BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

¿Cuándo fue la última vez que comiste un alimento “prohibido”?

Chico pensandoEl otro día, hablando con Carlos un compañero tuitero (@PerdiendoMasa) salió a colación la cuestión de si todas las dietas implican “prohibición” de alimentos. No nos engañemos, en la mayor parte de los casos “dieta” igual a “alimentos prohibidos”. Esta es al menos una de las igualdades que muchas personas atribuyen a la palabra “dieta”, bien sea en el sentido más estricto con una lista concreta de alimentos prohibidos (por grupos o detallándolos de forma concreta) o bien a modo de restricción más o menos imprecisa: “de esto poco frecuentemente”.

Carlos argumentaba si yo, por ejemplo, defensor de un patrón de alimentación “libre”, pero con condiciones, no prohíbo el bacon. Solo la casualidad quiso que yo la noche anterior a esta conversación hubiese cenado eso, bacon. Y aunque fueran solo dos lonchas en el marco de una cena eminentemente vegetal, le tuve que decir que no, que no lo prohibía. Más que nada porque, al menos en lo que a alimentación se refiere, trato de poner en práctica aquello que recomiendo.

Para matizar mi respuesta le comenté que si bien cené aquella noche bacon, recuerdo perfectamente cuándo fue la anterior vez que consumí ese alimento… y fue el 12 de octubre (tres meses y medio atrás). Y no, no es porque lo tenga apuntado, es porque lo consumí en una ocasión especial, en el pueblo y junto a la chimenea.

Y a este tipo de consumo es al que me refiero con lo de poco frecuentemente o esporádicamente. Si hay algo que consumes muy de ciento a viento es probable que lo recuerdes lejano en el tiempo… o bien que ni te acuerdes. Voy con otros ejemplos propios a ver si se me entiende mejor.

  • ¿Cuando fue la última vez que comí bollería industrial? Quitando los roscones de Reyes sinceramente ni me acuerdo. Probablemente hace años, y no pocos.
  • ¿Cuando fue la última vez que comí en una cadena de hamburgueserías? Creo que fue hace dos años en verano, con mi mujer, a solas, y en unas circunstancias que hacían imposible otra elección (o la que había era de similar enjundia) Creo que fue en un McDo, pero igual me equivoco y en un BK, sinceramente, no estoy seguro.
  • ¿Cuándo fue la última vez que comí un caramelo, golosina, gominola, chocolatina tipo chuche, galleta de chocolate, etcétera? No me acuerdo, es la pura verdad.
  • ¿Cuándo fue la última vez que comí una pizza industrial (en casa o fuera)? Fuera hace muchos, pero muchos años, igual 20; y de las de calentar en casa… ni me acuerdo, muy de ciento a viento un bocado para terminar por concluir siempre que no sé porqué se lo di…

Etcétera.

Ni que decir tiene que preguntas referidas a otros alimentos, de otros grupos, normalmente vegetales, alimentos menos procesados, legumbres, etcétera, tienen al menos en mi caso y en el de mi familia unas respuestas completamente diferentes a las antedichas.

La idea por tanto es saber si esas cosas que se recomiendan comer poco frecuentemente forman o no parte de tu habitual catálogo de alimentos. Es decir, prohibiciones las justas; y sí un adecuado planteamiento de prioridades alimentarias… desde las más a las menos priorizadas. Si eso es prohibir alimentos, pues vale. Pero yo creo que no.

Me alegró el haber llegado a un punto de encuentro con Carlos.

—————————————–

Imagen: imagerymajestic vía freedigitalphotos.net

25 comentarios

  1. ¡Muchas gracias por la mención Juan!
    Desde luego cuando uno es capaz de recordar la última vez que hace años comió alguna de esas porquerías poco nutritivas, es porque lo está haciendo bien.

    (Aún así, si en algo no estoy de acuerdo, es en que pongas al mismo nivel el bacon con la bollería industrial ;). )

    04 febrero 2014 | 09:39

  2. Dice ser Sierra_1

    Y de que sirve cuidarse tanto, si no disfrutas de la vida.

