BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

‘Top-Five’ de dietas disparatadas para 2015

Cabeza bomba

Siguiendo con lo que empieza a ser ya una tradición te hago llegar lo que la Asociación Británica de Dietética (BDA) ha considerado como los modelos dietéticos más disparatados que al parecer van a tener un especial auge en este 2015.

Antes, por si quieres comprobar cuáles han sido los listados de años anteriores, puedes consultar este post en lo referente a 2013 y este para 2014.

Pues bien, sin más preámbulos veamos que es lo que la BDA considera como especialmente peligroso para este año desde el punto de vista dietético y que suelen aparecer a la estela de algún personaje más o menos famoso. Tan solo advertir que no todos los planteamientos de esta lista han de ser “adelgazantes”; es más, la mayor parte de los de este año se plantean como una forma de comer “más sana”, de “desintoxicarse” y demás películas en plan buen rollete.

5º Puesto

Maravillosa propuesta la de depurarse y “limpiarse por dentro” a base de comer arcilla o barro. Te lo conté en su día en esta entrada. Según este absurdo planteamiento, una simple cucharada de arcilla al día (no vale cualquiera, hay que comprársela a quienes han montado el tinglado) te mantiene desintoxicado de isótopos negativos y otras toxinas (ejem). Algo que sería muy divertido (para vérselo hacer a aquellos que lo proponen) sino fuera porque entre las arcillas que se comercializan con este fin, se han encontrado cantidades de plomo y arsénico significativas (ole, y ole).

4º Puesto

Se le llama en inglés la dieta VB6, que suena como a misil intercontinental o algo así, pero no. Responde a las siglas Vegan Before 6pm, que viene a ser una propuesta que invita a ser vegano “por horas”, en esencia entre las 06:00 y las 18:00… sin mayores recomendaciones de qué hacer a partir de las 18:00 y las 06:00 del día siguiente. Se trata de un sistema “con libro” pero sin pies ni cabeza, que me parece que es la expresión que más se ajusta a este tipo de planteamientos. Ya sé que en nuestro entorno resulta muy interesante animar a la gente a comer más alimentos de origen vegetal, pero así hacerlo no ha de implicar postular chorradas como esta del horario. Además, este plan aparenta dar por sentado que una dieta vegana es “per se” saludable… cuando lo cierto es que no tiene por qué ser así; de hecho hay veganos 100% que pueden llevar una dieta muy desequilibrada. Además, crear franjas horarias con este tipo de absurdos planteamientos abre de par en par las puertas al descontrol, a partir de las 18:00. Es por tanto un sistema sobre el que planea el peligroso y tontusco concepto de la compensación.

3º Puesto

La BDA otorga la medalla de bronce para la denominada “dieta sin azúcar”. A ver, supongo que se trata de llevar al extremo una sana recomendación, la de reducir nuestro actual consumo per cápita de azúcar. Tomamos mucho, demasiado y al parecer esta dieta propone pasar de la gran remojada a la gran secada eliminándolos en su totalidad, incluidos los presentes de forma “natural” en los alimentos (como es el caso de las frutas más en concreto) e incluso eliminar muy a menudo todos los alimentos que contengan alguna clase de hidratos de carbono. Tanto la BDA como yo mismo aconsejamos una reducción de los azúcares presentes en la dieta, en especial aquellos que provienen de alimentos procesados (refrescos, pastelería, galletería, dulces…) pero eso es una cosa, y la total eliminación es otra. Eliminar por completo los azúcares de la dieta implicaría además prescindir de verduras, frutas, productos lácteos, frutos secos. Además, en lo que resulta el colmo de las contradicciones, en no pocas ocasiones esta “dieta sin azúcar” sugiere sustituir el azúcar de adición por otros productos que no siendo en realidad azúcar como tal, lo contienen como ingrediente mayoritario, me refiero al agave, la miel, etcétera (para saber cuanto en la miel es azúcar pura y dura, puedes consultar esta entrada).

