BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Yo soy más de mercado que de súper, ¿y tu?

MercadoViernes again, y siguiendo una reciente tradición en el blog, vamos con cuestiones prácticas sobre el cómo comer lo que comemos y, espero, buenas formas de llevar a cabo esta cotidiana e imprescindible faceta humana. Bueno, aunque siempre habrá quién ponga la nota discordante, ¿verdad, Robert?

Así pues, para todos aquellos que nos gusta comer de verdad o bien para los que necesitan buenas ideas y herramientas para organizarse hoy continúo con los consejos a la hora de planificar el habitual condumio. Bien, en principio se entiende que ya hemos planificado qué es lo que vamos a comer en los próximos días; hemos hecho los deberes, hemos preparado la plantilla y sabemos que poner en ella para la próxima semana gracias al calendario de menús… platos que a su vez estaban ya en el listado de platos y perfectamente descritos en el recetario. Toca ir a la compra.

En casa lo tenemos claro, esta, la compra gorda, la realizamos el sábado por la mañana y en el mercado. En nuestro caso en un mercado de barrio, con sus puestos de pescado, sus carnicerías, pollerías, verdulerías y demás. Una de las ventajas de hacer la compra en el mercado es que no te vas a tropezar con tonterías.

Así pues, el sábado, mientras el desayuno familiar tiene lugar, ecléctico en una buena parte de nosotros (mi santa no, que va a lo suyo en estos temas), nos dedicamos, entre todos a preguntarnos qué hemos de comprar para preparar aquello que hemos decidido comer. A continuación es el turno del teléfono y de llamar a todos los puestos en los que hemos previsto comprar… y hacer el pedido. No tenéis ni idea del tiempo que se ahorra. Llegas un par de horas después de la llamada y: Hola Jorge, ¿tienes mi pedido? Sí aquí está. ¿Cuánto es? 13,50€ por ser tú. Hala majo, ¿todo bien? Bueno, sí la puta crisis, ya sabes. Qué me vas a contar. Pues eso. Ciao y gracias. Gracias a ti, ciao.

Este es un ultra resumen de lo que suele suceder obviando todos los posibles matices que rompen esa agradable rutina que supone el roce con esa persona en la que confías y que te vende, te aconseja y se preocupa por poner a tu disposición aquello que tú y los tuyos habéis decidido comer.

Los inconvenientes de esta práctica son solo los que se desprenden de la necesidad, solo inicial, de “hacer mercado”, de darte a conocer, de preguntar a cada uno de los tenderos de cada puesto que frecuentas qué está bueno, qué no lo está, de darles un feedback la próxima vez que los ves: “joder Juan, cómo estaban aquellos guisantes del otro día; oye Raúl, el rodaballo que me llevé, impresionante” Y si hay algo negativo, pues también, vas y se lo dices: “Mecagüen tu pelo Ramón, los pimientos de Padrón esos que me llevé y que me aseguraste que no picaban… te los puedes meter…” Pero siempre de buen rollo. Tú comes los que ellos te dan. Cuidadín.

Además, sí los piropos los dices en voz alta cuando el puesto tiene una buena cantidad de parroquianos y, por el contrario, las quejas se las dices por lo bajiniya tienes ganado un fiel tendero para toda la vida. A partir de ahí, puedes sin miedo preguntarle: Oye Ramón, qué tal están a estas alturas las mandarinas ¿estás buenas, puedo llevarme un par de kilos sin miedo?Te responderá como si fuera para sus hijos, con total garantía.

Después de tanta justificación solo me queda hacer un resumen de las ventajas que yo le encuentro a comparar en el mercado:

  • Se compra sin distracciones, tan frecuentes en las grandes superficies, vas a tiro hecho. Eso no quita que si una vez en el mercado ves algo en lo que no habías caído, pues te lances a comprarlo… pero con la garantía de que lo que compras es comida.
  • Las probabilidades de comprar alimentos de temporada y de cercanía aumentan. Sé que esta no es una garantía total (tomates en febrero… ¡por dios!) pero ayuda bastante a comprar productos en su mejor momento y a mejor precio, en especial frutas, verduras, hortalizas y pescados.
  • Los alimentos que tú comes te los ponen a tu disposición personas. Aquellas con las que se puede comentar, criticar, alabar el estado, sus propiedades, formas de cocinado, etcétera. Conversaciones en las que a menudo participan otras personas… ¡genial!
  • En esas conversaciones, acompañado de tus hijos, estos aprenden. Y aprenden más allá de las cualidades de los alimentos y su temporalidad, aprenden relaciones humanas. Y que más humano que el planificar la comida (al menos en nuestro tiempo)
  • Puedes encargar la compra, te saltas las colas del resto de usuarios si así lo prevés. No te llevan la compra a casa (algunos sí) y ganas tiempo.
  • Y no lo puedo negar, al menos en mi opinión, los víveres adquiridos en este entorno son de una significativamente mejor calidad que la de los supermercados.
  • Dejar para el súper aquello que solo puedes comprar en el súper… algo que te acerca al hecho de comer comida, ¿te acuerdas?.

