BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

El colmo en la recomendación de una dieta milagro: resucitar a los muertos

Michel MontignacLa venta y promoción de dietas milagro ha caído en una espiral de contrasentidos que roza lo histriónico. Un buen compañero de profesión, Carlos Ferrando me hace llegar a través de twitter (@cfnutricion) este enlace, que contiene la enésima defensa de una dieta milagrosa más con rocambolescas teorías, nada novedosas, sobre el cómo adelgazar con éxito. Como digo nada nuevo y más si se tiene en cuenta que se trata del manido sistema de Michel Montignac. Un sistema dietético que tiene su lugar en el “Hall of fame” particular de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) enmarcada dentro de las dietas milagro más populares. Puedes consultarlo en este enlace genérico o en este otro más concreto.

Nada nuevo bajo el sol salvo por el pequeño detalle que en la entrada a la hago referencia se habla de la “dieta Montignac” y en concreto de su autor, Michel, como si estuviera vivo. Pero va a ser que no. Michel Montignac falleció en 2010 víctima, según diversos medios de comunicación, de un cáncer de próstata. Así lo pone de relieve también el que dice ser el sitio web oficial del Método Montignac

La cosa no dejaría de ser una mera anécdota si la página web en cuestión fuese antigua, es decir si se hubiera publicado con anterioridad a su muerte y no se hubiera revisado posteriormente, pero va a ser que tampoco. Según reza la información pública que se puede extraer de dicha página web, su publicación data del 5 de mayo de 2013. Bien, bien.

Recorte Montignac

Sea como fuere este asunto me ha traído a la cabeza un artículo que publiqué en la revista “Sabor de Aragón” a resultas de una entrevista que le hacían en un suplemento dominical en 2008 a Mr. Montignac cuando su método estaba bastante de moda, justo antes, qué casualidad, que el de Dukan saltara a la palestra. Voy a transcribir literalmente lo que en su día se publicó en aquel artículo, en respuesta a varias de las declaraciones del Sr. Montignac. La casualidad, ahora puedo decirlo, solo la casualidad quiso que titulara a aquel artículo “Mr. Montignac que está en los cielos”. Ya me dirás si identificas algunos latiguillos comunes a todos estos gurús de la dieta sencilla, fácil, segura y eficaz

Mr. Montignac,

Estando totalmente en desacuerdo con las declaraciones vertidas en una entrevista publicada en un suplemento dominical de nuestro país con motivo de la salida al mercado de su nuevo libro, me he decidido finalmente a contestarle, como si de una carta se tratara, desde este medio. […] Puede estar seguro que a mí no me mueve ningún interés comercial al contestarle, como lo hago, a algunas de las “perlas” entresacadas de la mencionada entrevista, todas ellas en relación a su particular forma de entender la nutrición. […] Cito textualmente en negrita sus propias palabras y le contesto a continuación:

En la población occidental, el consumo energético cotidiano ha disminuido cerca de un 50% desde los años 30 y un 35% desde los 60. Paralelamente, el problema de la obesidad se ha multiplicado por cuatro. ¿Entonces? Menos se come, más se engorda. Ésa es la gran paradoja. A menos calorías no se adelgaza más. Contestación: La gran paradoja es que aun existan personas que se crean la manipulación que usted hace de los datos estadísticos y no darse cuenta. Le cuento lo que sus datos sesgados quieren decir en realidad: Actualmente es cierto que se ingieren muchas más calorías que las que se gastan, cosa que  no ocurría en aquellos años en los que la cantidad total de calorías consumidas podía, dándole la razón, ser mayor; pero el gasto no es que “pudiera” ser mayor, es que era a buen seguro mucho mayor que el de hoy en día y por lo tanto, el balance final es que entonces se gastaba más de lo que se comía y hoy en día es justamente al revés. Es relativamente fácil liar la madeja con impresionantes cifras estadísticas, haciendo parecer lo que desde luego no es. A este efecto recuerdo la Única Verdad Estadística (si, si, con mayúsculas) que dice que: “de cada 10 personas que ven la televisión… 5 son la mitad” (Les Luthiers).

Casi todos los nutricionistas me lo han copiado [su método]. Contestación: Es curioso pero no conozco ningún diplomado universitario en Nutrición Humana y Dietética que lo haya hecho (y conozco más de dos). Es la típica frase de autobombo, imposible de ser demostrada que ayuda al aumento de sus ventas.

Soy un caso bastante excepcional, porque mi método ha demostrado su validez cuando ya han transcurrido 20 años.Contestación: Su caso no es nada excepcional. Personajes como usted han existido siempre y, tristemente, seguirán haciéndolo. Su método lo único que ha demostrado es ser realmente válido para sacarle dinero a la gente a la hora de comprar sus libritos. A este respecto me gustaría hacerle una pregunta: ¿De los 50  millones de ejemplares vendidos cual es, a día de hoy, las personas que mantienen un peso adecuado gracias a su método? En mi opinión, comprar el panfleto, tenerlo en una estantería del salón y haberlo intentado seguir durante tres meses es una cosa… y que la cosa funcione de manera sostenible a lo largo de los años es otra muy distinta.