2º Puesto

La medalla de plata se la lleva una vieja conocida: la paleo dieta. Un planteamiento dietético que tiene casi tantas variantes y versiones como seguidores en el mundo. Por eso, dar una definición sobre qué es la paleo dieta es sumamente complicado ya que no se ponen de acuerdo ni entre sus defensores (es casi tan difícil como dar una definición de dieta mediterránea). Unos excluyen unos alimentos, otros los incorporan, otros los usan solo en determinadas circunstancias… Sé que me arrepentiré, pero para quienes no sepan de qué va esto de la paleo dieta, digamos que es una propuesta dietética inspirada en lo que podría haber comido el hombre prehistórico. Así pues, tanto la exclusión de grupos enteros de alimentos como algunas formas de prepararlos están a la orden del día y, desde mi punto de vista no tiene demasiado sentido. Conste que parte de una buena y muy deseable premisa: no consumir alimentos procesados. Pero el problema viene cuando, por ejemplo, hay quien plantea que un tomate o una patata entran dentro de “ lo procesado”… así, la cosa empieza a complicarse y no poco. Lo cierto es que además suelen tender a ser especialmente ricas en proteínas y se podría correr el riesgo de ser deficitarias en algunos nutrientes, incluido la fibra. Sin embargo, tampoco estoy de acuerdo con el balance que hace la BDA al advertir que su seguimiento es una garantía para sufrir deficiencias (y menos utilizando el tema de la exclusión de leche de la dieta y la deficiencia en calcio). Estoy convencido que un servidor podría llegar a compartir alguna de las miles de variantes que tiene lo que se ha dado en llamar paleo dieta. Ahora bien, así en principio, también es cierto que las dietas que empiezan con grupos de alimentos “a excluir” no son de mi especial devoción.

Y por último, en el primer puesto… la tontería de las tonterías, la reina de las simplezas dietéticas…

1º Puesto

La orinoterapia. No sé que más decirte… la orinoterapia es eso… beber tu propia orina con fines terapéuticos. El tema no es para nada novedoso; como buena parte de los disparates dietéticos sus seguidores apelan a un origen ancestral, las culturas orientales y demás. Sin ir más lejos, en España ya tuvimos hace años un sonado defensor de esta dorada tontería de la mano de Txumari Alfaro (conocido por conducir dar su opinión y la cara en un programa de éxito en los años 90, “La botica de la abuela”). Sí, el tema es como para ir a mear y no echar gota, pero es lo que hay, y por tanto, así están las cosas.

—————————————–

Imágenes: holohololand freedigitalphotos.net

11 comentarios

  1. Lo del barro me mata, he tenido una compañera en el trabajo que la hacia…. y sus sensaciones fueron horrible.

    saludos

    http://cuandofuimoslosmejores.com/gusta-ser-una-zorra-de-las-vulpes/

    29 diciembre 2014 | 09:35

  2. Dice ser paleoman

    ¿Por qué cambias el título de “Las peores dietas de los famosos” por “Dietas disparatadas”?
    ¿Realmente tenemos que hacer caso a esa estupidez de texto, comunicado por Sian Porter, una señora dietista de la BDA con importantes problemas de obesidad?
    http://www.bournemouthecho.co.uk/resources/images/3450924/

    29 diciembre 2014 | 10:07

  3. Dice ser Mónica

    A mi la única dieta que me ha funcionado es esta: http://goo.gl/FhSjrK

    29 diciembre 2014 | 11:15

  4. Dice ser IgnacioRV

    Señor Revenga,no soy dado a comentar blogs de ningún tipo y menos aún de temática nutricional, donde no sé porqué suelo estar en desacuerdo de una forma bastante asidua con distintas publicaciones. Esta, evidentemente, no iba a ser una situación diferente, pero me va a permitir un momento de exaltación si digo que empiezo a estar realmente cansado e indignado de ver como uno tras otro reputados profesionales de la salud de este país incluyen las dietas estilo paleo dentro del cajón desastre de dietas milagro o dietas de los famosos.

    Puedo entender que determinados enfoques resulten curiosos para el público general, pero los que nos dedicamos a leer y hacer ciencia no podemos permitirnos esta actitud de quedarnos en la superficie de las cosas. Quizás se sorprenda si accede a alguna base de datos de estudios científicos e introduce términos como “paleo diet” o “paleolithic diet” y leer aunque solo sean los resúmenes de algunos de estos estudios.

    Me voy a permitir incluir un artículo, uno solo, que podrá ser tanto de su interés como del de alguno de sus lectores. Y curiosamente he escogido uno del Dr. Lindeberg. Lo hago, no por casualidad, sino porque este médico ha ganado fama en la esfera “paleo” a raíz de sus investigaciones con el pueblo de los Kitava, que siguen un modelo de dieta paleolítica muy alejada de la tan repetida y a la vez errónea afirmación de que la dieta paleo es “alta en proteínas”.

    Staffan Lindeberg. Paleolithic diets as a model for prevention and treatment of western disease. Volume 24, Issue 2, pages 110–115, March/April 2012

    Un saludo, y felices fiestas.