Me despido, no sin antes echar de menos una de las pocas publicidades que hace tiempo se podían ver este blog y que he de decir que me conmovió, hoy ya no; no está (un servidor no controla estos detalles, ya lo siento). Esa publicidad hacía referencia a: practica el mercating, una publi que animaba a los usuarios catalanes a comprar en sus mercados.

Nota: Con esta entrada no quiero “echar tierra” sobre otras formas de comercio (supermercados, venta on-line, etcétera) que merecen todo mi respeto. Esta es tan solo una reflexión particular que, al menos en mis circunstancias, y en la de todos aquellos que se sientan identificados, quizá pueda serles útil. De hecho, no puedo negar que para ciertas cosas (incluso comestibles) terminemos recurriendo a esos otros tipos de comercio. Pero eso será motivo de otro post.

——————————————

Imagen: Gonzalo Bullón

25 comentarios

  1. Dice ser pollito

    Ya… pues yo no: con un trabajo de ocho horas diarias y familia numerosa, hago la compra en el súper, que es mucho más rápido, o incluso una vez al mes por internet… Me hacen mucha gracia estas mejoras de la calidad nutricional que simplemente no hay manera de acomodarlas en un horario corriente y moliente. ¿Quién tiene tiempo de hacer 10 colas en vez de una y de dar cháchara a 10 tenderos? ¿O ganas de dedicar a ello 1/4 de tu fin de semana? Yo no, desde luego. Me encantan las descripciones de los mercados… en una web que leía antes, “The Vegetarian Epicure”, eran verdaderamente poéticas y te hacían la boca agua… pero para mí son como las novelas que describen jets privados y casas en las islas Caimán… inalcanzables…

    07 febrero 2014 | 09:12

  2. Dice ser Rubén

    En Tras Cantos, Madrid, la calidad del mercado es mayor que la del súper y no te digo si lo comparas con el híper. Pero el precio … Ay el precio !!! La carne y el pescado son bastante más caros y la fruta no puede comprarse.

    No hace falta ir al mercado y evitar el súper o híper para comprar comida al vendedor, que te asesore y que practiques las relaciones sociales. Si voy a la frutería o pescadería, que no están en el mercado, también charlo, pregunto y compro comida. Y si entro al Ahorramás (en el Mercadona es imposible que te atiendan bien) y hago cola en la carnicería, pollería o pescadería, también puedo disfrutar de las mismas ventajas que si compro en un mercado.

    Creo que tú lo que quieres transmitir es que es más interesante ir a un puesto donde te atiendan que comprar la comida preparada en bandejas.

    07 febrero 2014 | 09:26

  3. Dice ser albitaguapa2

    yo compro en super no tengo tiempo de ir a tanto sitio es lo que tiene currar 12 horas diarias y hacer la compra una vez por semana por otra parte ya no traen tantas cosas majas los mercados, por los menos las ultimas veces que he podido ir

    07 febrero 2014 | 09:40

  4. Dice ser Daniel L.

    nosotros vamos a un mercado en Alcalá de Henares los sábados por la mañana.
    muchos puestos, muchos más productos que en los super, más cercanos, menos envoltorios (menos aditivos).
    no me extraña que esté tan lleno, da gusto comprar así.
    entre semana hay varias tiendas de barrio donde comprar todo lo necesario.
    al super que vaya rita.
    buen post.

    07 febrero 2014 | 09:58

  5. Dice ser manu

    y los precios? Porque son como el doble. Me parece que eres un friki de cuidado!

