BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

La carne de ganado equino: A caballo entre la polémica y la virtud

Hamburguesa con patatas_EFEDe veras que creo que a veces pienso que estamos tontos. Veamos, os hablo de la reciente polémica sobre la presencia de carne de caballo en hamburguesas de Irlanda y del Reino Unido y sobre uno de los últimos análisis realizados por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en el que después de poner bajo la lupa 20 preparados crudos para elaborar hamburguesas se ha revelado que salvo una única gloriosa excepción, ninguno de ellos posee una calidad especialmente alta, por no decir que es mediana o más claramente deficiente. Y va, y esto es “la noticia”.

En realidad lo que más revuelo mediático a supuesto ha sido que en los resultados de la OCU dos de estos preparados incorporan, no se sabe en qué porcentaje, un tipo de carne no especificada en su denominación comercial o que, más directamente, se supone que no debiera estar ahí. En ambos casos lo que no debería estar ahí es carne procedente de ganado equino.

Analicemos si no os importa la cadena de acontecimientos para ver si reviste las características para hacer de este hecho tanta noticia.

1. La OCU reconoce que la iniciativa de contrastar el origen de las distintas carnes presentes en 20 muestras de preparados para hamburguesas españolas responde al revuelo mediático suscitado hace unos pocos días cuando en Irlanda y UK encontraron carne de ganado equino en preparados de hamburguesas.

2. Entre las conclusiones claramente explicitadas del análisis de la OCU se hace destacar que uno de los problemas principales que se ha hallado es que el etiquetado de varios de estos productos no se corresponde con la realidad. En ningún caso se ha comentado nada de problemas de seguridad alimentaria, salvo para decir, claramente, que no es un problema que ataña a estas cuestiones.

3. Al mismo tiempo, se revela que la calidad de una amplia mayoría estos preparados resulta entre mediocre y deficiente, con independencia del origen ganadero de los ingredientes.

4. Los medios de comunicación españoles, quizá a remolque de aquellos irlandeses, ponen el acento en que “se halla carne de caballo” en hamburguesas que no declaran dicho ingrediente en su composición.

———————————

Sobre todo esto, a mí y a título particular, me gustaría hacer algunas reflexiones.

Caballos_ modezero

1. Sin quitarle un ápice de importancia al engaño que supone envasar un alimento que no se corresponde con su etiqueta, la “gravedad” del hecho noticiable en Irlanda y UK responde a que en los países de tradición anglosajona el consumo de ganado equino tiene unas connotaciones francamente negativas. La razón es clara: en estos países por cuestiones culturales, sociales o pragmáticas la utilización de la carne de caballo para el consumo humano es considerada casi como sacrílega. Tal y como pudiera suceder en nuestra cultura con el consumo de carne de perro, de gato o de rata. Al igual que comenta el reconocido antropólogo Marvin Harris en su muy recomendable escrito “Bueno para comer”, los recursos que utiliza una determinada población para dar cuenta de sus necesidades nutricionales son variopintos y dependen más de condicionantes socioculturales, muchas veces matizados por cuestiones de índole religioso, que de los verdaderos condicionantes nutricionales. Así, lo que se consume en una determinada población (cultura, país, religión…) de forma normal, puede ser rechazado de plano por otra. Ejemplos los hay a miles con el ganado vacuno, canino, porcino, los insectos, etcétera; y el ganado equino no escapa a esta regla.

2. La carne de ganado equino no es mala, per se, desde un punto de vista nutricional. No son pocos los que destacan algunas características “particulares” que podrían ser ventajosas en algún momento. Entre las más frecuentemente comentadas resaltan: Su mayor riqueza en hierro en comparación con la carne de otro tipo de ganado; un mayor “dulzor” en el momento de su degustación fruto de una ligera mayor presencia de glucógeno entre sus fibras musculares y; un porcentaje de grasa relativamente contenido (aunque, también es cierto, habría que comparar piezas equivalentes, loq ue tratándose de carne de caballo, no es sencillo)

3. Para mí la información verdaderamente útil, aquella que a mí más me gustaría hacer destacar y que se desprende del análisis de la OCU hace referencia más a la calidad de la carne de dichas hamburguesas que a su origen. Más en concreto cuando se valora el apartado, “Calidad de la carne”: 7 obtienen la calificación de “muy mal”; 8 de “mal”; 2 de “aceptable”; 1 de “muy bien”… y sobre 2 “no hay datos”. ¿Llamativo? Para mí no, simplemente significativo.

