BLOGS

Política migratoria

13-10-07-patera

11 comentarios

  1. . En los últimos años decenas de miles de personas han perdido la vida en el Mediterráneo intentando llegar a Europa. Son cifras escalofriantes, mayores que las que provoca un gran terremoto y que sin embargo no conmueven ni movilizan las conciencias…
    Al menos trescientas personas han perdido la vida cerca de Lampedusa, cuando intentaban llegar a Europa. Un drama terrible que nos tiene a todos llenos de dolor, estremecidos pero también indignados ante la vergüenza de estas muertes evitables. Los responsables tienen nombre y apellido: son los oscuros dirigentes de la Unión Europea y gobiernos de países como Italia y España.

    Pero por desgracia no han sido las únicas víctimas. En los últimos años decenas de miles de personas han perdido la vida en el Mediterráneo intentando llegar a Europa. Son cifras escalofriantes, mayores que las que provoca un gran terremoto y que sin embargo no conmueven ni movilizan las conciencias.

    Lo que ha pasado en Lampedusa, lo que está pasando en Ceuta y Melilla o en el Estrecho de Gibraltar no es una fatalidad, no es una fatalidad. No responde a un golpe de mar o a un incendio descontrolado. Es el resultado de unas políticas europeas obsesionadas hasta la paranoia con la ´”lucha contra la inmigración irregular”.

    Muchos llamamos a esta “lucha” una auténtica guerra contra los migrantes. ¿Una guerra? ¿No es un poco exagerado hablar de guerra contra los migrantes?
    Entonces ¿cómo llamar al despliegue de dispositivos fronterizos para repeler y atrapar inmigrantes por todas las fronteras europeas? La agencia Europea de fronteras, Frontex, ha desplegado navíos, aviones, helicópteros, sensores térmicos, cámaras infrarrojas y recientemente hasta drones para vigilar desde el Estrecho de Gibraltar hasta Grecia y evitar que entren los indeseables del Sur.

    ¿Cómo llamar al SIVE, a la creciente militarización del Estrecho, a las alambradas de Ceuta y Melilla o a los centenares de campos de internamiento construidos dentro y fuera de toda Europa? El gobierno español ya ha puesto en marcha los drones de vigilancia. Y está estudiando cómo conseguir que las vallas de Ceuta y Melilla sean absolutamente infranqueables

    Es una verdadera guerra contra los migrantes, que impone a países como Libia, Túnez, Argelia y Marruecos el papel de gendarmes de las fronteras europeas. Una guerra en la que las graves violaciones de derechos humanos que se producen continuamente no importan: Europa mira hacia otro lado de forma cómplice.
    Violaciones de derechos humanos innumerables en Marruecos, que –como hemos denunciado muchas veces– lleva a muchas personas subsaharianas a la desesperación. Y tras ello al salto de las vallas, a intentar llegar a nado o a subirse en frágiles neumáticas de juguetes para niños para atravesar el Estrecho.

    Una sociedad que se dice democrática no debiera tolerar esta situación, que ha convertido el Mediterráneo en un verdadero cementerio.

    Tras la tragedia de Lampedusa, quizás por su magnitud, ya han surgido los lamentos hipócritas y las lágrimas de cocodrilo de los dirigentes europeos. Italia, que ha decretado un día de luto, pero olvida que tiene acuerdos terribles con Libia y Túnez y que mil veces han intentado por todos los medios que los inmigrantes no lleguen a su territorio, amenazando incluso con lanzar las cañoneras contra los barcos de inmigrantes.

    Ya han salido los que culpan a las mafias, que efectivamente actúan aprovechándose de la necesidad imperiosa de muchas personas de cruzar las fronteras a toda costa. Y olvidan que es precisamente el cierre de fronteras lo que les permite actuar y enriquecerse

    No, los muertos de Lampedusa, como los del Estrecho o los de Ceuta y Melilla, no son producto de la fatalidad o de la acción de las mafias. Son las víctimas de una Europa Fortaleza, enrocada hasta la ceguera en la lógica securitaria y que ha renunciado a los valores que dice defender.

    Este domingo, cuando lleguemos a las alambradas de Ceuta en nuestra Caravana de Solidaridad, recordaremos a todos los que han perdido la vida llamando a nuestras puertas. Recordaremos a las víctimas de la Europa asesina.

    por Rafael Lara
    Sábado, 05 de Octubre de 2013

    http://apdhacadiz.wordpress.com/2013/10/04/lampedusa-no-es-una-fatalidad-son-las-victimas-de-la-europa-asesina/

    07 octubre 2013 | 11:52

  2. Se han quemado y ahogado más de 100 personas en el naufragio entre llamas de un barco de eritreos y somalíes que estaba ya a punto de llegar a su objetivo: Lampedusa, Italia, Europa. La prensa española coincidía el viernes en la interpretación de lo sucedido. Coincidía hasta el ridículo. Coincidía por una razón: el Papa ha contraprogramado.

