BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Adoctrinamiento en la “cultura” del refresco

 Iamnee (freedigitalphotos.net)

Iamnee (freedigitalphotos.net)

No diré que me parece mal, de verdad, ni mucho menos. Pero déjame que te explique un tema que llevo clavado en el alma de dietista-nutricionista desde que me la contaron. El tema va de las salidas culturales de nuestros hijos en el colegio.

Considero que la oferta de estas salidas “culturales” ha de ser diversificada con el fin de ofrecer a nuestros hijos una amplia perspectiva y desde diversos ángulos de la realidad en la que vivimos: visitar un museo, acudir al teatro, una excursión a un parque natural y, porqué no, también las visitas a distintas empresas que elaboran no importa qué producto, servicio o bien de consumo… son los ejemplos más frecuentes.

Todo bien mientras la actividad tenga un contexto y no se haga lo contrario, valga la redundancia al descontextualizarla tal y como me cuenta que sucedió un buen amigo en el cole de su hija de 14 años. Llevaron a toda la clase a visitar las instalaciones de una conocidísima marca de refrescos, en especial de cola. La profesora, diligente en su tarea, propuso al alumnado que fuese preparando con antelación preguntas para poder hacer a los responsables de la empresa en cuestión. Y resulta que la hija de mi amigo, no podía ser otra, les preguntó que cuánto azúcar llevaba una lata de los conocidos refrescos de cola. El responsable con más soltura que un campeón de mus le contestó sin pestañear que un sobre.

Claro, un sobre, quizá se le olvidó decir el tamaño. Lo digo porque sobres hay muchos, están los de cafetería (lo normal de 8g de azúcar), están los de Bárcenas, que por lo que dicen eran bastante abultados, etcétera: un sobre, y todos tan contentos.

Si el tramposo, fullero y sibilino empleado de la empresa de refrescos hubiera sido más justo debería haber dicho que la cantidad de azúcar en un refresco de cola es similar a la contenida en un hipotético sobre equivalente a cinco veces aquellos típicos de las cafeterías. Y si hubiera sido más preciso podría haber dicho que unos 39 gramos, pero claro, a los chavales de 14 años es mejor hablarles en unidades de “sobre” en especial si te callas los posibles prefijos: decasobre, kilosobre, etcétera. Pero la cosa no acaba aquí.

Una vez en el colegio la profesora les hizo hacer una redacción y, posteriormente un examen que contenía preguntas de la visita. Nada objetable hasta cierto punto porque de esta forma también se controla quién está en la salida cultural y quién está de excursión, que no es lo mismo. Como digo nada malo salvo por una de las preguntas ¿cuál era la composición de esos refrescos de cola tan conocidos? Ya ves, en vez de enseñar, mostrar y hacer hincapié en otras cuestiones sin importancia (léase cualquier cuestión de historia, biología, etcétera) había que saberse la composición de marras.

Si me hubiera caído a mí la preguntita le hubiera respondido que, como todo el mundo sabe, esa fórmula es secreta y que de saberla y decírsela, probablemente alguien vendría a matarla a continuación. Y que me suspenda si tiene…

Me despido, no sin antes preguntarme si se podría llegar a conocer la proporción de estas “salidas culturales” en los colegios españoles (y también en las universidades) que se llevan a cabo en empresas multinacionales cuyos productos alimenticios no están precisamente en la base de la pirámide de la alimentación saludable, me refiero a empresas que elaboran refrescos como el ejemplo de hoy, pero también a otras, como las que producen hamburguesas, pizzas, chocolatinas, snacks salados, etcétera. Y ya, por preguntar que no quede, si estas empresas compensan de algún modo al colegio (o universidad) en cuestión que les visita o bien si les facilita la asistencia poniendo a su disposición autobuses o medios de desplazamiento… Porque entonces ya, si a esto le sumamos la conducta de la profesora de este post habría que cambiar la palabra “adoctrinamiento” del título de este post por palabras aun más duras.

——————————-

Nota: Tengo que agradecer a ese buen amigo del que hablaba la historia para este post, pero por cuestiones prácticas hoy será mejor que no este tipo de alusiones directas. Él ya sabe. Y todos tan contentos.