4. Estos datos, unido a su precio, exorbitado para su calidad, hacen que en mi opinión este tipo de soluciones alimentarias, las de las “hamburguesas preparadas para hacer”, sean una pésima elección para el día a día (salvo contadas excepciones difícilmente reconocibles). Tengan o no carne de caballo.

5. Por último, y en relación con el anterior comentario, no voy a ocultar mi satisfacción cuando de vez en cuando saltan a la palestra estudios, análisis y demás con una cierta repercusión que ponen de manifiesto aquellas cuestiones que un servidor trata de poner en evidencia día a día (haya o no un hecho noticiable) mientras hace advertencias y recomendaciones que muchas veces son observadas de reojo como si uno no supiera de qué habla.

¿Quieres comer hamburguesas, albóndigas, pimientos rellenos, lasagna, canelones, steak tartar… con carne picada? Háztela tú. En el carnicero, pide tú qué carne y en qué proporción quieres que te la piquen. ¿Eliminaras así todos los riesgos? No, pero los minimizarás.

Por cierto. Ayer con este tema como motivo me hicieron una entrevista en directo en esRadio (@esradio) en el programa de Luis Herrero (@encasadeherrero). Puedes escucharlo aquí a partir del 2’ 10” (por cierto, “sensibilidad” es la palabra que no me salía con respecto a los métodos de análisis. “Sensibilidad”, puñetas. Cosas del directo)

——————————–

Foto 1: EFE

Foto 2: modezero

 

19 comentarios

  1. Dice ser Ivan Sanz

    Sabios consejos, pero una estricta dieta ecobiológica es lo más sano de calle.

    Si quieres emigrar a Londrés y encontrar trabajo sin saber ingles:

    http://www.ivansanz.com/2013/01/29/como-encontrar-trabajo-en-londres/

    30 enero 2013 | 09:34

  2. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Pues a mi me gusta la carne de caballo, lo malo es que es más cara que las otras y es un lujo que esta solo al alcance de los pudientes. claro que si a esa gente no les gusta , ellos se lo pierden pues la carne de caballo es muy buena para encontrarse fuerte . Luego que no se quejen si tienen que echar mano de la viagra.

    http://www.antoniolarrosa.com

    30 enero 2013 | 09:39

  3. Dice ser Mar71

    A mi también me llamó la atención que todo el mundo se haya puesto las manos a la cabeza porque contengan carne de caballo pero nadie acentúa la mala calidad dispensada en establecimientos que se suponen de la mayor confianza…
    Donde yo vivo, en Suiza, la carne de caballo es muy apreciada, como la de ciervo etc.
    Exactamente por motivos culturales, yo soy incapaz de probar esta carne, y sé que hago mal ingiriendo demasiado pollo ecológico, sí, pero supongo que también alimentado a base pienso hormonado.
    En fin, creo que a veces más vale vivir en la bendita ignorancia ..

    30 enero 2013 | 09:58

  4. Dice ser Enric

    Yo, que soy joven (… Ejem.. 29 años…) aún recuerdo en mi ciudad natal, Alicante, una tienda de carne de equino y como tú creo el problema son las mentiras en la composición de la carne y su calidad, no tanto que tengan carne de caballo. Pero es verdad que aquí en el Reino Unido, o al menos Londres, se ha montado un revuelo de los fuertes.

    Un saludo.

