BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Entrevista con Lidia de Masterchef: “a día de hoy aun no sé los motivos de mi expulsión”

Lidia Folgar

Se llama Lidia Folgar es gallega, dietista-nutricionista y la hemos visto embarazada en la última edición de Masterchef, la tercera, llegar hasta la semifinal. Si sigues el programa seguro que sabes quién es y cuáles son sus características personales y sus habilidades culinarias. Además, Lidia Folgar como buena compañera que es de profesión, ya ha pasado por alguna de las entradas de este blog de una forma más o menos visible… o bien “camuflada”. Por ejemplo, aprovecho para revelar en este post (cuento con su permiso) que una de las primeras entradas con más éxito de este blog y que aun sigue batiendo records de visitas (a pesar que se publicó hace dos años y medio) se la debo en buena parte a ella… me refiero al post sobre la fraudulenta detección de intolerancias alimentarias a partir de bioresonancia y su segunda parte … pues bien, ahora ya puedo decir que Lidia Folgar era amigo 2, y por tanto la persona que averiguó que tenía una mesa de despacho intolerante a la lactosa; amigo 2 fue también quien al darse cuenta de la farsa en la que estaba siendo utilizada su persona decidió no seguir colaborando y dejar su bien remunerado puesto de trabajo. También me he referido a ella cuando hablé de las recomendaciones al respecto del consumo de cereales y te invitaba, y lo sigo haciendo, a que leas su estupendo escrito sobre cómo pueden ayudar los cereales de desayuno a “cuidar la línea”.

Bueno, sea como fuere, el caso es que siendo una conocida mía y una compañera con la que comparto buena parte de las perspectivas de esta profesión, me supuso una sorpresa el verla aparecer en esta edición de Masterchef. Mi perspectiva sobre el programa sigue siendo la misma que plasmé hace año y medio cuando se estrenó su primera edición. En aquel entonces argumenté que en mi opinión el peso de la parte de reality-show del programa (un concepto televisivo que no es de mi agrado) estaba muy por encima de las escasas aportaciones culinarias tratándose como se trata, al menos sobre el papel, de un concurso de cocina. En cualquier caso, la aparición de Lidia en esta edición hizo que no pudiera evitar el seguir cada programa y apoyarla habida cuenta del afecto que hacia ella tengo.

Así pues, veamos que nos cuenta Lidia de su paso por la tercera edición de MasterChef:

P: Hola Lidia, primero lo importante: ¿qué tal estás en relación a tu embarazo?

La verdad es que hasta ahora he tenido suerte porque he llevado un embarazo perfecto, sin mayores molestias… también es cierto que es ahora, cuando entro en el tercer trimestre del embarazo, sobre todo con el calor, cuando empiezo a llevarlo peor… pero la verdad es que no me puedo quejar, en definitivas cuentas es lo que toca y no lo llevo mal

P: Empecemos por el principio ¿Qué se te cruzó por la cabeza para que un día te decidieras apuntar a Masterchef? ¿Te animó alguien o fue cosa tuya?

Fue algo bastante casual, estaba viendo el programa de Masterchef Junior con mi marido, vi el anuncio para hacer el casting para el programa de los mayores, y como me gustaba mucho cocinar y era seguidora del programa, le consulté a mi marido que a ver qué le parecía a él que me apuntara al casting… y el caso es que él me animó e insistió para que me apuntara; además era muy sencillo inscribirse inicialmente (tanto como rellenar un simple cuestionario) lo hice así, sin pensarlo demasiado, más como un acto impulsivo ya que nunca hasta entonces me había planteado presentarme a este tipo de cosas de la televisión.

P: ¿Cuál fue tu primera motivación o tu primer objetivo para apuntarte?

Tuve en cuenta que era un programa de mucha audiencia y me parecía una buena plataforma por un lado para dar a conocer la figura del dietista-nutricionista; y por el otro para hacer llegar un mensaje al respecto de la importancia que tiene el qué comemos con la salud. Al mismo tiempo, también pretendía derribar unos cuantos mitos, como por ejemplo, el de las personas que piensan que comer sano es comer lechuga más pechuga y poco más… en contraposición a lo que yo pienso relativo a que comer sano no está para nada reñido con el cocinar… mi lema era: rico y sano van de la mano y con él quería hacer una labor de educación alimentaria.

