BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Esto sí que es la leche: carta al defensor del espectador de RTVE

Vaso con leche que se cae

El pasado 16 de septiembre TVE emitió el programa “Esto es la leche” en el que se abordaron distintos aspectos tanto de la leche como de las bebidas vegetales (soja, avena, arroz y almendra) que algunas personas utilizan como sustituto circunstancial. En mi opinión el programa estaba cuajado de imprecisiones y errores de libro al respecto de cuestiones nutricionales. Por tanto ayer remití, un correo electrónico con esta carta al defensor del espectador, al tiempo que cumplimenté el formulario on line de quejas, sugerencias y reclamaciones. Lo dejo aquí para vuestra opinión y me comprometo a publicar aquí su respuesta cuando esta se produzca (si es que lo hace). Por lo menos se ha hecho acuse de recibo de mi carta. Es esta:

 —————————————————————–

A/A de El defensor del espectador; y de Rambón Camblor (responsable de Magazines de RTVE)

Estimados señores,

Agradezco el interés que muestran en ocasiones a la hora de aportar a los telespectadores contenidos útiles, que sean motivo de debate y que inviten a la reflexión. No obstante tras haber visto con interés el pasado 16 de septiembre el programa “Esto es la leche” dentro de “Comando Actualidad” creo conveniente hacerle llegar mi opinión al respecto de diversas cuestiones que en el mismo se trataron:

  • Para empezar creo imprescindible hacer algunas aclaraciones semántico-legales. En el contexto alimentario, la legislación advierte que el nombre de “leche” hace referencia a: “La secreción mamaria normal de animales lecheros obtenida mediante uno o más ordeños sin ningún tipo de adición o extracción, destinada al consumo en forma de leche líquida o a elaboración ulterior”.

Sin embargo, a todo lo largo del programa, así como en su presentación, se habla constantemente de “otras leches” (soja, avena, almendra, arroz…) cuando en realidad se debería haber dejado claro que se trata de bebidas vegetales o de “extractos de vegetales”. Tal es así que la legislación, por si la definición de leche no hubiera quedado poco clara, hace la siguiente aclaración (es de suponer que a casusa de los habituales atropellos y malos entendidos que se cometen en este sentido): “Podrán denominarse ‘leche’ sólo los alimentos que se ajusten a la definición formulada”. Cierto es que nuestro diccionario recoge en su tercera acepción el término leche como “jugo blanco obtenido de algunas plantas, frutos o semillas”, definición que además pone en alza uno de los entrevistados en el programa (Andoni, “el horchatero”) y sobre el que luego volveré. Así, tras haber confirmado que legalmente y en el terreno alimentario, no se debe hacer referencia a estos productos vegetales como ‘leche’, a todo lo largo del programa las expresiones que se utilizan son, leche de soja, leche de avena, leche de almendra, etcétera. Un hecho que no me parece acertado ya que en el mismo programa, aunque de refilón, se menciona que no es la forma legal de hacerlo.