    29 diciembre 2014 | 17:32

  5. Dice ser SDA

    Hablar así de la paleodieta da por sentado que quien realizó el artículo no sabe nada de dicha forma de alimentarse, donde priman los productos de calidad y orgánicos sobre los demás, donde recomiendan que el grueso de los hidratos provenga de vegetales frescos, donde limitan el consumo de productos que se ha demostrado contienen antinutrientes (sustancias que si bien en cantidades moderadas son muy perjudiciales, consumidos esporádicamente no suelen revestir gran problema) o proclives a intolerancias (gluten, lactosa, etc), ya que muchas enfermedades auto inmunes se encuentran relacionadas con el proceso inflamatorio que promueven algunos compuestos de ciertos alimentos; si bien se cree que la dieta es hiperproteica es falso, basta con ver el artículo superior hablando de los Kitava, que se alimentan casi de forma exclusiva de hidratos; ahora bien, voy a poner el ejemplo de la comida de hoy y lo que haré mañana, Comida: Berenjenas al horno rellenas de carne picada con pimiento y especias, coronadas con queso curado, acompañadas de tomates también al horno y una ensalada verde – mañana espaguetis de calabacín con atún huevo y salsa de tomate casera, con aceite de oliva; Cena- Brócoli al vapor con huevos eco, pimientos del piquillo asados, nueces y pasas – Mañana – crema de verduras con postre de queso cottage o requesón con miel y frutos secos y semillas, no creo que nadie me diga que estos platos no son sanos o equilibrados, así que antes de llamar disparate a algo, sepa de que habla, un saludo.

    29 diciembre 2014 | 18:35

  6. Juan Revenga

    Hola Ignacio RV y SDA,

    Gracias por vuestras aportaciones aunque me parece que no habéis leído de forma comprensiva aquello que es de mi cosecha y lo habéis sabido diferenciar de la información de la fuente original. El post actual está basado en lo que ha publicado la BDA y yo, además, he dado mi opinión razonada.

    Lamento la lectura descontextualizada que en mi opinión se ha hecho. Hablar de paleo-dieta en cualquier sentido y no asumir que se van a recibir críticas sería, como ya he adelantado, poco realista… Por lo tanto no creo que os extrañe que os diga que ya contaba con ello. Así, si bien de forma general puedo decir que no estoy alineado con el “movimiento paleodietético” mantengo que hay variantes, excepciones y características que son aceptables y, por qué no decirlo, incluso recomendables. Quizá sea la vehemencia con la que desde esta vertiente dietética se acuchilla al resto lo que más me incomoda… pero, sopena de repetirme, no me sorprende a tenor de mi experiencia.

    Gracias en concreto por las aportaciones bibliográficas, ya las conocía, y considero que al resto les pueden venir bien.

    Un saludo

    29 diciembre 2014 | 20:33

  7. Dice ser IgnacioRV

    Estimado Juan

    Muchas gracias por tu pronta respuesta. Puedo asegurarte que no he realizado una lectura descontextualizada de tu publicación y diferencié desde el primer momento qué parte era tuya (la más sensata) y qué parte nacía de la BDA. Como te he dicho en mi comentario, empiezo a indignarme ante ciertas afirmaciones en lo que a la dieta paleolítica se refiere, y eso hace que a veces me deje llevar por la impulsividad.

    Creo que te entiendo perfectamente cuando llegas a afirmar que muchos “paleo defensores” acuchillan otras formas de alimentación, y lo entiendo porque yo estuve en tu lugar antes de empezar a ver con otros ojos este estilo y decantarme finalmente por alimentarme de forma parecida. Pero entiende también el contexto. Para muchas personas, la mayoría de ellas sin formación en nutrición o ciencias de la salud han encontrado en la dieta paleo el alivio a sus males (diabetes, hipertensión, dislipemias, sop, patología tiroidea, etc), y han acabado haciendo esta dieta porque dieron por casualidad con algún libro o una web donde se hablaba de ella, mirar de nuevo al amplio mundo de la nutrición y ver como es la paleodieta y sus defensores los que son acuchillados a diario, ya no por especialistas en la materia que ofrecen una valoración personal, sino por instituciones de todo el mundo, genera un cierto clima de crispación, y al final el “atacado” se convierte de alguna manera en atacante. Esto genera mala prensa, por supuesto, pero habrá quién piense aquello de que la mejor defensa es un buen ataque, e igual que ciertos sectores no dan tregua a la paleodieta, los paleo no dan tregua a otras afirmaciones tanto o más absurdas por parte de sus detractores.