P: ¿Sientes que has alcanzado esa meta u objetivos que inicialmente te planteaste?

No del todo… en los primeros programas me di cuenta que casi era mejor que no hablara mucho de nutrición ya que el programa era de cocina, algo que no se paraba de repetir. Así, si hablaba mucho de nutrición tenía la sensación como si se ridiculizara un poco nuestra profesión… entonces, al final, no quise insistir mucho sobre eso ya que me temía que precisamente se diera la imagen contraria a la intención que yo quería hacer llegar. Se me hacían muchas preguntas relativas a mis preferencias y gustos personales y mis respuestas se mezclaban con mi profesión… y una cosa no tiene nada que ver con la otra. Es una pena porque pienso que hubiera sido una plataforma ideal para hablar de la importancia de los hábitos de alimentación saludable.

P: Una vez que resultas elegida y aceptas las condiciones de la productora ¿Qué tal se lleva eso de vivir tan aislado y tanto tiempo?

Esa fue la parte más dura en especial al principio, no tener noticias del exterior, no poder desahogarme y contarles las cosas que me pasaban a las personas que quieres. Esa es la parte más dura aunque al final son tus compañeros los que terminan convirtiéndose en tu familia. De todas formas lo peor para mí fue el primer mes, luego ya te adaptas a las circunstancias, pero el primer mes fue bastante duro en este sentido.

P: Los participantes del programa os coláis en nuestras casas durante dos horas y media un día a la semana… pero más allá de lo que nosotros vemos en pantalla, cuéntanos lo que se pueda del día a día de un concursante de MasterChef.

Lo que más tiempo invertimos es en las horas de grabación, son muchísimas horas, muchas más de las que la gente se pueda imaginar y eso nos ocupa la mayor parte de la semana. Si a eso le sumamos los viajes, las pruebas de exteriores y las clases de cocina… el tiempo libre es bastante escaso. Para que te hagas una idea a la casa solíamos llegar a la tarde-noche. Por tanto, los días verdaderamente libres o de descanso, fueron muy raros o escasos.

P: Con respecto a los tres miembros del jurado (Samantha Vallejo-Nájera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz) ¿tenéis más contacto con ellos que el que se ve en las emisiones? ¿Os alientan, os enseñan, os estimulan, os dan consejos?

No tenemos más contacto con ellos que el que se ve en televisión, no les conocemos en lo personal, ni sabemos cómo son fuera de las cámaras. En las grabaciones solo hablaban con nosotros lo que se emite en el programa… y si no estábamos grabando, no teníamos la posibilidad de hablar con ellos.

P: En tu opinión qué porcentajes de reality-show y de concurso gastronómico tiene Masterchef

Yo me presenté a MasterChef con la idea de participar en un concurso de cocina ya que a mí los realitis no me gustan ni tampoco creo que yo dé el perfil típico de “persona de reality”. A mí lo que me gustaba y motivaba era la parte de cocinar, las pruebas, los retos… la parte de reality no me interesaba nada.

P: Una vez que sales del concurso y contrastas lo que se ha estado emitiendo (por que hasta que no salís no tenéis ocasión de ver nada) ¿te parece que se ajusta a la realidad la imagen que se ha proyectado de tu persona?

Aunque yo ya me hacía una idea cuando estaba dentro, ha sido al salir cuando me he dado cuenta que no, más en concreto al principio. No me gustó demasiado cómo se hacían determinadas valoraciones o los comentarios sobre mi profesión… entonces, lo cierto es que yo me puse bastante a la defensiva. Creo que inicialmente se proyectó una imagen de mi persona fría, soberbia… cuando lo único que hacía era responder en la medida de mis posibilidades cuando veía cosas que no me gustaban o que no estaban alineadas con mis principios o valores. A medida que fue avanzando el programa, el jurado fue bajando el tono en sus valoraciones, yo ahí me relajé más y es posible que en los últimos programas empezara a mostrarse algo más parecido a la persona que verdaderamente soy yo realmente.

