BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

¿Cuántas muertes se pueden atribuir al consumo de bebidas azucaradas? (1)

Burbujeante

Tenemos bastante bien asumido que el tabaco mata y que el consumo de alcohol también. Bueno, en realidad lo que tenemos claro es que ambos factores aumentan de forma considerable el riesgo de fallecer a causa de diversas dolencias inexorablemente asociadas a su uso.

Al mismo tiempo y en los últimos años se está poniendo de relieve a través de diversos estudios que el consumo de bebidas azucaradas también tiene sus riesgos sobre la salud… pero lo cierto es que nunca, al menos que yo sepa hasta la fecha, se ha concretado este riesgo con cifras claras. Pero ahora sí y de forma bastante contundente. No obstante, antes de mostrártelo, déjame hacer una pequeña introducción a la cuestión de las cifras de muertes atribuibles.

Yo mato más que tú

Citar los datos aportados en el cine, como por ejemplo los que aparecen en la película “Gracias por fumar”, no resulta ni muy serio ni muy convincente, lo sé, pero hoy esta estrategia me va a ayudar a centrar el meollo de este post… y de su continuación. Espero que no me lo tengas en cuenta, máxime sabiendo que con mucha probabilidad esos datos a los que me refiero estarán bastante cercanos a la realidad. Por resumir mucho digamos que en la mencionada comedia se relatan los conflictos éticos de una persona en su desempeño profesional, un auténtico tiburón y tergiversador: el portavoz de una supuesta Academia de Estudios del Tabaco. Una entidad que en la ficción (pero basada en hechos reales) tiene como fin el loable objetivo el buscar las relaciones entre el consumo de cigarrillos y cualquier posible mal para sus consumidores, aunque en realidad esta Academia no sea otra cosa que un organismo interpuesto por las grandes tabacaleras para, tal y como se dice en la película, “guardar secretos y manipular la verdad” (no me enrollo demasiado con la peli ya que le dedicaré un post enterito la semana que viene. Lo merece). El caso es que en un momento de esta peli salen a colación las muertes atribuibles en Estados Unidos a tres elementos: el consumo de bebidas alcohólicas, la posesión de armas de fuego y, claro está, el fumeque. Así, el representante de las tabacaleras se pavonea como un ave Real de este tipo delante de sus compañeros (los portavoces de las otras dos industrias) al poner de relieve que su producto mata a muuuuuuucha más gente cada año que lo que lo hacen los otros. En concreto en USA y según la peli: El tabaco mata a 475.000 personas al año, las bebidas alcohólicas a 100.000 y el uso de armas de fuego a 11.000. Solo en USA.

Dando un paso hacia la seriedad, entre aquellos datos de la OMS más fiables, y globales, no solo referidos a USA, se estima que el consumo de tabaco mata a más de 5 millones de usuarios al año en todo el mundo y a más de 600.000 fumadores pasivos. En lo que respecta al uso del alcohol, las cifras que la OMS maneja, atribuyen a este tipo de bebidas más de 3,3 millones de muertes al año en todo el mundo. (No he encontrado datos en la OMS al respecto de las muertes ocasionadas por armas de fuego).

Fumar es guay de la muerte

Fumar es guay de la muerte

El consumo de bebidas azucaradas solo mata a…

Conocidas las anteriores cifras, es posible que las que ahora te voy a mostrar te resulten casi ridículas. No obstante, ya verás porque no hay que perderles, ni mucho menos, el respeto.

El reciente estudio Estimated Global, Regional, and National Disease Burdens Related to Sugar-Sweetened Beverage Consumption in 2010 (Estimaciones mundiales, regionales y nacionales de la morbilidad vinculada al consumo de bebidas azucaradas en 2010) despeja muchas dudas sobre el impacto sobre la salud del azúcar añadido en la dieta. El estudio estima que de forma global se puede atribuir al consumo de las bebidas azucaradas cerca de 184.000 muertes al año; y hace el siguiente desglose:

  • 133.000 por diabetes,
  • 45.000 por enfermedad cardiovascular, y
  • 6.450 por cánceres.

Es más, se afirma también en él que el consumo de este tipo de bebidas está detrás de cerca del 1,2% todas las muertes por diabetes, por enfermedades cardiovasculares y por cáncer de todo el mundo.

Te decía que estas cifras parecen casi ridículas al lado de las anteriores del tabaco y del alcohol, pero me parece especialmente interesante hacer estas dos reflexiones a la hora de poner estos datos en contexto:

  • Hablamos solo de las muertes atribuibles al consumo de bebidas azucaradas, refrescos, etc… no de todos los elementos que en su conjunto pueden llegar a caracterizar un mal estilo de alimentación. Es decir, este es solo uno entre los múltiples elementos dietéticos que pueden estar detrás de fallecimientos prevenibles. Solo uno.
  • Además, tal y como señalan los autores en su escrito, las bebidas azucaradas son un elemento muy fácilmente identificable y mejorable (su presencia vs su ausencia) a la hora de mejorar los hábitos dietéticos. Por tanto, se indica que estos datos debieran servir para poner de relieve la necesidad urgente de cambiar e implementar este conocimiento en los programas de prevención tanto nacionales como internacionales.

