en la explanada exterior del polideportivo. El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha sido recibido a su llegada con abucheos.

    Los féretros de los mineros fallecidos han entrado al pabellón en medio de fuertes aplausos de los asistentes. Una de las familiares ha tomado la palabra en un momento de la ceremonia para lanzar un duro mensaje al director de la empresa Hullera Vasco Leonesa para que “siempre que cierren los ojos vean los ataúdes y el dolor de las familias”.

    A la salida del funeral, se volvieron a escuchar gritos contra Herrera y el resto de políticos. “Agacha la cabeza, que es lo que tienes que hacer”, decían algunos, mientras otros asistentes centraban sus reproches contra la Iglesia: “Menos curas y más obreros”.

    Una vez que ha concluido el funeral, que ha sido interrumpido en numerosas ocasiones por aplausos se ha vivido uno de los momentos más emotivos, cuando miles de voces, tanto fuera como dentro del polideportivo, han entonado ‘Santa Bárbara bendita’, el himno minero.

    30 octubre 2013 | 20:42

  4. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Es terrible, pero no comprendo para que sirve la minería del carbón si ya ni los barcos, ni los trenes, ni en las casas, se emplea el carbón . ¿De donde sale el dinero para pagar a los mineros? ¿Acaso les pagan para matarlos en esas minas inútiles? Pobre gente . que Dios los ayude.

    31 octubre 2013 | 09:22

  5. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Lamento de la viuda
    y de los que quedan huérfanos
    no hay lamentos de la madre
    ella, llora en silencio,
    Toda la vida llorando
    un llanto continuo ha sido,
    primero murió su padre
    en la galería número cinco
    cuando lo mató un barreno.
    Luego murió su marido,
    mampostas que habían cedido,
    y que aplastaron su cuerpo
    y ahora por el grisú, el hijo.
    No grita hacia el exterior
    su grito se queda dentro,
    y en su cabeza una pregunta
    ¿Por qué Señor, por qué,
    qué habré hecho de malo,
    para sufrir todo esto?

    01 noviembre 2013 | 09:42

  6. Dice ser Vicente González G.

    El Trabajo del Minero es una Mina para el Propietario. Saludos . …. vgg

    03 noviembre 2013 | 03:12

  7. “Creo que se podría haber evitado y quiero hacer una petición. Y es que Dios perdone al responsable de esto, pero que cuando cierre los ojos no pueda descansar nunca y que vea los ataúdes y el dolor de las familias”. Apuntó directamente al director de la empresa hullera: “El señor director dijo a los mineros que no tenían cojones a meterse en alguna parte de la mina, pues que vea que tienen más cojones que él mil veces y que no le queremos ver aquí nunca más. Los mineros son más valientes que él, mil veces”, afirmó.

    https://www.youtube.com/watch?v=SQHo02qdmow

    La lucha de clases continua.
    SIEMPRE CON EL HERMANO OBRERO.

    03 noviembre 2013 | 03:37

  8. Dice ser Julian Martinez

    Dice ser Hoy, manifestación:

    Si, tienes mucha ranzón en lo expuesto, pero que hacemos los dejamos que sigan matando al pueblo trabajador y robandonos lo poco que nos quede para seguir viviendo sin apenas recursos para la vida. Tu que pareces muy listo, pon ideas concretas, yo pongo una. Porque no creáis una organización netamente obrera con un cuidado rígido que no se cuelen los esquiroles del fascismo ni los sindicalistas que hoy trabajan para el PP.SOE que son los mismos e hijos de la dictadura de Franco, porque socialismo tal como se entiende cientificamente hoy en España, no existe. Cuando esto lo proceséis, también tiene que ser con arreglo a los tiempos tecnológicos olvidando las luchas de la era industrial. Una vez, entendido el proceso coordinar con el resto de las Regiones que hoy también sufren el golpe del fascismo que actúa con tecnología y mucha psicología social al servicio del sistema financiero Internacional. Mientras esto no sea así, todo sera nulo y nos chuparan hasta la sangre.

    Hoy las nuevas generaciones y las próximas ya están sin futuro alguno para la vida supuestamente a medio civilizar.

    Que pasa, los dejamos que sigan robandonos lo poco que quede, creo que es lógico crear una defensa para poder seguir viendo aunque nos tachen de terroristas, los que son los verdaderos, los que están puestos en las distintas administracciones para que estos crímenes sociales no tengan lugar de subsistir. Seguro que yo también soy un terrorista por escribir estas lineas, igual que se hacia en la era de la santa inquisicion. Hoy nos lo estan comenzando hacer con tecnologia, con unos resultados muy superiores en criminologia social al pasado.

    Venga, dejar de tanta polémica falsa. Los movimientos se demuestran andando lo de mas, es bla,bla,bla.
    LOS PUEBLOS TIENEN LO QUE CRÍAN SOPORTAN Y MANTIENEN.

    04 noviembre 2013 | 08:03

Los comentarios están cerrados.