P: Sabiendo que nadie nos va a leer ni a escuchar… si tuvieras la oportunidad de mejorar algo de MasterChef, de su funcionamiento, ¿qué consejos le darías a la productora o qué cosas cambiarías?

Como espectadora del programa me gustaría que se centraran más en las cuestiones culinarias y que se dejaran más a un lado las vidas y las características personales de los concursantes. Es decir, que se explicara mejor la elaboración de cada uno de los platos para que los espectadores pudieran, si quisieran, reproducirlos en sus casas… no que salga solo el resultado final de si el plato está más o menos bien o mal. Es decir, que haya más cocina.

P: Sabemos qué te llevó a Masterchef, pero ¿qué crees tú que vio la productora en tu perfil para elegirte como participante?

Creo que mi estilo de cocina les gustó al tener algo de diferente en el sentido de considerar, además de otros elementos, los aspectos nutricionales. Luego, como es comprensible también tenían que estar bien cocinados… no solo era el que vieran que ponía de relieve cuestiones nutricionales ya que me consta que al casting se presentaron otras personas que eran nutricionistas. Es posible que otras características mías les pudieran influir, pero lo principal creo que fue mi estilo de cocina.

P: El día de tu eliminación en las redes sociales muchas personas se preguntaban cuáles fueron los motivos que ocasionaron tu expulsión ese día. Yo, con toda sinceridad, he de decir que no los vi (y he repasado el vídeo un par de veces) y no acierto a descubrir las razones objetivas de tu eliminación. Es más, yo llegué a aventurar que te aplicaron el artículo 33. Está claro que los espectadores nos quedamos sin una explicación lógica… ¿te los han hecho saber a ti después? ¿tienes alguna idea al respecto?

Yo no sé más que lo que se vio en televisión y por lo tanto la realidad fue esa, no se me dio ningún tipo de explicación, ni tampoco desde una perspectiva más culinaria se me mencionó algún fallo que pudiera haber cometido. Además la expulsión también aconteció tras una prueba de grupo y eso, al menos en esta edición de MasterChef, creo que era la primera vez que sucedía… y me pilló un poco por sorpresa. Era un día que yo estaba contenta con el trabajo, además los comensales habían valorado bien nuestros platos (el voto de los comensales lo había ganado nuestro equipo). Luego el jurado decidió que nuestro equipo fuera el peor, detallaron algunos fallos dentro de la prueba… y ninguno de ellos lo había cometido yo. Por eso digo que ese día la expulsión me pilló de sorpresa. Así pues, solo podría especular con los motivos de la expulsión ya que sé tanto como lo que se vio en la emisión del programa.

P: ¿Has aprendido de cocina en tu paso por Masterchef?

Sí, por supuesto. Partía de un nivel bajísimo, en el sentido de que yo sabía de cocina aquello que se derivaba de lo que yo cocinaba en mi casa… no tenía base ninguna; y lo que ahora sé lo he aprendido del paso por el programa. Sí que es verdad que aprendí menos de lo que me hubiera gustado ya que las grabaciones nos dejaban muy poco tiempo para recibir todas las clases que a mí me hubiera gustado.

P: ¿Y de macrobiótica… aprendiste algo?

Sí claro, aprendí un montón (risas). Para lo que sí que me sirvió el programa aquel fue para reafirmar lo que ya pensaba sobre la alimentación macrobiótica [ver enlace]… en esencia que al hablar de salud es preciso hablar de ciencia y no de fe; que no se puede extrapolar el patrón alimenticio de una parte del mundo a otra parte bien distinta y que no se debe usar como argumento de venta el “a mí me funciona”.

P: Está claro por lo que se ve del programa que tienes un especial apoyo en Sally, pero más allá de las cuestiones personales, y centrándonos en los aspectos más culinarios… ¿Qué te parecen las naturales aptitudes de Carlos hacia la cocina? Yo te adelanto que a mí me tiene alucinado.

El apoyo de Sally lo tengo porque desde el principio fuimos compañeras de habitación y la conozco mucho más al mantener un contacto diario durante tres meses. En cualquier caso tanto Carlos como Sally tienen formación en cocina (Carlos estudia hostelería y Sally hizo un curso en el Cordon Bleu) pero hay cosas que les diferencian claramente: Sally, por edad lleva más años cocinando, se nota que es la que cocina en su casa y los platos que conoce los hace muy bien; la diferencia con Carlos es que este no tiene tanta experiencia, ni tanta variedad de platos, pero él tiene mucha mayor capacidad de improvisación para hacer algo que no había hecho nunca antes… por no hablar de sus excepcional habilidad para emplatar, lo que le hace el mejor a la hora de emplatar de entre todos los participantes.

