BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Dieta mediterránea (1): origen, mito y realidad. Introducción

Dieta mediterráneaDieta mediterránea: Qué saludable, qué “multicultural”, qué ancestral… qué bonita ella.

Pocos adjetivos referidos para identificar un sistema dietético son capaces de sugerir per se, solo con mencionarlo tan buen rollo como sucede cuando la expresión “dieta mediterránea” sale a colación. No importa dónde, ya sea en la publicidad de un alimento o cuando toma forma de consejo: “siga la dieta mediterránea”. Podría decirse incluso que se trata de una alegación de salud en sí misma. Pero con una gran e importante matización a tener en cuenta: al poner “dieta mediterránea” en un envase, al mencionarla en un anuncio no se necesita rendir cuentas a nadie ni pedir permiso, por ejemplo, a las autoridades sanitarias. Es decir, tanto la dieta tal cual, como el adjetivo “mediterráneo” referido a un alimento, no es una alegación de salud y por tanto no está sujeta a ese control al que si han de someterse las verdaderas alegaciones, a pesar de que son más que patentes las relaciones salutíferas que su sola mención son capaces de evocar. Por ejemplo, se puede poner, y de hecho así se ha hecho, “dieta mediterránea” para catalogar-dignificar-definir a un alimento tan procesado como lo es una pizza industrial, un combinado con alcohol o unos snacks o aperitivos con más del 50% de grasa en su composición… y quedarse tan ancho. Nadie le puede legalmente decir nada al fabricante. Y como estos, hay decenas de ejemplos similares.

En cualquier caso ya veremos si por “dieta mediterránea” se entiende realmente un sistema dietético o, más bien, apelando al verdadero sentido etimológico de la palabra “dieta”, se trata de otra cosa… de un estilo de vida. Estilo de vida que a su vez incluye una concreta forma de alimentación.

Así pues a partir de esta entrada (y no sé en cuántas más) voy a abordar las cuestiones de cuándo se acuñó y porqué el término “dieta mediterránea”; cuál es su origen; porqué se juntaron los conceptos “dieta” y “mediterráneo” para dar lugar a la actual liturgia dietética; cómo y porqué el concepto “dieta mediterránea” ha llegado a obtener el estatus de “Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO” y otras curiosidades relacionadas con tan insigne patrón dietético-cultural.

Esta mediterránea singladura saldrá del puerto de la Fundación Rockefeller y acabará en el de la UNESCO. Recorreremos infinidad de anécdotas, visitaremos diversos estudios, conoceremos qué tiene que ver la cuestión mediterránea con las tropas aerotransportadas estadounidenses de la IIª Guerra Mundial, y descubriremos para vuestra sorpresa cuál es la capital de la dieta mediterránea en España (no es broma; el que quiera ya puede ir haciendo sus apuestas y dejarla en los comentarios). Conoceremos al patrón de este viaje, el Dr. Ancel Keys y sabremos de la conexión hispana de este y de sus relaciones con otra gran figura del panorama mediterráneo muy querida en España, el Profesor Grande-Covián.

Para empezar y en relación con su origen, no se puede por menos que observar el concepto de “dieta mediterránea” a partir de una doble vertiente:

  • La que se refiere al origen epidemiológico, o al estrictamente científico si se prefiere; y
  • La otra, la de su origen mediático y/o cultural.

En mi opinión, es precisamente esta dualidad la que ha propiciado tanta parafernalia a base de, entiéndase, mezclar churras con merinas.

Para que te vayas haciendo una idea hace 60 años ni Dios sabía a qué te podías referir si decías que seguías o recomendabas a alguien seguir la “dieta mediterránea”. Nadie. Así pues, cuando oigas decir cosas como que “la dieta mediterránea” es ancestral y se remonta al origen de los tiempos o al menos a cuando las primeras civilizaciones se asentaron a orillas del mar Mediterráneo, que sepas que te están contando un cuento. Más o menos bonito y adornado como pudiera ser la Ilíada, con su mitología y demás, pero un cuento. Eso sí, no será un cuento chino, sino uno mediterráneo.

Estoy viendo que esto va a alargarse demasiado, así que ya vale por hoy con esta introducción, en el próximo capítulo: “De Rockefeller a Keys: El origen del concepto epidemiológico

Continuará…

—————————————–

Imagen: Flickr.com user “popsique” vía Wikimedia Commons

11 comentarios

  1. Dice ser Kax

    En el mediterráneo tenemos España, Francia, Italia, Grecia, Egipto, Marruecos, … cada uno con sus cocinas peculiares. Dentro del mediterráneo español, tnemos Gerona, Barcelona, Tarragona, Valencia, Alicante, etc. cada región con sus peculiaridades. A ver qué tiene que ver una cocina de Gerona con una de Marbella o una de Gibraltar. Nada.

    23 agosto 2013 | 11:21

  2. Dice ser Mar

    Soria!! Es la capital de la dieta mediterránea en España.

