BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Cocinar en el lavavajillas, libro sobre una idea original

cocinar-con-el-lavavajillasSí, ya lo sé, estás mirando la pantalla del ordenador con cara rara. A mí también me pasó cuando el otro día en Twitter @gloleab me puso al corriente de esta excentricidad originalidad. La filosofía es sencilla: aprovechar el calor que se genera en el lavado para, dentro de recipientes herméticos, cocinar lo que en ellos introduzcas. El otro día salió en las noticias de TVE

Sé que así, a botepronto, parece una excentricidad (por ser suaves) pero si lo pensamos una segunda vez la cosa tiene su enjundia. Antes de que te aceleres, no se trata de poner el lavavajillas para cocinar, ni tampoco de cocinar todo en este electrodoméstico. No. Se trata de, si queda espacio en el lavavajillas y te encaja “preparar algo”, que sepas que se pueden aprovechar las condiciones de tiempo y temperatura que se van a generar en cada ciclo de lavado. Míralo si quieres como una idea feliz para ahorrar en tu factura de la luz.

El caso es que tanto la noticia en sí como esta entrada parten del reciente lanzamiento de un libro de recetas que se llama tal cual: Cocinar en el lavavajillas. En él se ponen de relieve todas las posibilidades y ventajas de este sistema. Las cuestiones higiénicas, antes de que pongas el grito en el cielo, también se han contemplado y así, sobre el papel, no hay mayor problema siempre que se recurra a envases convenientemente herméticos.

Para mí el mayor inconveniente radica en el planteamiento. No sé hasta que punto se puede lograr un cocinado suficiente en un tiempo aproximado de 2 horas a una temperatura de 65ºC (que es, por ejemplo, la temperatura máxima que alcanzan muchos de estos electrodomésticos). Supongo que el número de recetas, más allá de las incluidas en el libro será relativamente limitado. Otro problemilla es que hasta que se le coja el tranquillo a este sistema no se puede ver cómo avanza la cocción, es decir, si te pasas o si te quedas corto. Bueno, supongo que el quedarse corto no es mayor problema porque se podría seguir con la cocción una vez fuera del lavavajillas y al estilo tradicional.

Estoy pensando que igual hay que comprarse el libro en cuestión. Está escrito por Lisa Casali, blogera y cocinera, y en la actualidad lo presentan como un éxito de ventas en Italia, Francia y Alemania. Puedes ver su ficha técnica en este enlace y hojear algunas páginas en este otro. Yo desde luego le pienso echar un vistazo la próxima vez que me deje caer por una librería, aunque solo sea por curiosidad. Ya de paso también miraré en la sección de libros de cocina a ver si hay algo sobre lavadoras XD.

 

10 comentarios

  1. Dice ser Sara

    Conozco gente que hace yogures y dice que salen buenos. Yo le veo sentido para aprovechar si hay sitio como dices tú. Pero también hay que tener en cuenta el momento en el que ponemos el lavavajillas ¿no? En mi casa que somos 5 se pone completo después de cenar así que no nos sirve para cocinar. De todas hay que utilizar bolsas especiales para cocinar al vacío, y en un video que vi luego pasaba el pescado por la sartén, así que no le veo yo mucho sentido.

    09 septiembre 2013 | 09:52

  2. Dice ser rg

    Parafraseando a Chiquito de la Calzada y aquello de “está la cosa mu malita, estamos friendo los huevos con saliva”, pues voy a probar hoy a escalfar un huevo con el vaho de la boca y una ayudita del calorcito que aún hace.

    A ver si tengo suerte. He dejado las sartenes sin lavar en la placa de cocina, espero que cuando lleguen estén como la patena de límpias y los filetes descongelados y separados con el centrifugado de la lavadora, los platos basta con un par de alambres a mitad de la taza del vater y así, cada vez que tiras de la cadena y con ayuda del pato WC, eso que me ahorro.

    Y con suerte esta noche veré el partido de tenis en el Termomix que para eso lo compré en alta definición.

    Saludos.

    09 septiembre 2013 | 11:01

  3. Dice ser rg

    Olvidé decir que en la cocina??? hay un cacharro que lo llaman lavavajillas pero no tengo la menor idea de cómo se usa y para qué sirve; pa mi que eso no va ahí, pero bueno.

    09 septiembre 2013 | 11:03

  4. Dice ser Nadie

    Rg muy bueno, grande! Jajaja

    09 septiembre 2013 | 12:42

  5. Dice ser PEPE

    pues yo hago mahonesa en la lavadora (siempre con programa en frío) y las patatas con ali-oli me salen magnificas

    09 septiembre 2013 | 12:49

  6. Dice ser PEPE

    ahora en serio, me imagino que cocinar en plástico no es muy sano y hacerse con toda una batería estanca solo para cocinar así es mas caro que todo el ahorro en luz en años, aparte de los inconvenientes de no controlar el proceso ni en tiempos ni intensidad de calor, imprescindible para cocinar

    09 septiembre 2013 | 12:55

  7. Dice ser felizconpocacosa

    Hay gente muy “original”, y lo malo es que hasta será capaz de encontrar a otros “originales” que compren su libro.
    Personalmente creo que el lavavajillas, salvo casos muy especiales, hay que usarlo en ciclo corto. Se consiguen los mismos resultados en 25 minutos a 35º que en hora y media a 65º y se ahorra un montón de agua y electricidad.
    Es interesante suponer que hay gente que no usa el microondas más que para calentar leche y se “atreva a pensar” en cocinar con el lavavajillas. Como diría Obelix: Están locos estos romanos 😀

    09 septiembre 2013 | 13:02

  8. Dice ser Argante

    ¿Y por qué no para ahorrar electricidad se lavan lo platos a mano como toda la vida de dios? Si todo el que tiene un lavavajillas sabe lo que se gasta de agua y de luz.

    09 septiembre 2013 | 13:28

  9. Dice ser Carlos

    Yo creo que el ahorro no va por el lavavajillas, sino por el vacío (que disminuye la temperatura de cocción). Depende de cómo esté programado el lavavajillas, pero si está programado para mantener la temperatura del agua, gastará más energía cuantas más cosas “frías” metamos. Eso sí, como ya está todo calentito, es más económico que el horno, y es que la cocina a vacío no se puede hacer en sartén…

    09 septiembre 2013 | 14:32

Los comentarios están cerrados.