P: ¿Crees que MasterChef ha cambiado en algún sentido tu vida? ¿Y la perspectiva del mundo televisivo… te la ha cambiado?

A día de hoy no, mi vida sigue siendo igual. La principal diferencia es que la gente ahora me conoce y no disfruto de la libertad de ser anónima. Pero bueno, soy una persona a la que le gusta llevar una vida tranquila, sigo en mi pueblo y con el mismo trabajo. Quizá aun sea muy pronto para contestar a si mi vida se verá afectada, de momento no tengo mayores inquietudes más allá de ampliar horizontes laborales si se me presenta la oportunidad. Pero vamos que no me veo haciendo cambios radicales en mi vida.

P: Lo mejor que te llevas de tu paso por MasterChef es…

Con gran diferencia el haber conocido a mis compañeros que, a pesar de ser muy distintos, nos llevamos francamente bien. La convivencia tan estrecha entre 15 personas que no se conocen de nada pudiera parecer en principio un motivo de conflicto, sin embargo fue al revés, nos llevamos fenomenal.

P: Y lo que no te gusta nada haberte llevado es…

Lo que peor me llevo es la imagen que en cierta medida se ha proyectado de mi carácter, como te decía antes, el de una persona fría, soberbia incluso por no actuar en contra de mis principios o valores. Las personas soberbias suelen ser personas que se creen por encima de los demás y no es precisamente mi caso. En este orden de cosas, una persona con una buena autoestima es alguien que no se cree inferior a los demás y que no reconoce que se le diga que no puede o no sirve para una determinada tarea. Creo que ése sería mi caso, que es muy distinto al de creerse superior. Todo ello poniendo en contexto que el participar en un concurso de televisión no es algo que la gente normal haga en su día a día y es posible que esta circunstancia pueda modificar las reacciones habituales.

P: ¿Hay algo sobre lo que no te haya preguntado y que te gustaría expresar libremente?

Pues sí, ya lo he aclarado en alguna otra entrevista pero quiero incidir sobre ello ya que cuando lo vi me angustié mucho, me refiero a lo del dichoso chorizo y el chocolate. En cuanto al primero, se me preguntó directamente, no fui yo quien sacó el tema, y he de aclarar que el chorizo como alimento, ni me gusta ni me sienta bien; y no me gusta como no me gusta la coliflor que es lo que hubiera respondido si me lo hubieran preguntado. No es algo que tenga que ver con mi trabajo ni con la cuestión de “prohibir” alimentos, algo con lo que no estoy de acuerdo desde el punto de vista profesional.

Con respecto al chocolate yo expliqué en numerosas ocasiones en el programa que yo cocino y como en mi casa de lunes a viernes y que por costumbre familiar los fines de semana como fuera con la posibilidad de que sea en esas ocasiones cuando “caiga” algo dulce… y por lo tanto en mi casa no hay nada dulce por que no lo compro, entre otras cosas chocolate, porque no considero adecuado el comer más dulce entre semana que el que pueda comer el fin de semana si es el caso. En mi casa tengo cacao puro pero no tengo “chocolate”. Eso no quiere decir, insisto, que sea una persona que se prohíbe alimentos, o que deje de comer cosas porque tenga un carácter obsesivo con las cuestiones nutricionales… ni por su puesto esa imagen que de mí se transmitió a raíz de ese comentario que hice al respecto de que en mi casa no compraba chocolate.

También me gustaría aclarar que no soy vegetariana; mucha gente cree que lo soy y, aunque es una opción ética que podría haber elegido sin problemas, no es mi caso a día de hoy. Fíjate, además tengo conejos y pollos criados en casa… y sería absurdo el criarlos y no comerlos.

——————————————

Nota: Mi agradecimiento a la productora Shine Iberia SA que finalmente y tras unas tensas e incomprensibles “negociaciones” (incomprensibles para mí) accedió a que le pudiera realizar esta entrevista a Lidia Folgar.

