BLOGS

A El Jueves

A Manel & Gullermo. A Rodríguez & Ripa. A Lokoko. A Moisés Rivas Leiva de Poetas de la calle. A demás insubordinados.

17 comentarios

  1. Dice ser Anónimo

    *Sí a El JuevesNo a la casa real*

    30 noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser AS

    Se han pasado, con esto demuestran que en españa no hay libertad de expresion, que a la minima que haces una gracia contra la Casa Real, que Dios te pille confesado.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  3. Dice ser Sarasate

    Para no perder la perspectiva y ver cada cosa en su sitio, aclaro:El rey no es quien censura, el que no haya cortapisas a la libertad de expresión hay que reclamarla (exigirla) al estado, en este caso concreto a la fiscalía y al poder judicial. Y los que conforman el poder legislativo deben ganarse su sueldo y dejar leyes en condiciones que eviten que se produzcan en la España del XXI despropósitos como el caso de El Jueves.Hacer responsable a la corona de esto cae de lleno en lo que todos entendemos como demagógia.Saludos,

    14 noviembre 2007 | 13:03

  4. Dice ser eneko

    Hola Sarasate…El Rey es el máximo representante del Estado, que a través de los órganos pertinentes castiga a los ciudadanos que critican al monarca. El resultado es que quien quiera dibujar o escribir criticamente sobre el susodicho sentirá que un gran ojo a su espalda lo vigila y que la espada de Damocles de un momento a otro puede caer sobre su cabeza.¿Te parece que es demagógico usar la figura del Rey para criticar esta situación?Un saludo…eneko.

    14 noviembre 2007 | 13:56

  5. Dice ser pepa

    No creo que esta sentencia haya servido para otra cosa que lo contrario que se proponía. Con lo cual, en cierta forma, se ha hecho justicia.Ahora a esperar la próxima portada…y la próxima sentencia.

    14 noviembre 2007 | 15:38

  6. Dice ser lux

    El regimen monarquico debe ser sometido a cuestion por la sociedad, de una vez por todas. Resulta impresentable en un estado democratico (pueblo soberano) que se mantengan instituciones medievales, un aparato feudal que oprime a los ciudadanos, como se esta viendo en este caso contra la libertad de expresion.

