BLOGS
El telescopio El telescopio

“Modestamente, la televisión no es culpable de nada. Es un espejo en el que nos miramos todos, y al mirarnos nos reflejamos” (Jaime de Armiñán)

Archivo de Junio, 2017

Un sábado de despropósito

TVE ha vuelto a intentar dominar la franja ‘prime time’ del sábado por la noche con el estreno de ‘No es un sábado cualquiera’ y de paso resucitar, aunque remozado, el formato que tantas alegrías le dio con ‘Noche de fiesta’ de José Luís Moreno en la década de los noventa y primeros 2000 (de 1999 a 2004). Pero en este regreso al pasado la caspa también ha vuelto al ente a pesar de que estemos ya en pleno siglo XXI.

Las comparaciones son numerosas. Vuelven los ‘gags’ con actores de chistes malos de teatrillo de aficionados. Los guiñoles, pero en versión Julio Iglesias y Kiko Rivera. Retornan los espectáculos de baile, ya en regresión en nuestra tele patria ¿Para qué recuperarlos? El presentador de este sarao, el actor Fernando Gil, va más perdido que el formato. Y para rematar, concursos sin sentido con la participación del público asistente.

Lo único que hace bueno al programa son las actuaciones musicales (en su primera noche en antena estuvieron Rosana o Estopa) que así no se quedan solo reducidas a las galas de fin de Año y a los especiales de Navidad de la televisión pública. Lo malo: que están enlatadas.

Mientras no se entienda muy bien qué pretende ‘No es un sábado cualquiera’, desde Telecinco, Jorge Javier Vázquez y los suyos deben estar frotándose las manos. Y con razón. Porque la competencia, de momento, es bien floja.