    07 febrero 2014 | 09:59

  6. Dice ser Gema

    Yo no estoy de acuerdo, creo que en algunos supermercados te atienden igual de bien, la carne la compro en la carnicería del barrio, que los conozco y como tu dices te tratan como si fuese para ellos, y también les puedo encargar por teléfono, pero el resto de compras las hago normalmente en mercadona, donde a mí si me tratan bien, me conocen y hacen lo mismo, me dicen cuando es mejor llevarme o no llevarme algo. También voy al carrefour que me gusta más la zona de charcutería porque te lo cortan en el momento en lugar de envasado, y también conozco a las tres chicas que se van turnando, y tienen conmigo el mismo trato.
    No puede ser así si cada día vas a un supermercado distinto, pero si vas siempre a los mismos sitios, al final es como el mercado, te conocen y tu les conoces a ellos, y en el fondo la política de empresa es la misma, captar clientes para que vuelvan, así que no les interesa venderte cosas en mal estado ni pasadas, porque pierden un cliente.
    En cuanto a las distracciones y las cosas que no son comida… bueno, en los super están también en determinados pasillos, con no pasar por ellos… yo no tengo ningun problema con ese tema, si quiero distracciones las compro y si no pues no.

    07 febrero 2014 | 10:31

  7. Dice ser kraken

    Pues nada señores. A comprar en los super… Luego diremos que no tenemos servicios en nuestros barrios… queremos carnicerías, pescaderías, fruterías, ferreterías etc… pero preferimos comprar por internet o ir el finde semana a leroy merlin a ikea y al Carrefour…
    Nuestras madres no conocían estos hiper e ir al mercado es mas que comprar como borregos como bien dice el post.
    Simplemente si quieres conocer bien como se comporta la gente de una ciudad , que es lo que come y su cultura personal , nada mejor que darte una vuelta por sus mercados.
    Tengo la suerte de tener teléfono y hacer los pedidos de pescado carne y fruta a los comerciantes de mi zona, que por cierto son los que anteriormente compraba mi madre.
    y os puedo asegurar que tardo menos que dando vueltas por los pasillos de los super.
    Evidentemente los uso, pero deberíamos intentar usarlos cada vez menos, por no perder nuestra cultura que ya parecemos yankies.
    Saludos.

    07 febrero 2014 | 10:56

  8. Dice ser Mónica

    Pues yo respeto todas las opiniones pero soy más de Mercadona http://xurl.es/9ik46

    07 febrero 2014 | 11:01

  9. Afortunadamente hoy por hoy hay opciones para todos los gustos, bolsillos y circunstancias. En cualquier caso ir a la compra ya no es una necesidad desde que existe el comercio online y mucha gente que apenas tiene tiempo libre o tienen problemas de movilidad lo agradece. Encuentra tus proveedores y tiendas online en http://elpedidohosteleria.com

    07 febrero 2014 | 11:36

  10. Dice ser susana

    Pues yo compro en un mercado semanal de frutas y verduras de mi pueblo que es de proximidad, al aire libre, con tenderos que en su mayor caso son agricultores, y tb hay frutos secos, salazones, etc…, y claro la calidad es inmejorable y los precios pues hay de todo, según a que puesto vayas es más o menos caro, este conocimiento te lo da el hecho de que al cabo del tiempo acabas conociendo a todo el mundo y conociendote a tí, claro, en cuanto a lo de los tomates en febrero, que no es por nada pero los raf están en plena temporada!

    07 febrero 2014 | 11:39

  11. Dice ser FB

    Pues yo combino. Paso de pagar en la tienda de barrio a partir 1€ por el litro de leche si lo pillo a 85 céntimos en el súper (y de la misma marca. Si me voy a la blanca, muchas veces pillo por 60-65c) y lo mismo pasa con refrescos, conservas…¿carne y pescado? No puedo ir a comer a casa, y tampoco llevar tupper a la oficina, así que en el bar de la esquina (donde también me conocen). Para cena, no pillo. ¿fruta y hortalizas?. La lechuga en el super, que me compro cogollos, y en eso, va a ser el mismo proveedor y más precio en la tienda. Tomates, zanahoria y fruta sí van a granel, y van a la frutería. Encurtidos, es que se los compro a un colega.

    Por cierto, las tonterías de que se fabrica distinto la marca blanca que la de empresa… Pues trabajé unos meses en una empresa que hace marcas blancas. Y el proceso productivo era el mismo (sale más barato que tener líneas separadas o reprogramar los procesos).

    Por cierto, ¿carne y pescado comprados el sábado para toda la semana? ¿Y qué hace, los congela al llegar a casa? En ese caso, ¿Para qué comprarlos frescos?

    07 febrero 2014 | 11:52

  12. Dice ser Juas

    Blah, blah, blah… como la mayoría de tus artículos. Ni sabes en que mundo vives.

    Llamar a las tiendas del mercado para encargar la compra? Será en tu mercado, las tiendas de los dos mercados tradicionales que tengo cerca de casa o no tienen teléfono o no admiten reservas por teléfono.