  • En la parte del reportaje en Viladrau (Girona) a una empresa que se dedica a la producción de diversas bebidas vegetales la responsable afirma sin ninguna prueba que así lo demuestre que “la avena regula el tránsito intestinal” en lo que es una clara alegación de salud que no está permitida según la actual legislación (Reglamento Europeo 432/2012). En la misma frase, la responsable de la empresa de bebidas vegetales sentencia con rotundidad que la bebida de avena también que es “un producto muy energético”… algo que, objetivamente, con los datos en la mano, es sencillamente ridículo. En esta misma frase sin desperdicio, acaba atribuyéndole a la vitamina D (en referencia a la contenida en la avena, cosa sorprendente ya de entrada) “propiedades antiestrés”… una nueva alegación de salud que no tampoco está contenida en el mencionado reglamento RE 432/2012.
  • Segundos más adelante, la misma encargada de la empresa de bebidas vegetales da una definición de lo que es un producto transgénico sesgada, insuficiente y llena de imprecisiones, sin que de nuevo, la realización del programa ofrezca a los espectadores una definición ajustada.
  • Un poco más tarde, en la misma empresa, la reportera entrevista a quien dice ser una nutricionista de nombre Monserrat, y le pregunta por qué ha aumentado tanto el consumo de las bebidas vegetales y esta responde que “ayudan al organismo a facilar el metabolismo que hace cuando tomas alimentos”… una contestación, absurda, incomprensible y, haciendo el esfuerzo de comprenderla, falsa. Digo falsa porque no están contrastados esos efectos en las bebidas vegetales. La misma persona, en el colmo del despropósito promocional de los productos de la empresa para la que trabaja afirma que “los granos, los cereales, la avena, la soja y la almendra son… semillas y que por tanto es ahí donde está ‘la vida’ de la planta, es donde están la energía y los nutrientes de la planta”. Desconozco el sentido final que se le ha querido dar a esta frase que en mi opinión tan solo ofrece una imagen de buen-rollo hacia este tipo de productos alejada de l rigor informativo en base a sus propiedades nutricionales como alimento.
  • En cuanto a Andoni, “el horchatero” que fabrica sus propias bebidas vegetales e imparte talleres domésticos para su elaboración, hace afirmaciones sobre cuestiones básicas de nutrición que no son contrastadas ni refutadas en ningún momento a lo largo del programa y que al mismo tiempo no tienen ni pies ni cabeza. Uno de los ejemplos más claros es el afirmar que el calcio de origen vegetal se retiene “mucho mejor por lo huesos”. Este tipo de opiniones, gratuitas, falsas y absurdas me parecen simplemente lamentables ya que el espectador puede tomar por cierto lo que este señor dice cuando no es así.
  • En el taller de “leches vegetales” que se realiza en un domicilio y que conduce la misma persona delante de un publico diverso hay una mujer aparentemente embarazada que se le pregunta si le daría a su bebé (futuro se entiende) leches vegetales y esta responde sin ambages que sí porque esto es “mucho más natural y saludable”. Son este tipo de falsas creencias las que tomadas así a vuelapluma y vertidas sin ningún tipo de aclaración ni contraste por parte de verdaderos especialistas las que pueden acabar en conductas peligrosas con finales dramáticos. En este caso debería haber quedado claro que todas las instituciones del planeta sostienen que el mejor alimento para un bebé es la leche materna; si por la causa que sea no se le puede facilitar el alimento de elección serían las fórmulas lácteas especialmente diseñadas para para esta etapa. Solo en casos excepcionales, tales como alergias y demás y no habiendo otra mejor solución se podría considerar el aportar a un lactante bebidas de vegetales en sustitución de los productos anteriormente mencionados.
  • Sin abandonar el taller de “leches vegetales” el conductor propone endulzar el producto que está realizando utilizando “hierva de estevia”… y la muestra. El caso es que la comercialización de esta planta (Stevia rebaudiana) con fines alimenticios está prohibida en la Unión Europea. No así el edulcorante que de esta planta se extrae. El aditivo E-960 o glucósico de esteviol, ha recibido recientemente luz verde por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) para su utilización y comercialización tras estudiar su seguridad, algo que no ha sucedido en el caso de la planta (fresca o desecada) ya que además de las sustancias que aportan dulzor en la planta es susceptible de incluir otras sustancias de actividad farmacológica destacada, por ejemplo, alterando la presión arterial o la fertilidad. Por tanto, hacer promoción de la posibilidad de usar la planta de estevia como elemento edulcorante me parece, de nuevo, asumir ya no solo un peligro sobre la salud de los espectadores sino además, quien sabe si fomentar una comercialización o tráfico ilícito.
  • Más adelante, en el caso de Maribel, la mujer de Candeleda (Ávila) que se dedica a la ganadería caprina para la obtención de leche, esta afirma con no sé qué argumentos y fines, que la leche de cabra es la más parecida a la leche materna. Además, y esto es especialmente peligroso, no advierte de los peligros de su consumo directo tras ser ordeñada (es decir, sin tratamiento térmico higienizador que medie) lo que implica asumir una serie de riesgos de seguridad alimentaria especialmente graves. Más al contrario, se pone ella misma de ejemplo para demostrar que no pasa nada afirmando haberse criado así. No obstante, todo hay que decirlo, cuando se invita a la reportera a consumirla se le comunica que esa leche ha sido previamente hervida.
  • También en Ávila, pero en la empresa que se dedica a la producción de queso de cabra, el entrevistado afirma que el queso de cabra es el único queso que no contiene lactosa. Aunque es cierto que el queso de cabra puede tener una cantidad menor de lactosa que otros quesos, esa afirmación tal y como fue emitida es rotundamente falsa.
  • Por no hablar que este señor vuelve a afirmar que “está científicamente demostrado que la leche de cabra es la más parecida a la leche materna”. Me parecen afirmaciones promocionales sin pies ni cabeza en las que además no se da ni un solo argumento para sostener ese tipo de sentencias salvo, supongo, el interés promocional.

