BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Orocronodietología y otros trabalenguas de mal agüero

EngranajesNunca aprenderé. Cada vez que tengo constancia de una novedosa y revolucionaria propuesta dietética similar a los más estrambóticos elixires milagrosos del lejano oeste, siempre digo lo mismo: esto es el no va más.

Bien, hoy no lo diré. Ya estoy aprendiendo y sé, tristemente, que detrás de cualquier moderno bálsamo de fierabrás vendrá otro. No sé si justificando su supuesto funcionamiento en adelantadísimas investigaciones científicas, como es el caso de hoy, o haciendo uso de poderes sobrenaturales como marca la leyenda del célebre bebedizo.

¿Qué es la orocronodietología?

Sinceramente no lo sé. Me he leído de arriba abajo el panfleto que se supone debiera definirla pero no he logrado sacar una conclusión clara. En cualquier caso los inventores, promotores, difusores y vendedores de este sistema basado en la ingesta de una serie de cápsulas (orocápsulas siendo estrictos) dan la siguiente definición más o menos vaga. Se trata de:

Una propuesta nueva y única 100% de origen natural, que es la fuente de nuestro bienestar natural, permite muy rápidamente reestablecer, mantener y estabilizar el equilibrio celular global para rencontrar una vida sana y feliz (happy).

Sí yo también me he fijado… siempre poniendo el acento en lo natural, vaya novedad.

Sus principios (creo que carecen de principios). El punto de partida que justifica la posterior intervención orocronodietética es ya de entrada erróneo:

La alimentación de nuestros días no es capaz de suministrar en tiempo y hora los nutrimentos que nuestro organismo necesita tanto en su aspecto como en sus contenidos

Y claro, aportan cero datos que sostengan esta afirmación. (A estas alturas quizá te interese consultar esta entrada sobre los errores más típicos que nos conducen a tomar suplementos dietéticos)

Bueno, el caso es que una vez engañado convencido el usuario de que a día de hoy los alimentos son incapaces de aportarnos todo lo que necesitamos, este sistema se auto atribuye la revolucionaria solución a partir del consumo diario de sus preparados. Estos consisten en las famosas orocápsulas que contienen un complejo de principios activos naturales de la medicina herbaria, la aromaterapia y de la micronutrición (sic).

Caramba, resulta que al final no se trata más que de una forma más o menos novedosa de vendernos supuestos remedios fitoterápicos y aromaterápicos poniendo tecnicismos aquí y allá para hacer incomprensible el mensaje. ¡Vaya! te has quedado chafado, ¿no? Bueno, se trata de eso y de meter por medio los términos micronutrición y cronodieta que siempre quedan resultones en un folleto de estas características, dotándole así de mucho más empaque (donde va a parar)

Y digo bien al decir “se auto atribuye” porque a pesar de lo que la propuesta orocronodietética dice de sí misma:

Este método revolucionario ha sido realizado gracias a OroChronoDietologia® (OroChronoDietology) – una nueva ciencia revolucionaria reconocida por la Comunidad Científica Internacional que está cambiando la fisonomía de la salud natural. Este exclusivo descubrimiento patentado es el resultado de veinte años de trabajo por parte de los equipos de investigación y desarrollo del Dr. Gaetano Zannini en colaboración con los Centros Universitarios Internacionales

Preguntas

La verdad es que por OroChronoDietology (o cualquier cosa que se le parezca) no hay ni una sola referencia en los buscadores al uso de literatura científica. Sin embargo, quizá te llamen la atención tanto gráfico y referencia que aparecen en el folleto promocional. Para entender por qué están todos esos gráficos y tablas que en apariencia, solo en ella, justifican esta propuesta solo hay que contrastar que son datos presentados en simposios sin una mayor trascendencia a la hora de demostrar nada. Es decir, la comunidad científica no ha tenido la oportunidad de contrastar sus proposiciones. A pesar de ello, tras las rimbombantes y vacías palabras de autobombo (“ciencia revolucionaria”, “reconocimiento de la comunidad científica internacional”, “centros de universitarios internacionales…) ahí está una empresa, un laboratorio y un “Hombre”, un médico, Gaetano Zannini, para poner a nuestro alcance las orocápsulas y con ellas la fuente natural de nuestro bienestar.