    Y eso de “saltarte la cola” para recoger un pedido es de chiste. En el 90% de los casos la gente que está haciendo cola te va a linchar. Y con razón.

    Pero nada, si los mercados a los que vas son deluxe y tu andas sobrado de tiempo libre para pasarte varias horas haciendo la compra, pues adelante. Pero no inventes paisajes de cuento de hadas, que todos sabemos de que va el tema de hacer la compra, ok?

    07 febrero 2014 | 12:01

  13. Dice ser Brisha

    Creo, amigo, que deberiamos matizar:

    * SuperMercado de gran superficie (Mercadona, Erosky center, Hipercor, etc..) Suelen ser sitios (frios) de compra masiva de alimentos enlatados o no perecederos (no compro jamas nada fresco en ellos). Pastas, arrozes, productos de limpieza. En algunos casos tienen marcas propias muy asequibles y de buena calidad (me encantan los yogures del mercadona).
    * SuperMercado de barrio (Erosky, Lidl, Arbol, etc..) Algunos disponen de carniceria y/o pescaderia al corte y suelen ser muy “familiares”. Rotan poco al personal por lo que algunos pueden convertirse en la compra habitual (en mi caso es asi con el Arbol). Buenos productos de temporada, en frutas y verduras son muy “justitos”.
    * Mercados de barrio y/o tiendas pequeñas: Fruterias, pescaderia y carniceria tradicional. Me encantan aquellos mercados que son varios locales juntos en un gran pasillo. El mercado Central de Zaragoza me flipa, es barato, familiar y tiene de todo (sobre todo temporada).
    * Mercadillos de temporada. Estos se ponen en medio de la calle y te venden casi sin intermediarios. Son caros, si, pero es una buena oportunidad para probar algo fuera de lo normal. Ademas es una experiencia para los crios, porque incluso puede probar productos artesanales in situ.

    Comprar no tiene porque ser comerte una cola de 30 minutos. Puede ser algo que se haga en familia o con amigos, con unbuen tapeo de por en medio y si es veranito unas cañas en la terraza cercana.

    Nota: En zaragoza teneis grades zonas comerciales a pie de calle (Calle Delicias, Barrio de Torrero y nuestro famoso mercado Central). Son sitios que gustan, son entretenidos y convierten la compra en eso entretenido.

    07 febrero 2014 | 12:01

  14. Dice ser Jabinols

    Completamente de acuerdo, a mí también me encanta ir al mercado los fines de semana. Todo lleno de gente comprando sin prisas, viendo los puestos tranquilamente y aprendiendo cosas nuevas. Es un acto social más que la simple necesidad que supone ir al supermercado.

    El último día compré en un puesto de comida asiática todo lo necesario para hacer este pollo estilo tailandés:

    http://www.recetas.velozservers.com/pollo-al-curry-tailandes

    En los supermercados de ciudad es dificil encontrar productos exóticos o simplemente un poco distintos. Mañana me toca el puesto indio para preparar unas lentejas estilo hindú, tienen de todos los colores, amarillas, naranjas, negras, casi blancas y cientos de especias y hierbas que aquí son desconocidas.

    Buen post y un saludo!

    07 febrero 2014 | 12:08

  15. Dice ser pet

    Yo soy de mercado, me encanta, tengo uno cerca del trabajo y me escapo en los descansos, hago la compra casi todos los días que hay mercado y cae algo siempre, el frutero me conoce y ya no solo hablas de comida, sólo voy a por fruta y verduras, el resto en el super.

    Imagino que en cada ciudad es diferente, y en cada país, donde yo vivo hay gente de otros paises y se nota en lo que traen, y yo pruebo todo lo raro, como Dragonfruit que es como Kiwi blanco por dentro y rosa chillón por fuera, y me encanta, pero lo que más me gusta son los lychees, es como comer pipas 🙂 no los he visto por mi zona… a lo mejor los hay!

    Cuando voy a España y si voy al mercado también me gusta mucho (el de mi pueblo es una maravilla)

    07 febrero 2014 | 12:49

  16. Dice ser marina

    @Brisha

    vaya catetadas, asi las grandes superficies se llenan y monopolizan con gente que tiene el gusto a saber donde y que se dedica a hacer descripciones de los lugares como si nadie hubiera visto uno. He leido comentarios paletos y anodinos pero el tuyo se lleva la palma!!! juajuajua!! yogures del mercadoña y supers el Arbol para contarnos tu aburridísima compra con sugerencias “familiares” lol!!, todavía quedan muchos Landas.