    El Papa Francisco estuvo en Lampedusa durante el mes de julio en su primer viaje y en uno de sus primeros gestos para decirle al mundo que él es diferente. Al conocer lo ocurrido, el Papa ha dicho que “es una vergüenza” y pidió soluciones. Algunos medios jamás habrían dado su portada monotemática a la muerte de 100 africanos camino de Italia. Pero si el Papa habla, ya parece que es importante y las palabras de Bergoglio inspiran directa o indirectamente la inmensa mayoría de las portadas nacionales, que citan sus palabras o las parafrasean asumiéndolas como propias: ver enlace.

    “Una vergüenza”. Lo que ha pasado en Lampedusa es una vergüenza para Europa. Esas personas que han fallecido vienen de Somalia, en constante tensión durante décadas, y sobre todo de Eritrea, un país que sufre una dictadura represiva y olvidada desde su creación en 1993. Son personas que han decidido la ruta norte, la que acaba pasando por Libia, donde muchos trabajarían como esclavos, antes, durante y después de la guerra contra Gadafi.

    También podrían haber seguido la ruta de la mayoría de sus compatriotas: el este, atravesando el estrecho de Adén, a pesar de la amenaza de los “piratas” somalíes y los buques de guerra occidentales que protegen la pesca europea; viajar hacinados durante días en la bodega de un barco pesquero, recibiendo latigazos que castigan cualquier movimiento, cualquier ruido, como le contaban ya en 2010 las propias víctimas al fotoperiodista Sergi Cámara a su llegada al otro lado, Yemen, un país peligroso que los recibe con un desierto donde yacen enterrados en las dunas los que ya desembarcan medio muertos. Hay que estar desesperado para querer huir hacia Yemen porque sabes que Europa no te querrá dejar entrar. Es una vergüenza, sí.

    Pero cómo puede ser una vergüenza que se incendie una barcaza, y no que una patera sea arrollada en las costas españolas, causando 13 muertos o desaparecidos, como se ve en este vídeo difundido el pasado mes de marzo: ver enlace.

    Ante esta noticia, el ministro del Interior dijo que los inmigrantes se habían metido debajo de la patrullera, que era su culpa, y que “es injusto que no se reconozca la labor humanitaria de la Guardia Civil”.

    Cómo va a ser una vergüenza lo de Lampedusa si no lo es que los guardacostas españoles rocíen con un extintor a un cayuco ante la increíble amenaza del bidón de gasolina para el motor. Cómo puede ser una vergüenza que se hunda un barco en Italia y no que los recibamos así en España: ver enlace.

    Cómo va a ser una vergüenza que los pescadores sicilianos, sobre los que ABC intenta focalizar la culpa, no socorrieran a los inmigrantes si no se puso el grito en el cielo cuando en España estaban vigentes las multas a personas que con intención humanitaria acogieran en su casa a inmigrantes sin papeles. Si han tenido que ser las ONG las que pidan casi en silencio que en el nuevo Código Penal que prepara Gallardón se modifique el artículo donde muchos interpretan que esto podría volver a darse, con riesgo a penas de prisión.

    Cómo van a ser una vergüenza las barreras europeas ante el drama del que huye, si luego llamas “asalto violento” , “gran oleada” y “conflicto” cada vez que grupos de inmigrantes tratan de saltar la valla de Melilla.

    Cómo puede ser importante lo más mínimo la tragedia si cuando sucede en España nadie inicia ninguna investigación independiente y casi todos dan por hecho la versión oficial de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Armados, violentos, oleadas, asaltos masivos, heridos aquí y nunca allá.

    Cómo llamas vergüenza a lo de Lampedusa sin que te produzcan ningún sentimiento las noticias que demuestran que Marruecos recibe fondos europeos para hacerle el trabajo sucio a España y mantener a los subsaharianos lejos de las vallas, con todo tipo de torturas documentadas. Todo periodista que ha estado en los montes del norte de Marruecos –y hemos sido muchos, los hay en casi todas las redacciones– sabe que la muerte a manos de la policía, las violaciones sexuales y la desgracia crónica de esas personas mientras esperan durante años una posibilidad para dar el salto no importan a nadie. Siempre que sea “un poco más allá”, que justo en la frontera es incómodo.