25 comentarios

  1. Curiosa entrevista aunque el tono es el de una especie de redención y de alguna manera promoción personal.

    Y recuerda que si buscas Tiendas Online de Alimentación y Bebidas en España somos tu web de consulta, visítanos en http://elpedidohosteleria.com

    01 julio 2015 | 10:57

  2. Dice ser Enif

    La entrevista está bien, se ve que Lidia es una chica que sabe de lo que habla, a mí me encantó ver su respuesta a la patraña de la cocina macrobiótica. Lo que ocurre es que hay tantísimas faltas de ortografía en este artículo que es horrible leerlo: decenas de comas que faltan o están mal puestas, tildes, faltas de toda la vida, expresiones sin sentido… Es increíble.

    01 julio 2015 | 10:59

  3. Dice ser addsa

    desdeluego que no fue justa, creo que no era para ganar, carlos tiene un talent único pero si tenía que haber estado en el top 3

    01 julio 2015 | 11:10

  4. Dice ser RVFCore

    La expulsaron sencillamente porque su aptitud no daba la talla al objetivo del programa. Se lo dejaron muy claro 200 veces durante las galas, por norma general nadie va a un restaurante a comer sano, sino a comer bien, y cuando llega a cierto precio, va a tener una experiencia, y la que ella ofrece aburra.

    Para comer sano uno come en casa controlando la materia prima y su elaboración, si el concurso fuera de esa temática probablemente ella habría estado en la final, o habría ganado, pero es que no va de eso…

    01 julio 2015 | 11:20

  5. Dice ser Hanah Valentín

    Seguí con expectación tu participación. No cabe duda de que tienes unos estudios pero pienso que presentarte a un concurso como ese no fue lo más acertado. Cocinar no te gusta está claro. Tienes otros potenciales que has dejado muy bajo al entrar en dicho concurso. Cree en ti sobre todas las cosas. Una cosa es cocinar y otra bien distinta saber lo que debes de comer. Adelante, mucha suerte y piensa que la mejor forma de ganar es no necesitar hacerlo.

    01 julio 2015 | 11:28

  6. Dice ser Gema

    Muy buena entrevista, sobre todo para los que hemos visto el programa y nos faltaba conocer a sus protagonistas.
    Mi opinión, creo que como todo programa de televisión no buscaba a los mejores cocineros, sino unos estereotipos que les dieran audiencia: inmigrante que ha tenido que aprender sola para ganarse la vida, señora mayor que va a enseñar que la cocina de toda la vida no puede competir con la moderna, miembro de una etnia o grupo minoritario al que llevar hasta la final para demostrar que apostamos por la integración, un llorón que no nos acordemos como cocina pero si los lagrimones que ha derramado, un concursante con un pasado e historia personal de fotonovela…
    Y lo mismo que el año pasado que entro una concursante vegana, este año, le ha tocado a Lidia ocupar el puesto de la persona que tiene otra perspectiva de la alimentación, y como tal, la han tenido todo el tiempo machacada, y la obligaban a entrar en el juego que ellos querían, porque era lo que iba a dar que hablar. Y cuando Lidia decidió no entrar al trapo, empezaron a decir que su actitud era negativa.
    Yo no sé si su comida estaba más o menos buena, que no la he probado, no sé si debia estar entre los tres mejores o tendrían que haberla echado antes, lo que sé, es que no valoran tanto la comida como el guión que tienen desde el principio, y que lo que nos enseñan de cada uno es un montaje muy bien hecho para crear simpatias hacia quien ellos ya saben desde el principio que va a ganar y crear rechazo hacia aquellos que tienen que irse.

    01 julio 2015 | 11:31

  7. Dice ser Ana

    Enhorabuena Lidia por tu paso en general en Master Chef 3, eras una de nuestras favoritas, y la verdad nosotros tampoco entendemos la expulsión en esa prueba. Por no hablar del tema de falta de valoración por parte del jurado o despedida … fue raro.

    Respecto a tu paso, muy de acuerdo, y no te preocupes que no se malentendieron tantas cosas, quedaron muy claros varios puntos de vista nutricional pero en ningún caso se te vio con ganas de “prohibir” nada.