7 comentarios

  1. Dice ser Iker

    Como curiosidad: lo de la formula de la Coca Cola es un mito en parte, aquí por ejemplo

    http://www.casadellibro.com/libro-dios-patria-y-coca-cola-la-historia-definitiva-de-la-gaseosa-mas-famosa-del-mundo-y-de-la-empresa-que-la-produce/9789501522112/780013

    Aparece la formula original (si, la que llevaba Cocaína y me encantaría probar). Como dice en el libro que sepan la formula es indistinto, nunca lograras ni precios tan bajos ni tener su campaña de publicidad, así que haciendo su mismo producto nunca triunfaras.

    Por cierto que el libro me gusto mucho, interesante y muy bien informado, y mira que pensaba que iba a ser un tostón relativo a un tema que solo me interesaba de pasada (más o menos como este blog jajaja)

    Saludos y felicidades por el blog.

    06 diciembre 2013 | 11:23

  2. Una excursión de lo más educativa. Yo también me pregunto si no será una estrategia comercial encubierta para captar o fidelizar consumidores a edades tempranas. Lo que lleva la fórmula del refresco de cola mundialmente conocido no lo sé, lo único que sé seguro es que un componente adictivo (mínimo) lleva.

    06 diciembre 2013 | 12:13

  3. Dice ser yomisma

    Me horroriza ver ahora el formato de 350 cc que están popularizando en hostelería. Que ya serán unos seis sobres.

    A la embotelladora que hubo aquí, en Zaragoza, llegaba el jarabe ya preparado, por lo que aquí hacían sólo la mezcla. Así que, ni siquiera los trabajadores estarían al tanto de la porquería que estaban envasando.

    Estas salidas, a mí me parecen muy buenas para los colegios, pues los críos se van a hacer a la idea de como son los distintos trabajos, entre otras cosas, pero si después el profesor usa esa excursión con espíritu crítico y para ampliar conocimientos de verdad.
    Y los que sean como la hija de tu amiga, les supondrá un aliciente más para buscar y ampliar información sobre este tema, y de otros similares. Que sería mi caso, lástima que no existiera internet en mis tiempos, pues siempre he sido una buscadora compulsiva de información (composición de alimentos, nutrición…).

    06 diciembre 2013 | 12:37

  4. Dice ser Juan Mismamente

    Cuando, hace muchos años, vi los nuevos libros de enseñanza de primaria me quedo todo muy claro co el de matematicas. Habia un problema: Al lado de una foto de una hamburguesa(muy relevante en matematicas poner fotos…), habia una pregunta:¿Si tienes 3,4€ y la hamburguesa vale 5€, cuanto te falta para comprarte la hamburguesa? La pregunta parece normal, y sencilla, pero ya da por sentado que la hamburguesa la vamos a comprar si, o si, de hecho me gustaria saber cuantos alumnos cenan hamburguesas el dia que les enseñan esto… (a comprar hamburguesas, me refiero, sumar y restar es secundario, no sea que se ebteren como estan siendo estafados…)

    06 diciembre 2013 | 13:09

  5. Dice ser Nerea

    Buenas, personalmente no creo que tenga nada de interesante una visita a una empresa de refrescos ¿?… pero bueno tampoco les va a volver adictos.

    Hace unos veinte años a mis compañeros y a mí nos llevaron a Norpan (fábrica de pan y demás, que no sé si sigue existiendo), al final de la visita amasamos y horneamos nuestro propio croissant, y, a pesar de ello siempre he sido “más de salau que de dulce”.

    Lo que me parecería mal es que la empresa “favoreciese” ese tipo de salidas, que tampoco me extrañaría…

    Un saludo y hasta el próximo.

    06 diciembre 2013 | 17:18

  6. Dice ser SUNI

    Cuando yo estaba en 7º de EGB, hace ya muchos años, nos llevaron con el cole a visitar la fábrica de Coca Cola y, después de una charlita con vídeo incluido, nos endiñaron un botellín a eso de las 11 de la mañana.
    Nos pasó lo mismo en Chocolates Lacasa. Nos dieron a catar turrón (fuera de fechas navideñas) y nos dieron una bolsita de Conguitos.

    Muy guay todo cuando eres crío, pero ahora me parece una estrategia de márketing brutal para que pidas esas marcas y no otras.

    P.D. Esos son los únicos recuerdos que tengo de ambas visitas, no su historia, su método de trabajo, etc. por algo será…

    10 diciembre 2013 | 15:22

  7. Dice ser Soni

    En quinto de primaria y como excursión cultural del colegio, les llevan a vendimiar, espero y confío que no sea para darles y venderles vino, ya no se ni qué pensar la verdad….

    11 diciembre 2013 | 10:52

Los comentarios están cerrados.