    30 enero 2013 | 09:59

  5. Dice ser Todoenlaces

    La otra vez probe en un restaurante un chuletón de potro y la verdad es que estaba buenisimo, aunque entiendo que pueda haber gente que se le haga extraño.

    30 enero 2013 | 10:01

  6. Dice ser cocinantiestres

    Totalmente de acuerdo contigo Juan. La carne de potro es exquisita aunque rechazada en algunos países. Sin embargo, en Italia es considerada como producto gourmet. En cuanto al precio, es más o menos igual que la de vacuno y por supuesto, la calidad no depende del origen de la carne, sino de otros factores como apuntas.
    Un saludo.

    30 enero 2013 | 11:01

  7. Dice ser mari mar

    Está bien, pero entonces en la etiqueta, debería aparecer : contiene carne de caballo.

    30 enero 2013 | 11:05

  8. Dice ser derechosAnimales

    ¿Por qué si es correcto comer vacas y no es correcto comer caballos? Yo mi hice una pregunta similar cuando rechazaba que en otros países comieran perros y gatos. Esto me ayudo a decidir que no está bien comer animales y desde hace más de ocho años solo como hamburgesas vegetarianas que no tienen restos de ningún animal.

    http://www.gastronomiavegana.org/recetas/10-hamburguesas-veganas-para-impresionar/

    30 enero 2013 | 12:09

  9. Dice ser parafashionyo

    Me ha gustado mucho el post de hoy 🙂

    http://www.parafashionyo.com

    30 enero 2013 | 12:12

  10. Dice ser fernando

    Yo lo que quiero saber es que supermercados o cadenas emplean carne de otros animales para hacer hamburguesas de TERNERA o CERDO, puesto que pago por ternera o cerdo, es una ESTAFA y quisiera poder denunciarlo si donde yo compro mis hamburguesas me venden otra cosa que no es lo que figura en su etiquetado. QUEREMOS SABER QUE EMPRESAS SON.

    30 enero 2013 | 12:13

  11. Dice ser rg

    A mi lo que me cabrea, y mira que lo he dicho veces en este blog, es lo de los etiquetados y los cajones de sastre para meter lo que no toca; que el sulfito está presente en muchas cosas?? cierto, pero que una hamburguesa de estas lleve un 90% de la cantidad recomendada y que no haya de indicarse porque bajo la denominación “burger meat” tiene cojones, así de claro.

    De verdad Juan, aunque no sea más de tu dedicación este tema, estaría bien dedicar un poco a explicar estos recovecos y trampas que Sanidad deja pasar día a día.

    Yo insisto día a día, jajajaja!!! en serio, nos estafan como poco.

    Saludos.

    30 enero 2013 | 12:23

  12. Dice ser rg

    @ fernando:

    El estudio debería de salir hoy completo; ayer encontré esto, copio y pego (el de El Mundo):

    Según el estudio de la OCU, tienen una calidad “aceptable” las hamburguesas Raza Nostra y Basic Eroski Basic. Curiosamente, según el estudio esta última es de caballo y de Alipende no tiene datos.

    De “buena calidad” son los productos Roler Summum y Raza Nostra Buey gallego.

    De “mala calidad” son Roler Mickey, Roler Big Burger, Natural Fresh (Aldi), Martinez Loriente (Hacendado), Granja Los Tilos, El Pozo Selección, Carrefour Kids y Carrefour Manhattan.

    De “muy mala calidad” son Granjero (Coren), Roler Clásica, Villa del Monte (Alcampo), Rústico (Lidl), El Corte Inglés y Carrefour.

    Saludos.

    30 enero 2013 | 12:25

  13. Dice ser fafadfd

    ME ENCANTA LA CARNE DE CABALLO.
    Sencillamente, ya no recuerdo ni como sabe. Siempre ha sido más cara que otras carnes.
    Pero siempre tengo el vago recuerdo de que es mejor carne que el resto de las que son comunes de ternera, cerdo o pollo.

