BLOGS

Intromisión

2013-06-19sarten

6 comentarios

  1. Dice ser Julian Martinez

    La balanza se rompió para largo tiempo de promesas y engaños por la mafia de fuera y dentro de España, con globalizacion.

    Por lo expuesto adjunto un análisis al futuro muy real a la vista del presente. Escribe, Concha Caballero.
    _____________________

    EL DIA QUE ACABO LA CRISIS.

    Cuando termine la recesión habremos perdido 30 años en derechos y salarios.

    Un buen día del año 2014 nos despertaremos y nos anunciarán que la crisis ha terminado. Correrán ríos de tinta escritos con nuestros dolores, celebrarán el fin de la pesadilla, nos harán creer que ha pasado el peligro aunque nos advertirán de que todavía hay síntomas de debilidad y que hay que ser muy prudentes para evitar recaídas. Conseguirán que respiremos aliviados, que celebremos el acontecimiento, que depongamos la actitud crítica contra los poderes y nos prometerán que, poco a poco, volverá la tranquilidad a nuestras vidas.

    Un buen día del año 2014, la crisis habrá terminado oficialmente y se nos quedará cara de bobos agradecidos, nos reprocharán nuestra desconfianza, darán por buenas las políticas de ajuste y volverán a dar cuerda al carrusel de la economía. Por supuesto, la crisis ecológica, la crisis del reparto desigual, la crisis de la imposibilidad de crecimiento infinito permanecerá intacta pero esa amenaza nunca ha sido publicada ni difundida y los que de verdad dominan el mundo habrán puesto punto final a esta crisis estafa —mitad realidad, mitad ficción—, cuyo origen es difícil de descifrar pero cuyos objetivos han sido claros y contundentes: hacernos retroceder 30 años en derechos y en salarios.

    Un buen día del año 2014, cuando los salarios se hayan abaratado hasta límites tercermundistas; cuando el trabajo sea tan barato que deje de ser el factor determinante del producto; cuando hayan arrodillado a todas las profesiones para que sus saberes quepan en una nómina escuálida; cuando hayan amaestrado a la juventud en el arte de trabajar casi gratis; cuando dispongan de una reserva de millones de personas paradas dispuestas a ser polivalentes, desplazables y amoldables con tal de huir del infierno de la desesperación, entonces la crisis habrá terminado.

    Un buen día del año 2014, cuando los alumnos se hacinen en las aulas y se haya conseguido expulsar del sistema educativo a un 30% de los estudiantes sin dejar rastro visible de la hazaña; cuando la salud se compre y no se ofrezca; cuando nuestro estado de salud se parezca al de nuestra cuenta bancaria; cuando nos cobren por cada servicio, por cada derecho, por cada prestación; cuando las pensiones sean tardías y rácanas, cuando nos convenzan de que necesitamos seguros privados para garantizar nuestras vidas, entonces se habrá acabado la crisis.

    Un buen día del año 2014, cuando hayan conseguido una nivelación a la baja de toda la estructura social y todos —excepto la cúpula puesta cuidadosamente a salvo en cada sector—, pisemos los charcos de la escasez o sintamos el aliento del miedo en nuestra espalda; cuando nos hayamos cansado de confrontarnos unos con otros y se hayan roto todos los puentes de la solidaridad, entonces nos anunciarán que la crisis ha terminado.

    Nunca en tan poco tiempo se habrá conseguido tanto. Tan solo cinco años le han bastado para reducir a cenizas derechos que tardaron siglos en conquistarse y extenderse. Una devastación tan brutal del paisaje social solo se había conseguido en Europa a través de la guerra. Aunque, bien pensado, también en este caso ha sido el enemigo el que ha dictado las normas, la duración de los combates, la estrategia a seguir y las condiciones del armisticio.

    Por eso, no solo me preocupa cuándo saldremos de la crisis, sino cómo saldremos de ella. Su gran triunfo será no sólo hacernos más pobres y desiguales, sino también más cobardes y resignados ya que sin estos últimos ingredientes el terreno que tan fácilmente han ganado entraría nuevamente en disputa.
    De momento han dado marcha atrás al reloj de la historia y le han ganado 30 años a sus intereses.