Por todo lo dicho y con todo el respeto le ruego tenga en consideración las pegas que en mi opinión he encontrado en el citado reportaje, y le ruego sopese la posibilidad de que en el futuro los equipos de reporteros, de realización y producción se formen mínimamente antes de abordar un tema con múltiples aristas e intereses. En este sentido, le propondría que si se va a abordar un tema en el que los periodistas nos son expertos, consulten con un especialista reconocido para poner en claro las cuestiones básicas del tema, con independencia de que luego aparezca el especialista en el programa, pero que al menos aporte al equipo de producción un esquema básico sobre las cuestiones más elementales y las que más errores y dudas suscitan entre la población general.

Gracias por su tiempo, quedo a su disposición, atentamente,

Juan Revenga

Dietista-nutricionista

nºCol ARA 00027

————————————-

Si te ha gustado este tema quizá te interese consultar:

————————————-

Imagen: zole4 vía freedigitalphotos.net

20 comentarios

  1. Bravo Sr. Revenga!! es de agradecer que exista gente que se tome la molestia de poner los puntos sobre las íes. No deje de publicar la respuesta si es que la tiene, cosa que, sinceramente, no creo.

    Y recuerda que si buscas Tiendas Online de Alimentación y Bebidas en España somos tu web de consulta, visítanos en http://elpedidohosteleria.com

    22 septiembre 2015 | 09:46

  2. Dice ser Lolailós

    Yo lo estuve viendo un rato, y me parecía escuchar -sobre todo al horchatero naturista- una tontería tras otra.

    Y ya cuando la embarazada dice eso de que le daría leche vegetal a su hijo sin dudarlo… ya perdí mi fe en la humanidad, pensé que no podría escuchar estupidez más supina, y supe que no cabe un tonto más.
    (¿No pueden hacer algo los servicios sociales? ¿Cómo alguien así de irresponsable puede ser madre?).

    Gracias sr. Revenga por poner un poco de cordura entre tanta necedaz, tanto abanderado y talibán de lo “natural” y lo “sano” y lo “conveniente”; que parece que hasta que no han llegado estos iluminados, comíamos/bebíamos/tomábamos más M.. que si chupáramos el asfalto de la M30.

    22 septiembre 2015 | 10:13

  3. Dice ser l.s.

    Buenos días, me parece muy interesante su escrito. Es una pena que se utilice la Televisión Pública o no, para promover cuestiones seudo-científicas. Después pasa lo que pasa, aún recuerdo cuando el famoso Doctor Rosado dijo que para los casos de ahogamiento la solución era poner un cigarro encendido en la cabeza.
    Saludos

    22 septiembre 2015 | 10:26

  4. Dice ser Warp

    Bien hecho, Juan.

    Hace un tiempo (un año) veía el telediario de la 1 a mediodía de un día laborable y tras las noticias más “noticias” se coló un extraño “documentalillo” que hablaba de la cistitis femenina. La gracia del tema no estaba en hablar de la cistitis, sino que al final salió, con todo su morro, un inserto explicando lo bien que funcionan los extractos a base de frutos rojos. Acto seguido aparece una farmacia con un cartel bien gordo de no sé qué producto a base de esos frutos rojos. Es decir, se saltaron varias leyes:

    1.-En los noticiarios no puede haber publicidad.
    2.-En TVE no puede haber publicidad, descubierta o encubierta.
    3.-Los supuestos beneficios de los frutos rojos se daban por sentado sin ninguna prueba.