    14 noviembre 2007 | 15:53

  7. Dice ser María José.

    Tocando los Borbones (que diría El Jueves) o Con la Corona hemos topado (que diría, hoy en día, el Quijote).La institución de la monarquía que parte del principio de la desigualdad humana, en lo político, lo social, lo ideológico, y hasta en lo genético, adolece de graves déficits democráticos, con la existencia de incomprensibles privilegios penales y fiscales, y su sola existencia vulnera la Declaración Universal de los Derechos Humanos.Supongamos que, como ocurrió durante la Transición, la Corona pudo haber resultado útil en la consolidación de la Democracia, tras cerca de 40 años de Dictadura y para reforzar la buena imagen de la Familia Real se hubiese hecho, por los medios de comunicación, un pacto de silencio o de autocensura ante comportamientos no siempre ejemplares y éticos de los miembros reales.Bien,… ya han transcurrido más de 30 años desde la muerte de Franco, y la Corona sigue siendo, en lo esencial, tema tabú y no es objeto de críticas racionales, revistiéndola con un manto de respeto reverencial chocante en este tiempo y aquí continuamos, al día de hoy, sin saber en qué se gasta la Casa del Rey los más de 8 millones de euros anuales y cuáles son los gastos totales de la monarquía española, por qué el Rey no tiene que dar cuenta a nadie, ni siquiera al Tribunal de Cuentas, de las asignaciones que recibe de los Presupuestos Generales del Estado, provenientes del dinero que todos los españoles pagamos religiosamente a través de impuestos y tributos obligatorios.También, la Corona es objeto de un tratamiento muy especial en el Código Penal de 1995, un código que no sólo no restringe la desigualdad entre los españoles sino que la extiende, ya que ampara no sólo al Rey, sino a toda su familia, algo a lo que no se habían atrevido ni los Códigos Penales de la monarquía autoritaria del siglo XIX, ni siquiera el de 1928, de la Dictadura de Primo de Rivera.Además de extender la protección penal a toda la Familia Real (véase arts. 490.3, 491.1 y 491.2 del CP), otra diferencia con el común de los mortales, es la que se refiere a las injurias.Para los ciudadanos de a pie se distingue entre falta y delito de injurias, mientras que para toda la Familia Real cualquier injuria se considera delito. Por último, de esos delitos entiende un juzgado ordinario para el ciudadano común, y la Audiencia Nacional para don Juan Carlos y los suyos.Pero todos esos privilegios no son nada comparados con el artículo 56.3 de la Constitución, que declara que “no está sujeta a responsabilidad” la persona del Rey, esto es, que el monarca puede robar, matar o violar sin que esos hechos sea posible abrir diligencias penales contra él, tal y como he oído a varios catedráticos de Derecho Penal, por lo que se entiende que es una irresponsabilidad penal.Algo que apenas tiene paralelo en el Derecho comparado actual, y de hecho España ha firmado el Estatuto de la Corte Penal Internacional, que elimina expresamente ese privilegio… eso sí, sin suprimir el citado artículo de la Constitución, ya que ninguno de los dos partidos con mayor representatividad parlamentaria se atreven a reformar ese Título II de la CE dedicado a la Corona, por ser el procedimiento de reforma complicado, muy difícil de llevar a la práctica.Ahora se condena a dos caricaturistas por unos dibujos satíricos, con humor grueso, pero en ningún caso, justifica esa medida judicial tan estúpida del secuestro y, posterior condena a los dibujantes. Me parece que la Fiscalía ha sido más papista que el Papa, en este supuesto, y ha provocado el efecto contrario al que se pretendía evitar: defender el supuesto honor de una pareja principesca, multiplicándose la difusión de la portada a millones de personas de todo el mundo. No deja de ser una paradoja lo que ocurre en este país, cuando el honor de tantos personajes públicos es pisoteado por las televisiones, su imagen violentada y objeto del despiece más brutal (el caso de Isabel Pantoja es paradigmático) o el uso abusivo de la imagen de niños, en programas aparentemente inocuos, como “No em ratllis!” en TV3 o “Menuda noche” en Canal Sur y otros formatos similares (habría que preguntarles a sus presentadores, si ellos llevarían a sus hijos pequeños a programas de TV para que hablen de lo humano y lo divino), etc. etc., ante la indiferencia de la Fiscalía que, ante estos hechos tan lamentables que sí que afectan al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, derechos todos fundamentales, no interviene con esa celeridad tan tremenda ni manda censurar esos programas. Luego, hay ciudadanos de primera y de segunda clase.Entonces, ciñéndome al tema de El Jueves, si la Casa Real no ha tenido nada que ver en la intervención de la Fiscalía, tal y como aseguran, se trataría de evitar que en el futuro se produzcan estas discrepancias entre los presuntos deseos de la Familia Real y los criterios del Ministerio Fiscal, con la siguiente solución que propone el catedrático penalista, Gimbart: la de tratar al Rey y a sus familiares como a simples mortales, ya que para éstos últimos la injuria constituye un delito privado en el que no interviene para nada la acusación pública y que sólo puede ser perseguido a instancias del ciudadano que se siente lesionado en su honor.En definitiva, todos estos privilegios penales, intolerables y antidemocráticos, de la Familia Real, tanto cuando es víctima de un delito como cuando pudiera cometerlos, deben desaparecer de raíz y para siempre.Reporteros Sin Fronteras (RSF) aboga porque los artículos del Código Penal que permiten encarcelar a quien injuria a la Corona se supriman, y que las injurias a la Corona pasen a ser injurias a cualquier ciudadano normal, como es lógico en una democracia. La organización internacional -RSF- denuncia que la hiperprotección a la Corona hace perder puestos a España en libertad de prensa, y pide la modificación del CP.La monarquía española sólo sobrevivirá si es capaz de superar luz y taquígrafos, de someterse a las normas democráticas y control parlamentario, si es liberada de las ataduras de la censura/autocensura y de los mecanismos de sobreprotección penal y de transmitir ejemplaridad ética y transparencia de sus conductas. Esa es la modernidad de la corona que nos interesa.La democracia de España no espera menos de su máxima figura institucional.Saludos.