    Enhorabuena!!!!

    01 julio 2015 | 11:44

  8. Dice ser Mait

    Lidia la mejor, la única que no era una oveja de carne procesada para consumo rápido de TV. Se ve que les salió rana a los del casting, que usan psicólogos para encontrar personalidades que les haga tener una suficiente audiencia para ser productivos, pero al final Lidia no fue la hippie alternativa que nos vendían al principio, sino alguien que no se dejaba manipular por lo que parecía que debía decir o ser y no hacía por mucho que insistieran, se noto mucho cuando la dieron mucha caña y se percibió que lo ella decía era cierto, en los dos siguientes capítulos la hicieron la rosca, adulándola para hacerla una zancadilla que ya estaba programada sí o si.

    Mi enhorabuena para Lidia y personas como ella, que aun en los contextos con más presión y difíciles nos e dejan arrastrar por las masas o en un contexto cerrado de repente se supone se debe hacer en contra de nuestros planteamientos éticos, ideológicos o simplemente lógicos, suerte en tu fututo y no cambies.

    01 julio 2015 | 11:47

  9. Dice ser Warp

    @RVFCore lo ha clavado.

    Lidia sabe perfectamente por qué salió. Además, en todos y cada uno de los programas acertamos quién se iba, estaba meridianamente claro. La suya no fue una excepción.

    Y desde hacía muchos programas veíamos a Carlos ganador. Con todo, el nivel este año ha sido paupérrimo.

    01 julio 2015 | 13:45

  10. Dice ser hay que joderse

    vamos aver:

    desde el primer día has visto que a los que se les echa solo les dicen “no mereces seguir en mierda chef”

    por tanto han hecho lo mismo contigo que con los anteriores que nunca mostrátes tu afinidad o preocupación por el porqué de su expulsión.

    de todas formas, a ti te tenían que haber echado, y largo, por la comida que jodíste con el pimentón picante a espuertas en la guanición (que buena palabra, guarnición) de getafe. Ese día te tenían que haber echado pero con deshonor, como a los marines ineptos.

    01 julio 2015 | 13:48

  11. Dice ser Claudia

    Está claro que lo que mejor se vende por televisión son los “productos” más llamativos, y Lidia, por lo poco he que visto y leído, es una persona serena y muy consecuente con sus pensamientos, y eso, señores, “no vende”. Al principio del programa intentaron llamar un poco la atención en torno su figura, pero como ella misma se dio cuenta de que aquello no beneficiaba ni a su imagen ni a su profesión, intentó no darle tanta importancia al tema, tal como dice en esta entrevista.
    Como digo, en estos programas tienen éxito otro tipo de perfiles, otro tipo de personas. Las personas, digamos …”normales”, no lo petan demasiado. Y es una pena, porque bajo mi punto de vista Lidia es una persona que podría haber aportado mucho en cuestión de nutrición y de alimentación al programa (lo que está muy ligado a la cocina y no reñido con ella, como se siguen empeñando muchos), pero no lo supieron aprovechar y prefirieron explotar la guerra cocineros-nutricionistas.
    Al final, no es en este tipo de programas de televisión en los que se debe dar a conocer la figura del dietista-nutricionista, porque corres el riesgo, como le pasó a Lidia, de quedar como una radical y una entusiasta sin ser ninguna de las dos cosas.
    Saludos a todos!

    01 julio 2015 | 14:01

  12. Dice ser JuanA

    No he seguido el programa pero si fuí testigo de aquella famosa conversación acerca del chorizo… está claro que algo falla en nuestra cultura cuando se lincha públicamente a alguien que afirma no comprar chorizo para su casa.
    Me imagino a la gente en sus casas preguntándose “pero entonces ¿qué come? ¿alfalfa? ¿flores? ¿aire?” llevándose las manos a la cabeza ante semejante temeridad de no dar embutido ni dulces a su familia. “Pobre gente, tienen que estar desnutridos” habrá pensado más de uno.
    Está claro que el programa va de cocina, de recetas, de disfrutar comiendo, de hedonismo básicamente… quizás por eso me cuesta más trabajo todavía entender por qué se le da tanta caña a Lidia por defender la comida sana cuando después van y le dedican un programa entero a la dieta macrobiótica… incomprensible y vergonzoso.
    A veces creo que estamos programados, no educados. Por suerte estoy acabando mi carrera de NHyD y he abierto bien los ojos, disfruto más que nunca de la comida (hasta del embutido de vez en cuando… si, si, estoy “mu loco”), y pienso que, más allá de ser simples “gordólogos”, nuestro gran objetivo debería ser reeducar (o reprogramar) a la gente en materia de almientación. El problema es que a veces terminas siendo señalado cual hereje en la edad media.