Somos el único animal que se alimenta con la leche de otra especie [como ejemplo de un comportamiento aberrante]. Contestación: Total y completamente cierto en cuanto a la singularidad del hecho. Pero también somos la única especie animal que realiza obras de arte, que compone y escucha música, que va al cine y, pongamos por ejemplo, que come albóndigas con tomate… Y la razón de todo ello, incluido el famoso tema de la leche, es que somos capaces. ¿Ha visto usted alguna vez, Mr. Montignac, a un gato ordeñar una vaca? Sin embargo ponga un plato del líquido en cuestión delante de cualquiera de la especie animal que se le ocurra y mire a ver que pasa. No le digo ya si además tiene hambre. Si el resto de mamíferos no toma leche es porque no conocen la ganadería y aunque la conocieran, tendrían serios problemas para ordeñar las vacas, las cabras o las ovejas.

La leche de vaca es un riesgo para la osteoporosis y para la descalcificación infantil. Es la verdad. No soy un charlatán. Contestación: Ante semejante afirmación solo me cabe decirle que “Excusatio non petita, acusatio manifesta”, que viene a decir que, el que da explicaciones sin pedírselas algo tiene que ocultar. Es usted mismo es el que dice no ser un charlatán…

En fin, podría seguir hasta el aburrimiento comentando sus declaraciones, pero lo único que en definitivas cuentas creo que puede interesar al público en general es saber que ninguno de sus asombrosos descubrimientos en pos de la correcta alimentación ha sido jamás publicado por una revista científica, ni ha sido objeto de revisión por expertos… y la razón es que sus estudios clínicos no son fiables, al igual que sus estadísticas. De las pocas veces que los verdaderos entendidos en la materia se han pronunciado sobre sus teorías, me quedo con la que hizo el Dr. Grande Covián allá en su época, que dijo textualmente: “es un régimen basado en premisas falsas, como que la causa de un exceso de peso es, en todos los casos, un funcionamiento defectuoso del páncreas”.

Usted no es nutricionista ni profesional sanitario (por mucho que lo diga El Mundo), usted se dedica profesionalmente a la venta de su sedicioso método adelgazante. Hablando de este tema, supongo que estará al corriente de la ingente cantidad de publicidad que se inserta en no importa que revista o periódico buscando clientes que compren revolucionarios métodos para perder peso; que si el libro de los alimentos que adelgazan o el de las propiedades mágicas del vinagre o el de las 14 plantas adelgazantes o el de la alimentación según el grupo sanguíneo, etc. (la lista es interminable). La única diferencia de éstos con su método, es la estrategia de mercado que siguen. Usted invierte más y por supuesto “cosecha” más. Y cosecha más, no por que su método funcione mejor, sino simplemente por que hace más ruido.

Déjeme, por último, decirle una cosa, a usted, y a todo el mundo que trata de hacer fortuna con un problema de salud con tintes de epidemia: ¡Por favor dejen de engañar, dejen de jugar con las sentidas preocupaciones de una población afectada de un problema de salud!

Sé que estas palabras son como predicar en el desierto ya que ustedes (ahora sí, en plural) van a seguir estando ahí ofertando soluciones por unos pocos euros diciendo a la gente lo que quiere oír… pero eso y la solución real están bastante alejadas.

—————————–

Foto: http://www1.ilmortodelmese.com/2010/08/michel-montignac-1944-2010.html

5 comentarios

  1. Dice ser Warp

    Pues a mi ahora me apetece un arenque…

    09 mayo 2013 | 10:56

  2. Dice ser Robert

    Yo como mínimo una vez a la semana me hago la dieta huevosfritsconpatatasyjamónobeiconregaditoconvinodecualquierregióndeEspañaytanfelizzzz¡¡¡¡¡¡¡

    09 mayo 2013 | 14:39

  3. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Cada cual se las apaña a su manera , pero los ahy que se provechan de la desgracia ajena . A nadie creo que le guste estar gordo y los que están a veces no saben ya que hacer, pues hay personas que lo prueban todo . Lo mejor para estar delgado es quedarse en el paro ya que ha de apretarse el cinturón y eso si que adelgaza . de seguir asi avanzando en la crisis en pocos años llegaremos a ser uno de los paises con mas elegancia , y como pasaba en mis años mozos solo los ricos podrán presumir de ser peces gordos.

    http://www.antoniolarrosa.com Clica sobre mi nombre

    09 mayo 2013 | 18:02

  4. Dice ser limón

    Antonio Larrosa: Hoy en día las cosas han cambiado y es la gordura lo que es cosa de pobres. McDonald’s es de los sitios más baratos que hay…

    09 mayo 2013 | 19:31

Los comentarios están cerrados.