    Es decir, publicidad prohibida y engañosa. Pensé en escribir, como tú, una denuncia, pero desistí. La farmacia consiguió su propósito y posteriormente he visto insertos parecidos, al menos uno sobre seguros de coche, no sé si de la RACE, camuflado como documentalillo sobre tráfico.

    Veo que siguen con sus técnicas chapuceras de promocionar productos porque sí, a pesar de que no pueden, encima engañando al respetable y en temas de salud, todo regado con dinero público. Es una vergüenza.

    En el improbable caso que te contesten, por favor, pásanos copia de la respuesta.

    22 septiembre 2015 | 10:48

  5. Dice ser Juan

    “Un hecho que no me parece acertado ya que en el mismo programa, aunque de refilón, se menciona que no es la forma legal de hacerlo”

    Pues francamente, si el diccionario recoge esa acepción y en el programa se aclara que legalmente no se les puede dar esa denominación… no veo el problema ni la imprecisión.

    Yo mismo con mi mujer hablo de “leche de avena”, y ambos sabemos que no lo es y que el brick pone “bebida de avena”. Pero todo el mundo la conocemos como “leche de soja” o “leche de avena”.

    Usted mismo está reconociendo que se han dado todos los datos. Aparte de que no veo qué tiene que ver una cuestión puramente legal con esto. La cuestión puramente legal interesa sólo a los propios fabricantes, que saben que no pueden poner “leche” en el cartón. Pero es irrelevante para los clientes que la conocemos como leche de avena o de soja.

    “en lo que es una clara alegación de salud que no está permitida según la actual legislación”

    De nuevo confunde usted los términos. El citado reglamento recoge qué alegaciones pueden o no pueden figurar en el envase, pero no impide en modo alguno que alguien dé dicha opinión en un reportaje de TV, sea acertada o no.

    22 septiembre 2015 | 10:53

  6. Dice ser jimboned

    Muy interesante la carta, aprovechando el tema una pregunta, estoy totalmente de acuerdo en el mal uso de la palabra “leche” cuando no lo es, el autor afirma que eso esta legislado, ¿como puede ser que se puedan vender alimentos bajo ese nombre?. Recuerdo el tema del ygur Bio de Danone que por legislación tuvo que cambiar el nombre, ¿por que se permite con leches de soja? (otro dia hablaremos de por que se permite llamar sin alcohol a una cerveza con 1 grado de alcohol).

    22 septiembre 2015 | 11:30

  7. Dice ser rg

    @Dice ser Juan:

    Es que la definición de la palabra la pone la RAE, pero como significado, aplicarse el diccionario en temas de legislación alimentaria y científica por conveniencia sería un disparate.

    Efectivamente la laxituda de Sanidad con otros productos contrasta con las exigencias de lo que la leche ha de ser para poder poner leche en el envase.

    Debe hacer como unos 25 años que Pascual ya tuvo que retirar el nombre de leche de un de sus productos, pionero entonces, que le obligaron a llamarlo preparado lácteo o algo similar; fue bastante sonado.

    Pero luego, y enlazando con el artículo de ayer, se permiten cajones de sastre como “Ingredientes panarios autorizados” o “Burger Meat”, y eso cabrea espcialmente al consumidor. La leche firme pero a la carne, procesada o no, al pan tampoco, y para colmo los sulfitos ahora cubren una buena parte del pescado de la pescadería de confianza, la del barrio…XD. (El problema de los sulfitos es la dosis, y no se informa ergo no se sabe, o resulta muy complicado ehcar cuentas de cuanto estamos excediendo, sin saberlo en algunos casos, las dosis seguras).

    Y aqui es donde yo alucino, pa unos tanta exigencia y para otros barra libre.