    01 julio 2015 | 14:16

  13. Dice ser Leon come gambas

    Por supuesto que estoy de acuerdo con muchas cosas aquí dichas, como por ejemplo que casi se podía ver claramente el que salía cada semana, que el jurado se ha comportado a veces de forma muy fría y rozando la bordería que pide una contestación acorde a dicho” cariño”, y que nos han vendido muchas actitudes de muchos concursantes como la productora ha querido, Y ENTRE ellos yo me he quedado con la impresión de que Lidia era una concursante un poco mucho “cretina”, o “sobrada”, o “sangregorda”, o “caemal” que podía haberse cogido de la mano de la tal Mila, que tambien se las traia la “joia por culo”…

    01 julio 2015 | 14:25

  14. Dice ser Tx

    He seguido el concurso, aunque debo decir que cada vez le he prestado menos atención. Creo que en tu caso como suele decirse coloquialmente “les salió el cochino mal capado” . Tras la primera impresión que quisieron transmitir de “talibán de la comida sana” con el asunto del chorizo y el chocolate (en ese momento quizá si hubiese sido necesaria una aclaración) mi opinión se fue transformando programa a programa. Me has parecido una persona honesta, íntegra y que defiende sus valores con argumentos. Frente a eso el jurado optó por el ninguneo, el desdén o la burla (igual que con Jorge “chaperoninas” la edición anterior. En el caso de la expulsión, más que el hecho en sí (perdóname si te digo que no creo que fueses la mejor cocinera) me sorprendió que no hubiera despedida de los jueces, algo insólito en el programa. Creo que la cara de satisfacción que esboza Pepe cuando pronuncia tu nombre da la pista de que se habían quitado un grano del culo. Enhorabuena y suerte con el resto del embarazo.

    01 julio 2015 | 15:32

  15. Dice ser charo

    #Dice ser JuanA y #Mait

    jajaja 100% deacuerdo vosotras, sólo hay que ver algunas contestaciones aquí, para ver a quien va dirigido estos programas, les cala y les hacen ver lo que quieren… como en política ja!

    01 julio 2015 | 15:34

  16. Dice ser Rosita

    Querida Lydia: Te echaron porque es un concurso, donde hay que eliminar a los peores, tu no fuiste uno de ellos, hasta que te llegó (como a todos) el dia. Gana, el que el jurado, que sabe más que tú y que yo, considere oportuno. Te faltó durante todo el concurso algo que creo es importantísimo, no sólo para la profesión que pretendes tener, sino para cualquier ser humano que se digne, te faltó humildad. Te faltó respeto a los chef, te faltó reconocer tus errores y sobre todo, te faltó aprender algo muy importante, reconocer que tu carácter tan frío, jamás será apropiado para alguien que trabaje cara al público, cuanto menos si hablamos de Hosteleria, donde prima la cercanía, la empatía y la sonrisa que a duras penas mostraste algún día, en tu paso por el programa.

    01 julio 2015 | 20:51

  17. Dice ser Carlos V

    Pues mira hija, te han echado…. porque algún día te tenían que echar.
    Los concursos son así: al final deben ganar los mejores y tú no eras de los mejores. Tampoco de las peores, pero no de las 3 mejores. Simplemente las cosas son así, sin más.

    Lo que me sorprende un poco es tanta justificación en esta entrevista sobre tu caracter, tu personalidad y lo injusto de tu expulsión. No voy a decir que me parezcas egocentrista, pero creo que no debías darle más vueltas a este tema.