    Una cosa es que no comas todo lo que dices todas las semanas… pero no comerlos nunca, es como perderse los atardeceres por gusto.

    Ni tanto ni tan calvo.

    04 febrero 2014 | 09:58

  3. Dice ser parafashionyo

    Estoy contigo las restricciones no son buenas. Comer de vez en cuando algo diferente, aunque no sea ultra sano, no es malo. Incluso viene bien 😉

    http://www.parafashionyo.com

    04 febrero 2014 | 10:23

  4. Dice ser Mónica

    Pues yo no estoy de acuerdo con vosotros. Me parece una barbaridad privarse del placer de comer todo lo que decís en el artículo. Son alimentos que están buenísimos y la vida está para disfrutarla. Os puedo decir por propia experiencia que yo no sigo ninguna dieta y como de todo, simplemente no abuso de nada y procuro no comer más de 2000 calorías diarias. Hago una hora de ejercicio al día. No creo en las dietas. Y aquí os dejo mi foto con el resultado, por si no me creeis: http://xurl.es/0mhqs El mayor placer de la vida es comer, así que repito que me parece una barbaridad vuestra filosofía.

    04 febrero 2014 | 10:34

  5. Dice ser Rick

    La alimentación de Juan es casi tan estricta como la de los 300 …

    – Espartanos !!!! ¿Cuál es vuestro oficio?
    – Au au au !!!

    04 febrero 2014 | 10:37

  6. Dice ser Miguel Angel

    Sierra_1…..te recomendaría que leyeras de nuevo el post. Creo que no lo has entendido bien. Juan Revenga dice que no prohíbe nada, que de lo que se trata es de establecer unas prioridades alimentarias, llevar un estilo de vida en el que se pueda permitir algún que otro capricho de vez en cuando (por otro lado necesarios), pero que lo realmente importante está en el día a día y en aplicar el sentido común a la hora de alimentarse.

    Enhorabuena por el post porque me he sentido muy muy identificado con usted. No recuerdo tampoco el tiempo que hace que no consumo ciertos alimentos, pero no porque me los haya prohibido sino por simple hábito. Lo que tengo clarísimo es que si algun dia tengo que consumir panceta, la consumiré siempre y cuando me apetezca, nunca por obligación ni presión “social”

    04 febrero 2014 | 10:37

  7. Dice ser rg

    Es que es volver a la obviedad, ultrasano no es una verdura frente a un trozo de panceta, los dos son alimentos válidos, solo el marco en el que te muevas y un compromiso de salud real y no una prevención desmesurada harán que se pueda comer de todo.

    Lllevan años comiendo y anunciando potingues de margarinas que hasta “dicen” ser cardiosaludables y bla, bla, bla…y la mantequilla entre los “venenos”, pues mire no!!!, la gente se está flipando y se apunta a dietas sin necesidad.

    Otra cosa es que aquellos alimentos que son de consumo ocasional, porque ya el propio cuerpo te lo advierte y la información que hay no es poca para pasarla por alto, se acompañen con soluciones light. No se que narices de necesidad hay en tener mahonesa ligth, mermelada light, margarina o mantequilla ligth…joder, que necesidad hay de esto sino es la ansiedad por consumir algo que no viene acuento en el día a día??

    Personalmente y por suerte no tengo que seguir una dieta por imposición de la salud, disfruto de todo y cuando me apetece mantequilla la como, es un manjar, pero claro una vez al mes como mucho o cada dos meses, el bacon o la panceta igual….me revienta que la gente no sopese la dura situación que se pasa cuando por motivos de salud serios te restringen la dieta, porque vamos, serán pocos, pero todo lo que prohiben es lo que más nos suele gustar.

    Además que coño!! mi máxima siempre me ha acompañado, y es que todo lo que me gusta es ilegal, inmoral o engorda.

    P.d. Llevaba años sin apenas probar chuches pero en Navidad descubrí unos caramelos masticables italianos, muy caros que me regalaron no se porqué, y fue imposible sucumbir a que la bolsa me durara 72 horas; menuda virguería ogan!! jajajajja!!!, no los pienso comprar por caros y por motivos obvios, haces pop….

