BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Pan y helado en un domingo cualquiera

Pan y heladoHace pocos domingos volvía por la tarde a casa con la familia después de haber pasado un día por ahí. Había que comprar pan para la cena (en mi casa se consume no poco pan) y en estas que me fui a ver donde podía encontrar un pan más o menos decente siendo que mi panadería “de siempre” estaba ya cerrada.

Dirigí mis pasos hacia una de esas franquicias que tiene el pan como centro y reclamo del negocio, pongamos que se llama ChupiPán y que además no hace mucho ha diversificado su oferta con una nueva línea de panes, pongamos que se llama Good-baking… tradición, calidad, mayores valores nutricionales y todo eso como justificación. Tienda vacía. Entro y se establece el siguiente diálogo con la “panadera” (textual):

–        Hola, buenas tardes quería pan… un buen pan ¿qué es lo que tienen o les queda?

–        Uuuuy, muchas cosas, nuestra línea good-baking es estupenda y maravillosa… tenemos un pan “multicereales”, este de aquí, muy rico; también tenemos la barra “tradición” sin ningún tipo de aditivos… pero el mejor de todos es este de aquí, el “pan de espelta”, es el mejor porque quita todos los dolores…

Yo no sé o no puedo levantar una ceja y aportar a mi cara un aspecto circunspecto e inquisitorial (cosa que siempre me ha dado mucha envidia), así que no tuve otro remedio que intervenir de palabra

–        ¿Perdón…?

–        … (silencio)

–        ¿Dice usted que este pan “quita todos los dolores”?

–        Sí, sí, de reúma, de las articulaciones, de espalda, etcétera, cualquier dolor

–        ¡Vaya! entonces ¿habrá que cerrar las farmacias, no?

–        No hombre no, no te quita los dolores inmediatamente sino que si se consume de continuo, a la larga, produce esos efectos…

–        Perdone mi osadía, ¿pero eso como lo sabe?

–        Aquí vienen todos los días personas mayores pidiendo este pan porque se lo ha recomendado su médico o su nutricionista… y claro si ellos lo recomiendan será por algo.

–        Yo soy nutricionista

–        ¡Ah! estupendo, entonces sabrá de lo que le estoy hablando…

–        No, ni idea, ilústreme

–        Bueeeeeeno (serás un nutricionista de medio-pelo, debió pensar) es que la espelta es un cereal ancestral y natural que tiene muchos nutrientes… ¿es que usted no lo recomienda?

–        No. Bueno, no se preocupe demasiado por mí, que es domingo y no conviene… Deme dos barras del de tradición por favor, ya le pondré yo los “aditivos”. ¿Qué le debo?

–        2,20 euros (con cara de no haberla pillado, pero mosqueada)

–        Gracias, buenas tardes.

A continuación de vuelta hacia casa me topé con una heladería de las de antes y pensé, qué demonios, un día es un día, vamos a ver qué helados tienen y les doy una sorpresa a mis chicas (mujer y dos hijas, preciosas todas)

–        Hola, buenas tardes ¿qué le pongo?

–        Hola buenas, déjeme que eche un vistazo por que desde luego hay que ver la variedad que tiene usted aquí (realmente, no suelo frecuentar las heladerías, y cuando lo hago siempre me asombra como han evolucionado los sabores que yo recordaba de otro tiempo: fresa, limón, chocolate, vainilla, nata… y poco más)

–        ¡Caramba, veo que tiene usted helado de bayas de Goji!

Reconozco que venía un pelín calentito de la panadería y con cierto espíritu de cachondeo, así que lancé mis redes a ver si pillaba algo en río revuelto… y me llevé una (agradable) sorpresa:

–        ¿Qué es eso de las bayas de goji? Pregunté

–        Sinceramente una chorrada más que al parecer ahora tiene bastante tirón por aquello de la salud

–        ¿A sí? ¿y qué beneficios se le atribuyen?

–        Imagínese cualquiera… pues ése que tiene en mente se le atribuye, cualquiera.

–        ¿Y funciona?

–        ¿Habla en serio?

–        ¿Está rico?

–        A mí no me gusta nada

–        Entonces, ¿porqué lo hacen?

–        Porque se vende más o menos bien… Estoooo, bueno, ¿va a querer algo o no?

–        Sí, sí, perdone. Mire, me va a poner dos tarrinas pequeñas mezcladas, una de helado de jerez con pasas y helado de galleta; y la otra con helado de limón y fresa a partes iguales.

–        ¿Qué le debo?

–        4,80 euros

–        Ay disculpe, póngame también cuatro cucuruchos de barquillo… ¿qué le debo?

–        Ya le he dicho: 4,80€

–        ¿No cobra el barquillo?

–        No

–        Muchas gracias

–        Gracias a usted, adiós

En el camino a casa pensaba en estos dos breves encuentros y la muy diferente forma que tenían dos comerciantes de dirigir sus negocios a pesar de la aparente similitud. Todo ello teniendo en cuenta que casi a buen seguro la “panadera” era una empleada y el de la heladería el propietario. Ya sabes lo que opino de estas cosas así que no te sorprenderá la nota que en su labor comercial atribuiría uno y otro trabajador.