    Cómo va a ser una vergüenza lo que le pasa a esta gente si se aplauden los recortes en gastos “no prioritarios” como la cooperación internacional, que es hoy un 70% más pobre que hace cinco años; cómo va a ser una vergüenza si relatas indiferente cómo España con el resto de la Unión Europea ha diseñado un sistema de vigilancia fronteriza para repeler la llegada.

    Cómo puede ser una vergüenza y que nadie haya escuchado nada serio a los representantes de la Iglesia ni a sus medios amigos sobre la supresión de la asistencia sanitaria a los inmigrantes para ahorrar en sanidad.

    No pasa nada si en 13 años han muerto 8.000 inmigrantes llegando a Lampedusa. Son cifras que implican 50 fallecimientos al mes, que equivalen al hundimiento de una o dos barcazas como la de esta semana cada dos meses.

    Pero todo junto, sí. Una de las normas del periodismo cínico y de la política cínica es que las tragedias son más tragedias, o solo lo son, cuando los muertos se acumulan todos a la vez, así de una tacada gorda, que se vea toda la muerte junta como un gran espectáculo trágico, dramático, titulable. El titular hoy es “vergüenza”. Ya veremos cuál es la prioridad mañana.

    Juan Luis Sánchez
    El Diario.es
    http://www.eldiario.es/zonacritica/lampedusa-asalto-verguenza_6_182391771.html

    07 octubre 2013 | 12:07

  3. Dice ser Carla

    Tenemos que dejar de mirarnos el ombligo.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    07 octubre 2013 | 12:28

  4. Dice ser juan

    Tambien han muerto muchas personas en en españa por la crisis, cuando llegaron los perroflautas la caja estaba llena, nos dejaron en la mas absoluta de las miserias, y todavía estos criminales echan la culpa a otros de la situación

    07 octubre 2013 | 14:05

  5. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Todo esto no pasaría si a los que han robado y puesto el dinero a dormir en Suiza y otros paraisos fiscales les embaargasen todos sus bienes , incluyendo a sus familiares desde el primer dia en que tales politicastros iniciaron su mandato. ¡esos son los culpables! ¿Porque no les cortan las manos, o los huevos o algo ?

    07 octubre 2013 | 14:29

  6. Dice ser enrique

    ¿y que hacemos con los 200 millones de africanos , los 100 millones de sudamericanos, los cientos de miles de chinos , etc , que quieren venir a Eapaña ?
    ¿dónde los metemos y quién los alimenta ?

    07 octubre 2013 | 15:28

  7. Dice ser gargamel08

    O sea que unas personas intentan entrar de manera ilegal en un país soberano, le prenden fuego a su barco y mueren, y ¿la culpa es del país por no dejarlos entrar? Me lo expliquen. Si yo quiero entrar en una discoteca y no me dejan, y me pego fuego, ¿los de la discoteca son unos asesinos? La población africana será de 2.000 millones de personas en 2050. ¿Les dejamos entrar a todos?

    07 octubre 2013 | 16:23

  8. Dice ser joseluis404040

    ¿ para que no haya lampedusas que hacemos permitimos que los subsaharianos entren en europa sin permiso cuando incluso en alemania hay varios millones de parados ? si no hubiera control ni expulsiones se generaria un efecto llamada de proporciones colosales.

    el texto es pura demagogia populista politicamente correcta, europa esta en su derecho de impedir ser invadida, los africanos lo que tendrian que hacer es espabilarse y desarrollar sus territorios y disminuir su exagerada natalidad.

    07 octubre 2013 | 16:25

  9. Dice ser Abombao!!!

    Hay más de 500.000 españoles buscándose la vida en otros paises. También en Sudamerica y Africa.

    Hay que ser imbécil con la cantinela facha de siempre contra el emigrante.

    07 octubre 2013 | 20:40

  10. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Olas y alambradas se alían
    para impedir invasiones,
    olas y alambradas a una
    diezman a quienes deciden
    llegar a tierras Europeas,
    (a la tierra prometida,)
    buscando trabajo y pan,
    buscando un poco de justicia y paz,
    ya que en muchísimos países,
    a sus los suyos se les niega.
    Quizás vengan engañados
    ya que a ellos les mintieron,
    diciéndole que aquí había,
    lo que allí, no obtuvieron.
    Pero veo con amargura,
    veo con preocupación,
    que nuestros hijos emigran
    y en los países de acogida
    cuando crean que es aluvión,
    o un española invasión,
    les pueda pasar lo mismo,
    que al otro lado los reciban
    con alambradas de espinos,
    y con pelotas de gomas.
    ¿Para que eso también les ocurra,
    hemos aquí, engendrados hijos?

    07 octubre 2013 | 22:26

Los comentarios están cerrados.