BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Alergias alimentarias: afectan a 17 millones de europeos y abundan los diagnósticos inútiles (fraudulentos)

AlergiasNo viene nada de mal el volver sobre algunos de los temas que son redundantes en el blog y, si es el caso (que lo es) aportar nuevos y mejores datos.

El tema de las alergias alimentarias es una cuestión que afecta a más de 17 millones de europeos. Además de los propios afectados, hay un cierto número importante de población que vive en cierta medida preocupada por la cuestión de las alergias sin estar en principio diagnosticada y que se pregunta si su problema de salud (el que sea), su malestar, o su falta de confort se debe, en última instancia, a algún tipo de alergia alimentaria.

Precisamente por estas cuestiones, la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI) ha lanzado una campaña de concienciación sobre alergia alimentaria y la anafilaxia con el fin de ayudar a que la población comprenda mejor cómo se sienten las personas en esta situación, el profundo impacto en la calidad de vida que les generan, la gravedad que pueden llegar a tener, lo costosas que pueden llegar a ser para toda la sociedad y lo importante que es el diagnóstico precoz y el manejo de esta situación. Es más, como datos relevante, la EAACI advierte que: en los últimos 10 años, los ingresos hospitalarios de niños por reacciones alérgicas graves se han multiplicado por siete; y que entre el 6 y el 8 % de los niños menores de tres años presenta algún tipo de alergia alimentaria.

Frente a esta situación la misma EAACI considera como principales estrategias de futuro que tanto los profesionales sanitarios como la población reciban la formación correspondiente con el fin de realizar un diagnóstico y tratamiento precisos. Para ello destaca que:

  • Se sabe que más de 120 alimentos producen alergias alimentarias y, de ellos, los más frecuentes son: la leche, el huevo, el trigo, los cacahuetes, los frutos secos, el pescado y el marisco.
  • La alergia alimentaria es la principal causa de la anafilaxia en la población y afecta, en particular, a los niños.
  • Son pocas las personas conscientes de que una reacción alérgica severa, como la anafilaxia, puede provocar la muerte.
  • Las etiquetas de alimentos en las que se indica “puede contener” determinados ingredientes resultan útiles a la hora de reducir la ingestión accidental de alérgenos.
  • Los pacientes con alergias tratadas incorrectamente ocasionan la mayor parte de los elevados gastos sanitarios relacionados con este tema.
  • Diversos estudios demuestran que, a lo largo de la vida, los pacientes con alergia alimentaria tienen una peor calidad de vida que aquellos con enfermedades que, a veces, se consideran más graves, como la diabetes.

El diagnóstico chungo

Con frecuencia, son muchos los síntomas o incluso enfermedades que son erróneamente atribuidos a una alergia alimentaria. Así, no son pocos los pacientes que, estando insatisfechos con las respuestas que reciben de los profesionales sanitarios, recurren con frecuencia a métodos de diagnóstico alternativos. Entre ésos métodos “alternativos” y no eficaces más utilizados figuran los siguientes, tal y como advierte la EAACI:

  • Pruebas “citotóxicas”: Estas pruebas se basan en la incubación de células sanguíneas junto a una serie de extractos de alimentos y miden con fines diagnósticos el cambio en el tamaño celular o la respuesta inflamatoria. Entre este tipo de pruebas las más populares son el AlcatTM y el NOVO ImmogenicsTM. Sin embargo, no existen estudios científicamente válidos que muestren su utilidad a la hora de establecer una alergia a los alimentos.
  • Detección de IgG específica contra los alimentos: Otras empresas comercializan también kits de detección de IgG a un gran número de productos alimenticios con el fin de diagnosticar las alergias alimentarias. En realidad, los resultados positivos sólo demuestran el contacto con la comida, pero no han sido capaces de discriminar la alergia de la tolerancia, y no se recomiendan por parte de ninguna de las organizaciones científicas especializadas en alergia.
  • En el apartado más alternativo o magufo de todos figuran pruebas basadas en la kinesiología, la provocación subcutánea y sublingual, la prueba DRIA, la biorresonancia y la electroacupuntura o prueba electrotérmica. Todas ellas son técnicas in vivo que no tienen ninguna credibilidad científica.