Para la empleada de ChupiPán un 7 sobre 10: entrega, ganas de vender, proactiva. No le pongo un 10 porque evidentemente sus argumentos eran simples y, llanamente, mentira. Al propietario de la franquicia de ChupiPán un 0 sobre 10: no tiene ni puñetera idea o intención de formar a sus empleados de forma adecuada dando un servicio y un producto digno con una información veraz. Al empleado, y todo apunta que propietario de la heladería, un 10: tenía pinta de ser uno de esos tipos con el que, al menos un servidor, se iría bien a gusto de cañas.

Nota final: El pan estaba razonablemente bueno, la textura, olor y sabor eran bastante aceptables o incluso como digo buenos, el aspecto podría ser mejorable (la corteza inferior presentaba esos puntitos de rejilla que no soporto). Lo mejor del pan: que al día siguiente seguía manteniendo la compostura. Y en cuanto a los helados… increíbles, no te cuento como estaba la mezcla del helado de jerez con pasas con el de galleta. Y eso que sobre el papel a mí no me gustan demasiado los helados. Las nenas quedaron encantadas; y que te diré yo de cómo me quedé después de recibir sus besos y abrazos.

————————-

Imagen: rakratchada torsap vía freedigitalphotos.net

10 comentarios

  1. Dice ser rg

    Qué bueno el heladero, claro, sencillo y aportando sentido común, el resto, y mira que está prohibido según los artículos que tantas veces has repetido en tus blogs sobre publicidad alimentaria y salud, siguen erre que erre.

    Hay un 50 % de posibilidades que el pan que compraste sea del mismo fabricante de masas para la península: Grupo Marinez, Ayer se publicó aqui una noticia sobre pan y el resultado, aparte de los dislates nutricionales que suletan los de siempre, fue unánime: una mierda pinchá en un palo la inmensa mayoría del pan que se hace; las razones son obvias y ya cansa repetirlas, aparte de la permisiva norma que deja al pan con un cajón de sastre libre de echar lo que les plazca y seguir llamándolo pan. (Sanidad y complementos panarios autorizados).

    Cuando llevas helados a los niños por sorpresa no tiene precio!!!! (en mi caso niño y niña)

    Saludos.

    05 septiembre 2013 | 13:42

  2. Dice ser rg

    Grupo Martinez, quise decir. Monopolio de masas por “culpa” del consumidor conformista, pijo y creyente en vanalidades similares a las que la empleada de la panadería que citas te contaba.

    05 septiembre 2013 | 13:47

  3. Dice ser Oscar I El Breve

    Borde

    05 septiembre 2013 | 13:54

  4. Dice ser ivan

    Esa panaderia es una nueva filial del club de la comedia, por favor manda dirección para ir a reirme un rato

    05 septiembre 2013 | 14:30

  5. Dice ser SheB

    Mi ídolo…el de la heladería es mi ídolo jajaja

    05 septiembre 2013 | 15:00

  6. Dice ser Sicoloco del casting de Foolyou

    Siempre es un buen momento para ser feliz.

    05 septiembre 2013 | 16:07

  7. Dice ser maco

    Buenas noches, no veas lo mal que lo paso leyendo estos articulos, tengo intolerancia a la lactosa y fructosa y el helado no puedo ni olerlo. Te sigo bastante aqui en 20 minutos y a través de twitter y quería saber si tienes una dirección de correo electrónico a la que dirigirme para comentarte algunas cosas relacionadas con mis problemas alimenticios, las cuales hasta el momento ningún nutricionista-dietista ha sabido resolver o al menos suavizar.
    He llegado a la conclusión de que hasta que no encuentre un D-N que comparta (sufra) conmigo al menos uno de mis problemas no voy a ver la luz… pero no pierdo la esperanza.
    Un saludo.

    08 septiembre 2013 | 23:12

  8. Dice ser Lilly

    De estas, cada dos por tres. Me tengo que morder la lengua la mayoría de las veces, por eso de dejar el trabajo en mi tiempo de ocio… pero he tenido que aprenderlo con el tiempo.

    09 septiembre 2013 | 10:08

  9. Dice ser carlos

    Yo ví “hay pan de espelta” y me fui a Google. Parece ser que la espelta es la variante ancestral del actual trigo, tiene algunos más nutrientes (creo, me falla la memoria) y tiene un índice glucémico menor. De ahí que sea el pan más integral de todos los panes integrales del mundo (mesentienda la hipérbole). Por ello todos aquellos que itenen el IG como su enemigo número uno lo recomiendan, además de todos aquellos que quieren ser más alternativos que alternativos, más sanos que sanos, etc…

    13 septiembre 2013 | 11:57

  10. Dice ser cualquiera

    El pan de por si no es bueno, pero ya si es pan hecho con harinas refinadas mucho peor. Como nutricionista que eres deberias dar las gracias a cualquiera que recomiende el pan integral (con fibra, vitaminas y minerales) en lugar de uno “normal”, que no aporta mas que calorías vacías.

    El azucar directamente es un veneno.

    De verdad, me cuesta creer que este artículo lo haya escrito un nutricionista, no le veo la lógica por ningún sitio

    18 septiembre 2013 | 16:23

Los comentarios están cerrados.