BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Preparando Reyes, ¿preparando la cocina?

taoty vía freedigitalphotos.net

taoty vía freedigitalphotos.net

Dentro de los nuevos propósitos para el año nuevo, vida nueva, es posible que algunos de vosotros se haya preocupado por dedicar a partir de ahora más tiempo a la cocina o adquirir nuevas y buenas habilidades sobre ella. Si es así, me alegro por ti, o si estás a tiempo de replanteártelo, te animo a ello. Recuerda que algunos estudios (observacionales por otra parte así que poco concluyentes en cuanto a su evidencia) apuntan en el sentido de que cuanto más tiempo se le dedica a la cocina en un determinado entorno mejor perfil nutricional describe dicho entorno.

Pero antes de empezar y dejando el tema de la adquisición de habilidades para otro post, es imprescindible que empieces con un material mínimo adecuado. Y desde luego aun estás a tiempo de hacer tu carta para los Reyes Magos y empezar con un buen menaje de cocina. ¿Te imaginas al Barça o al Madrid jugando con chanclas? Pues en la cocina parecido, difícilmente se podrán esperar buenos resultados si no cuentas con un mínimo equipamiento. Luego, evidentemente, habrá que saber jugar bien, es decir, de tener unos recursos y destrezas más o menos adecuadas, pero sin material…

Por eso precisamente la mayor parte de los recetarios de cocina o manuales más reconocidos empiezan por este apartado: la cocina y sus utensilios.

Lo más probable es que ya cuentes con parte de ese material, pero déjame que hagamos un repaso juntos y te comente que es todo aquello que necesitarás.

Recipientes para cocinar o de cocción:

  • Una olla a presión alta en buen estado. Además de poderse usar como tal, a presión, sin la tapa podrá servir para cocer pasta larga.
  • Dos cacerolas bajas y de distinta anchura para guisar.
  • Dos o tres cazos pequeños para preparar salsas.
  • Tres sartenes antiadherentes de distintos tamaños.
  • Una sartén de acero o una “plancha”, con una buena base (para que tenga una importante inercia térmica) para hacer preparaciones a la plancha.
  • Una sartén alta para realizar frituras.

Otro menaje:

  • Cuencos de distinto tamaño para batir y realizar mezclas.
  • Un escurridor para la pasta, las verduras y, llegado el caso también para el arroz.
  • Un vaso medidor de volúmenes con distintas gradaciones para líquidos, harina…
  • Unas cuantas fiambreras para guardar de forma adecuada las sobras.
  • Una tabla para cortar, picar, trocear…
  • Dos coladores, uno grande y otro más pequeño.
  • Una batidora y, mejor aún, además, un pasapurés.
  • Si además te vas a atrever con el tema de la repostería es indispensable que te hagas con una báscula de cocina.

Utensilios imprescindibles:

  • Cuchillos de cocina. Es mejor tener pocos cuchillos pero buenos que decenas de ellos malos. Es necesario contar al menos con: un cuchillo pelador, un pelapatatas, un cuchillo grande para picar y trocear, un cuchillo grande de sierra (tipo para el pan) y un cuchillo largo de hoja flexible para “lonchear”, como los que se emplean para el jamón o el salmón.
  • Tijeras de cocina. Subrayo, de cocina, no valen ni las de hacer manualidades de los niños ni las de la caja de herramientas. Las tijeras de cocina, bien afiladas como los cuchillos, son de la cocina y nada más.
  • Un batidor de varillas.
  • Un rallador.
  • Una espátula de madera o de material que no raye la superficie antiadherente de las sartenes antes mencionadas.
  • Dos espumaderas, una redonda y otra plana y rectangular.
  • Dos cazos, uno grande y otro pequeño, de mango alargado para trasvasar líquidos.
  • Doy por hecho que cuantas con abrelatas, abrecápsulas, sacacorchos, exprimidor, picador de ajos…
  • Si además te vas a dedicar a la repostería te hará falta seguro: un rodillo, una manga pastelera y algún que otro pincel.

Últimos pero importantes detalles:

No cocines con ropa de calle, procura cambiarte antes de ponerte a ello y, en cualquier caso, usa un delantal; te ahorrará muchas manchas en forma de salpicaduras (algo inherente e inevitable por lo que he comprobado)

Con todo ello y con un mínimo de preparación ya estarás listo/a para empezar como los campeones. En breve abordaremos cómo se hace eso de planificar un menú más o menos adecuado para el día a día y algunas de las técnicas culinarias básicas que te facilitarán la realización de las recetas. ¡Y felices Reyes!

—————————————

3 comentarios

  1. Dice ser rg

    En los cuchillos añadiría una puntilla, si se puede adquirir un buen set de cuchillos para jamón, aunque sea caro, son para toda la vida casi y su utilidad en todo el ámbito se agradecerá por muchos años, incluyen una puntilla,la puntilla siempre se sustituye por la punta de pequeños peladores o algún. que otro cuchillo pequeño pero si aplicas mal la fuerza ya se sabe….y manejando bien la puntilla tamos usando la herramienta adecuada para esas cosas como empezar a quitar ternillas o cartílagos a piezas de carne o pescado que si no se hacen bien,y especialmente con la herramienta adecuada,acaban por ser una carnicería y cargarse el producto antes de cocinarlo.

    Saludos.

    03 enero 2014 | 11:41

  2. Dice ser Susana Córdoba

    Hola, Juan yo agregaría, pues para mi es indispensable, un cuchillo cortador mezzaluna.
    Un abrazo y Feliz 2014!

    03 enero 2014 | 12:57

  3. Dice ser manuel

    Buen trabajo amigo nutricionista. Felices fiestas, año nuevo y reyes.

    Los Reyes Magos vinieron desde muy lejos, de Oriente,
    con muy diversos regalos todos simples y corrientes;
    y el más bonito y curioso, aquel que se pidió más,
    es un robot prodigioso que anda, corre, sabe hablar,
    ha forma de niña o niño; y con él puedes jugar
    a mil cosas todo el tiempo hasta que no puedas más.
    ¡No necesita ni pilas, qué maravilla, ¿verdad?!.
    No se vende, se regala, lo mismo que la amistad,
    tiene nombre y apellidos: ¡se los dieron sus papás!,
    será tu amigo o tu amiga, vive cerca de tu hogar
    si no puedes visitarlo, llámalo porque él vendrá.

    05 enero 2014 | 02:34

Los comentarios están cerrados.