BLOGS
El telescopio El telescopio

“Modestamente, la televisión no es culpable de nada. Es un espejo en el que nos miramos todos, y al mirarnos nos reflejamos” (Jaime de Armiñán)

Unos Goya digeribles y predecibles

Los Premios Goya de este año fueron como una película de sobremesa de esas que te engancha y no te permite dormir la siesta, porque en su momento se estrenó en los cines con un éxito aceptable, pero que no pasó de ahí. Que está bien ejecutada e interpretada y poco más. Dani Rovira presentó sus terceros premios consciente de que iba a ser mirado con lupa. Y como la gala en sí, optó por no salirse de un guión establecido y políticamente correcto en comparación con la pasada edición de los ‘cabezones’. Solo los tacones rojos que exhibió como tributo a las mujeres en el cine fueron el único momento discordante de su noche, porque lo que pensaron él y sus guionistas como un guiño a las féminas se convirtió en un taconazo en toda regla.

Pero por todo ello, estos Goya no pasarán a la historia. Los premios concedidos fueron los esperados, quizás con la única sorpresa, grata, de ver cómo una actriz de la solvencia y la solera de Emma Suárez se llevaba dos Goya por dos películas diferentes. Y con un homenaje merecido a Ana Belén, que convirtió su discurso en un ‘ego’ monólogo, pero que se le perdona por el propio ego del personaje. Una tercera mujer dio el momento más emotivo: la cantante y actriz Sílvia Pérez Cruz cantándole a los desahuciados en agradecimiento como mejor sabe a su premio a la mejor canción original.

En una noche en la que el ministro de Cultura reía en la grada, también Almodóvar, la presidenta de la Academia, Yvonne Blake (que hizo gala de un español mejorable y de un discurso igual de plano que la entrega de premios) y hasta el director de la orquesta en directo puesta sobre el escenario, el único que lloraba era J.A.Bayona por los 9 Goyas conseguidos por Un monstruo viene a verme. Competir con una producción de Hollywood en los Goya es hacerlo en superioridad de condiciones.

Hasta Penélope Cruz reía las saboridas bromas que le dedicó Rovira. Y ponía unas caras a la cámara que rivalizaron, y mucho, con las que puso Winona Ryder en los Premios del Sindicato de Actores. Más bien fueron caras de Bélmez.

En conclusión, fue una gala bonita de ver, soportable, y poco emotiva. Sobraron los tacones, el número musical que parece que han de poner siempre con calzador durante los intermedios entre galardón y galardón, hacer un ‘gag’ justo antes de la emisión del obituario y el beso en la boca entre Rovira y su ‘aíta’ Karra Elejalde. Lo mejor de la noche, sin duda, el merecido protagonista: el cine español.

Gazpacho a la Pantoja en ‘El Hormiguero’

Trancas y Barrancas se tomaron esta semana un gazpacho ‘a la Pantoja’ en El Hormiguero. Y puede que les haya repetido el plato, al igual que al propio programa. Porque la invitación de Pablo Motos a la tonadillera en su primera entrevista concedida en televisión, tras salir de la cárcel el pasado mes de marzo, le ha hecho un flaco favor al programa.

Estábamos acostumbrados a ver a actores de Hollywood jugando a científicos y hablando con hormigas, todo en tono desenfadado, amable y blanco. Cansaba por repetitivo pero caía bien. No hacía daño a nadie.

Pero este cambio de registro de Motos para romper en audiencias dando una exclusiva con la Pantoja propia de ‘Sálvame Deluxe’ y encima sin preguntas incómodas, sino con un peloteo obsceno, ha sido demasiado. Ese día debieron flipar hasta las hormigas.

La entrevista, que ocupó todo el programa, tuvo momentos memorables de vergüenza ajena. Motos y Pantoja actuaban como si fueran íntimos. Se abrazaban, adulaban y reían sin límite. El “dientes, dientes” propio de la sevillana funcionó a las mil maravillas ante la cámara. Hasta Motos le dio un pico a su invitada, suponemos que llevado por el desenfreno del momento.

El público del ‘falso directo’ lo llenaron con una caravana de mujeres seguidoras a muerte de la artista, que no paraban de jalear hasta la tontería más tonta que tuviera que ver con su diva. No se habló de la palabra ‘cárcel’ ni por asomo y sí mucho de su nuevo disco, para gran alegría de su discográfica. La cantante tuvo piropos hasta para las hormigas, a las que besaba y gritaba: “¡Ay mis niños!”. También entró por teléfono su hijo Kiko Rivera para acabar de subir el tono pelotero del homenaje en vida de la artista.