    De hecho, cuando de niños estábamos medio malitos o flojillos, mi madre sacrificaba un poco el presupuesto ya de por sí apretado, para comprarnos carne de caballo en filetes. Mano santo….aunque mis padres comieran sopas de ajo el resto del mes.

    30 enero 2013 | 12:53

  14. Dice ser Cynar

    Juan:

    Que yo recuerde, lo que dice Marvin Harris es precisamente todo lo contrario: que debajo de aparentes condicionantes socioculturales, muchas veces matizados por cuestiones de índole religioso (que ciertamente son los que regulan la conducta colectiva), lo que hay en su origen son motivaciones de índole practica (aunque de manera inconsciente). Comer unos alimentos seria práctico en un ecosistema y con una tecnología concreta, y poco práctico consumirlos en otras circunstancias. Por ejemplo, alimentarse de invertebrados suele consumir demasiada energía con respecto al retorno de proteínas, por ello suele haber tabúes contra su consumo; el rechazo a matar vacas en la India, tendría su origen en que mantener una enorme cabaña de vacas era una garantía de supervivencia para la población; el cerdo necesita humedad y es poco práctico en Oriente Medio; los caballos suelen resultar muy caros como productores de carne, comparado con ovejas, cabras o vacas, pero son buenos para ir a la guerra, para viajar, como señal de estatus social, o para tirar de un carro o un arado. Naturalmente, todo depende del ecosistema y de la tecnología; y además si los tabúes se desarrollan por motivos prácticos, después es muy difícil cambiarlos aunque las condiciones hayan cambiado (esto último no es de Harris, es de mi cosecha).

    De todas formas, felicidades por leer a Marvin Harris, te recomiendo también los dos libros de Jared Dyamond: “´´Armas, gérmenes y acero” y “Colapso”.

    30 enero 2013 | 15:24

  15. el-nutricionista-de-la-general

    Hola “Cynar”

    Pues no he debido de expresarme lo suficientemente bien porque lo que quería transmitir es exáctamente tal y como tú lo comentas.

    Tomo buena nota de tus recomendaciones, no las conozco pero tal y como me las has presentado, parecen interesantes.

    Un saludo y gracias!

    30 enero 2013 | 17:50

  16. Dice ser José

    Yo discrepo totalmente con lo de “quitarle hierro al asunto”. Se trata de una estafa en toda regla, una más. Deberían de cerrar ipso facto aquellos supermercados que vendan productos con diferencias respecto a su etiquetado. De lo contrario, todo vale: podemos vender pastillas para adelgazar que no adelgacen, dietas que no sirvan para bajar de peso o cualquier cosa que se nos ocurra.

    31 enero 2013 | 10:01

  17. Dice ser Marga

    Lo malo de cualquier noticia de este tipo es cómo los flujos de opinión acaban desvirtuando lo que realmente es el núcleo de la noticia, que en este caso bajo mi punto de vista es:
    a) La incorrección del etiquetado
    b) La mala calidad de las carnes usadas en algunos de las muestras estudiadas.

    La carne de caballo es tan buena como cualquier otra. En España en los sesenta se consumía más o menos habitualmente. Lo que era una excepción para el consumo era la ternera. Es más, si tenías problemas de anemia, los médicos te “recetaban” carne de caballo.
    Pero como bien apunta /Cynar/ todos son cuestiones de índole práctica. Evidentemente es mucho más productivo críar una ternera, cerdo o pollo para su consumo, que un caballo, y así hemos ido reconduciendo nuestros hábitos alimenticios.

    Un saludo 🙂

    31 enero 2013 | 11:14

  18. Dice ser Juanito manzana

    La carne de caballo no es apta para consumo humano porque entre otras cosas, se utilizan fármacos no aptos. Así que tu opinión como D-N en este caso es bastante incompleta e irresponsable.
    Por otro lado, usar tablas de alimentos de USA, es absurdo si estamos en España.
    PD: ¿nadie modera comentarios? porque lo único que falta es que anuncien Puticlubs

    05 febrero 2013 | 16:37

Los comentarios están cerrados.