BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Cetona de frambuesa, otra tontería quemagrasa más, embotellada o en cápsulas

Milagros_ Stuart Miles

Hace un par de meses un lector agradecido me puso en antecedentes sobre un producto “para adelgazar” que al parecer está pegando fuerte en Alemania, se trataba de la “cetona de frambuesa” de la que no había oído hablar hasta ese momento.

Todo apunta a que se trata de la enésima filfa milagrosa que se anuncia con el fin de ayudar a sus consumidores a adelgazar a partir de un reclamo tan antiguo como absurdo e inexistente: su supuesto efecto quema-grasa.

Bien, con independencia de que existan algunas moléculas que sean indispensables para la obtención de energía a partir de los ácidos grasos, ya se comentó en esta entrada que aportarla en una mayor cantidad no tiene por qué tener un efecto beneficioso o sinérgico, más al contrario, puede ser incluso perjudicial. La L-carnitina es una de esas moléculas mencionadas en el citado post, sin embargo no está probado y tampoco tendría demasiada lógica que aportar más L-carnitina que aquella que podamos nosotros mismos sintetizar y/o aportar en el marco de una alimentación equilibrada surta el efecto de utilizar más ácidos grasos para obtener energía, es decir, que sirva para quemar más grasa.

Raspberry_ketonePero el caso de la cetona de frambuesa es diferente. Esta sustancia, una cetona aromática de naturaleza fenólica y que responde a la fórmula química 4-(4-hidroxifenil) butan-2-ona, jamás ha demostrado de forma convincente el participar o mejorar el proceso obtención de energía a partir de los ácidos grasos y mucho menos ser necesaria.

Creo que merece la pena hacer constar que su obtención a partir de la fuente natural resulta bastante costosa, sin embargo su síntesis en laboratorio es francamente barata, lo que además, sirve para poner el grito en el cielo con respecto al precio de venta que tiene este producto en el mercado de la suplementación y el adelgazamiento.

La evidencia científica sobre los beneficios de este producto es en la actualidad escasa

Por un lado tenemos la opinión científica de la EFSA de 2011 al respecto del valor del extracto de frambuesa (nótese que no es cetona, sino extracto, todo hay que decirlo) en la que se concluye que las alegaciones de que el extracto de frambuesa, ayude a mejorar la termogénesis, elemento que a su vez ayude a controlar el peso; ayude a controlar la apetito de forma natural; facilite la sensación de saciedad tras una comida; ayude a gestionar el hambre y el apetito; ayude, contribuya o facilite la pérdida de peso; o contribuya a controlar el peso corporal; no están avalados por suficientes estudios en humanos (páginas 21 y 29).

Por el otro en pubmed, la inclusión en la barra de búsqueda de raspberry ketone (cetona de frambuesa) arroja 39 resultados, de los cuales en solo 5 se relaciona esta sustancia con el peso (al menos originalmente) y de los cuales solo hay uno realizado en humanos, muy reciente, el cual comentaré a continuación.

Con el subyugante título de Eight weeks of supplementation with a multi-ingredient weight loss product enhances body composition, reduces hip and waist girth, and increases energy levels in overweight men and women (Ocho semanas de suplementación con un producto de la pérdida de peso de varios ingredientes mejora la composición corporal, reduce la cadera y circunferencia de la cintura, y aumenta los niveles de energía en hombres y mujeres con sobrepeso) en este estudio los autores concluyen que aquellos que utilizaron un preparado comercial a base de “sustancias naturales” que contenía entre otras cetona de frambuesa, cafeína, capsaicina, ajo, jengibre y Citrus aurantium (naranjo amargo) además de seguro, es más eficaz frente al placebo en la pérdida de peso, la mejora de la composición corporal y la reducción de los perímetros de cintura y cadera. Todo ello evaluado en un periodo de 8 semanas que incluía un programa dietético y de ejercicio para personas obesas sanas y activas de ambos sexos.

El estudio, bastante impactante en sus resultados, tiene algunas pegas no pequeñas. La primera de ellas la duración, 8 tristes semanas periodo que, aunque lo afirmen los autores no es suficiente, ni de lejos, para validar su seguridad. La segunda, la escasez de la muestra, a pesar de que se empezó con 70 voluntarios los datos son relativos solo a 45 de ellos ya que el resto abandonó el estudio por diversos motivos relacionados con el programa de dieta, suplementación y ejercicios. De los 45, los datos pertenecen: 27 al grupo de intervención (que tomaban las cápsulas naturales) y 18 al de placebo. La tercera, suponiendo que las diferencias puedan ser atribuibles a las cápsulas con “productos naturales” y sin tratar de hacer de menos la rigurosidad en cuanto al correcto “cegado” de los grupos… ¿cuál o cuáles de los elementos de este cóctel fitoterápico fue el responsable? Y la cuarta, resulta que los dos autores principales del estudio recibieron financiación para la investigación y/o han actuado como asesores de los proveedores de materias primas, productos nutracéuticos y compañías de suplementos dietéticos. No creo que haga falta decir nada más. Ahí lo dejo.