    Evidentemente acepto también que la paleodieta es muy desconocida entre la población general, que se queda en lo de “comer como los hombres de las cavernas” e imagina a los paleo vestidos con taparrabos y cazando conejos por el monte. Otros simplemente verán el libro de Cordain en las estanterías y pensarán que es otra “Dieta de la piña”. Y lo de quitar el pan para muchos, más aún en este país nuestro, suena como poco a sacrilegio.

    Al final, nadie en la calle sabe las aplicaciones terapéuticas de esta dieta, y como mucho algunos la seguirán durante unos meses para intentar eliminar ese rebelde michelín que quedó tras los excesos navideños.

    Sea como sea, lo que se espera de profesionales, organizaciones e instituciones de la salud es una mínima actualización en cuanto a al evidencia científica se refiere, y ver la paleodieta al mismo nivel que otras escatológicas opciones me genera, a mí personalmente, bastante inquietud.

    Un saludo.

    29 diciembre 2014 | 21:00

  8. Dice ser SDA

    Yo no acuchillé a nadie, soy defensor pero no a ultranza, como de todo si bien intento priorizar lo permitido según esta dieta o movimiento, y no, no hemos descontextualizado el artículo, si comienzas con un título que habla de disparates y la pones como el segundo mayor, justo tras beber orina…. pues que quieres que se entienda… que esta dieta sea la única opción saludable tampoco lo he dicho, todavía desconocemos mucho de nutrición, si no habría más consenso, incluso dentro de la corriente paleo. En cuanto a esa actitud en contra de otras formas de alimentación, lo que conocemos por paleotalibanes, los hay, pero existen dentro de cualquier corriente, pero no llama la atención quien valora, experimenta o aprende, el que solo observa, es el que alza la voz, el que intenta imponer, el que si es contrariado es capaz de argumentar un “por que sí” o “por que lo digo yo”, es el que llama la atención y se hace visible, pero esa especie de autocracia esté donde esté, todos sabemos que es negativa..

    29 diciembre 2014 | 21:34

  9. Dice ser Juan

    Lo que es un disparate es decir que comer lo que se ha comido siempre es un disparate. Pon a un hiena a comer ensalada, a ver cuanto tarda en colapsar. Parece que el calcio solo esta en la leche. Lo más gracioso es que si estudias la historia, los cereales y lacteos Fueron una solucion necesaria para una explosion demografica. Podias alimentar a tus hijos sin necesidad de salir a “pelearte” con el alimento para poder traerlo. Esto supuso el inicio de las civilizaciones y, por ende, del aumento de poblacion. A dia de hoy hay medios y conocimientos suficientes para sostener una alimentacion real. Negar la dieta paleo es sencillamente, negar el darwinismo. Si aceptas la evolucion aceptaras que tu cuerpo se ha formado con determinados componentes, independientemente de esperanzas de vida en determinadas epocas, en la que hay muchos factores en juego. A mi me dijeron que tenia diabetes y que debia pincharme toda mi vida. A dia de hoy sigo una paleo “moderada”, es decir, a veces tomo quesos, legumbres, pastas… como cualquier persona normal, pero no mas de un 20%, y mi azucar esta en 100. No digo que haya teorias conspiranoicas judeomasonicas, pero si digo que la base de la civilizacion es el cereal y el lacteo, y que el arte culinario y las propias culturas se han desarrollado alrededor de estos elementos. Y eso no es facil cambiarlo de un dia para otro por muy obvios que sean los resultados… Ahora bien, si para ti es mas barbaridad quitar el pan (lo primero que te dice un medico cuando vas con problemas, es “quitate el pan”… que pasa que es solo el pan? no los cereales? cuando te dice quitate el pan te esta diciendo quitate los cereales) que comer barro, lo respeto, como respetare el que me diga que para el el cuerno de unicornio lo cura todo…

    29 diciembre 2014 | 23:43

  10. Dice ser Andres

    La dieta que funciona es lo que comes por lo que quemas… mas sencillo imposible.

    30 diciembre 2014 | 13:02

  11. Dice ser Isabel

    Nos ha gustado tanto la información del artículo como las partes del mismo donde se aprecian punto de vista del autor, que en gran medida compartimos. ¡Enhorabuena! En nuestra opinión, está bien intentar desintoxicar el organismo, pero previo a ese intento, al seguir algunas dietas, sobre todo si son de adelgazamiento, hay que tener un criterio previo: comer, y comer bien, no siempre engorda. Un saludo y ánimo. http://bioherbarium.com/blog/dieta-saludable/adelgazar-comiendo-mas/

    04 enero 2015 | 20:34

Los comentarios están cerrados.