    14 noviembre 2007 | 18:37

  8. Dice ser PABLITO

    Pepa, tu lo has dicho todo.Y los demas que se vayan a la mierdaPABLITO

    14 noviembre 2007 | 20:09

  9. Dice ser Entrenómadas

    En los cuentos de mi infancia no había Reyes, ni Reinas, ni nada parecido, y si lo había era ocasional, en la vida real las monarquías me parecen cuentos. Lastima que sean tan caros, tan censurables y que censuren y tan antidemocráticas.Pero ¿cómo es posible a estas alturas de la historia seguir con estas feudales tonterías?No lo entiendo, ni deseo entenderlo.Un abrazo

    15 noviembre 2007 | 09:54

  10. Dice ser María José.

    No deja de llamar la atención que la Corona siga siendo la única institución cuya sola invocación va acompañada de gran pompa y grandilocuencia, de hinchada verborrea, de adjetivaciones exaltantes y adornada con ensalzadores términos. Su sola mención en tono irónico, y no digamos si lo es en forma despectiva, ha sido suspicazmente contemplada a lo largo de todos los tiempos y objeto de especial preocupación del protector Código Penal. Los delitos contra la Corona aparecen recogidos generalmente en primer lugar en los códigos, para que hasta en eso se perciba el lógico y exigible orden de valores. No todas las vidas, honores y patrimonios valen lo mismo.Como he comentado con anterioridad, el Código Penal español de 1995 (paradójicamente, el entonces ministro de Justicia e Interior y ahora alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, lo bautizó como “Código Penal de la democracia”) es regresivo en cuanto a la equiparación entre los ciudadanos y sus gobernantes. La hiperprotección que nuestra ley penal otorga a los bienes jurídicos del Rey se extiende por igual a toda la Familia Real (algo verdaderamente insólito en los Códigos Penales del siglo XIX) por lo que, y a pesar del principio de “intervención mínima” consagrado en la Exposición de Motivos del CP, la protección penal en lo que se refiere a las calumnias y a las injurias afecta a los padres del Rey (esto es, y mientras vivieron, a los Condes de Barcelona) y a sus descendientes, de tal manera que, actualmente, una injuria contra, por ejemplo, los hijos de la Infanta Elena, Froilán o Victoria Federica, constituye también un delito del art. 491 CP, sancionado con una pena superior a la que el CP prevé para las injurias comunes, entre otras razones porque, a diferencia de estas últimas, donde la ley distingue entre delitos y faltas de injurias, las proferidas contra el Rey, sus padres, sus hijos y sus nietos integran siempre, independientemente de su entidad, un delito del citado art. 491, del que se entiende, también a diferencia de las comunes, no la jurisdicción ordinaria, sino la especializada de la Audiencia Nacional, creada fundamentalmente para perseguir los delitos de terrorismo.Entonces, y en atención al principio de igualdad ante la ley (art.14 CE), hay que proponer al legislador español; que desaparezca el delito del art. 491 CP, que, como sucede en muchos países democráticos, no exista diferencia alguna de penalidad entre las injurias expresadas contra el Jefe del Estado y el resto de los ciudadanos, que, sustrayendo la competencia a la Audiencia Nacional, entienda de ellas siempre la jurisdicción ordinaria y pasen de ser un delito público a uno privado. Con esta última exigencia se satisfarían también los supuestos deseos de la Casa del Rey, ( en el caso concreto de los dibujantes de El Jueves, sí intuyo que el juez Conde Pumpido recibió alguna llamada del entorno de la Casa del príncipe) en este sentido de que, opine lo que opine el MF, las injurias contra los miembros de la Familia Real sólo serían perseguibles a instancias de éstos, por lo que, si estiman que han sido lesionados en su honor, deberán interponer una querella firmada por abogado y procurador ante los juzgados de Plaza de Castilla.Estas persecuciones judiciales tan rocambolescas contra la portada de una revista satírica nos hacen remontarnos a los tiempos de Torquemada, ni siquieran los agresivos dibujos de los hermanos Bécquer contra la reina Isabel II, fueron objeto de semejantes medidas judiciales.Está claro que la democracia española se ha impuesto a sí misma una excepción a todas las supuestas libertades de expresión y de crítica en lo que respecta a esta reminiscencia paternalista ungida por la gracia y obra de Franco. Los que se atreven a romper el tabú sufren persecuciones de la Justicia, críticas feroces, ostracismo profesional, presiones de los poderes fácticos y mediáticos o imposición de etiquetas que sirvan para la purga social: militante de extrema derecha o extrema izquierda, facha, independentista, conspirador del orden establecido, enemigo de España, y por ahí.La madurez de una democracia se alcanzará cuando todas las instituciones representativas y parlamentarias sean capaces de superar el fuego de la libertad de expresión y de crítica, se sometan a los controles legales y judiciales cuando, en definitiva, se cumplan todos los principios de un Estado de Derecho.Saludos.