Aunque también lo mencionaré en el siguiente capítulo, no te olvides de que aunque el estudio está centrado en población adulta, las bebidas azucaradas (refrescos al uso, bebidas comerciales a base de frutas, batidos, etcétera) son productos cuyo target de consumo, y por ende su publicidad, está dirigido a la población más frágil e inerme de nuestra sociedad: los niños y adolescentes.

En el próximo capítulo se abordará la cuestión de cómo poner en valor este tipo de datos, es decir de su consistencia… ¡No faltes!

Si te ha gustado esta entrada, quizá te resulte interesante consultar:

——————————————

Nota: Quiero agredecer a mi padre el haberme aportado algunos enlaces y argumentos para la confección de esta entrada. Además de conocerme bastante bien en lo personal parece que cada vez estamos más en sintonía en lo dietético.

Imagen: Paul vía freedigitalphotos.net y http://giphy.com/

7 comentarios

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    Todo mata si se abusa en su consumo, tengo entendido

    04 agosto 2015 | 10:30

  2. Últimamente he observado a mucha gente pedir agua con gas…me pregunto si ésta entra dentro del grupo de bebidas azucaradas. Personalmente entiendo que cualquier bebida carbonatada tiene azúcar pero .. estaré en un error?

    Y recuerda que si buscas Tiendas Online de Alimentación y Bebidas en España somos tu web de consulta, visítanos en http://elpedidohosteleria.com

    04 agosto 2015 | 12:30

  3. Juan Revenga

    Hola #elpedidohosteleria

    No, el agua con gas, por definición, no puede llevar azúcares añadidos. Otra cosa bien distinta son esos otros productos que definiéndose como agua mineral + lo que sea, suelen incorporar azúcar (y que normalemente son sin gas) Un buen ejemplo es este de aquí http://www.alimentasonrisas.es/es/marcas/aguas/agua-mineral-natural-zumo/levite del que puedes encontrar una estupenda reseña en este portal http://www.dietistasnutricionistas.es/levite-font-vella/

    Un cordial saludo!

    04 agosto 2015 | 17:46

  4. Dice ser Jose

    El problema es que las armas o las drogas y sus consecuencias no están muy distantes en el tiempo.
    Sin embargo con estas bebidas, las consecuencias son a años vista (quizás 40 o 50) y la gente (aunque lo sabe) no lo asocia conscientemente a ellas.

    El problema quizás, es que está demasiado aceptado socialmente…

    04 agosto 2015 | 19:45

  5. Dice ser luis

    es cierto , buen articulo , creo que a las gaseosas les ponen cada vez mas cosas y ni hablar de la coca cola mira como destapan cañerias con la cocacola , si aprietas mi nombre iras a mi bloc articulo cocacola ,es mejor tomar agua

    04 agosto 2015 | 21:51

  6. Dice ser Amonthor

    Felicidades por el blog. ¿Podrías investigar la relación entre la producción de insulina con la de la sustancia IGF (factor de crecimiento de la insulina)? Esta sustancia haría crecer cualquier tumorcillo que tuviésemos, aumentando el riesgo de que éste pillase un baso sanguíneo y deviniese en algo más serio. Esto explicaría el aumento de cánceres desde la Segunda Guerra Mundial. El consumo excesivo de glucosa pone el páncreas a trabajar para producir insulina. La producción constante de insulina, prolongada en el tiempo, puede hacer que el páncreas acabe fallando, de ahí la diabetes. También hace que se produzca constantemente el IGF, de ahí los cánceres. Y encima la insulina favorece la obstrucción de las venas cuando se mezcla con las grasas, de ahí el aumento de ictus y ataques al corazón. Mis fuentes son diversos libros escritos por médicos, como “el mono estresado” y “el mono obeso”, de Enrique Campillo, pero estaría genial que lanzases algo de luz sobre el IGF y sobre los ictus. Y, para complicar todo más, está la mutación que tenemos algunos por la cual somos resistentes a la insulina. Dicha mutación fue ventajosa cuando cazábamos un mamut y ese día comíamos sólo carne, pero es una desventaja en un mundo lleno de cereales refinados, chuches y bebidas azucaradas. Desde mi ignorancia, te estaría muy agradecido si pudieses lanzar luz sobre tantos temas relacionados con el consumo excesivo de glucosa.

    04 agosto 2015 | 23:29

  7. Gracias por la info Sr. Revenga, me apunto el dato!!. Un Saludo.

    05 agosto 2015 | 11:04

Los comentarios están cerrados.