BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Archivo de la categoría ‘Dukan’

La noche que Pierre Dukan se coló en mis sueños (verídico)

Tenedores

Las cuestiones oníricas resultan insondables para mí y la del otro día (más bien una noche de mediados de agosto) me dejó un tanto desconcertado, divertido sí porque fue un sueño agradable, pero también un poco mosqueado. Te cuento, soñé con Dukan.

Algo que se me antoja raro ya que por un lado la figura de este gurú dietético parece (al menos de momento) estar cayendo en una especie de espiral del olvido (ley de vida y por tanto previsto en cierta medida) y que por otro hace varios días, por no decir meses, que este señor no aparece en mi realidad consciente.

Sea como fuere si te gusta esto de interpretar los sueños ajenos te cuento mi alucinante experiencia y ya si queréis vosotros jugáis a darle sentido en plan Freud o Cuarto Milenio.

El panorama inicial era bastante surrealista, muy de la manera que se representan los sueños de los protagonistas de los comics de Tintín… cosas de los sueños. El caso es que en el sueño alguien, no sé muy bien quién, me invitaba a su boda en Valencia. Creo tener una vaga idea de que era un joven dietista-nutricionista al que ni tan siquiera conocía personalmente. Bueno, el caso es que me planto allí, en el banquete de boda que se celebraba en un hotel de mucho postín y me encuentro al bueno de Dukan, sonriente, amable, cercano. Todo el mundo iba de punta en blanco, como de boda, claro, pero más… solo faltaba una alfombra roja, muchos dietistas-nutricionistas de ambos géneros, muy jóvenes y a la vez muy glamurosos… solo conocía a unos pocos. Una rareza más de esta ensoñación consistía en que a pesar de que la boda era en Valencia (ciudad que apenas conozco) las calles de la ciudad eran de Pamplona (“mi ciudad” hasta hace unos años). Entre otras rarezas también me llamó la atención el menú (me extrañó al despertar, claro, porque en el sueño me pareció de lo más normal) en especial por su sencillez si la comparábamos con el resto de la parafernalia nupcial, cargada de boato y en plan jet-set: Macarrones con chorizo gratinados al horno y solomillo a la plancha con patatas que, sinceramente, estaba muy rico. Los postres no aparecieron en el sueño, supongo que en esta línea gastronómica habría sido un polo de limón. Para los más suspicaces he de deciros que no sé, no se mostró en el sueño, si Dukan probó los macarrones o las patatas del solomillo… conocer este detalle habría tenido su morbo, lo reconozco.

Bueno, al lío… el caso es que tras la comida la marea de invitados, ya digo que había muchos, me empujó a sentarme en uno de los amplios sofás del espectacular hotel… sofá al que pausado y con una sonrisa en la cara se acercó un cordial Pierre Dukan. Era un Dukan algo estropeado-pero-no por la edad, una edad que en apariencia él había tratado de disimular como hace ese tipo de gente que tiene mucha pasta, con botox, liftings y demás historias similares y entonces, sentándose, me habló en un correcto español.

– Hola Juan, ¿qué tal estás?

– Bien, aquí, pasando el rato.

– Oye, ¿menudo pelotazo, eh? [en clara referencia al éxito de ventas de su método, ya pasado pero aun cercano en el tiempo]

– Joer… y tú que lo digas, fue la leche, no había visto nunca antes algo así.

– Pues ahora tengo una duda, dijo Dukan, no sé si seguir o retirarme y dedicarme a “vivir la vida”, a vivir de las rentas que son muchas. Si sigo, he de sacar algo nuevo, aunque me da pereza y al así hacerlo se puede malinterpretar por personas como tú… aun le sacaríais más punta. El caso es que “mi método”, comercialmente hablando, ya no da más de sí, la novedad ha pasado y la gente ya no se lo cree.

– Pierre, con todo el cariño, le dije (he de confesar que en este punto del sueño no me reconocí) déjalo ya… tienes más pasta de la que jamás podrás llegar a gastar y además creo que ya es tiempo de que te dediques a disfrutar de los éxitos de tu trabajo. Y no, no me mal interpretes, no es que con tu retirada vayamos a vivir mejor los dietistas-nutricionistas, más al contrario, con tus absurdas pero lucrativas proposiciones al final nos das trabajo aunque sea criticando y poniendo tus métodos “en su sitio”. Porque eso es lo único que se merecen… como tú además bien sabes, ¿verdad?. No, sinceramente, creo que si yo estuviera en tu lugar ahora me dedicaría como bien has dicho a “vivir la vida”.

Sin decir nada inmediatamente me dedicó una amplia sonrisa de complicidad. Se levantó (curiosamente también se levantó con él una señora que sin haber reparado en ella antes y sin abierto la boca era la interprete que siempre le acompañaba) y me dijo en francés, à bientôt mon cher ami y se marchó mientras su figura se difuminaba a medida que se alejaba hacia el contraluz del amplio ventanal del hotel… un poco en plan “autopista hacia el cielo” (reconócelo, eso cuando te despiertas y tomas conciencia, acojona)

Y ahí me desperté… divertido, he de reconocerlo, pero al mismo tiempo un tanto inquieto por su contundente à bientôt… ¿volverá Pierre Dukan a la carga en serio con un nuevo o mejorado sistema?… y lo que es aún más intranquilizador, ¿volverá a colarse en mis sueños?