Lo que dice la ciencia y puedes confiar

En sentido contrario a todas las pruebas antedichas, la mejor prueba hasta el momento para detectar alergias alimentarias consiste en, después de una evaluación adecuada por parte de un alergológico (como Dios manda), en la exposición alimentaria “doblemente cegada” y controlada con placebo, que se debe realizarse bajo la supervisión de profesionales de la salud con experiencia en estas cuestiones.

Dicho de una forma clara para que se me entienda: ni kits que se compran por correo; ni envió de muestras (sangre, saliva…) a supuestos “laboratorios”; ni consultas en farmacias o herbodietéticas o herbolarios; ni pruebas en dudosos cuchitriles de más que dudosa apariencia, etcétera.

La alergia alimentaria es algo serio, ponte en manos de profesionales cualificados y no de vendedores de humo… por mucho que huela bien dicho humo.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interese consultar:

——————————————–

Imagen: David Castillo Dominici vía freedigitalphotos.net

6 comentarios

  1. Dice ser volterie

    Se soluciona dando de mamar a los niños hasta los dos años mínimo.
    Va a ser que eso de que la lactancia materna es el antídoto antialergias que nos quiere vender la OMS resulta bastante cuestionable a la vista del incremento de lactantes y a su vez el incremento de niños alérgicos…

    13 marzo 2015 | 13:11

  2. Dice ser atatap ed ednalg

    ¿De verdad que os creéis tan sabio como para no parar de dar consejos? Santas familias son esas que han de aguantaros!!!!

    13 marzo 2015 | 14:26

  3. Dice ser paladar Selecto

    Tema interesante y que cada pocos años cambia de rumbo.

    13 marzo 2015 | 19:03

  4. Dice ser ISABEL

    Buenas tardes

    Este tema es muy complicado. He leído toda la información. Soy una de esas personas con eternas problemas digestivos. Quisiera saber (aunque ya me sé la respuesta) qué opinión le merece http://www.saeia.es/ El doctor Elorza y su equipo (Grupo Histal) visita y atienda a muchísimos pacientes en toda España.
    Después de todo tipo de pruebas y caminos digamos “normales” (con operación incluida) y cuando está desesperado no sabe dónde acudir…Aquí sabemos todos que reside gran parte del éxito de estos tes de intolerancia. En mi caso no lo compré en Groupon (a tanto no llego). Ellos hacen el análisis (se llama de 3ª generación) de sangre a una serie de alimentos y la histamina…bla,bla,bla ¿no hay ningún rigor científico en esto? ¿cómo puede ser?

    Gracias.

    16 marzo 2015 | 12:58

  5. Dice ser Elena

    Hola Juan:
    sólo quería añadir que la mostaza (presente en muchísimos más alimentos de lo que la mayoría de las personas, incluidos hosteleros, piensan) es también uno de los alérgenos más habituales. No recuerdo la fuente, pero estaba entre el cuarto y el sexto y además uno de los que producía efectos más graves.
    Un saludo

    18 marzo 2015 | 13:42

  6. Dice ser Marta

    Artículo muy interesante sobre las alergias alimentarias más comunes en España. Tengo 31 años y llevo prácticamente toda mi vida sufriendo alergia a todo tipo de frutas, especialmente al melocotón, fresa y kiwi. Actualmente, estoy pendiente de las pruebas médicas que confirmen quizás mi celiaquía. El problema, muchas veces, es la falta de información al respecto y el alto coste de los productos. Recientemente, descubrí la web http://www.quepuedocomer.es y un nuevo servicio que acaban de lanzar llamado Québox. En http://www.quebox.es he visto que se pueden solicitar cajas libres de alergénos de un coste inferior al valor de los productos. Creo que su primera caja consta de productos libres de gluten y lactosa. Muchas gracias por la información facilitada en este artículo. ¡Un saludo!

    24 marzo 2015 | 18:00

Los comentarios están cerrados.