BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Vinagre de manzana para adelgazar: mi historia de amor y desencuentro con él

Apple_cider_vinegarParece mentira pero hace ya más de 11 años de mi primer escrito dirigido a desterrar soplapolleces en el mundo de la dietética. En aquel entonces fue sobre la supuesta indicación del vinagre de manzana como suplemento adelgazante y quema-grasa. Fue también un encargo, yo estaba haciendo mis prácticas obligatorias para acabar la carrera de Nutrición Humana y Dietética y me encargaron un artículo que estaba previsto publicar en el portal de alimentación de Consumer sin mi autoría reflejada. Me daba igual, me hacía mucha ilusión ver un texto mío publicado en el “Internet” de la época y además quería gritar al mundo la tontería esta. En cierta medida tenía la esperanza de que pudiera abrir los ojos a mucha gente y que esta mandanga caería en el olvido. Ya ves… siempre he sido un poco iluso. Y hasta aquí el especial cariño que le tengo al tema del vinagre de manzana, ahora viene el desencuentro.

El caso es que el otro día una conocida me preguntó por el vinagre de manzana como elemento adelgazante (es decir, que siguen dando guerra). No es que ella se lo crea, ni necesitara saber si verdaderamente funciona a través de mi opinión, ya está convencida de ello aunque solo sea por el marco y manera en la que se publicita.

No obstante, no todo son cápsulas de vinagre de manzana, también hay quien propone usar este aliño diluido en agua y con ello promocionar el adelgazamiento. Así, no hace mucho tiempo pudimos constatar este escrito en una conocida publicación semanal en el que se refleja como se pueden sacar las cosas de contexto a pesar de toda la NO evidencia al respecto de las propiedades adelgazantes del vinagre. Se hizo así poneinedo en alza este estudio de 2009 (Vinegar intakes reduces body weight, body fat mass and serum triglyceride levels in obese Japanese subjects*) y haciendo aquello a lo que tan acostumbrados estamos: descontextualizar el actual conocimiento que se tiene sobre una materia en concreto y coger solo aquellos estudios y artículos que afirman aquello que queremos oír o de lo que queremos escribir. Lo más curioso de este tema es que el estudio en cuestión realizado con 175 pacientes y durante 3 meses, efectivamente contrastó una diferencia leve pero significativa en el adelgazamiento entre los que tomaban vinagre y los que no y además de forma dosis dependiente. Y digo solo vinagre y no “vinagre de manzana” porque esta variedad fue elegida solo por su mejor tolerancia en cuanto al sabor, no por sus milagrosas y únicas propiedades. Así, los autores del estudio hicieron descansar una gran parte de los resultados no al hecho de que fuera vinagre de manzana sino a que fuera simple y llanamente vinagre. De todas formas esas diferencias significativas en cuanto a la pérdida de peso entre quienes tomaban y no tomaban vinagre poseen una escasa relevancia clínica. Para que te des cuenta, tras tres meses de estudio la media de pérdida de los que más adelgazaron (y que más vinagre tomaron) fue de 1,9 kg, frente al grupo que tomo la mitad de la dosis y que perdió una media de 1,2 kg o el grupo control (que no tomó vinagre) y que ganó una media de 0,4 kg. Además, tras 1 mes de haber acabado el estudio las diferencias eran apenas perceptibles entre los tres grupos ya que en aquellos que habían perdido peso (y poco) lo habían recuperado prácticamente todo.

Así, el resumen al respecto de la cuestión adelgazante del vinagre es que solo existe un único estudio serio y de calidad a priori aceptable que haya reflejado una pérdida, muy modesta, de peso con su uso. Además, el hecho de que haya sido con vinagre de manzana parece más un hecho circunstancial que trascendental. Es decir, una evidencia muy escasa como para hacer grandilocuentes artículos y recomendaciones al hilo del vinagre de manzana.

Tal es así que a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria también se le ha preguntado su opinión al respecto de si podría decirse o hay datos que apunten hacia que la ingesta de vinagre de manzana podría ser un elemento que ayudara en algún sentido al control del peso. La respuesta (sé que te la estás imaginando) fue que no, redactada en 2011 al modo y manera que ya conocemos:

En base a la evidencia disponible no se puede establecer una relación de causa y efecto entre el consumo de vinagre de manzana y el control del peso.