————————————

Actualización 1/09/2014: Gracias a Luis Jiménez (@centinel5051) he conocido que casi coincidente en fecha con este sueño apareció publicada la primera referencia a Dukan y su método en PubMed. Se trata de un caso clínico que pone de relieve los síntomas y consecuencias de una paciente aquejada de importantes vómitos y náuseas tras dos días de empezar con el método Dukan y entrar en un estado de cetoacidosis. Aunque tal y como resalta el artículo es un caso raro (por las consecuencias, no por alcanzar la cetoacidosis) y el nivel de evidencia que se le puede atribuir a este tipo de artículos es francamente limitado, supongo que a Pierre Dukan le hubiera gustado entrar con mejor pie en la base de datos MEDLINE de citaciones y resúmenes de artículos de investigación biomédica ofrecidos por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

————————————

Imagen: Suvro Datta vía freedigitalphotos.net

El ansiado Top-Five de las peores dietas milagro para 2014

Stuart Miles vía freedigitalphotos

Stuart Miles vía freedigitalphotos

Esto empieza a ser un clásico. Me refiero a la clasificación que anualmente hace la Asociación Británica de Dietética (BDA) sobre las dietas milagro que más riesgo tienen de popularizarse entre la población general el próximo año, al menos entre la población británica. Y bueno, como no están tan lejos y conocemos de sobra el comportamiento viral de este tipo de absurdeces dietéticas, es también bastante probable que notemos su influencia por estos lares. Así ocurrió si recuerdas con la dieta OMG que estaba en la clasificación del año pasado (que se abordó convenientemente en el blog en este enlace y en este otro) y que llegó hasta España a bombo y platillo… y poco impacto, afortunadamente.

Pues bien, en esta nueva edición tenemos nuevas y dantescas incorporaciones (aunque algunas sean viejos planteamientos, como ya veremos) y algunos sean viejos conocidos. Vamos allá con este ignominioso y actualizado ranking.

5º puesto

Ocupado por uno de esos viejos conocidos a los que aludía. Me refiero a la dieta o o método Dukan. Un astro que al parecer está en un ocaso anunciado en el mundo de las dietas milagro. Recordemos que sus planteamientos ocuparon el número uno de esta poco honorable clasificación en las tres últimas ediciones. Qué decir que no se conozca ya de este maravilloso método; así que pasemos al cuarto puesto… ¡Ah sí!, se me olvidaba, se puede decir, por ejemplo, el dato sin importancia que recoge la BDA en su clasificación: que a su creador, Pierre Dukan, este año 2013, se le ha prohibido ejercer como médico de cabecera en Francia. Significativo. Sigamos

4º Puesto

Otro “sistema adelgazante” que repite presencia, y puesto, este año con respecto al anterior y que hace dos años ocupaba el 2º puesto. Se trata de de la práctica de la alcorexia o también llamada drunkorexia. Está claro que se me acumula el trabajo, el año pasado anuncié un post dedicado a abordar esta salvaje propuesta dietética y sin embargo ha pasado un año y aún no lo he hecho. Queda pendiente, sin falta, para este 2014. Palabrita. De momento y como avance baste decir lo mismo que transmití el año pasado por estas fechas, se trata  en seguir un patrón de alimentación francamente contenido y restrictivo a lo largo de un día o incluso de la semana con la meta puesta en un próximo, nunca muy lejano,  consumo compulsivo de bebidas alcohólicas. La finalidad es que las calorías de más de las bebidas alcohólicas no te hagan engordar ya que para eso se ha ido creando un balance negativo.

3º Puesto

Nueva a medias, se trata de la dieta exenta de gluten con el fin de adelgazar. ¿Te extraña, te parece que no hay base científica para postularla con esos fines? Pues tienes razón, es una magufada sin mayor sentido que el hacerse popular a base de utilizar el respaldo de personas conocidas, léanse famosillas y famosetes. Entre ellas algunas de las más destacadas Gwyneth Paltrow, una tipa que día sí, día también se despierta con ganas de contarnos su última excentricidad dietética. Acumula ya varias, a cuál más absurda. Gwyneth, bonita, a ver si lo entiendes en español que sé que el rollo spanish te pone (recuerda tu Erasmus o lo que sea en Talavera de la Reina, localidad que, hay que ver, te ha hecho hija adoptiva): ser famosa por lo que haces delante de las cámaras no te convierte en experta en nutrición. Anda maja, déjalo, please. Give up, porfis.

 2º Puesto

Una de las verdaderas novedades. Nueva en la lista y nueva en sus planteamientos, al menos para mí y entrando con fuerza, se trata de un planteamiento mitad (pseudo) médico, mitad (pseudo) morfológico. Es la dieta del biotipo. Por lo que cuenta la BDA se trata de poner en relación seis tipos hormonales diferentes con también seis patrones de distribución de la grasa corporal. Una vez establecida esta bio-tontería que solo sus promotores son capaces de defender, se trataría de hacer listas de alimentos prohibidos, alimentos permitidos y, por supuesto recurrir al tema de los suplementos curalo-todo. Esta claro que he de hacer los deberes y ponerme al día. Queda pendiente el detallar su funcionamiento en una próxima entrada. De momento empieza muy mal ya que reúne una buena parte de todos los rasgos diferenciales de las dietas milagro populares y que puedes consultar en esta entrada.

Y por último, en el primer puesto… la tontería de las tonterías, la reina de las reinas de las dietas milagro más peligrosas para 2014 al tiempo que menos recomendables, en el  number one y por tanto en la cimaaaaaaaa…

1º Puesto para

Una vieja conocida de este blog, que al parecer han sacado del baúl de los recuerdos y la han desempolvado, el respiracionismo (este sí que ha sido tratado en el blog y puedes consultarlo pinchando en el enlace). O sea, alimentarse solo de los rayos del sol (el “solo” es importante y no está puesto a tontas y locas). Es decir, es la propuesta de adelgazar dejando de comer. Nos ha jorobado. En su descargo, he de decir que es la única de esta lista que tiene un sustento científico importante. Es más, llevado a sus últimas consecuencias te termina dejando, muy, pero que muy delgadito o delgadita. Tanto como para que te pongan un pijama de pino y… hala, a criar malvas. Hay que decir que no seríais los primeros, o lo que es lo mismo, hay historias de éxito detrás que garantizan sus resultados (modo irónico: on).

Bien, ahora que ya os las he contado, no me digáis que os pillaron desprevenidos.

