BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Distribución de carne en mal estado en China y la “Fast Food Nation”

Fast food nationSupongo que la noticia de la semana pasada en China a colación de la comercialización de carne podrida no te habrá dejado indiferente. De hecho nuestra susceptibilidad por estos temas ha subido bastantes enteros en los últimos tiempos y como tal supone una tendencia que va a seguir en alza tal y como señalé hace poco en este post (me refiero a la creciente preocupación, no al fraude, esperemos). Quizá no sea tanto que nuestra sensibilidad haya aumentado sino que en la actualidad la facilidad en la comunicación, en la llamada era de la información, nos hace llegar hasta nuestros oídos con mucha más celeridad y precisión este tipo de noticias alarmantes. La cuestión es que el hecho en sí es preocupante con independencia de quién se entere. Antes solo se alarmaban unos pocos y ahora se alarman muchos dado el impacto de los hechos en sí y lo vulnerables que nos hacen sentir cuando conocemos incidentes de este estilo. No es para menos, estamos hablando de lo que comemos y del resultado que sabemos bien puede tener sobre nuestra salud.

Por si acaso no te enteraste te lo resumo: hace unos pocos días un medio de comunicación de este país denunció publicamente de que la compañía alimentaria Husi de Shanghái procesaba y distribuía a sus clientes carne en mal estado, un importante problema agravado por una actividad fraudulenta en toda regla cuando se conoció que además se alteraban (en beneficio de esta empresa) las fechas de caducidad. Es decir, no se trata de un “error” en el procesado, de un incidente… no, se trata de mala baba en toda regla. Merece la pena destacar que no es solo una cuestión de “chinos” ya que la tal compañía Husi es a la vez una filial del grupo OSI de Estados Unidos.

El escándalo subió unos cuantos enteros cuando se supo que este productor/distribuidor proveía de carne y materias primas a grandes multinacionales de la conocida como fast food o cadenas de comida rápida, léase, McDonalds, KFC, Pizza Hut.

De este lamentable hecho yo sacaría dos lecturas. En primer lugar, ser conscientes que, de nuevo, son este tipo de cadenas de “restaurantes” y ese tipo de productos en donde se termina por materializar ese eslabón, el último, en el que el consumidor acaba por tomar contacto con esos alimentos corrompidos. Ya no estamos hablando de la mayor o menor idoneidad nutricional en el uso de este tipo de “restaurantes” y productos procesados, suponiendo que las materias primas estuvieran en un estado higiénico aceptable… es que además, no lo están; y el punto de distribución, de tu bandeja a tu boca, vuelve a ser ese tipo de productos y ese tipo de “restaurantes” que los distribuyen al comensal. Esto a su vez merece dos reflexiones: ¿acaso estas multinacionales de la comida rápida no tienen sus propios controles de calidad? Se supone que en este tipo de establecimientos se ha de hacer un control sanitario de las materias primas recibidas y, o bien se lo saltan a la torera, o bien los realizan y se saltan a la torera sus resultados. Y además, vuelve a poner de manifiesto que es precisamente en los productos más procesados (tal y como te comenté en esta y en esta otra entrada) en donde al consumidor se le pueden meter más goles. Parece que este tipo de productos (ya los adquieras en las típicas bandejas de tu supermercado o bien en este tipo de “restaurantes”) tienen todos los números para convertirse en una especie de vertedero de los alimentos de origen animal.

Tras la polémica, ya te lo puedes imaginar, las grandes cadenas implicadas han salido a la palestra pública para decir a voz en grito que ya han retirado de la venta aquellos productos procedentes de la factoría en la que ha saltado el escándalo. Ya podemos dormir tranquilos.

La segunda de las lecturas que vienen a mi cabeza es que este tipo de polémicas no son precisamente nuevas en este tipo de industria. Para nada. La actualidad trajo a mi memoria la (profética en este caso) película Fast Food Nation (“El país de la comida rápida”) de 2006 dirigida por Richard Linklater y basada en el libro homónimo de Eric Schlosser. En ella se entrelazan varias tramas, varias denuncias sociales para ser más concreto, pero el hilo conductor parte del encargo que recibe un directivo de una de estas cadenas de comida rápida (una hamburguesería) para desentrañar el problema que ha supuesto el encontrar en unos análisis una carga de E. coli, muy por encima de la permitida en el buque insignia de sus hamburguesas, la Big One. Lo que hay que descubrir en la película es el origen de esa mierda (tal cual, porque de eso se trata, se expresa uno de los dirigentes de la multinacional) en esas hamburguesas. Todo ello aderezado en la película con una importante denuncia social enmarcada en la inmigración ilegal, las precarias condiciones laborales de estas personas, el uso de drogas, etcétera. Todo un poema, tristemente real, a tenor de las habituales circunstancias. Este es su trailer.


