BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Concretar visualmente la cantidad de azúcar podría reducir la atracción por las bebidas azucaradas

Corazón de azúcarMuy al hilo del post de hace un par de semanas Azúcares añadidos: recomendaciones y etiquetado (deshaciendo la madeja) en el que destacaba el galimatías que supone el etiquetado nutricional cuando de controlar la cantidad de azúcares añadidos que incorporamos se trata (en especial el de las bebidas azucaradas) surge un clarividente estudio que pone de relieve un hallazgo importante. Simple, pero hallazgo al fin y al cabo: no es lo mismo que al consumidor se le informe de que la bebida que se va a tomar contiene 70g de azúcar, que decirle que esos mismos 70g suponen 28 terroncitos de azúcar… y mucho menos mostrárselos, por ejemplo, en una foto. La expresión “contiene 70 gramos de azúcar” es asumida con una muchísima mayor indulgencia que el saber (y no digamos el ver) que esa cantidad de azúcar son 28 terrones. En el segundo caso, contar o ver terrones, hay más probabilidades de que el consumidor decida no consumir la bebida en cuestión y termine haciendo otra elección.

Como decía, esta interesante publicación en la revista Appetite, Concrete images of the sugar content in sugar-sweetened beverages reduces attraction to and selection of these beverages (Representar mediante imágenes el contenido de azúcar en las bebidas azucaradas reduce su encanto y la posibilidad de elección de las mismas) ha puesto de relieve estas cuestiones. Así, tal y como señalan los autores, este tipo de medidas, el poner imágenes en plan terrones o sobrecitos en el etiquetado de las bebidas azucaradas podría ser una herramienta a considerar dentro de las políticas de salud pública y en los mensajes de educación nutricional dirigidos a la población con el fin de frenar su consumo masivo; cuestiones estas que redundarían en un claro beneficio para la sociedad en su lucha contra la obesidad.

Lo cierto es que todos nos llevamos las manos a la cabeza cuando alguien nos “descubre” la verdadera cantidad de azúcar contenida en este tipo de bebidas, que si bien es la misma y se corresponde con los gramos mencionados en el etiquetado, la percepción que se tiene de la burrada realidad no es la misma. La red está plagada de imágenes, blogs y vídeos con este tipo de representaciones que comentan la jugada.

Unidades de conversión: terrón-gramo y sobre-gramo

Las medidas “terrones” y “sobres” de azúcar no son nada precisas, eso es cierto. Por lo tanto decirle a alguien… “lo que te vas a beber tiene 15 sobres de azúcar dependerá mucho del tipo de sobre del que hablemos (y con los terrones pasa igual). A día de hoy los sobres de azúcar que con mayor frecuencia podemos encontrar en la hostelería oscilan entre los 5 y los 10 gramos, con un amplio espectro posible entre estos dos límites que además tampoco son fijos. En cuanto a los terrones, lo habitual es que pesen de 5 a 7 gramos y también es habitual que en ocasiones los encontremos “partidos” en terroncitos de unos 2,5 a 4 gramos. Así pues, más que hablar del número de terrones o de sobres, lo ideal para los fines perseguidos (ejercer cierto efecto disuasorio) sería contar con imágenes tal y como propone el estudio.

Con sinceridad, no me siento especialmente optimista al respecto de esta futurible medida, es decir, no creo que se implante a corto-medio plazo. Sin embargo y en principio no debiera ser así, veamos: no se trataría de una medida coercitiva ni amenazante como pudiera ser: “las autoridades sanitarias advierten que el exceso de azúcar favorece el desarrollo de innumerables enfermedades” tal y como por ejemplo se hace con el tabaco. Tampoco se trataría de grabar con impuestos su consumo… No, esta medida lo único que implicaría es una mejor información.

En sentido contrario parece que eso, el dar una mejor información, no interesa demasiado.

Si te ha gustado este post, quizá te interese consultar:

————————————————————

Nota: Quiero agradecer a Alfonso Méndez (@alfon_mendez) su interés y aportaciones para la redacción de este post.

Imagen: Tina Phillips vía freedigitalphotos.net

6 comentarios

  1. Dice ser Rubén

    Hola Juan, me parece indispensable que haya educación nutricional visual desde la infancia de este tipo sobre el tamaño de las raciones, cantidades medidas, etc. Creo que un gran espectro de la población tomaría mucha más conciencia sobre el problema de la sobrealimentación que padecemos.

    Por otro lado una lata estandar de refresco de 33ml (ejemplo cola) tiene 35 gramos de azucar.

    Saludos

    11 septiembre 2014 | 09:59

  2. Dice ser María

    Yo creo que si te gusta algo da igual lo que te pongan a la vista y el mejor ejemplo lo tenemos con el tabaco http://goo.gl/eT6Hvj

    11 septiembre 2014 | 12:25

  3. Dice ser rg

    Hola Juan, creo que esto que expones hoy estaría muy relaccionado con el post de ayer:
    http://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2014/09/10/la-apetencia-y-eleccion-de-mejores-alimentos-parecen-ser-educables/

    En realidad se trata de una disuasión que ayudaría o que si estaría ligada a la elección por entrenamiento. Está demostrado que a la gente NO le gusta que se les enseñe el resultado, cantidad, consecuencias etc..de tal o cual cosa, parece que no pero molesta y mucho más de lo que creemos, es como un martillo que machaca la mente, y esas imágenes se repiten día en día en la cabeza.

    Lo digo como fumador, y sí, es un vicio muy cabrón pero que la suma de componentes hace el todo: sin duda, y las imágenes valen más que mil palabras en muchas ocasiones, topicazo pero real. Amén que como información es real, no es sensacionalista, el ver las barbaridades de algunos productos que consumimos sin ni tan siquiera saber apenas ni que tienen ni en que cantidad.

    Saludos.

    11 septiembre 2014 | 13:26

  4. Dice ser mnj

    No se puede comparar la cantidad de azucar de los refrescos (fructosa) con el azúcar común (sacarosa) que se le echa al café.

    La sacarosa es mucho más dañina, la fructosa no, es el mismo típo de azucar que tienen las frutas.

    11 septiembre 2014 | 18:06

  5. Dice ser jgat

    Es posible que la fructosa tenga un indice glucemico menor que la sacarosa, pero acaba engordando lo mismo, son calorias igual de vacias, y su abuso acaba “cascando” el higado ya que se metaboliza toda por este organo. Además según tengo entendido en Europa todavia usan azucar en bebidas como la Coca Cola a diferencia de EEUU donde usan jarabe de maiz.

    12 septiembre 2014 | 13:40

  6. Dice ser David

    mnj,

    Primero la sacarosa es un dímero formado por glucosa y fructosa. Segundo la fructosa está siendo uno de los nutrientes de moda por sus efectos negativos de lo más variados (efecto lipogénico, alteración del gusto en infantes, caries, resistencia a la insulina, etc.).

    Pero que conste que no estoy defendiendo a la sacarosa, sólo quería dejar claro que por mucho que un elemento este en un alimento saludable esto no convierte a dicho elemento en saludable directamente, si la fruta es saludable no es por la fructosa que contiene, además esta está en cantidades muy inferiores a las de refrescos y otras bebidas azucaradas.

    21 septiembre 2014 | 02:35

Los comentarios están cerrados.