Las distintas líneas de productos ya te las puedes imaginar, son cinco: renew (supuestamente para renovar de forma literal el cuerpo a nivel celular, para que pueda defenderse mejor de los efectos del envejecimiento, el sol, el tabaco y la contaminación), flex (pretende proteger, defender y reforzar las articulaciones debilitadas y doloridas), relax (se supone que para mejorar el ánimo y el descanso nocturno), energy (supuestamente para mejorar la vitalidad física e intelectual, aumentar la resistencia a la fatiga, reducir el tiempo de recuperación, controlar la gestión del estrés y favorecer un descanso) y no podía faltar Slim (todo un lujo para reeducar el cuerpo hacia el correcto equilibrio entre peso y figura actuando en el reloj metabólico celular que, una vez se ha visto afectado por los hábitos alimenticios inadecuados y/o la falta de actividad)

Sobre el Hombre en cuestión (utilizo la misma forma para referirme al descubridor del sistema que la que ellos mismos utilizan en su folleto) he descubierto en Internet lo que no se puede considerar más que una tomadura de pelo o simplemente una broma histriónica: alguien ha realizado una petición con su recogida de firmas en la plataforma change.org, solicitando al Karolinska Institutet que Gaetano Zaninni y su equipo sean reconocidos con el premio nobel de medicina.

Tomando en consideración Hombre y sistema, creo que es hora de despedirme y para ello traer a colación algunas de las claves para desenmascarar a un científico chiflado tal y como nos las hizo llegar en su día Luis Alfonso Gámez en su estupendo blog Magonia. La megalomanía es la primera de esas claves, se consideran a sí mismos como genios… y la última es la tendencia que tienen a escribir en una jerga compleja, en muchos casos usando términos y expresiones que él mismo ha acuñado. Pues eso, orocronodietología. Entre ambas claves unas cuantas más que te invito a que contrastes directamente en el blog.

——————————-

Nota: La proposición de esta entrada se la debo a @manolo_elmas y @ernie_aka vía Twitter, ¡gracias!

Imagen: jscreationzs y Stuart Miles vía freedigitalphotos.net

6 comentarios

  1. Dice ser manolo_elmas

    Oooops, gracias por la mención, amigo 🙂

    10 septiembre 2013 | 09:50

  2. Dice ser Javi (uno más :) )

    Ilustrativo, como siempre Juan. Lástima que haya mucha gente que pase por malos momentos (y que no lee tu blog) y compre estas maravillas “de la naturaleza” para sentirse “orocronodietologicamente HAPPY” ® (término registrado por mí).

    PD: Por cierto las fotografías y gráficos del folleto son muy bonitas (menos mal que se ha ido la luz porque estaba ya anotando el número para llamar) <– es broma.

    10 septiembre 2013 | 11:36

  3. Dice ser Brujopirulo

    Que pena que gente opine en un blog sin tener ni idea solo para tener visitas. Si te falta información buscarla y después opina. Un saludo

    10 septiembre 2013 | 23:01

  4. Dice ser Carlos

    Hola, lo que dices es opinión o información.??. Has probado el producto o has testeado lo que dices con alguien que sí lo haya hecho??te basas en internet como única fuente de información??, por favor estoy muy interesado en tu respuesta. Gracias.

    15 septiembre 2013 | 16:26

  5. Dice ser manuel

    Es impresionante como con solo leer un folleto ya se sacan conclusiones tan razonables y justificadas. Un aplauso.
    ¿Has tenido el placer o el sufrimiento de probar los orogranulos? Pruebalos y luego habla, de corazón y luego critica y raja todo lo que te apetezca. Quizas salves vidas humanas.
    Por cierto ¿tu crees que los alimentos que consumimos hoy en dia son capaces de nutrirnos al 100 por 100? Seras el unico.

    16 septiembre 2013 | 17:10

  6. Dice ser Juan Jose

    Buenos dias. He leido atentamente tu blog, y se que abundan muchisimos timadores y parlanchines y te ofrecen el elixir de la curación. Pero tambien se que existen detractores y personajes que sin una base ciencitica o manipulados por alguna multinacional farmaceutica, se dedican a buscar el gazapo y a criticar sin conocimiento de causa un hecho(que no digo que sea verdad o mentira, pero que no esta contrastado) que creen que es un timo, solo por el hecho de no tener mas información y resultados. Hace un tiempo escuche en un blog de las propiedades que presentaban las algas marinas y los oligoelementos en nuestra dieta, pues al dia siguiente oi a traves de un farmaceutico, que eso no tenia rigor cientifico( a quien me creo?), en los dos hay intereses economicos de por medio. Visto lo cual empece a indagar por mi cuenta y la conclusión que me estableci, fue la observación y el seguimiento de las personas que me habien puesto en contacto con el mismo y probarlo en mi persona(si son algas, oligoelementos y tienen solo efecto placebo, pues bien, que puedo perder?, solo en parte mi dinero) para corroborar estos hechos. No me vale solo la critica sin haber experimentado el hecho. A quien me creo al guru o al critico dietista.Estamos en una sociedad de engaños pero tambien en una sociedad que lucha una mejor calidad de vida.
    Hecho en falta una rigurosidad cientifica y experimental en tu exposición, pero en realidad es una apreciación, que pases un buen dia.

    22 septiembre 2013 | 12:33

Los comentarios están cerrados.