BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

¿Qué hay de cierto sobre la tripa cervecera?

Pensativo¿De verdad se le puede atribuir un papel significativo a la cerveza como tal en la protrusión abdominal que lucen en especial no pocos varones?

La respuesta es que a medias. O que de alguna forma la cerveza contribuye a ello, pero desde luego, por si sola no suele ser una explicación, hay otros elementos que normalmente se obvian en esta ecuación.

Tal y como explico en mi libro “Con las manos en la mesa” en el que se aborda la verosimilitud de este y otros mitos alimentarios, la cuestión ha de ser observada a través de varios factores. Además de los que son evidentes, es decir, la cantidad de cerveza y la frecuencia con la que se toma, es indispensable tener en cuenta otros no menos importantes: el marco alimentario junto al que se realiza esa ingesta de cerveza (si se comen más o menos panchitos, snaks, tapas, etcétera al tiempo que se bebe esa cerveza), así como el género del consumidor cervecero y su edad.

La cantidad y la frecuencia como claves

El tema de la cantidad no es baladí. Por ejemplo, es relativamente habitual que alguien entre en un bar y pida: ¡un zumo de tomate, por favor! Y en ése caso, lo más probable es que le sirvan unos 200 ml. (1 botellín) de zumo de tomate. Sin embargo, si alguien entra en el mismo bar y pide: ¡una cerveza, por favor!, lo más probable es que la ración sea de unos 330 ml. de cerveza. El resultado de la primera petición, unas 90 kcal (tomate), el resultado de la segunda 148 kcal (cerveza). Al mismo tiempo, en el caso de la cerveza y a diferencia del zumo de tomate, es más probable que haya una segunda, tercera y así sucesivamente consumición. Siendo así, el resultado es totalmente diferente como puede comprenderse con facilidad. Es decir, cuando se bebe cerveza es más frecuente que las ingestas sean mayores que cuando se bebe cualquier otra cosa.

El acompañamiento como clave

Cerveza y picoteo

Tampoco es tontería el tema del acompañamiento y el marco. En cierta medida se criminaliza un único producto (la cerveza) haciéndole culpable de un mal planteamiento alimentario general. En el marco del consumo cervecero, son mucho más frecuentes las asociaciones de esta con patatas bravas, “panchitos”, pizza, patatas fritas, etcétera. Asociaciones que quizá sean menos inmediatas con otro tipo de bebidas. Además el tema de la cerveza se vincula también en no pocas ocasiones a un estilo de vida más sedentario (¿hablamos de los eventos deportivos delante del sofá con unas cuentas cervezas en la mano y su acompañamiento?). En este sentido, sería tan correcto decir “tripa cervecera” como lo sería el referirse a ella como tripa patatera, cacahuetera, pizzera, sedentaria, etc. o simplemente, tripa tuttiguarri (y abundanti). Como ves, todo cuenta.

El género y la edad

Luego está el tema de “la tripa cervecera” en concreta alusión a la de algunos varones y de determinada edad. Pues esto también tiene su explicación. Sobrepasada la “plenitud” fisiológica y ya en la mediana edad, cuando no de pleno en la madurez, en general es contrastable un descenso en el gasto energético total tanto por un descenso del metabolismo basal, como por la habitual disminución del gasto debido a la actividad física. Ni que decir tiene que en estas circunstancias se facilita la acumulación de grasa a partir de los excesos calóricos a lo que puede muy frecuentemente contribuir la cerveza y sus acompañamientos. En el caso del varón, el patrón de acumulación de tejido graso más típico (mediado por características hormonales) tiene lugar en la región del abdomen.

Así pues, esta es la explicación, que si bien en general no hace justicia a realidad de la expresión, ayuda a comprenderla.

Aquí tienes un vídeo que lo explica a las mil maravillas y que se ciñe como un guante a los contenidos que en su día dejé por escrito en el libro. Educativo y entretenido. Que lo disfrutes.


———————————

Imagen:  David Castillo DominiciKEKO64 vía freedigitalphotos.net

9 comentarios

  1. Dice ser Trabajo Serio

    Es un mito a medias, aunque quizas no sea la cerveza sino todo lo que le aderezamos…

    Un saludoteee

    http://www.trabajoserio.ws

    20 junio 2014 | 09:52

  2. Dice ser AreaEstudiantis

    Es que una cerveza con un pinchito sabe mejor. Pero luego hay que correr mucho para quemarlo!!

    http://areaestudiantis.com

    20 junio 2014 | 09:54

  3. Dice ser Manuel

    Si nos fijamos en los alemanes vemos que hay muchos con barriga cervecera pero también hay muchos delgados. La mujer alemana también bebe cerveza y suele estar delgada. Yo creo que además de beber mucha cerveza influye también si comen muchos frankfurts o comida con grasa http://goo.gl/32fD0i

    20 junio 2014 | 10:21

  4. Dice ser rg

    Y si la cerveza es sin alcohol?, hay algún estudio o comparativa?

    Saludos.

    20 junio 2014 | 12:16

  5. Dice ser Javi

    La cerveza sin alcohol no es cerveza.

    20 junio 2014 | 13:39

  6. Dice ser rg

    @Javi

    Pero esa respuesta no me vale; mientras en el etiquetado ponga cerveza será cerveza, otra cosa es tu opinión, exactamente la misma que la mia XD

    La pregunta es igualmente válida, o de donde salen las calorías?? y si influye el tipo de calorías??

    También como purista te podría decir que la cerveza con baja graduación y poca fermentaxción tampoco es cerveza…peeero.

    Saludos.

    20 junio 2014 | 15:25

  7. Dice ser tanatos

    Y si la cerveza es sin alcohol? Pues le han quitado los azucares, o sea el alcohol, y tiene menos calorias.

    20 junio 2014 | 15:39

  8. Dice ser rg

    @tanatos

    ein?? parte de los carbohidratos se transforman el alcohol por fermentación, no?? Entonces cuantas menos calorías tiene y si las calorías del alcohol son, como algunas veces se comenta, “diferentes”??

    Entendiendo que químicamente no hay calorias diferentes pero nutricionalmente sí o no?? es curiosidad lo de la cerveza sin alcohol, más que nada porque no es zumo de cebada sino cerveza fermentada a la que luego se le extrae gran parte del alcohol; y hay un fabricante que lo va extrayendo durante la fermentación, es una cerveza sin alcohol cara pero muy diferente al resto.

    Saludos.

    20 junio 2014 | 19:08

  9. Dice ser Marian

    Pero que es mejor ¿la cerveza o el vino? tanto para la salud como para la menor ganancia de peso

    23 junio 2014 | 10:44

Los comentarios están cerrados.