    04 febrero 2014 | 10:41

  8. Dice ser Sierra_1

    Miguel Angel deberías releer el articulo tu, el no se prohíbe nada pero no lo hace… no necesito prohibirme a mi mismo meter la mano en la boca a un tigre porque de todas formas no lo hare.

    No necesito prohibirme la pizza porque llevo 20 años sin probarla.

    04 febrero 2014 | 11:08

  9. Dice ser Yoyo

    Miguel Ángel,

    Creo que Sierra_1 ha entendido el post perfectamente. En efecto, el autor dice que no se trata de prohibir nada y que la clave está en aplicar el sentido común, afirmación que comparto al 100%, pero luego, cuando contesta a las preguntas de “cuándo fue la última vez…” contradice lo que él mismo ha dicho anteriormente. Apenas se está permitiendo comer ciertas cosas, ni siquiera de pascuas a ramos, y cuando lo hace hay una excusa de por medio, como si necesitara justificarlo: roscones de reyes (por la tradición), hamburguesas (en ese momento no había otra elección). Y eso tampoco es.

    Es obvio que existen alimentos más sanos y otros no tanto, y que unos deben ser consumidos a diario y otros de manera ocasional. Pero me extraña que el autor defienda la no prohibición de comer según qué cosas, y luego se la aplique él mismo, ¿qué coherencia es esa?

    Comer bien no es comer sólo lo más sano, también lo es disfrutar de la comida. Y si un día tienes que ir al Burger King, pues vas y santas pascuas, que una hamburguesa cada mes y medio no te va a matar y hasta puede que te guste. Desde luego, que alguien me venga diciendo que hace años que no prueba tal o cual comida porque no es saludable (gustándole, se entiende), no me da la impresión de alguien que se cuida, más bien me parece una actitud obsesiva y si me apuras, incluso malsana.

    Saludos.

    04 febrero 2014 | 11:20

  10. Dice ser Iria

    Lo principal es no obsesionarse con lo que se come y lo que no; es una verdadera lástima que ahora que podemos, entre comillas, comer de todo, nosotros mismos nos lleguemos a restringir al máximo ciertos alimentos, sea por salud o por físico y cuando verdaderamente nos dejen consumirlos y comer lo que queramos por nuestro propio bien (por enfermedad grave, llámese cáncer por ejemplo), entonces no queremos ni ver la comida.
    Tal vez de ahí venga el refrán de “Dios da bragas a quien no tiene culo”

    04 febrero 2014 | 11:22

  11. Dice ser ESCARLATA

    Ehm….hace poquito jejeje

    04 febrero 2014 | 11:24

  12. Dice ser vivian

    Lo malo de comer super sano es que luego vas a casa de tu suegra que son todo frituras, precocinados, legumbres con tocino, dedos de grasa por todas partes… y el jodío de tu estómago protesta poniéndose malo.

    No se si dejar la comida sana o dejar a mi suegra.

    04 febrero 2014 | 12:17

  13. Dice ser Rita

    Pues yo creo que entiendo claramente la posición que defiende el artículo, la cuestión es principalmente no llegar a necesitar consumir ese tipo de cosas. Yo misma como prácticamente de todo, ayer mismo me zampé una pizza, y la última vez hacía más de un mes. Pero mis hábitos diarios no incluyen dulces industriales, ni hamburguesas, ni bacon ni nada de todo lo que se nombra en el artículo, y no lo incluyen porque no me apetecen más que muy de vez en cuando y para mi no son un placer al que tenga que renunciar, simplemente no me acuerdo ni de que existen.