    07 febrero 2014 | 14:55

  17. Dice ser Brisha

    @marina

    Me la pela lo que opines. Pero si te apetece que comencemos una discusión dialéctica donde el uno se sobrepase con el otro faltándole te diré que hoy no es tu día ya que ni me apetece ni creo que un ser tan inferior como has demostrado ser tú, tenga la talla de discutir ni de este tema ni de ningún otro conmigo.

    Si lo que te apetece es ir demostrando el retraso que padeces con la intención, imagino, de dar pena o algo; creo que te has equivocado de lugar.

    Y si, es bueno que te trasmita como son esos lugares porque es más que evidente que siendo tan cortita como se ve que eres es natural que incluso olvides limpiarte el culo.

    Péinate!

    07 febrero 2014 | 15:54

  18. Dice ser El bronk@s

    JAJAJAJAJA

    Cada dia esta esto mas lleno de trolls amijo. Dale duro brisa ala marina esa.
    Se ve que es un perrillo de esos que para que no se meen fuera del tiesto hay que darles fuerte con el periodico enrrolao.

    Salut

    07 febrero 2014 | 15:58

  19. Dice ser Mercadonas

    Puf
    Menuda la marina de los guevos. Mira que paso poco por aqui pero parace ser que teneis un troll afincado. A ver si va a ser uno de los del 15M o algun crio con pocos sesos.
    En fin, hacerselo mirar

    07 febrero 2014 | 16:38

  20. Dice ser Suso

    Los mercados de barrio están muertos y son del siglo pasado. En cuanto a variedad, calidad y precio los super y los hiper son notablemente superiores.
    Este blog pierde calidad, como los mercados de barrio.

    08 febrero 2014 | 18:07

  21. Dice ser Lola

    Nosotros somos de comprar la fruta y verdura en el mercado municipal, eso sí cuando nos meten algún “forro” nos perdemos de ahí no sin antes decirles el por qué, que ya está bien de que pidas una papaya madura y te la den llena de moho.
    Ahora hay un frutero chino, que tiene muy buena fruta y a unos precios muy competitivos con los del mercado y como abre todos los días, si se nos olvida algo ya sabemos a dónde podemos ir sin problema.

    08 febrero 2014 | 18:46

  22. Dice ser Jordi

    Yo iba al mercado con mi madre pero cuando me independicé y empecé a ir solo me colaban parte de los productos malos. Tenía que tirar sobre todo fruta, de la que te ponen de la parte de atras, llegué a tirar de todo. Si no te conocen te la cuelan. Así que pasé al supermercado de barrio donde me lo pongo yo mismo evitando ponerme piezas malas. También tiene pescadería con producto siempre fresco e incluso de pescadores de la localidad y vino, el último que queda, del municipio.

    10 febrero 2014 | 10:15

  23. Dice ser San

    Pues yo antes era de super y lo justificaba por los horarios de mi trabajo y porqué allí lo encuentras todo. Hace un año mi pareja y yo decidimos llevar una alimentación más sana y con menos aditivos. Desde entonces, la fruta, la carne y el pescado lo compro en el mercado y noto una diferencia de calidad bestial. Ahora si me como un trozo de pollo, tomate, etc comprado en el super me parece que no saben a nada.
    Además también ahorras en bandejas, envoltorios y mil historias que les ponen en los súpers. Aunque tarde más en hacer la compra y tenga que ir a comprar más días (empiezo a no fiarme de las cosas que en teoría son naturales y te duran mucho tiempo), pero me compensa porqué lo he notado en mi salud y en el sabor de las cosas.

    14 febrero 2014 | 15:19

  24. Dice ser San

    Mi comentario va para Jordi.
    A mi al principio me pasaba lo mismo que a ti y dejé de ir al mercado. Me daba la sensación de que me tomaban el pelo. Pero una vez te ven por allí y si casi siempre vas al mismo puesto es al revés: te recomiendan lo que saben que está bueno, y te avisan si algo no está demasiado bien. También noté mucho el cambio preguntando qué tal está tal producto, en vez de pedirlo todo directamente. A veces incluso me he llevado muy buenos consejos a la hora de cocinar algo. Saludos

    14 febrero 2014 | 15:24

  25. El Mercado se ayuda a pequeños comercios y se fomenta a la economía de la ciudad. Mientras que en el súper, los grandes comercios hacen que los pequeños comercios desaparezcan.

    17 febrero 2014 | 16:38

Los comentarios están cerrados.