Perder, lo que se dice perder, perdió menos la Pantoja con este espectáculo, porque va escasa de credibilidad. Pablo sí que restó en eso. Y rompió por un día la dinámica de un programa desenfadado que con solo una mala elección de invitado se puede convertir en algo insufrible. Y falso al límite. Un fraude. Vergonzoso.

El único momento de verdad fue la actuación de la cantante con dos temas. Todo el respeto para con su arte. El resto es totalmente prescindible en televisión. Eso sí, apunten: cinco millones de espectadores. Objetivo cumplido.

Volando va Calleja

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El aventurero leonés Jesús Calleja rinde un homenaje a la España más rural y desconocida, aquella que no está casi nunca expuesta a los focos televisivos, en la segunda temporada del programa Volando voy de Cuatro. Este espacio nos muestra un país que no estamos acostumbrados a ver y que se agradece descubrir en prime time.

El fuerte de Volando voy es una combinación de ingredientes de éxito, algunos de los cuales domina Calleja a la perfección. Como la aventura, donde el leonés se mueve como pez en el agua. No en vano es su seña de identidad profesional y televisiva. Pero dados los personajes, es una aventura controlada, alejada de la que nos expuso en Planeta Calleja, donde se llevaba a diferentes famosos a vivir expediciones de auténtico impacto.

Otros aderezos de este programa de fácil digestión son la vena humana del presentador, su carisma y naturalidad, y el humor. El helicóptero en el que sobrevuela la geografía nos aporta unas imágenes espectaculares de los lugares que visita, una promoción turística de primer orden, y entronca con la personalidad aventurera del conductor, pero no deja de ser un mero efecto.

A parte del homenaje a ser un invento español, el autogiro podría sustituirse perfectamente por una furgoneta o por un coche de época, o de carreras. Cualquier automóvil serviría. Si no, que se lo digan al actor Quim Masferrer, que presenta en el canal autonómico catalán TV3 El foraster, el mismo formato de Volando voy, y donde se sirve de una furgoneta naranja para surcar la geografía catalana más escondida.

Pero a parte de las imágenes de naturaleza y los emplazamientos escogidos, este formato nos reconcilia con la humanidad. Porque conocer las historias de los habitantes a las que nos asomamos, y ver el espíritu de comunidad que se respira entre los vecinos cuando se reúnen para visionar el programa y charlar con Calleja nos recuerda que aún hay rincones en este mundo donde existe la hermandad.

 

 

El éxito de ‘La Voz’: los ‘coaches’

Ya acabó la cuarta temporada de La Voz y la concursante gallega Irene Caruncho fue la ganadora. Con una voz y una presencia que hacen de ella una Adele a la española, pero sin el carisma y la transmisión de la diva británica, todo hay que decirlo, llevó al triunfo al equipo de Malú.

Acaba así una Voz 4 que no pasará a la historia de la televisión por aspectos estrictamente televisivos, aunque hay que remarcar que este año había calidad musical entre los finalistas, sino por la química desplegada por sus coaches, con Alejandro Sanz a la cabeza.

Si no eres ‘alejandrista’, va a ser muy difícil que sigas este concurso de talentos. Y lo contrario. Porque todo, lo que es todo, gravita en torno a él.

Alejandro Sanz es el favorito de los aspirantes, que eligen a su equipo a la que él se pone a tiro, es decir, a la que se gira de la butaca tras la primera audición a ciegas. Saben el peso específico que tiene en la industria musical en lengua castellana y eso no tiene competencia.

Ni Malú, ni Manuel Carrasco, ni mucho menos Melendi, le pueden hacer sombra al gaditano-madrileño. Pero, mira por donde, la ganadora ha sido una pupila de Malú.

Otro aspecto que hace que ames u odies esta recién acabada edición de La Voz pasa por el flamenco. Si tienes quejío y cantas por soleares, el trío andaluz se va a morir por tus huesos. Lo llevan en la sangre y en las cuerdas vocales. Y para los que aman el flamenco les hará, como a los ‘coaches’, que se les erize el vello. Pero al resto de la audiencia, así como a Melendi, le va a dar bastante igual. O incluso le va a cansar.