    Muy correcta la carta de Juan Revenga; y es que el problema de la TV empieza a ser preocupante, especialmente si es la pública; últimamente se hacen eco de leyendas urbanas y memeces, algunas no tan memeces, para captar a una audiencia “desprevenida”, hace poco aluciné con la doble cara del paepl aluminio y la cantidad de gente mayor que se tragó el tema porque interpretaba que la sola presencia de un científico era garante absoluto; científico que hizo un lamentable papael, no es que mintiera, es la connivencia por sembrar la duda cuando sabe de sobra que está sentado ahí para escurrirse y poner el cazo, escurrirse no poniendo en duda nada pero tampoco afirmando lo otro.

    No me extraña el programa este que comenta Juan de la leche. La TV pierde enteros y necesita carnaza, y no es tanto el Sálvame de turno, son esos documentales, programas matinales de consejos y otras zarandajas que acaban haciendo daño de verdad, daño porque cada dia se inspiran más en el sensacionalismo y el todo vale para bordear la legalidad, o directamente saltársela a la torera.

    Saludos.

    22 septiembre 2015 | 11:31

  8. Dice ser Juan

    Para rg.

    “Es que la definición de la palabra la pone la RAE, pero como significado, aplicarse el diccionario en temas de legislación alimentaria y científica por conveniencia sería un disparate.”

    Es que a ese punto voy. A la hora de hablar coloquialmente de la leche de soja… no tiene sentido aplicarse legislación alimentaria. Estamos hablando coloquialmente. Otra cosa es que el envase ponga “leche de soja”.

    Esa es la distinción precisamente que pretendía hacer. Si además se cita que legalmente no se pueden llamar leche… pues de verdad que no veo el problema.

    22 septiembre 2015 | 11:38

  9. Juan Revenga

    Hola “dice ser jimboned”

    Gracias por tu comentario, no es que se permita. El caso es que convivimos (más anecdóticamente que de forma mayoritaria) con este hecho y las razones son varias, algunas no excluyentes. En cualquier caso son opiniones:
    1ª El fabricante no tiene ni idea de por donde le da el aire y se lanza a poner a la venta un producto sin tener ni repajolera idea de cómo ha de hacerlo
    2ª El fabricante es un jeta y hace lo que cree mejor le puede convenir poniéndose la normativa por montera. Así mientras su acción “chufla” estupendo y si alguien le reconviene, lo rectifica y aquí paz y después gloria… hasta la próxima. Lo digo porque este tipo de infracciones cuando se detectan por parte de las autoridades no suelen ser sancionadas con multa alguna. Así pues, siempre hay ganancia para este tipo de fabricantes.
    3ª La escasa capacidad de las autoridades para hacer un trabajo que debería/podría hacerse mejor.

    En cuanto a las cervezas “sin” estas pueden legalmente usar esta denominación siempre y cuendo el volumen de alcohol sea inferior al 1% en el producto final. Es decir, puede haber cervezas legalmente etiquetadas “sin” con un vol de alcohol de hasta 0,9%.

    Un cordial saludo!

    22 septiembre 2015 | 11:39

  10. Dice ser quimidices!

    Alabado seas per sécula seculorum.
    !Sálvamos de la información magufa pseudocientífica!
    últimamente no sé que les pasa, comen mal?

    22 septiembre 2015 | 11:55

  11. Dice ser JAntonio

    La dieta macrobiótica en Masterchef y ahora ésto… Por no hablar de los espacios de nutrición-alimentación en Saber Vivir y en Para Todos la 2, donde los dietistas-nutricionistas brillan por su ausencia.

    22 septiembre 2015 | 12:12

  12. Dice ser Myriam

    @Juan Revenga
    Totalmente de acuerdo en todo…
    y cuando el horchatero le dijo a la embarazada que daría esa leche a su bebe…perdió todos mis respetos…
    Se que no es el lugar quizá… pero cómo nutricionista….leche (de la de verdad) si o no???