    “Soria se ha convertido en la primera capital española que respalda ante la UNESCO la declaración de la dieta mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial. ”

    He ganado un caramelo (sin azucar) o algo? 😀

    23 agosto 2013 | 13:24

  3. Dice ser Pepe Pérez

    Pues no Kax, te equivocas, lo que más me sorprendió de Estambul la primera vez que estuve alí fuen… lo familiar que me resultaban los sabores. Nada que ver con lo que había comido en Perís, Praga, Londres… Si que hay un entorno común, y que por clima y latitud produce los mismos alimentos, lógico que esos elementos comunes acaben en dietas muy parecidas, aunque con las también lógicas diferencias culturales y locales, pero en esencia, partiendo de prácticamente la misma materia prima

    23 agosto 2013 | 14:00

  4. Dice ser rafa prieto

    Con el ánimo de dar a conocer información relacionada, cito esta entrevista publicada en el Diario de Mallorca, 18 de agosto de 2013, a Antonio Riera Melis -experto medieval y gastronómico-, Catedrático por la Universidad de Barcelona,
    Titular de la entrevista: “La dieta mediterránea es un invento de Estados Unidos, nace en California en 1955”
    Pegunta: ¿Y la dieta mediterránea?
    Respuesta: Es un estilo de vida porque no se puede separar de la siesta, de una visión un poco hedonista de la vida, una visión también relativa del trabajo, etc. También vamos a poner las peras al cuarto. Todo esto es un invento de Estados Unidos, nace en California en 1955 como fruto de un informe de ante el problema de un incremento extraordinario de las enfermedades circulatorias. Hacen un estudio por el mundo y descubren Creta, ¿porque en Creta no hay problemas circulatorios? Resulta que es un pueblo muy pobre, una isla sin turismo en aquel momento… Y se monta este sidral. No son los mediterráneos los que descubre su dieta, son unos de California […] No son historiadores y venden una moto de que en el mediterráneo siempre la gente ha comido aceite y tal y cual, cuando es una mentira podrida. Hasta los años 50 del siglo XX lo que la gente quería era el saïm de porc, xulla. Pregúntale a tu abuela con qué cocinaba ¡Amb saïm!

    23 agosto 2013 | 16:03

  5. el-nutricionista-de-la-general

    Con estos comentaristas da gusto. Bravo por “Mar” y “Rafa Prieto” qué bien encaminados váis

    Saludos!

    23 agosto 2013 | 17:27

  6. Dice ser Susy Chu Dyaz

    Me encanto està nota.Aùn hay personas que no saben de que se trata al decir dieta Mediterrànea.
    Saluditos.

    24 agosto 2013 | 00:42

  7. Dice ser Susana

    Me gustaría saber que dieta siguen estas chicas para estar asi: http://xurl.es/enpdw

    25 agosto 2013 | 18:12

  8. Dice ser Cristina

    Muy bueno: divertido y realista.
    Dos dudas un poco largas:
    Primera. Si lo que engordan son las calorías, ¿cómo va a engordar un alimento que tenga pocas calorías pero mucho azúcar? Esto viene a colación de los refrescos. En general, un refresco tiene un 10% de CDR de calorías y un 25% de CDR de azúcar. Eso significa que si en un día tan sólo me tomara 5 refrescos (nada más), habría ingerido un 25% más del azúcar recomendado, por lo que engordaría, a pesar de haber ingerido sólo un 50% de las calorías recomendadas, por lo que debería adelgazar. No lo entiendo.
    En otras palabras, si quiero saber si un alimento engorda o no, hasta ahora yo me fijaba en las calorías, pero parece que no es un dato preciso, por lo que hay que considerar todo: calorías + grasas + azúcar. En ese caso, ¿cómo combino todos esos datos para tomar la decisión? Conste que no pretendo ser purista ni estoy obsesionada con la alimentación, sólo estoy desconcertada.
    Segunda. Si voy a comprar un producto, por ej., yogures y quiero elegir entre varias marcas, me encuentro con que la información nutricional no es equivalente. Uno tiene más azúcar, pero otro más grasa. Uno más proteínas, pero el otro más hidratos. Así pues, ¿qué debería priorizarse para elegir aquel yogur (o cualquier alimento) más recomendable, desde un punto de vista nutricional?
    Uf! Espero no haber abusado de tu paciencia.
    Mil gracias y un cordial saludo.

    25 agosto 2013 | 23:17

  9. Dice ser roberto

    Magnífico artículo, gracias por compartir. Por cierto aquellos que estén interesados en llevar vida sana y practicar algo de ejercicio ahora que se va acercando el final del verano os propongo una página en la que podréis informaros de todo lo que necesitas saber sobre el spinning: http://www.spinningweb.es

    Un saludo

    25 agosto 2013 | 23:59

  10. Dice ser Wer,rt

    Christina:

    Dudas preguntas perder peso muy fácil, gasta más que comes, y no de preocupas de las proteínas calorías y otros tonterías.

    ¿Conoces un gordo que se preocupa que come? ninguno sencillamente como más que gasta.

    Cuando el gordo quiere adelgazar estudia las calorías y los proteínas mucho más sencilla seria rebajar un 70% de su plato comiendo lo mismo.

    03 septiembre 2013 | 10:54

Los comentarios están cerrados.