——————————————————

 

Clasificación de las mejores (y peores) dietas según los especialistas

Libros de dietasCon una oferta tendente a infinito, el conocer la bondad (y maldad) de una dieta particular no es una cuestión menor. Más al contrario, es una cuestión bastante presente en nuestras vidas a juzgar por las conversaciones casuales, en el ascensor, con los amigos, los compañeros de trabajo, etcétera y sin olvidar con la vecina del quinto, paradigma de interlocutor tipo con quien hablar de estas cosas. En principio, para cada cual, la que sigue en ese momento es la buena, la válida, la que defenderá a capa y espada. ¡A ver si no! para eso le han lavado a uno el cerebro a conciencia y se ha dejado una pasta, así que “la mía tiene que ser la buena”.

Pero ¿Qué piensan los profesionales de la salud y de la nutrición de tan variopinto arcoíris dietético? Porque lo que tampoco se puede negar es que las hay para todos los gustos, colores y, como no, sabores. ¿Alguien ha hecho una clasificación de las mejores (y peores) dietas, al menos de las más frecuentes? Y lo más importante, ¿alguien ha hecho esa clasificación sin ser parte interesada y siendo un reconocido profesional de la materia? Pues estamos de enhorabuena, se ha hecho y además muy recientemente. Te cuento.

El otro día un blog amigo muy recomendable, “¡A tu salud!”, conducido por el Doctor en Medicina Joan Quiles se hizo eco de un ranking con estas características.

Antes de meterme en materia y de ofrecerte algunas de las conclusiones déjame que te cuente de quién fue esta iniciativa y cómo se hizo. Pues fue U.S. News &World Report, una revista norteamericana que ya ha hecho algunos ranking célebres y que para esta ocasión solicitó la opinión de un escogido elenco de 22 expertos (nutricionistas, especialistas en la diabetes, en la salud cardiovascular, en la pérdida de peso, en el comportamiento…) a los que se preguntó su parecer sobre nada más y nada menos que 29 dietas. Sí, sé que hay más, muchas más, pero se centraron en las más célebres. 29, que ya son. Puedes consultar todas las dietas escogidas en este enlace.

Así, se solicitó que dieran su opinión y que valoraran estos planteamientos dietéticos con respecto a siete características: pérdida de peso a corto plazo; a largo plazo; su adecuación frente a la diabetes; frente a la salud cardiovascular; su facilidad para ser seguidas; su riqueza nutricional y; los posibles riesgos para la salud. Cada uno de estos aspectos fue valorado con una puntuación de entre 1 y 5 puntos.

Bien, seguro que ya estás hiperventilando, ¿cuál es la clasificación de marras? Bueno, te dejo que lo consultes tu mismo en este enlace (clasificación o bien pulsar en la imagen) y yo te hago un breve extracto y comentario sobre las mejor y también las peor paradas:

Mejores dietas

Las mejores dietas considerando todas las características fueron, por este orden:

1. En el primer puesto la dieta “DASH” (Dietary Approaches to Stop Hypertension), de la que ya te hablé en esta entrada. Muy en resumen se trata de un plan dietético diseñado para hacer frente originalmente a la hipertensión. Pero con el tiempo se descubrieron muchas de sus múltiples ventajas. Ya sé que no te suena, es que se trata de un plan dietético serio, digamos que algo así como la antítesis de las dietas milagro ya que está vinculado al entorno médico-sanitario. Pero que eso no te corte para hacerte su más ferviente seguidor. La dieta “DASH” mola.

2. La dieta “TLC” (Therapeutic Lifestyle Changes) que tampoco te suena, me imagino. No me extraña, también es de las serias, de las que proponen las autoridades sanitarias o centros de investigación, en concreto está planificada por el National Institutes of Health. También está alejada de los planteamientos más “comerciales”, no dudes en hacerte fiel a ella.

3. En un apretado y empatado tercer puesto hay nada más y nada menos que tres sistemas dietéticos: la dieta de la Clínica Mayo (la buena, no la apócrifa que ha tenido más renombre que la auténtica), la dieta mediterránea y la dieta o sistema conocida como Weight Watchers.

Y ya está. Sí, ya está. A juicio de los expertos estas cinco dietas serían verdaderamente las más recomendables. Me llamó la atención, he de reconocerlo, que en esta relación estuviera una con un marcado carácter comercial, la de los weight watchers. Todas las demás, no serían ya tan excelentes y con una gradación como la que puedes comprobar en el enlace relativo a la clasificación, van perdiendo credibilidad para los expertos.

Ya me conoces y sabes que soy incapaz de dejar de mencionar las peor clasificadas. También he de reconocer que esta clasificación me ha dejado un buen sabor de boca. Seguro que ya te las imaginas, las peor paradas, me refiero. ¿Te lo digo? Venga va.

El último lugar de estas dietas es compartido en un empate difícil de dirimir entre dos dietas. Las menos recomendables de entre otros 27 planteamientos dietéticos a juicio  de estos expertos norteamericanos han sido:

La dieta Dukan y la conocida como Paleodieta. La primera una vieja conocida de este blog y la segunda con no pocos seguidores a juzgar por los frecuentes  comentarios en el mismo, y sobre la que se me ha preguntado insistentemente en no pocas ocasiones mi parecer…

Peores dietas

¿Hace falta decir más?

_____________________________

Foto: Eat. Sleep. Move.

Yo no quiero hablar de Dukan, pero a la fuerza ahorcan

Hola. Este post es en realidad el comentario de un servidor que aparece tal cual en dos post de dos blogs muy recomendables, uno está en el blog de Gominolas de petróleo  (“Los peligros de las dietas milagro”) y el otro en el blog de Scientia (“El Corte Inglés y las dietas milagro”). Por lo tanto, para entender mejor el sentido de esta entrada sugiero leer antes las mencionadas entradas. Así que échale ganas y adelante, ambas entradas lo merecen.

Gominolas de petroleoScientia

 

 

Para Gominolas de petróleo, enhorabuena por tu blog, no sé si te lo había dicho alguna vez, pero me ratifico, tanto en los contenidos que abordas como en la forma como el tono en el que lo haces. Me encanta y se lo recomiendo a todos los lectores.

Para Scientia, qué decir que ya no te haya dicho, aparte de gracias una vez más por la mención.