El triunvirato Sanz-Malú-Carrasco es auténtico, se nota que son amigos y que se aprecian, y eso lo invade todo. Pero también puede empalagar tanto egocentrismo desplegado.

Tanto Tania Llasera como Jesús Vázquez pasan sin pena ni gloria como conductores de este ‘talent show’. Y se echa de menos en todas las ediciones transcurridas en España una lección musical que haría mucho bien a los concursantes, y especialmente a los ganadores: que les enseñen no solo a entonar sino a transmitir sentimientos con sus voces. Ese es el ‘duende’ raro de conseguir, como bien saben los ‘coaches’. Y hay muy pocas academias que lo enseñen, porque se tiene o no se tiene.

‘Lo que escondían sus ojos’, un amor de escaparate

Las miniseries de época de producción propia son una de las apuestas más ganadoras de los canales de televisión, que cosechan éxitos con producciones recientes como Gran Hotel, El tiempo entre costuras, Isabel o La Señora. No es de extrañar, pues, que Telecinco haya querido seguir esta estela de aceptación asegurada aunque añadiendo un elemento de riesgo extra que ha sido interpretado de formas diferentes.

Ese giro de tuerca es presentarnos el principio del régimen franquista desde el bando de los ganadores y no del de los vencidos, mucho más trillado a nivel audiovisual y literario. Para ello se han inspirado en la novela ‘Lo que escondían sus ojos, de Nieves Herrero, que ficciona esa parte oscura de la historia de España desde el amor prohibido que se profesaron en la vida real el ministro de Exteriores Ramón Serrano Suñer y la marquesa de Llanzol, Sonsoles de Icaza.

Este gesto ha suscitado una campaña en Change.org con más de 38.938 firmas exigiendo la retirada de la serie, cosecha en paralelo audiencias aceptables. Y demuestra que las dos Españas siguen más vivas que nunca, o que siempre.

Pero sin entrar en cuestiones políticas y respetándolas al máximo, pues son los sentimientos y heridas de un país, ni tampoco en si la ficción presentada es más o menos respetuosa con la verdad histórica, esta serie tiene faltas estrictamente televisivas.

La primera, la elección de sus protagonistas, dos guaperas de manual pero que no aportan lo que deberían a estos dos papeles, complejos y que vivieron un verdadero laberinto de pasiones en un entorno hostil y restrictivo al máximo. Ni Blanca Suárez ni Rubén Cortada están a la altura esperada de una producción que aspira a dejar huella en la televisión y que hace unos meritorios esfuerzos de ambientación y vestuario. Eso sí, luciendo palmito son los mejores y bien se merecen la audiencia.

Por suerte, la falta de oficio de ambos la suplen secundarios. Emilio Gutiérrez Caba, sin estar brillante, convence en su papel de marido de la marquesa. Lo mismo sucede con el intérprete Javier Gutiérrez, que se pone al frente de uno de los personajes más difíciles de encarnar en este país, por motivos obvios. Su interpretación de Francisco Franco no cae ni en la parodia fácil ni en la excesiva verosimilitud, lo que aporta credibilidad a su papel.

Esta historia de amor llenó de chismes los mentideros de la época dentro de una élite que vivía al margen de la miseria y la destrucción de la posguerra. Ver ese mundo aparte desde la ficción también da sentido a la existencia de esta serie por lo que supone de dar visibilidad a algo que también ocurrió en la vida real. Que cada televidente saque la conclusión que crea conveniente de esta puesta en escena poco común en la televisión española y, por ello, también necesaria.

El peluquín sobreactuado

exclusiva-gh-miguel-desencadenado-peluquin_mdsvid20161124_0159_18cr23hrdwiaa6gfgPodríamos llenar ríos de tinta con las broncas, gritos, insultos y faltas de respeto que estamos presenciando en el que podría ser la edición de Gran Hermano más verdulera de las 17 que hemos visto en España. No en vano, somos un país de récord en ediciones de este reality.

Pero mientras Bea, Adara y Meritxell se desgañitan en la casa, como lo hicieron antes de salir Bárbara o Clara, hubo un concursante que protagonizó el momento posiblemente más fake (falso) de lo que llevamos de edición.