    Otra cosa, si se me permite opinar sobre ello.
    Personalmente, e insisto en que es una opinión muuuuuy personal, pienso que durante un embarazo no se debería someter nadie a este tipo de actividades que pueden generar mucho stress. A mi, vuelvo a insistir en que es una opinión muy personal, me parece que donde mejor está una persona es unida a su pareja, tratando de disfrutar de esa insuperable experiencia vital en la mayor paz y tranquilidad posible.

    01 julio 2015 | 21:05

  18. Dice ser aliseya

    No veo Master Chef pero he leído la entrevista por el tema de que la participante es nutricionista y me enteré de eso cuando salió la noticia sobre que había cuestionado la dieta macrobiótica basándose en sus conocimientos. Esto me gustó, no se rindió al marketing del programa (está claro que los de la clínica esa de la dieta promocionada fueron los que pagaron al programa para que les diera buena prensa) y sólo por eso estaba claro que esta chica no iba a ganar..

    Según leo, parece que en este programa de cocina, como en la mayoría si no todos, el tema “salud”, “nutrición” y “saludable” esté proscrito… parece que sea incompatible comer sano y comer rico… lo cual es falso… hace falta que haya restaurantes que promuevan eso mismo… yo iría de cabeza a ellos y muchos/as como yo también.. ya está bien de demonizar lo saludable y exaltar lo insano…

    01 julio 2015 | 21:13

  19. Dice ser Corazon

    En realidad, esto no es concurso de cocina es un reality con unos estereotipo creados y con un final previsible. Los concursantes probablemente no sepan que desde el principio el jurado ya tiene sus decisiones preestablecidas y todos cubren un perfil necesario para el programa.

    01 julio 2015 | 22:36

  20. Dice ser Juansa

    Está claro que, ante todo, Masterchef es un reality show. Seguro que cuando se dan cuenta de que ya no pueden explotarte como personaje de reality, cualquier razón (excusa) barata y absurda, si es que la hay, es buena para expulsarte. Yo no he seguido el programa entero pero, he de reconocer que, las veces que he escuchado a Lidia, me ha parecido una chica muy sensata. Es más, encontraba muy interesante que fuera nutricionista porque, creo que nutrición y cocina deberían ir de la mano, si no siempre, a menudo; sobre todo por nuestra salud y nuestro cuerpo, que solo tenemos uno.

    02 julio 2015 | 04:58

  21. Dice ser Jill

    #Dice ser Rosita Pues yo creo que ella no se dejó pisotear. Una cosa es tratar con respeto a los chefs y otra es obedecerles en todo sin rechistar incluso cuando te estén insultando a la cara, que en esta edición se ha visto muchas malas formas, incluso en alguna ocasión rozando el maltrato psicológico y humillación.

    02 julio 2015 | 11:56

  22. Dice ser Miguel

    Ostras el comentario final demuestra la manipulación de los medios, porque sí que se dio la imagen que era una persona soberbia, vegetariana y no se explicó nada bien lo del chorizo. No nos debemos fiar de nada de lo que vemos en televisión. Me alegro que Lidia sea un profesional como ha demostrado en esta entrevista.

    04 julio 2015 | 13:16

  23. Dice ser caquita

    Era una de las que más me gustaba (y me ponía), aunque yo creo que más o menos llegó donde tenía que llegar, entre el 4º y el 6º, y estoy de acuerdo en que el programa tiene mucho de reality y sinceramente el tal Jordi se ve a la legua que es un niño pijo prepotente como ha demostrado ya muchas veces.

    07 julio 2015 | 18:49

  24. Dice ser Minombre

    No fue justa su expulsion, pues la debian haber expulsado mucho antes….
    sus platos serían muy saludables, pero de alta cocina tenian muy poco….

    08 julio 2015 | 16:03

  25. Dice ser Allez les bleus

    Como dicen mas arriba, tenia que haber sido expulsada mucho antes. Dejando aparte cuestiones como su carácter y si es real o no, también ha influido esconderse en las pruebas por equipos, cuando los otros trabajaban en equipo, mejor o peor, pero lo intentaban.

    A nivel cocina, la suya ha sido de las mas mediocres. Unos salteados, totalmente separados en el plato y hacerlos pasar por la nueva cocina sana.

    20 julio 2015 | 20:17

Los comentarios están cerrados.