A tenor de ambos post y los comentarios de los lectores sobre el tema Dukan me gustaría hacer una serie de matizaciones:

Dukan

Uno: A estas alturas no voy a poner en duda ni mucho menos que el Sr Dukan sea médico, pero sí lo hago públicamente sobre el hecho de que sea nutricionista o dietista, al menos en su más estricta vertiente académica. Lo digo por lo que él mismo expresa en las primeras páginas de su libro “No consigo adelgazar” que por su puesto sí que me he leído, en las que se detalla cuáles fueron sus inicios en este mundillo fruto de una experimentación con sus propios pacientes, algo más que cuestionable en cuanto a su metodología.

Dos: El Sr. Dukan, para que conste una vez más, fue denunciado por la propia organización médica francesa, la que regula esta profesión en su país, fruto de su “particular” forma de entender el ejercicio de la medicina. Como el fruto probable de estas dos denuncias era su exclusión de este colectivo, antes de que lo echaran y verse sometido a escarnio público, el Sr. Dukan decidió “salirse voluntariamente” de la organización médica francesa. Significativo.

Tres: La postura oficial del principal colectivo de dietistas-nutricionistas de este país, la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, y la mía propia, en relación a los métodos Pronokal y similares es la misma, mismísima que la que se tiene sobre el método Dukan y se puede consultar en este enlace. Sería conveniente documentarse sobre el tema antes de pronunciarse. Que existan determinados profesionales que la promuevan es responsabilidad única y exclusivamente suya.

Follow the moneyCuatro: El argumento frecuentemente esgrimido por los dukanianos de que nosotros estamos en contra del método porque nos quita negocio sería estupendo que lo documentaran con alguna prueba, por pequeña que sea (declaraciones de algún afectado, estudios de mercado que lo ratifiquen, etc.) Lo digo por que yo no he oído a nadie que no sea “dukaniano” el decir que el método dukan vacía las consultas de los dietistas-nutricionistas. Si sirve de algo mi ejemplo, puedo decir que más al contrario. No han sido pocas las ocasiones que alguien ha llamado a mi consulta con el fin de pedir cita para que le “ponga una dieta de tipo Dukan”. Ni que decir tiene que con esos planteamientos y tras tratar de convencerle sin éxito de lo absurdo de sus planteamientos no les di cita. Así que, si hubiera querido, el método Dukan, lejos de ser un menoscabo para los ingresos de mí consulta podría haber supuesto una fuente de beneficios, al menos a corto plazo.

Cinco: Me alegro por todos aquellos a los que el método Dukan les haya funcionado. De verdad que manifiesto este sentimiento con total sinceridad, es más, me alegro de que les haya funcionado y espero que lo siga haciendo. Ahora bien, que sepan que su éxito va en contra de la mayor parte de las estadísticas (al igual que aquellos que compraron un décimo de lotería y les tocó, también me alegro por ellos). Es decir, cuando la práctica totalidad de las autoridades sanitarias… y me refiero tanto a las estrictamente pertenecientes a la administración como a las más “privadas” con fines públicos, advierten de cómo se ha de afrontar un adelgazamiento coherente con las más mínimas recomendaciones en salud (física y mental) será por algo. ¿De verdad alguien cree que la OMS, la ADA, la BDA, la AESAN, la ANSES, la EFSA, la AEDN, la FESNAD, la SEEDO, la SEEN, la SEN, la AHA, la USDA, la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, el Colegio de Médicos Francés y tantos otros se han puesto de acuerdo para jorobar al Sr. Dukan y su método por alguna razón en especial, incluido el presunto menoscabo económico? Por favor, seamos sensatos.

Huevo vs gallina

Seis: Además, este supuesto contubernio internacional y puesta en común para sentar las bases de un adelgazamiento saludable son anteriores al “pelotazo” del Sr. Dukan, que creo, sinceramente, que tiene el ego muy subidito cuando dice que todos nos hemos puesto en su contra. Disculpen ustedes, pero es el Sr. Dukan el que habiendo creado un “novedoso” sistema (va entre comillas por que las dietas hiperproteicas para la pérdida de peso son más viejas que mear contra la pared) se ha puesto en contra de unas recomendaciones científicas para la pérdida de peso sostenidas desde hace tiempo y que con el paso del mismo se tratan de adaptar a los nuevos conocimientos. Pero dejadme que os diga que entre esos nuevos conocimientos no figuran el concederle a su sistema todas las garantías que el Sr. Dukan sin la menor prueba científica que lo respalde y sin el menor rubor, se encarga de proclamar a los cuatro vientos. Y digo que no hay pruebas científicas de las bondades de  su sistema concreto por que no las hay. Hay cientos, miles si se quiere, de estudios (observacionales, de intervención, de revisión, etc.) que abordan ensayos concretos con dietas hiperproteicas, no os lo voy a negar. Incluso diré, y lo reconozco, que muchos de ellos apuntan resultados interesantes sobre el uso de este tipo de estrategias, para eso tenemos el libro del Dr Campillo. Pero al final… al final de todo… ¿sabéis qué es lo que queda? Dos cosas:

  • La primera: No hay ni una sola prueba científica debidamente planificada que ponga de relieve la eficacia y la seguridad en la pérdida de peso del concreto “Método Dukan” con sus fases de ataque, crucero y demás. Ni una sola, ni la más pequeñita. Lo digo en serio, me gustaría que el Sr Dukan se gastase solo un poquito de sus astronómicos beneficios y nos diese el gusto de ofrecernos un estudio imparcial sobre el funcionamiento de sus métodos. Os prometo que a título particular estaría encantado de conocer esos resultados y, si él lo quiere, atentos al dato, incluso de participar. ¿Sabéis cuál es la mejor forma de demostrar que algo funciona? Invitar a tus detractores a que te ayuden a esclarecer las pruebas concretas de lo que uno dice funciona. Y no a invitarles a que te demuestren que NO funciona.
  • La segunda: Las conclusiones de la práctica totalidad de todas las instituciones públicas o privadas con un cierto prestigio en estas cuestiones están, de momento, bastante alejadas de sus planteamientos.