Miguel, el estilizado chico gallego que entró con un secreto en la casa, y que bebió sin éxito los vientos por Pol, se despedía hace pocos días de su peluquín para mostrar su alopecia a la audiencia del programa y al resto de concursantes. Miguel se rapó la cabeza con una máquina tras deshacerse de su prótesis capilar en forma de frondoso tupé, y después procedía a quemar el peluquín en el jardín de la casa como si estuviera haciendo una queimada.

Pero la perfomance no se quedó ahí, porque no fue muda. Miguel se puso a gritar que ya era “libre” y “me quiero” y empezó a darle besos al espejo que utilizó para raparse. Es decir, a lo Dorian Gray de Oscar Wilde, se besaba a sí mismo en el cristal. No se recuerda desde hace tiempo una muestra de amor propio similar y tan ridícula dentro de un reality, ni una autoafirmación tan barata de autoestima de lo que se suponía que era una liberación personal y de un complejo, que resultó de todo, menos sincera.

Que Miguel tenía este papelón preparado desde antes de entrar en Guadalix se sabe de antemano. Pero que Gran Hermano haya comprado semejante pantomima para ilustrar la edición solo habla de un declive de la autenticidad del producto, que dejó hace mucho atrás aquello de “experimento sociológico” para entrar en el terreno del circo.

 

Lo que se cuece en los fogones ‘celebrity’

1476874077_942548_1476874226_noticia_normalMasterchef parecía haber sucumbido al reality en su última edición con concursantes anónimos. Este viraje le hizo perder enteros para una audiencia seducida por la evolución a los fogones de los aspirantes a chef con mayúsculas. Pero gracias a la edición celebrity, el formato ha renacido.

En esta versión con caras conocidas, el concurso se va cocinando a fuego lento a medida que ves a gente con trayectorias profesionales y mediáticas contrastadas desenvolverse entre solomillos, postres y ollas. A los concursantes les baja del pedestal o del papel ‘couché’ y a los espectadores les aporta una visión inédita suya.

Por ejemplo, Cayetana Guillén Cuervo, una actriz con ‘glamur’, se despeina cada vez que se pone ante una prueba de eliminación. A Fernando Tejero, actor a quien vemos a menudo una cara amable gracias a sus desternillantes personajes en cine y televisión, le conocemos una vertiente personal más enfadadiza, con una amiga dentro y fuera de los platós (Loles León) que también se muestra menos frívola y más sensible entre trapos de cocina.

este-martes-masterchef-celebrity-vive-su-primer-abandono_1438600-pngA El Cordobés hijo, lo descubrimos como ‘padre’ protector de su mujer, que también concursa y busca su dosis de independencia en la competición respecto a su famoso marido. Y así, seguimos, hasta la irascible María del Monte, que montó el ‘pollo’ y se fue por donde vino, porque no aguantaba el ‘borderío’ del jurado.

Pues eso, que volvemos a darle menos importancia a la gastronomía y más al ‘aprendizaje’ de los candidatos. Pero al menos, ya sabemos de entrada, que Masterchef y celebrity son sinónimo de espectáculo.

El ‘estéril’ y viral debate sobre la ‘cobra’ de Bisbal a Chenoa

3781242La retransmisión en directo del concierto OT: el reencuentro el pasado lunes por parte de TVE puso de manifiesto cómo nos las gastamos tanto los medios de comunicación como los tele espectadores ante espectáculos festivos de este tipo.

El debate masivo que se generó tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación, esa noche y al día siguiente, no giraba en torno al hecho de que los primeros ‘triunfitos’ de nuestra historia hayan llenado todo un Palau Sant Jordi 15 años después de su irrupción.

Tampoco sobre el exceso de publicidad del que ha hecho gala el Ente durante las semanas previas a dicho concierto, y ni siquiera sobre cómo han perdido cualidades vocales muchos de los integrantes de Operación Triunfo 1 (incluso teniendo en cuenta que fuera cosa de los nervios del directo y de la repercusión  mediática del momento) o cómo, con el transcurso de las actuaciones, el concierto se iba pareciendo más a un ‘bolo’ de fiesta mayor de pueblo que a un macro espectáculo televisado.

Pues no. Nada de eso. Lo que interesaba era la ‘cobra’ que, supuestamente, le hizo David Bisbal a su ex pareja Chenoa durante la esperada interpretación del tema Escondidos, que simbolizó hace tres lustros su historia de amor televisada.Vamos, que Bisbal le retiró, teóricamente, la cara a Chenoa cuando esta se disponía a darle un beso en medio de la euforia y de los sentimientos despertados por el revival musical.