El caso es que al final no he podido por menos que acordarme del fragmento de la peli en el que aparece Bruce Willis (Harry Rydell en la película) encarnando a un socarrón (por no decir cabronazo) intermediario entre la carne de los mataderos y de salas de despiece, y las multinacionales que finalmente comercializan ésa carne de dudosa salubridad. El muy cabronazo, ahora sí, mientras disfruta a dos carrillos de una espléndida Big One, con todo el carisma que un actor yanqui de pro lo puede hacer cerveza en ristre, le comenta al directivo encargado de encontrar el origen de la contaminación fecal (lo siento por el enlace en italiano, no lo he encontrado ni doblado ni en versión original):

Con sinceridad [aun suponiendo que efectivamente la carne esté contaminada] no sé dónde puede estar el problema. Se supone que la carne ha de ser cocinada… ¿no? Pues cocínala y asunto arreglado. [Además] No vamos a acabar a con la industria automovilística de Detroit porque cada año mueran más de 40.000 personas en accidentes de coche, ¿no? Así que, [no te des demasiado mal], todo el mundo tiene que comer un poco de mierda de vez en cuando.

Te lo traduzco… ¿que tu hamburguesa congelada (antes de cocinarse) contiene además de carne, caca de vaca? ¿Que tu hamburguesa congelada (antes de cocinarse) se cae al suelo y juegan al hockey con ella? No te preocupes, ésta habrá de pasar por la “higienizante” acción de la parrilla o del horno o de cualquier otra fuente de calor y asunto resuelto. Otra cosa será el día que este tipo de establecimientos se dediquen a hacer promociones de steak tartar… ahí la cosa cambiaría de forma importante. Ahora que caigo… no me importaría ver “disfrutar” a uno de los directivos de estas multinacionales delante de una cámara de esta sabrosa especialidad preparada con la carne de sus hamburguesas (tomada al azar, claro).

A mí de momento, y como ya vengo haciendo, no me pillarán en uno de estos “restaurantes”, ni comprando este tipo de productos en el supermercado salvo por causa de fuerza mayor. No me gusta demasiado la idea de no saber qué estoy comiendo y menos cuando una de las alternativas es tan escatológica. Ya sea cruda o a la plancha. Yo lo llamo principio de precaución.

——————————————

 

9 comentarios

  1. Dice ser Lola

    Es cada vez más preocupante la frecuencia con que salen este tipo de noticias. El futuro se va acercando cada vez más a Soylent Green.

    28 julio 2014 | 10:56

  2. Dice ser Cecilia

    Hola Juan,

    soy seguidora habitual de tu blog y lo leo con interés cada día (de lunes a viernes), pero debo decirte que este artículo me ha decepcionado aún más que el que dedicaste a los kebabs.

    No voy a citar nombres de empresas para que esto no parezca un comentario interesado, pero puedo asegurarte que las empresas más importantes del sector de la “comida rápida” (si quieres “comida basura”) mantienen estrictos controles higiénico-sanitarios, al menos en lo que a Europa se refiere. Es decir, esta comida es, en general, segura. Otra cosa es que sea abominable desde el punto de vista nutricional.

    En definitiva, y con todo respeto, me parece que tu artículo es tendencioso y un poco sensacionalista, algo que no espero encontrarme nunca al abrir este blog.
    Saludos

    28 julio 2014 | 11:38

  3. Dice ser mcauto

    A mi también me parece tendencioso. Mi novio trabajó en el Mc Donalds y siempre nos dice que nunca ha visto mayor higiene en unas cocinas. Son muy pulcros y las normas muy estrictas. Otra cosa será la calidad de la comida en sí, que ya se sabe que es para ocasiones esporádicas. No creo que el adquirir carne pasada fuera una acción deliberada por parte de estas cadenas. No lo sabían y tuvieron la mala suerte de tener contratado un proveedor sin escrúpulos… Son cosas que pasan y que ya han subsanado.