Siete: Con respecto a la responsabilidad de los centros de distribución de los libros o productos de la dieta Dukan he de decir que en otoño de 2011 los colegios oficiales y profesionales de dietistas-nutricionistas de Baleares y Aragón enviaron sendas cartas al Corte Inglés cuestionando su labor (al menos estos dos Colegios oficiales, que son los que me constan que lo hicieron, ya que guardo las pruebas). El Colegio Balear obtuvo una respuesta “no oficial” concluyendo algo muy similar a lo que esgrime Scientia en su post, que su venta se ejerce desde la más estricta legalidad y que otros también lo hacen (algo normal y previsible). Por su parte el Colegio de Aragón no obtuvo respuesta alguna, ni oficial ni de las otras.

Ocho: Yo no creo que se ejerza su venta desde la más estricta legalidad, creo que se venden “a pesar de que la legalidad vigente diga lo contrario”; y que como lo hacen muchos, pues parece más válida. Lo cual es una no poco sutil diferencia.

Cárcel de dinero

Comentario final: Si eres de los que tiene otra perspectiva diferente de la mía con respecto al método Dukan en general y quieres opinar, adelante. Con esta entrada y muchas otras sobre el tema en este blog (te sugiero que les eches un vistazo), no he pretendido que nadie que no quiera cambie su opinión al respecto, así antes de opinar te ruego, por favor, que tengas en consideración que: el decir que a ti (o a alguien conocido por ti) te ha funcionado no es una prueba objetiva para considerar la validez del sistema y, que aunque no lo creas, yo sí estoy dispuesto a cambiar de opinión… pero cuando se me pongan delante las evidencias adecuadas. Te adelanto que ya me he leído los libros del propio Dukan (hace tiempo) y el del Dr. Campillo (más recientemente).

————————–

Tundra Books

Ya está aquí el Top-Five de las peores dietas milagro para 2013

Como viene siendo habitual cada año, la Asociación Británica de Dietética (BDA) ha publicado el ranking de la ignominia al establecer cuáles a su juicio han sido las dietas populares más peligrosas en el 2012 (y siguen teniendo el peligro de serlo en lo sucesivo) a la hora de adelgazar. Uno de los mayores peligros relacionados con su promoción entre la población general es que con frecuencia son seguidas por l@s famos@s (sea o no cierto el que las sigan, que de todo hay) y que así puedan alentar (con “n”) su seguimiento en el resto de la población.

 

Antes de pasar a ello, no quiero que se me escape hacer una puntualización. La Asociación Británica de Dietética es una asociación con reconocimiento oficial por parte de la administración británica que regula el ejercicio de esta profesión, la de dietista, al igual que la Asociación Británica de Medicina regula la actividad profesional médica. Es decir, tal y como sucede en España (megasarcasmo modo: ON)

Bien, vamos a ello. Tenemos algunas nuevas incorporaciones con respecto a años pasados, pero también hay algunos clásicos que repiten el dudoso honor de verse retratados de nuevo en esta lista.

5º Puesto

La dieta OMG de seis semanas que ya les presenté en su día. Se trata de una nueva entrada en la lista ya que ha salido a la luz este mismo año, así que se puede considerar un auténtico mérito. Me refiero a lo de nacer y… ¡hala, directamente a la picota! No voy a mencionar nada de esta ya que para eso está el post que he comentado.

4º Puesto

Para la práctica de la alcorexia o también llamada drunkorexia. Está ha retrocedido en la lista, el año pasado ocupaba el 2º puesto. De esta estrategia, es cierto, no he mencionado nada hasta ahora en el blog aunque sea más vieja que el NO-DO. Me comprometo a hacerlo en un futuro. Sirva como anticipo que su esencia consiste en seguir un patrón de alimentación francamente contenido y restrictivo a lo largo de un día o incluso de la semana con la meta puesta en un próximo, nunca muy lejano,  consumo compulsivo de bebidas alcohólicas. La finalidad es que las calorías de más de las bebidas alcohólicas no te hagan engordar ya que para eso se ha ido creando un balance negativo. Si te estás riendo, no te culpo, pero tampoco me culpes a mí, que al fin y al cabo no soy yo quien la ha inventado.

3º Puesto y rutilante nueva entrada

Para la dieta Intravenosa o como ellos dicen (la BDA) “la dieta intravenosa por goteo de las chicas festivaleras” (o algo así). Aquí, mira tú, me han pillado fuera de juego; es la primera vez que oigo que alguien está utilizando o ha utilizado la nutrición parenteral para perder peso de forma voluntaria. Me informaré mejor. De momento baste decir que consiste en no comer nada de nada y conectarse a un gotero… sí, igualito a aquel que viste cuando fuiste a visitar al hospital a ese amigo, familiar o conocido y estaba enchufado a través del brazo a un gotero con el que se le administraban fármacos y también algún nutriente…

Increíble y sin comentarios (de momento) Yo creía que una de las peores aberraciones en este sentido era la que actualmente ocupa el 2º lugar de la lista y que se trata de…

2º Puesto

Para la dieta de la sonda nasogástrica… otra conocida de este blog y de la que puedes encontrar más información de su práctica en España en este enlace y en este otro. En las islas británicas la denominan como la dieta KEN (y que no tiene nada que ver con el novio de Barbie) que viene de Ketogenic Enteral Nutrition, es decir nutrición enteral que induce la cetosis. Creo que ya está suficientemente abordado en los post mencionados.

Y por último… en el primer puestoconservando tan privilegiada posición desde el año pasado, reafirmándose así como la reina de las reinas de las dietas milagro menos recomendables por segundo año en la cimaaaaaaaaa…

1º Puesto para

¡¡La dieta Dukan!! Sé que te lo estabas imaginando, y que ni tan siquiera le has dado a ver el video del redoble de tambores con efecto de suspense antes de leer esto. Pues nada, como de la dieta Dukan poco más puedo decir, te sugiero que ahora sí le des al botón, que el vídeo está muy bien y dura muy poco.