    22 septiembre 2015 | 13:03

  13. Juan Revenga

    Buenas “Dice ser Myriam”

    Gracias por tu comentario. Tienes mi respuesta al respecto de mi visión sobre la leche en este post http://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2015/02/10/si-yo-hiciera-unas-guias-de-alimentacion-saludable-3-lacteos/

    No obstante hay mucas más entradas sobre el tema si en el buscador de artículos (arriba a la derecha) buscas términos como: leche, lactosa, etcétera

    Un cordial saludo

    22 septiembre 2015 | 15:34

  14. Dice ser Toño

    Hola Juan, un matiz sobre la carta que has enviado al defensor del espectador: legalmente, y por tradición, la leche de almendras sí se puede llamar así, es la única de todas ellas (al menos en España, en otros países se permite tb la de coco):
    https://www.boe.es/doue/2010/336/L00055-00059.pdf

    Por lo demás, de acuerdo en todo, yo también me revolví en el sofá mientras lo veía.

    Enhorabuena por el blog, un cordial saludo,
    Toño

    22 septiembre 2015 | 17:53

  15. Juan Revenga

    Hola “dice ser Toño”

    Pues no puedo sino agradecer en el alma tu aportación. No tenía ni idea de esta excepción que como bien documentas está perfectamente recogida en nuestra legislación.

    Un cordial saludo y gracias también por tus palabras

    22 septiembre 2015 | 18:36

  16. Dice ser Yomisma

    Realmente respeto a la señora embarazada que dice que no alimentará a su hijo con leche de vaca… Somos la única especie que usa la leche de otra (especie) para alimentarse, incluso más allá del tiempo necesario. La leche de vaca es para su ternero no para el hombre, nuestro organismo no está hecho para asimilar ni digerirla (no somos terneros), de ahí que haya tantas intolerancias, alergias y enfermedades causadas por su consumo y que más vale ocultar por el bien de las empresas y las industrias lecheras.
    Podrán decirme lo que quieran, incluso un(a) señor(a) con un título de nutricionista y demás especialidades, pero la industria láctea es muy grande y no conviene economicamente (¡claro que no!) que se sepa la verdad.
    Un par de enlaces por si deseas saber más:
    http://www.haztevegetariano.com/p/595/la_verdad_sobre_los_productos_lacteos
    http://www.petalatino.com/blog/18-imagenes-que-big-dairy-quiere-que-veas/

    22 septiembre 2015 | 23:39

  17. Dice ser rafa

    Largo pero merece la pena leerlo mis felicitaciones todo un acierto.

    23 septiembre 2015 | 04:04

  18. Dice ser Cristina

    Hola Juan.
    Me parece altamente elogiable que inviertas tu tiempo en una carta como esta dirigida a la televisión pública. En TV3, televisión catalana, tenemos un claro ejemplo, que pese a las repetidas quejas mías, de compañeros míos y del Colegio de Dietistas-Nutricionistas, hacen caso omiso. Se trata de un personaje llamado Xavier Verdaguer, de prefesión fisipoterapeuta como yo, pero que se dedica a la nutrición sin tener las mínimas bases ni por supuesto estudios, y difunde el alarmismo con un poder de seducción altamente llamativo. Añadiendo una página web repleta de suplementos que la mayoría cuestan 1 € al día la pastilla y un máster a un módico precio de unos 5000€.
    Qué te voy a contar que no sepas…

    23 septiembre 2015 | 09:24

  19. Dice ser Josepzin

    Yo no podría ver un programa de estos más allá de 2 minutos, me entra una indignación y tengo que dejarlo…

    25 septiembre 2015 | 20:05

  20. Dice ser Nox

    Buy Human Growth Hormone in Newport Beach, Orange County, California

    Newport Beach, Orange County, California residents now have a legal, safe and cost effective option for HGH human growth hormone replacement. The Anti Aging Institute located in San Jose, Costa Rica offers Newport Beach residents an anti – aging program combining HGH human growth hormone and testosterone replacement with healthy lifestyle
    https://www.antiagingcostarica.com/buy-hgh-newport-beach-orange-county-california-human-growth-hormone/

    13 octubre 2015 | 01:06

Los comentarios están cerrados.