    Ahora quedan los últimos retoques al nuevo marco social: un poco más de privatizaciones por aquí, un poco menos de gasto público por allá y voilà: su obra estará concluida. Cuando el calendario marque cualquier día del año 2014, pero nuestras vidas hayan retrocedido hasta finales de los años setenta, decretarán el fin de la crisis y escucharemos por la radio las últimas condiciones de nuestra rendición.

    Concha Caballero.

    20 junio 2013 | 01:41

  2. Dice ser Julian Martinez

    Indudablemente cada día, las pruebas de tiranía humillantes son mas claras promulgadas por gobernantes, manadas de políticos corruptos de todo color con globalizacion universal porque así también se solidariza en sus consejos el FMI.

    Visto la situación, yo pregunto?? Que hacemos, seguimos poniendolos a parir a estas carroñas modernas del robo y corrupción. Esta claro que se ríen de los pueblos enteros, están echados en los brazos del sistema financiero Internacional, roban las arcas Nacionales, lo transportan a paraísos fiscales, el FMI les apoya y exige que hay que abaratar los despidos y bajar salarios, nos suben la materia prima necesaria para la vida humana, nos someten a grandes torturas psicológicas, nos echan de nuestras casas a palos, esposas y pistola en mano, nos montan grandes colas para atender una enfermedad de vida o muerte, recortes en la educción, aumento de la pobreza y miseria por todo el planeta, mientras cada día, aparecen nuevos ricos, etc. etc. En fin un sin fin de atrocidades. Que hacemos?? nada, seguimos así,,,.!! Ponemos el culo.

    Pues bien, tendremos lo que soportamos “la creación del moderno esclavo tecnológico”.

    Esto me hace pensar que nunca el esclavo supo organizarse para salir del yugo que le oprime, por siempre tubo que ser rescatado. También es entendible la lucha de muchos pueblos del medio Oriente,
    donde ante tanto martirio, asalto, guerras, miles me muertos, destrucción masiva. Es natural que esos pueblos, se vuelven suicidas dispuestos a morir ante tanta barbarie del “terrorismo de los Estados” contra sus pueblos, hoy cada día mas globalizado.

    El día, que todos los pueblos de Europa y el resto de los continentes se subleven en planes de suicidio, sera cuando esto de la vuelta, parece que no hay otra camino. El ser humano no sale de su salvajismo y..,?? Pasara un gran catástrofe mundial donde todo arderá como así ocurrió al Imperio Romano.

    Parece que estos son ciclos, regidos por el universo donde el planeta tierra desarrollo la especie humana a efectos destructivos y vuelta a empezar.

    20 junio 2013 | 02:12

  3. Dice ser oto donaire

    Ésta es la situación de la justicia que tenemos en España, país de pandereta… Tirando de algo tan genuino como el refranero español: “Justicia quiero yo, mas por mi casa no”. O también, de frases tan célebres como: “La justicia es un cachondeo” del singular Pedro Pacheco.

    Esta excelente viñeta de Eneko también se podría añadir al amplio repertorio de frases e imágenes que representan a la justicia en España. Saludos.

    http://otodonaire.blogspot.com.es/

    20 junio 2013 | 08:20

  4. Dice ser Carla

    Que diferentes son estos juicios a los grandes defraudadores, estafadores o corruptos. Cuantas manos manipulando la balanza.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    20 junio 2013 | 09:08

  5. Dice ser vicente gonzález g.

    INTROMISIÖN casi UNIVERSAL, ejercida por : el PODER OFICIAL, el ECONOMICO y el MEDIATICO, sin rastro de VERGUENZA. vgg

    20 junio 2013 | 23:46

  6. Dice ser vicente gonzález g.

    Olvide comentar que la MANO aparece más DSCRETA que la REALIDAD

    20 junio 2013 | 23:50

Los comentarios están cerrados.