—————————

Mi agradecimiento para @monyino

Finalmente hay veto a los refrescos XXL

Ya comenté en este blog la propuesta de la ciudad de Nueva York de regular (prohibir) la comercialización de refrescos y otras bebidas azucaradas con un tamaño significativamente grande y en espacios concretos. Todo ello con el fin de ir poniendo trabas a la epidemia de obesidad que acogota a la ciudad.

Bien pues ya es un hecho, el pasado viernes 13 de septiembre el panel de expertos que tenía que decidir si se aprobaba esta medida dijo que sí con un escalofriante resultado de 8 votos a cero y una abstención.

En el proceso hubo una única crítica en contra de sacar la medida adelante; para mi sorpresa se refería a las posibles pérdidas económicas que esta prohibición podría ocasionar en los pequeños comerciantes y no tanto a las restricciones que sobre la libertad de decisión de los ciudadanos lleva intrínsecamente aparejada la medida. Algo que a mí me hubiera parecido no sé si más lógico, pero al menos sí tan lógico como el único argumento en contra sobre las pérdidas económicas.

Por su parte, el único miembro de la comisión de salud que se abstuvo expresó su preocupación ya que, en su opinión, esta estrategia es totalmente insuficiente para hacer descender las cifras de obesidad y manifestó que la ciudad debería adoptar un enfoque más holístico del problema.

En mi opinión, esta decisión no deja de tener claroscuros. Sinceramente yo no sé si estoy a favor de este tipo de medidas prohibicionistas. Por un lado está el papel que tiene el estado a la hora de preservar en buena medida la salud de sus ciudadanos; pero por el otro también está la cuestión de la libertad de elección. Claro que lo idóneo sería una mayor educación para el consumo, pero mientras no se tiene… ¿es ético que mamá Administración o papá Estado nos digan qué y qué no tenemos que hacer? En ocasiones creo que sí y en otras, lo contrario. Como digo no lo tengo nada claro.

Pero no se vayan todavía que esta entrada también tiene su lado bizarro. ¿Saben qué tiene que ver Dukan con la propuesta aprobada del alcalde Bloomberg? ¿Curiosidad?

Bien, no les haré sufrir. Resulta que hace dos semanas, justo antes de que se reuniera la comisión del Departamento de Salud de Nueva York esta misma institución hizo pública una nota en la que distintos promotores de las más conocidas dietas milagro del país (USA en este caso) expresaban su apoyo al consistorio en la aprobación de la medida. Entre los representantes de estas dietas, están los creadores de la Dieta de “Una vida mejor” (Best Life Diet), la Dieta de South Beach (South Beach Diet), la Dieta CEO. Como ven algunas poco conocidas en nuestro país (todo llegará) y cómo no también la del creador de la Dieta Dukan.

A mí, qué quieren que les diga, la medida en sí “me tiene el corazón partido”, ya lo he mencionado. Pero que el Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York, y más concretamente su alcalde Bloomberg, otorguen el calificativo de “expertos en la pérdida de peso” a estos señores en contra de la opinión de la mayor parte (por no decir todas) de las instituciones científicas y sanitarias… me parece que es un paso atrás y que se hace un flaco servicio cara al interés general de paliar la epidemia de obesidad dentro de los márgenes de la salud.

Dukan afirma que los obesos están mentalmente enfermos

 

Bueno, poco más hay que añadir al titular. Creo que Pierre Dukan se retrata el solo con este tipo de declaraciones.

Según unas afirmaciones suyas mencionadas el pasado 19 de agosto en el británico “The Telegraph” el controvertido médico francés reconoce que no ha conocido ninguna persona que tuviera obesidad y que al  mismo tiempo dijera de sí misma que estaba bien de la cabeza. No obstante, Dukan reconoce que su enfermedad (llegados a este punto ya no sé si refiere al tema del peso o al de la cabeza) no es grave como pudiera ser el cáncer, pero que los obesos se sienten desplazados de la sociedad a causa de su situación. Esta circunstancia dice él que le da lástima y por tanto se pone a su disposición para poderles ayudar (qué majo).

Aparte de las palabras de Mr. Dukan, una de las cuestiones que más me han llamado la atención ha sido el constatar que tras las declaraciones, el propio medio, en este caso el periódico británico, advierte a sus lectores del escaso (por no decir nulo) respaldo científico que tienen los plantamientos del señor Dukan, una situación que no suele darse de forma tan clara en los medios nacionales (una pena).

Volviendo al tema. Como bien sabrán, es potestad de la clase médica el reconocer la naturaleza de las enfermedades mediante la observación de los síntomas y signos, es decir, la de emitir un diagnóstico. Sinceramente yo no sé si este señor está en sus cabales cuando diagnostica a todas las personas que tienen obesidad sin excepción una enfermedad mental. Si así fuera y tuviera razón me gustaría plantearle una duda: Según usted, si todos los obesos son enfermos mentales ¿podría decirme si están relacionadas estas dos enfermedades?: ¿Se llega a ser obeso por ser un enfermo mental, o por el contrario la enfermedad mental deriva de la situación de obesidad?

Y ya que estamos con enfermedades mentales, otra duda existencial que dejo en el aire: ¿Quién está más loco: el loco, o el loco que sigue al loco? (parafraseando a Obi-Wan Kenobi)

Nota: Muchas gracias a @Teresa_zgz que fue quien me puso sobre la pista de esta noticia.
————————————————–

Si quiere leer algo más de sobre el método Dukan en este blog puede visitar:

Dukan vs “El nutricionista de la general”

Dos voces autorizadas más en contra del método Dukan

6 Razones 6 para NO estar en contra del método Dukan (aunque se esté por otras)

A Pierre Dukan le crecen los enanos

Dukan fuera de la organización médica francesa

Dukan fuera de la organización médica francesa

Insisto, como ya dije, en que no me entusiasma seguir dando la matraca con Dukan y su universo; todo lo que tenía que decir ya está dicho y no me arrepiento, más al contrario, me ratifico.