    04 febrero 2014 | 12:35

  14. En mi opinión creo que se están confundiendo los términos porque, en general, se habla de “marcas” más que de tipos de comida…creo que no hay que confundir hamburguesa con “mcdo”, ni pizza con “telepiz”, ni mucho menos ciertas recetas con los precocinados. Creo que “totalmente sanos” existen hoy por hoy pocos productos, pero estoy de acuerdo con el Sr. Revenga en que, sin prohibirnos ningún producto en concreto, es saludable que algunos sean consumidos de forma excepcional. El problema es que los productos menos recomendables suelen ser si no los más baratos, sí los más disponibles. Recomiendo desde aquí echar un vistazo, por ejemplo, a los productos de última tienda ingresada en http://elpedidohosteleria.com

    04 febrero 2014 | 12:56

  15. Dice ser Yop

    Un poquito enfermo si es el autor del Blog. Rita, tu hablas de que no tomas una pizza desde hace más de un mes, el del blog dice que lleva ¡¡¡MÁS DE 20 AÑOS!!! Las pizzas son el satán de los alimentos

    04 febrero 2014 | 13:04

  16. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Hace miles de años un sabio griego aseguró que todos los alimentos son venenosos y que solo se diferenciaban en ese sentido por la dosis que por ejemplo para morirse de unos bastaba unos gramos y en otros unos kilos pero que lo mejor era comer de todo sin llegar las dosis letales. Y eso hago yo que soy un tio listo aqui donde no me veis muy a menudo porque también hay que andar por todas partes antes de que te digan que eres un pesado y no….. Cliquen sobre mi nombre

    04 febrero 2014 | 13:11

  17. el-nutricionista-de-la-general

    Hola Yop,

    Yo no he dicho que lleve 20 años sin comer una pizza, te ruego que leas bien. Solo tú saca esa conclusión y luego vas y me calcas el sanbenito de “un poquito enfermo”. Supongo, yo supongo no doy por sentado, que sacas esas conclusiones porque a lo mejor me consideras un fundamentalista de lo que la gente suele (mal) entender por “alimentación sana”, normalmente monótona, aburrida, poco palatable… y por tanto me parece que no conoces mucho el blog. A diferencia de ti no voy a decir lo que tú me pareces.

    Saludos

    04 febrero 2014 | 13:28

  18. Dice ser marian

    Pues me sumo a lo de “enfermo”, a mi no me llama para nada comer ni pizza ni hamburguesas (jamás he comido en un Mc D. ni en un Burguer), pero me hago en casa mis filetes rusos con carne picada, luego para gustos, los colores.

    04 febrero 2014 | 13:39

  19. Dice ser Yop

    No te enerves, no era mi intención, puede que haya sonado un poco brusco.

    Sigo el blog tuyo y el de López Iturriaga que te menta muchas veces y estoy de acuerdo muchas veces en lo que dices, pero en esta entrada te pasas de fundamentalista. Y el tono que usas para determinada comida es despectivo (galletas de chocolate, hamburgueserías…). Y sí, es exagerado decir que algo no se come durante años. Igual que es horrible vivir sólo de plátanos.

    Aún así seguiré leyéndote, porque muchas veces estoy de acuerdo.

    PD: Yo te leo en un blog y puedo opinar, dudo que tú con el único post que he puesto en mi vida en tu blog tengas la capacidad de saber qué pienso.

    04 febrero 2014 | 14:12

  20. Dice ser sara

    Yo creo que a lo que se refiere el autor del blog es que si estas acostumbrado / te gusta seguir una dieta saludable, no tienes prohibidos ciertos alimentos directamente no te apetecen.
    En mi caso tengo 30 años y a cadenas de cómida rápida he ido en contadas ocasiones ( siempre por cumpleaños o porque no tenia otra opción viajes etc), la chucherías infantiles salvo una o dos nunca me han gustado, ( las típicas bolsas de cumpleaños siempre se las daba a otra persona). No es que lo tenga/tuviera prohibido simplemente en mi casa se ha comido todo casero y con poca grasa /sal, mis padres siempre han seguido la máxima más vale prevenir que curar, que yo ahora mantengo en mi casa, porque además gracias a eso enseguida me sabe todo salado o graso y no me apetece, para las meriendas, picoteo entre horas etc fruta o bocadillo, ( en mi casa el bol con diferentes frutas a la vista nunca falta ).
    Si no estas acostumbrado puede parecer “enfermizo”, pero yo disfruto muchísimo de la comida, para mi no comer en cadenas rápidas supone el mismo sacrificio que para otros no comer un plato de la verdura que menos les guste, todo lo hace “la costumbre”, eso si el resultado de inculcarme este tipo de dieta desde la infancia ha sido que no se lo que significa la palabra dieta o “tengo que controlarme”.