    15 noviembre 2007 | 18:07

  11. Dice ser emiliezola

    Creí q iba hacer una caricatura de Mahoma y publicarla en alguna publicación islámica.¡¡ Q pena¡¡

    15 noviembre 2007 | 21:16

  12. Dice ser Sarasate

    “El Rey es el máximo representante del Estado, que a través de los órganos pertinentes castiga a los ciudadanos que critican al monarca. El resultado es que quien quiera dibujar o escribir criticamente sobre el susodicho sentirá que un gran ojo a su espalda lo vigila y que la espada de Damocles de un momento a otro puede caer sobre su cabeza.¿Te parece que es demagógico usar la figura del Rey para criticar esta situación?Un saludo…eneko.lo dijo eneko · 14 Noviembre 2007 | 01:56 PM”Eneko…A mí me parece estupendo que utilices la figura del rey o cualquier figura para denunciar una situación injusta como ciertamente lo es la cuestión de los privilegios que disfruta la corona. Pero yo también estoy en mi derecho de intentar aclarar que no fue el rey el que impuso ese privilegio informativo, sino el poder legislativo que en una situación histórica determinada, promulgó leyes (no solo ésta) que hoy en día nos parecen fuera de tono y hay que acabar con ellas. A cada uno lo que le corresponde y aunque esté de moda, no se debe dar al rey más protagonismo del que le corresponde, ni para lo bueno ni para lo malo.Saludos,

    19 noviembre 2007 | 09:56

  13. Dice ser Josetxu

    Gracias, Eneko. Como siempre, brillante. Lo publicaré en “Caduca HOY”.Un abrazo desde el banquillo.Josetxu RodríguezCaduca HOY

    20 noviembre 2007 | 19:04

  14. Dice ser Ana

    pues viva el rey, que tiene razón sarasate,ademas con lo caro que se ha puesto el Jueves que no lo compra ni su madre es normal que tengan que publicitarse de algún modo, más o menos moral eso que cada cual juzgue.. a mí como lectora fiel que fui de pequeña cuando le cogía el jueves a mi tío, me han decepcionado, y además eso, que no tengo pasta para pagarlo.un abrazo eneko, la viñeta “a mi abuelo le pusieron cadenas, a mí fronteras” me llegó al alma, te felicito, con todos mis afectos desde Jaén

    04 diciembre 2007 | 01:38

  15. Dice ser Bishoujo AI Senshi

    Sólo quería añadir al comentario de Sarasate, que sí, lleva toda la razazón. Es más, Eneko, no me lo tomes a mal, pero dime del artículo 62 CE, cual de las funciones realiza el REY? que yo sepa, ninguna, salvo representacion internacional y aún así, todo está orquestado desde el Presidente del GObierno o los Ministros… Dicho ésto, me parece una solemne gilipollez que se acuse directamente al Rey sobre la censura en los medios de comunicación, pues todos sus actos son refrendados por éstos órganos… No obstante quisiera recordar que hay un pacto o ley, no estoy segura, que habla sobre la intimidad y preservacion de la imagen de la casa real…Ahí lo dejo…

    13 diciembre 2007 | 12:53

  16. Dice ser Unai

    Que verguenza que tengamos que soportar cosas así en el siglo XXI…. luego dicen que avanzamos…No a la censura

    14 enero 2009 | 19:13

Los comentarios están cerrados.