Una vez más, medios y redes cogieron la anécdota y el morbo y lo elevaron a categoría, no hablando de otra cosa, e incluso dedicándole una noticia en el Telediario del día siguiente. Ni más ni menos. Por no hablar de los portales de Internet que hacían viral la ‘cobra’ y le daban bombo continuo.

Esta es la cruda radiografía de lo sucedido la noche del lunes en la montaña de Montjuïc. Poca calidad musical pero mucho morbo. Menos zapeo y más clics. Este fue el retrato de la gala: nos olvidamos de la ‘música’ o de los porqués de la vigencia del fenómeno y nos quedamos con la ‘cobra’. En febrero de 2017 más madera en el Barclaycard Center de Madrid. OT is living a celebration…

‘Hora punta’, relleno entre programa y programa

1475841600009Javier Cárdenas ha dado el salto al early night de la televisión estatal con Hora Punta, un espacio pensado para impactarnos, entretenernos, sorprendernos y hacernos reír, y que en las pocas ediciones que nos ha brindado TVE se queda en una extensión audiovisual de su programa matinal en la emisora radiofónica Europa FM.

Incluso el equipo de colaboradores repite en este espacio que sucede al Telediario y que, dada su situación en la parrilla, podría atraer y mantener en la cadena a unos cuantos cientos de miles de televidentes que así no harían zapping a El Hormiguero (Antena 3) o First Dates (Cuatro).

Pero, a pesar de las buenas intenciones, de lo visto en Hora Punta te quedas con que, primero, el programa no tiene un guión marcado lo que le da un aire caótico e improvisado. Segundo, no tiene entidad propia, y se queda en un mero ‘puente’ hacia otros espacios que le siguen que sí que arrastran audiencia. Tercero, abusa de los vídeos virales que todo hijo de vecino puede ver o recibir por Internet y las redes sociales. Cuarto, a pesar de los esfuerzos de Cárdenas, los colaboradores de los que se rodea carecen de chispa. Quinto, otro abuso, en este caso de invitados para auto bombo de la cadena (OT: el reencuentro y similares). Sexto, ¿de verdad que Àlex Casademunt (ex triunfito) es un colaborador de Hora Punta? No aporta nada de nada.

En este oficio de la televisión, a veces aciertas y a veces no. Y a pesar de que el espacio que capitanea Cárdenas en Europa FM engancha y ameniza las mañanas al oyente, por la noche, y en la tele, no funciona. Hacía falta un paso más en su planteamiento que, de momento, no se ha dado. Los recursos fáciles no siempre cuajan…

Otro programa ‘puente’ que se inventaron en TVE en verano, con los diálogos y la voz en off del actor y director Santiago Segura, y sacando imágenes de archivo del Ente, tuvo infinítamente más gracia e interés que Hora Punta.

 

Juan y Medio no salva ‘El amor está en el aire’

58El amor está en el aire, el nuevo programa de entretenimiento de Antena 3, es un déjà vu de programas del pleistoceno del canal privado: desde Lo que necesitas es amor a Sorpresa, sorpresa o Hay una carta para ti, y de la competencia (Hay una cosa que te quiero decir de Telecinco).

Para este refrito, A3 ha confiado la conducción en Juan y Medio, un presentador que cae simpático pero que ni con eso ni con su buen hacer puede evitar el naufragio de un formato que no arriesga ni innova y, aún peor, que copia sin estar a la altura de sus predecesores. Ares Teixidó como co-presentadora solo hace que ahondar en este desaguisado televisivo.

Si se ha querido aprovechar el buen tirón de audiencia de otras apuestas de dating shows como First Dates (Cuatro) no han estado acertados.

Este programa vuelve a dejar en evidencia uno de los principales handicaps de Antena 3, que queda al descubierto con el inicio de cada temporada.

Salvo pocos aciertos recientes, véase Tu cara me suena, el canal no atina a la hora de apostar por espacios de entretenimiento. Siempre hay una pata de la mesa que les cojea: o el presentador o el formato, sobre todo.

Y esperando reeditar glorias pasadas de manera facilona no llegarán a buen puerto. Necesitan una revolución interna para encontrar la fórmula. Ni desde el plató ni desde el baúl de los recuerdos sino desde los despachos.