    28 julio 2014 | 13:16

  4. Dice ser lobo

    Y qué pensáis que hacen en el restaurante de Pepe, el del barrio? Seguro que a él si se le cae una hamburguesa o lo que sea al suelo, lo tira. Seguro.
    No quiero con esto exculpar a nadie. Al contrario, casi culparlos a todos. Nuestro estilo de vida conlleva que hemos dejado en manos de otros , de gente que ni nos conoce, el criar o cultivar, matar o recolectar, despiezar y procesar lo que comemos . Y eso es un negocio para ellos. Así que…difícil veo el tema

    28 julio 2014 | 14:35

  5. Dice ser Manuales forex

    No es ni la primera, ni la segunda, ni la tercera vez. Ni tampoco que una coorporación alimentaria haga “la pirula” a los consumidores… como Nestlé con sus alimentos infantiles

    http://trabajoserio.ws/vamos-entender-forex-de-una-manera-sencilla-y-facil/

    28 julio 2014 | 15:44

  6. el-nutricionista-de-la-general

    Hola Cecilia,

    Gracias por tus palabras, siento el chasco que parece te has llevado. En mi opinión no hay mayor sensacionalismo ni tendencia destacable cuando se contrasta con datos en la mano que son tanto este tipo de “restaurantes” como los productos especialmente manipulados los que con mayor frecuencia se hallan en el ojo del huracán. Es una cuestión de oportunidades, del intermediarios, de procesos, y de posibilidades de enmascarar una mala práctica (sea esta delictiva o no)… y por lo tanto, es una cuestión de probabilidades. Es decir, no nos podemos llamar a engaño y se ha de reconocer que en este tipo de productos, se distribuyan a partir de un “restaurante” o en una bandeja de porespán (y tenga la culpa quien la tenga), donde hay un mayor riesgo de que al consumidor se la metan doblada… y no me refiero a las cuestiones nutricionales (que también) sino estrictamente a las referidas a la seguridad alimentaria. Los datos y las noticias están ahí y son difícilmente rebatibles. Solo era eso.

    Saludos cordiales

    28 julio 2014 | 16:12

  7. Dice ser Jose Alberto

    En realidad no deberia sorprendernos si al final somos los consumidores los que comemos y cagamos y tambien somos nosotros los que aceptamos que muchos, muchisimos lugares donde elaboran lo que comemos, y compartimos con nuestra familia hagan de esa elaboracion estiercol con rositas y filigranas.
    La tendencia del mercado en hosteleria esta cambiando y no son muchos los que se adaptan a estos cambios y nada mejor que antes de comer nos demos una vuelta por el baño u observar la cocina para saber si alli merece la pena sentarse a disfrutar de una buena alimentacion.
    El problema parte en que no queremos aceptar que comer, no es lo mismo que disfrutar de una buena cocina.
    Y nada tiene que ver el precio del menu que ingerimos con la mierda culinaria que nos van a servir en la mesa.
    Si el comercio de alimentos elaborados, fuera realmente serio para muchos, otra cuestion seria , pero tambien debemos admitir que nos hemos dejado llevar por estas comidas de fideos chinos y arroces tres colores que nos dan lo que nos dan y luego nos quejamos de lo que comemos.
    Si de algo podemos aprender es que hace unos años un amigo me enseño campos de cultivo de lombrices de california que luego eran empleadas en la elaboracion de hamburguesas por su alto contenido proteico.
    Alguien se ha preguntado donde van, los yogures, los quesos, la leche etc etc etc que no se vende y se retira por las mismas empresas que las suministran ???
    Les aseguro que no se tiran.

    28 julio 2014 | 21:32

  8. Dice ser Carmela

    Es un experimento: Ver que cantidad de basura, carne podrida, carne sin pudrir llena de antibioticos y aditivos, verduras trasgenicas con altos niveles de pesticidas y otras guarrerias puede comer el ser humano sin ponerse demasiado enfermo.

    28 julio 2014 | 23:32

  9. Efectivamente y como leía en un mensaje anterior a este, si las grandes compañías de alimentación y comida rápida intentan hacer triquiñuelas para ahorrarse unos “durillos”(que en realidad serán millones y millones de euros) que no va ha hacer el Bar “Manolo” que está en la esquina de la calle.

    Con los programas tan conocidos de Chicote hemos podido comprobar como se las gastan los restaurantes de todas las ciudad…. Aun recuerdo cuando se sacó un yogur de una nevera donde en la etiqueta había una promoción de las Olimpiadas del 92, imagínate…..

    Eso está a la orden del día y es una pena

    29 julio 2014 | 10:33

Los comentarios están cerrados.