El principio de la cetona de frambuesa

El origen de esta mediática paparruchada, al parecer, se encuentra, una vez más, en los Estados Unidos. El año pasado en el espacio televisivo “The Dr. Oz Show” este señor con su nombre tan mágico y evocador promocionó la cetona de frambuesa como el “número uno de los milagros (sic) embotellados para perder tu grasa”. Tal y como estarás suponiendo a estas alturas, hay una línea de productos “Dr. Oz” que comercializa él mismo. Entre su variopinto catálogo de productos se incluye, evidentemente, la conocida cetona de frambuesa. Pero a día de hoy ya hay en el mercado muchas otras marcas que la comercializan. Una vuelta por internert nos ofrece múltiples ejemplos.

Por último y para quien no conoce al Dr. Oz, mencionar que esta persona ha sido a menudo criticada por sus habituales propuestas, o mejor dicho, salidas de pata de banco pseudocientíficas. Tal es así que ha recibido en dos ocasiones el poco apetecible premio (digo yo) Pigasus, siendo hasta el momento la única persona en conseguirlo dos veces. Los premios Pigasus, promocionados por el conocido escéptico James Randi, tienen por objeto el poner de relieve los fraudes más flagrantes en materia de “ciencia”, parapsicología y demás. En 2010 el Dr. Oz fue premiado en el apartado reservado a los medios de comunicación por su inagotable promoción de la charlatanería médica, y en 2012 en la categoría de “dar la espalda a la realidad” por los mismos motivos además de por promocionar las creencias paranormales y la pseudociencia.

———————————-

Imágenes:   Stuart Miles vía freedigitalphotos.net y Edgar181 vía wikimedia Commns

8 comentarios

  1. Dice ser Lectora

    Por más chorradas que nos vendan lo único que de verdad funciona es hacer ejercicio cada día y comer de todo con moderación. La genética también ayuda. Miren el resultado que me ha dado a mi: http://xurl.es/bqq4r

    16 julio 2013 | 10:37

  2. Dice ser .Partisano.

    No encontraréis más superchería, timos y pseudociencia que en el campo de la dietética y nutrición

    16 julio 2013 | 11:09

  3. Estará rico funcione o no funcione!! 🙂

    16 julio 2013 | 12:34

  4. Dice ser Daniel L.

    el Dr. Oz y similares están puestos ahí por las farmacéuticas asesinas para que haga de líder de las terapias alternativas y así poder machacarlas fácilmente.

    16 julio 2013 | 12:40

  5. Dice ser Saul

    Cada vez inventan más tonterias. Si quieres adelgazar, tienes dos opciones: o haces dieta y lo combinas con ejercicio; o pasas directamente al ayuno. Cada uno tendrá sus pros y sus contras, pero yo me quedo con el ayuno. Además de bueno para la salud, tiene muchos beneficios interesantes, como la hidratación de la piel, desintoxicación, etc. En esta web hay más info al respecto: http://www.miayuno.es/beneficios/
    Además de ello, hay otra página que habla íntegramente del ayuno, y que por lo visto es como una wikipedia pero solo de ese tema. Creo que puede ser interesante: http://www.ayuno.es

    16 julio 2013 | 12:46

  6. Dice ser Natursoma

    Lo bien cierto es que cuando uno se priva de comer hidratos de carbono y se agotan sus reservas en 2 ó 3 días, el cuerpo crea “cuerpos cetónicos” que extraen grasa de las reservas y la trasportan para que sea utilizada como combustible (quemándola) por el cuerpo. La lastima es que igual que se vigilan los medicamentos y su efectividad (aunque no siempre) no se vigilen otros productos como complementos alimenticios que también se utilizan como terapias, y por un lado los vendedores nos relatan sus maravillas, y otros, no se si en defensa de la medicina alopática (es decir los laboratorios que la sustentan) se dedican a satirizar y demonizar todo lo proveniente de las las terapias naturales.

    16 julio 2013 | 13:08

  7. Dice ser Fred

    El mejor remedio salía en una película y decía algo así como: “Corre Forrest, corre”.

    16 julio 2013 | 13:42

  8. Dice ser Isa garcia

    Hola, no todas las cetonas de frambuesa, son iguales, yo actualmente compro cetona de frambuesa a 8.90 euros, y me dura unos dos meses, pues la cantidad por capsula es tan alta, que no tienes que tomar más de una capsula, la verdad que estoy contenta, la calidad del producto es bastante alta.
    Por si alguien le interesa, yo la compro en
    http://www.Herbaldietetica.com

    05 agosto 2013 | 20:07

Los comentarios están cerrados.