Esta situación me empieza a recordar las historietas de Disney que leía de pequeño en los Don Miki, más en especial a las diatribas que cruzaban el Tío Gilito y Rockerduck… o si lo prefiren, cambiando de marco, la eterna rivalidad entre, por ejemplo, Superman y Lex Luthor, los Jedi y los Sith y, por supuesto mis preferidos, Coyote (Carnivorous vulgaris) y Correcaminos (Acelleratii incredibus). Tenía, y tengo, mis preferidos entre estas parejas de “enemigos íntimos”, no creo que a esta alturas tenga que verbalizar a base de golpe de tecla cuáles eran… y siguen siendo los elegidos. Por supuesto, acertaron.

Pero la no actualidad manda. Y digo la “no actualidad” porque en España, por lo que a mí me consta, no ha habido la más mínima noticia de lo que sí ha sido noticia en otros países, y con grandes titulares, ya no sólo en el país vecino (Francia), sino también allende los mares. Entre otros:

El caso es que tal y como el título apunta el Sr. Dukan ha abandonado l’Ordre des médecins. Es decir, ha abandonado el equivalente al Colegio de Médicos español, ésa institución que, entre otras cosas, agrupa a los profesionales médicos y les permite ejercer la medicina. Esta salida se ha producido a petición del propio Dukan que, inmerso en un procedimiento investigador sobre la “curiosa” forma que él tiene de entender la medicina y sobre sus polémicas declaraciones al respecto de la obesidad, ha decidido que es mejor irse a qué que te echen. Por tanto, ha preferido marcharse antes que el procedimiento investigador en el que está inmerso se convierta en procedimiento sancionador. Un proceso, éste último, que tenía al parecer muchos visos de concluir con su expulsión, supongo.

Pero hay más, me temo que por lo menos de momento se esté creando la figura de una especie de mártir, quién sabe si incluso un mesías a juzgar por sus Dukanistas seguidores, y que se termine por sentir lástima. Y no crean que exagero, el propio Dukan ya está explotando esta posibilidad y ha llegado a proclamarse como un Robin Hood de la causa obesa. Ay Dios.

Antes de despedirme hoy no quiero dejar de trasladarles mi, curiosidad, desasosiego, preocupación, incertidumbre… y no sé cuántas cosas más, por el hecho de que en España no se haya hecho el menor movimiento informativo para acercar a la ciudadanía esta noticia, siendo qué, como digo, en el resto del mundo civilizado sí que ha sido noticia y, en concreto, hace una semana. Quizá, sabiendo que la parafernalia Dukan tiene en España uno de sus más afamados valedores, lo que a lo mejor sucede es que “el resto del mundo” no está tan podridamente civilizado como España. Quién sabe.
———————————

 

A Pierre Dukan le crecen los enanos

Me dije a mí mismo que dejaría en paz por un tiempo el tema de Dukan y su método. Una vez conocida mi posición al respecto y después de diversas entradas en este blog con él como protagonista, no quería otra cosa que dar el tema por zanjado con la entrada 6 Razones 6 para NO estar en contra del método Dukan. Con sinceridad: me aburre (y también creo que aburre a los lectores).

Pero la actualidad manda. Resulta que dos de los colectivos más importantes en Francia a la hora de regular la profesión médica, tanto la Orden de Médicos Nacional como la Departamental (el equivalente en España al Consejo General de Colegios de Médicos y el Colegio de Médicos de la zona de París respectivamente) han denunciado a Pierre Dukan por la supesta violación de dos artículos del código francés de deotología médica:

  1. La falta de precaución en declaraciones potencialmente perjudiciales para la salud pública (artículo 13 del Código Deotológico) y,
  2. La práctica de la medicina como un negocio (artículo 19) [más allá de lo razonable, quiero entender].

Según medios de comunicación franceses, la primera de las presuntas faltas ha sido puesta en valor a tenor de las declaraciones vertidas por Dukan al respecto de su propuesta de “premiar” con una mejor nota académica a aquellos jóvenes que en sus dos últimos años de instituto conserven un peso adecuado o que no engorden. Una propuesta que podría tener nefastas consecuencias a la larga para este colectivo. No desde luego por que el tener un peso adecuado sea dañino, pero sí por la forma en que los jovenes entiendan la propuesta, los métodos que puedan utilizar y las posibles secuelas relacionadas con los trastornos de la conducta alimentaria.

La segunda denuncia hace referencia y esta basada en el gran negocio que ha supuesto la difusión de su controvertido método, en especial cuando se trata de un sistema que ha sido -desde sus principios cuando se dio a conocer a gran escala- criticado por las más diversas comunidades de expertos en la materia, tanto privadas como públicas, y tanto de su propio páis (Francia) como extranjeras. La Orden de Médicos Nacional francesa considera que Dukan ha creado un verdadero negocio más allá de la labor ejercida en una consulta. Sin embargo, el artículo 19 del Código de Ética Médica afirma que “la medicina no debe ser practicada como un negocio” y de acuerdo con el periódico Sud-Ouest las ventas derivadas de todo aquello relacionado con su entramado dietético ascienden a unos 100 millones de euros al año.

En relación con estas dos demandas, Pierre Dukan deberá comparecer ante la institución que regula la profesión en Francia y resonder a las preguntas cuando se le cite, en principio en el plazo de un mes. Su defensa, al parecer, estará centrada en “la libertad de expresión” de los médicos.

Está claro que no todos los días son días de fiesta para Monsieur Dukan, y me temo que habrá más noticias a este respecto.

————–

Foto: garryknight

 

6 Razones 6 para NO estar en contra del método Dukan (aunque se esté por otras)

Esta es una entrada de contenido personal, lo aviso. Lo que en ella voy a expresar no tiene por que ser compartido por nadie. Voy a exponer las razones por las que yo NO estoy en contra del método Dukan. Aunque, en realidad, creo que no descubro nada nuevo a nadie si digo que sí estoy en contra, pero eso es por otras razones distintas de estas.