Sin embargo, ya lo ves, a día de hoy siguen siendo frecuentes no ya solo la publicidad de este tipo de productos milagro, sino al mismo tempo la labor, ¿desinteresada? seguro desinformada, de algunos profesionales del periodismo que dicen de sí mismos ser expertos de referencia en temas de nutrición.

Supongo que si después de tanto tiempo entre nosotros del vinagre de manzana (al menos 11 años) y de tantas otras zarandajas, hubiera demostrado al menos un mínimo efecto coadyuvante en la pérdida de peso, a estas alturas sería un clamor conocido por todo el mundo en vez de estar relegado, como le corresponde, a la ignominia de formar parte de ése selecto grupo de productos milagro cuyo éxito real tan solo depende de la credulidad y desesperación de algunas personas.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interese consultar:

————————————–

*Nota: lo siento por el enlace pero no hay forma que de que redireccione de la forma correcta al estudio completo. En cualquier caso se puede consultar (espero) en la página de la publicación

Imagen: Phongnguyen1410 vía Wikimedia Commons

7 comentarios

  1. Dice ser Alicante Gusta

    Lo cierto es que las dietas de todo tipo solo sirven para hinchar a los fabricantes de productos para adelgazar

    http://alicantegusta.com/servicios-profesionales/1282-icomo-funcionan-los-creditos-rapidos.html

    25 noviembre 2014 | 10:13

  2. Dice ser Quenyin

    Siempre usando vinagre para aliñar o en las salsas y no sabía que hubiera gente pensando que el de manzana pudiera “adelgazar”. Uso el de manzana desde hace años, igual que el Modena o de Jerez, depende de la ensalada o salsa. Me cuesta creer que la gente use productos más por lo que puedan servir que por su sabor en un plato. Un vinagre de manzana queda muy bien para una vinagreta de verduras frescas con alubias o una salsa para berberechos frescos, el de Modena para una ensalada de espárragos con salmón, por ejemplo.
    Usar un condimento como “producto de adelgazar” en vez de por el paladar es tan irracional. Otra cosa es que a uno le siente mejor uno que otro.
    Pasa lo mismo con las alcachofas, me encantan de cualquier forma, a la plancha, rebozadas, en tortilla o a la brasa, en mi casa toda la vida se cultivaron en el huerto, en invierno siempre había alcachofas igual que brocolí o coliflor. Y el otro día al decir “¡que bueno, que empieza la temporada!” me soltaron “que bien! haces la dieta de la alcachofa”, pues no, no hago dieta de alcachofa, simplemente me gustan!!
    ¡Lo que llega hacer la publicidad!

    25 noviembre 2014 | 11:06

  3. Recuerdo un amigo de la niñez que tomaba vinagre directamente de la botella como si fuera zumo, alucinante!, y lo cierto es que siempre tuvo algo de sobrepeso.

    Y recuerda que si buscas Tiendas Online de Alimentación y Bebidas en España somos tu web de consulta, visítanos en http://elpedidohosteleria.com

    25 noviembre 2014 | 11:27

  4. Dice ser Lucía

    Pues otro mito desmentido. Yo siempre digo que no hay milagros que valgan. La única dieta que funciona es comer de todo sin pasarse y hacer una hora de ejercicio diaria de lunes a viernes. Yo lo hago y a mi me funciona muy bien: http://goo.gl/aV4irD

    25 noviembre 2014 | 11:50

  5. Dice ser Daniel L.

    qué pesados con las dietas para adelgazar!!
    el vinagre de manzana tiene muchas propiedades y beneficios.

    25 noviembre 2014 | 13:25

  6. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Lo mejor para adelgazar es la dieta NAZI.

    Clica sobre mi nombre

    25 noviembre 2014 | 15:12

  7. Dice ser Liliana

    yo vivo en una región de Asturias donde la gente hace sidra natural de sus manzanas, la cuál se transforma posteriormente en vinagre al no consumirla.
    El vinagre de manzana se consume en gran cantidad en esta zona y la prevalencia de obesidad es de las más altas de Asturias.

    25 noviembre 2014 | 15:50

Los comentarios están cerrados.