    04 febrero 2014 | 15:54

  21. Dice ser Alex

    Hola Juan,

    interesante entrada, pero me gustaría conocer tu opinión respecto a este planteamiento.
    Para alguien que practique actividad física con regularidad, sin sobrepeso, que habitualmente y por norma coma “sano” y moderado, verduras, legumbres, todo preparado en casa, etc…
    De verdad piensas que existe algún beneficio, alguna diferencia en cuanto a su salud, por tomarse una pizza industrial cada 15 días, e ir 1 día a la semana a cenar al McDonalds o, por el contrario, tomarse una pizza industrial cada 20 años y un McDonalds cada 2 veranos?
    Yo creo que no, que es excesivo privarse, al menos a quien le guste, de esos alimentos, de tal manera. Otra cosa es no tomarlos porque no gusten o apetezcan.
    En mi opinion, llevar una vida físicamente activa y, como hábito, no excederse en las comidas es suficiente para poder disfrutar semanal o bisemanalmente de algún “exceso”.
    muchas gracias

    04 febrero 2014 | 18:22

  22. Dice ser roque

    Es que el tema también va de gustos; hay personas que se pierden por el dulce, otras por la coca-cola, otras por todo lo que venga del cerdo, otras repiten platos como locos, evidentemente estas personas tienen todas las papeletas para tener azucar en sangre, obesidad, colesterol, etc y hay otras personas que comiendo de todo de forma normal se mantienen o en su defecto van engordando a medida que cumplen años y es entonces cuando aparece el : “hay que hacer ejercicio si o si”.

    ¿Privarse? sí, de no cometer exceso con alimentos que a uno le pierden y no son saludables, lo demás puro metabolismo y para eso, ejercicio.

    05 febrero 2014 | 10:15

  23. Dice ser rosa

    Toda mi vida he sido delgada por demás, de esas que comían muchísjmo y a todas horas y no engordaba un gramo, acomplejada hasta los 30 años por no llegar a los 47 kilos con un metro sesenta y cinco de altura; a partir de los 30 engordé hasta los 50 kilos, fue fantástico, seguía comiendo de todo a todas horas y en cantidades sin problema, así hasta los 45, en que dejé de fumar, empecé con desarreglos hormonales y a freir espárragos, estoy en los 58 kilos, miro con mimo lo que como (quién me lo iba a decir a mi) y hago ciclo-indoor una hora a la semana (mas no puedo), camino 40 minutos todos los días, por las noches mi cena es igual siempre: cogollos de lechuga, y sandwich integral de pechuga de pavo, comidas a la plancha con verduras de primero y desayuno leche desnatada y cereal integral, conclusión después de hacer esto durante un año: que después de privarme hasta de la tortilla de patata no adelgazo, sinceramente ya ni me peso no merece la pena mirar tanto y privarse de tanto.

    05 febrero 2014 | 10:25

  24. Dice ser pollito

    Yo no lo puedo entender… pan=bueno, tomate=bueno, cebolla=bueno, queso=bueno, aceite de oliva=bueno… pero pizza=comida basura????

    05 febrero 2014 | 13:55

  25. Dice ser A pollito

    Pollito, es que son muchas cosas, a mi tampoco me parece bien equiparar siempre la pizza como comida basura.
    Pero creo que cuando se habla de la pizza como “comida basura” no se refiere uno a una pizza con los ingredientes que has nombrado y que además sea casera o en un restaurante. Más bien se suele denominar como comida basura a las pizzas industriales, que vete a saber qué lleva la masa o cuando los ingredientes sean excesivos. Porque también hay pizzas que además llevan bacon + carne + 7 quesos diferentes + salsa, etc etc y si encima la masa lleva grasas dudosas… Que me corrijan si me equivoco, pero supongo que Juan se refiere más a este tipo de pizzas.

    05 febrero 2014 | 20:43

Los comentarios están cerrados.