Después de haber leído una serie de disparates y suposiciones por las que yo me posiciono contrario al sistema creo que ha llegado el momento de aclararlas y decir aquellos motivos que NO me mantienen alejado de este sistema.

1. No me quita cuota de negocio. A mí por lo menos no. Más al contrario, desde que el popular despropósito hiperproteico-nutricional se ha puesto de moda no han sido pocas las ocasiones en las que, a título particular, he recibido solicitudes para establecer una cita y venir a mi consulta para que paute una dieta hiperproteica “tipo Dukan”. A todas he dicho que no. Me han insistido en que sabían de los riesgos y que querían estar “controlados” y que se les hiciera un seguimiento. Mi respuesta la misma, que no.  Me han esgrimido que quién mejor que un dietista-nutricionista para “equilibrarla”, para adecuarla a cada persona, etc. Lo mismo, que no. Es decir, gracias a Dukan u otros planteamientos hiperproteicos podría haber hecho más caja y, sin embargo, lo he rechazado.

2. No me molesta que haga transgresiones sobre el conocimiento científico establecido. Más al contrario, me gusta, genera el debate y eso me parece positivo. Lo que no me gusta es que con el sistema propuesto, sea el que sea entre los transgresores, se haga negocio aumentando el riesgo de distintos problemas de salud. Pero en especial me molesta que se consiga engañando a la gente ya que, es preciso reconocerlo, somos muy influenciables por las modas. Demasiado. El Sr. Dukan hace afirmaciones y promesas extraordinarias sobre el éxito en el tratamiento de la obesidad, pero no aporta ni una sola prueba; y tal y como dijo en su día Carl Sagan: “Afirmaciones extraordinarias requieren siempre de una evidencia extraordinaria”

3. No me incomoda que funcione. De hecho me consta que puede funcionar para perder peso (que no es lo mismo que perder grasa) a corto plazo mejor que otras estrategias. En este sentido, funciona a corto plazo y esto queda respaldado por la evidencia científica. Según el último documento de consenso FESNAD-SEEDO sobre la prevención y tratamiento del sobrepeso y la obesidad (del que ya hemos hablado) las dietas hipocalóricas e hiperproteicas (ambas al mismo tiempo) suelen obtener mejores resultados a corto plazo (menos de 6 meses) ante la báscula que las dietas hipocalóricas ricas en hidratos de carbono. Es decir, si se quieren perder 5 kilos (o los que sean) de peso (que no de grasa, insisto) en el marco de una boda a la vista o en el de la operación bikini y aumentar al mismo tiempo las probabilidades de empeorar su salud y de recuperar el peso perdido a corto o medio plazo (probabilidades, no certezas) esta es su dieta, adelante. Además, no se olvide, que si se consiguen perder esos kilos es gracias a que este sistema dietético termina siendo hipocalórico, con independencia de la composición de la dieta (con más o menos proteínas). Ahora bien, si usted es de esas personas que quiere adelgazar (perder grasa, ahora sí) por motivos de salud, conservando dentro de lo posible las máximas probabilidades de mantener el peso perdido, hacerlo con salud, y en el marco de un estilo de alimentación equilibrado y científicamente contrastado, cambie de sistema. Las estadísticas (con las probabilidades otra vez a vueltas) juegan en su contra.

4. No me disgusta que haya gente a la que “le sirva” el método. Ya lo sé, hay gente a la que la homeopatía también “le sirve”… y esta circunstancia no me disgusta tampoco, hace tiempo que aprendí a convivir con esta realidad. Sólo digo que me da pena ver cómo irresolutos “creyentes” consiguen determinados objetivos gracias a la fe en cualquiera de estas estrategias mientras creen que sus metas son alcanzadas en virtud del cientifismo con el que se nos vende el sistema, ya sea el de la dieta, ya sea el de la homeopatía (o el de las flores de Bach, las amatistas del quinto infierno o las esencias energéticas del universo, me da igual).

5. No me da envidia que Pierre Dukan “se forre”. De momento vivo muy bien como estoy, y les aseguro que no cambiaría la paz de mi casa, por el estar tan pronto en un crucero dando consejos y cenando con fanáticos seguidores de mi sistema (si lo tuviera, que no creo que se dé nunca el caso), como más tarde en un avión camino de un plató de Sao Paulo. En sentido contrario, sí me dan envidia las personas que sacan adelante sus vidas y que, siendo por ejemplo profesionales sanitarios, idean una vacuna contra una enfermedad incurable. No tanta envidia me dan (más bien ninguna) aquellas otras personas que se hacen de oro aprovechándose en una lid desproporcionada y a todas luces injusta de la necesidad e ignorancia (a partes iguales) de la población general.

6. No me molesta en absoluto que haya “descubierto” la gallina de los huevos de oro, no me molesta, en definitiva, su éxito o su fama. Y no lo hace porque, en realidad, no ha descubierto nada nuevo. Las dietas hiperproteicas en el tratamiento de la obesidad son tan viejas en el abordaje de esta problemática como el ábaco lo es al mundo de la informática. De hecho la primera dieta popular (de moda, milagro o como quieran llamarlas) para adelgazar de la que se tiene constancia se le atribuye a William Banting, allá por mediados del S. XIX. ¿saben cuáles eran sus postulados? Pues sí, acertaron. Si no los mismos, sí muy, muy requeteparecidos: en esencia la demonización de los alimentos ricos en hidratos de carbono, y la exaltación de los ricos en proteínas, en especial los de origen animal. ¿Acaso la proporción de obesos ha descendido gracias a William Banting, porque mira que ha llovido desde entonces; acaso lo ha hecho gracias a Dukan en los últimos dos años? No hace falta que respondan, es una pregunta retórica.

Así pues, que cada palo aguante su vela, y antes que alguien se ponga a elucubrar sobre las razones de por qué el posicionamiento de la gran mayoría de las sociedades científicas de reconoicido prestigio en todo el mundo, incluidas las de los dietistas-nutricionistas, está en contra de este método, más le valdría tentarse las ropas. En especial cuando se acusa ya no al colectivo en general sino a personas concretas de las que se desconoce prácticamente todo.