BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

¿Afecta el peso a la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil es un temor, cuando no un problema, que afecta a una buena parte de la población masculina. Esta patología puede tener causas diversas, algunas tan simples como el efecto secundario a algún tratamiento farmacológico, aunque en el 75% de las ocasiones la causa es más compleja. La disfunción eréctil puede ser consecuencia de algún trastorno vascular o neurológico previo, de un tratamiento relacionado con la próstata y puede ser consecuencia de la diabetes. Pero al mismo tiempo también está relacionada con la obesidad, los malos hábitos de alimentación y el sedentarismo.

La Harvard Medical School advierte de estas relaciones y anima a seguir una serie de consejos con el fin de mejorar la salud, más en concreto aquella parte relacionada con la sexualidad masculina. Unos desde luego unos son más sencillos que otros:

1. Comer de forma equilibrada. En el estudio “Massachusetts Male Aging” se observó que seguir un patrón de alimentación caracterizado por una dieta rica en frutas, verduras, cereales integrales y pescado (con una menor participación de la carne roja, derivados de esta y cereales refinados) disminuyó la probabilidad de sufrir disfunción eréctil. Además, una deficiencia crónica de vitamina B12 podría también contribuir a la aparición de este trastorno.

2. Es importante mantenerse dentro de un peso saludable y, en este sentido, el perímetro de la cintura puede ser un buen indicador. Un varón con un contorno de cintura de 106 cm tiene un 50% más de riesgo de padecer disfunción eréctil que otro cuyo perímetro sea de 81cm. La obesidad aumenta el riesgo de la enfermedad vascular y diabetes, dos causas principales de la disfunción eréctil. Al mismo tiempo, el exceso de grasa, elemento característico de la obesidad, interfiere con varias hormonas que pueden ser también parte del problema.

3. Empezar a realizar más actividad física, por ejemplo, caminar. De acuerdo con un estudio de Harvard el efecto de tan sólo 30 minutos diarios de caminata disminuyó el riesgo de disfunción eréctil un 41%. Otras investigaciones sugieren que el ejercicio moderado puede ayudar a restaurar la función sexual en varones obesos de mediana edad con disfunción eréctil diagnosticada.

4. Prestar atención a la salud del sistema cardiovascular. La tensión alta, al igual que los altos valores de azúcar, colesterol y triglicéridos en sangre influyen de forma negativa este sistema, desde el corazón, al cerebro y sin lugar a dudas en la irrigación del pene. Del mismo modo, los niveles bajos de HDL (colesterol bueno) y un perímetro de cintura excesivo pueden ser elementos que influyan negativamente en la disfunción eréctil.

5. Fortalecer el suelo pélvico mejora la erección y ayuda a evitar que la sangre salga del pene. En un estudio británico, la realización de ejercicios de Kegel (durante tres meses y dos veces al día) ayudó a fortalecer esta musculatura. Estos ejercicios combinados con un cambio en los estilos de vida (dejar de fumar, perder peso, limitar el alcohol) dio mejores resultados en el tratamiento de la disfunción eréctil que el mero asesoramiento sobre estilo de vida.

——————————

Foto: richard_north

12 comentarios

  1. Dice ser .Partisano.

    Yo como para partir nueces, oiga

    17 diciembre 2012 | 11:48

  2. Dice ser Carla

    Si tu vida funciona entonces el sexo también. ¿O es al reves? Si tu sexualidad funciona, tu vida también.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    17 diciembre 2012 | 11:55

  3. Dice ser Paleto de pueblo

    La disfunción eréctil no es, entérate bien, majo, una patología, como tú dices y, al decirlo, nos revelas que no tienes ni puñetera idea de lo que significa tal palabra. La disfunción eréctil no es una patología. Es simplemente eso, una disfunción, es decir, una enfermedad o, si quieres, una dolencia. Nada que ver, pues, con la ciencia que estudia las enfermedades (esto es, con la patología).

    17 diciembre 2012 | 12:54

  4. Dice ser Perroflauta

    ¿Afecta el peso a la disfunción eréctil?

    Ya lo creo! Con una gorda no se me levanta ni con grua. 🙂

    17 diciembre 2012 | 12:59

  5. Dice ser in the flesh

    no creo quen haya un pene tan gordo como para no poder levantarse

    17 diciembre 2012 | 13:48

  6. Dice ser Hasta lapo

    Pues claro que afecta el peso, cuando me pongo un preservativo, no puedo con el, pesan demasiado, juas!

    17 diciembre 2012 | 13:54

  7. Dice ser gadafi bético

    Esto de la obesidad va a ser como el colesterol hace quince años. Bajando el colesterol se arregalba todo, desde la diabetes a los pies planos. El pescado azul estaba prohibidísimo.

    Luego empezaron a sacar el colesterol bueno y el malo, el pescado azul era bueno etc…

    Ahora, desde que la esposa de Obama empezó la cruzada contra la obesidad, resulta que es el origen de todos los males, desde la caida del cabello a la muerte de Manolete.

    Veremos dentro de quince años que queda de ello.

    17 diciembre 2012 | 14:01

  8. Dice ser pollito

    Por si acaso la presión fiscal sobre los gordos no fuera efectiva, ya les están amenazando con “el peor de los males” en nuestra hedonista sociedad de consumo: ¡la disfunción eréctil! Gordos glotones, cerrad la boca, moved el culo u os quedaréis impotentes. Es increíble. Y por supuesto basado en la falsa suposición de que el gordo elige serlo.

    17 diciembre 2012 | 14:15

  9. Dice ser lucas

    ¿Afecta el peso a la disfunción eréctil?

    pues claro que afecta, si te pesa medio kilo, cuesta mas levantarla

    17 diciembre 2012 | 14:39

  10. el-nutricionista-de-la-general

    “Paleto de pueblo”,

    “Gracias” por tu comentario. No sé cuánto estarás familiarizado con el ICD-10, en cualquier caso te sugiero que le eches un vistazo a este enlace http://apps.who.int/classifications/icd10/browse/2010/en#/F52.2

    Saludos.

    17 diciembre 2012 | 15:48

  11. Dice ser El Príncipe Malko

    El “Paleto de Pueblo” tiene toda la razón del mundo. Es posible que dicha disfunción tenga su origen en alguna patología, pero NO es en sí una patología. Esto es lo que ocurre cuando se pone a escribir a personas insuficientemente informadas o, peor aún, que no tienen ni puta idea, pero rellenan los huecos de contenidos más o menos informativos. O sea, justo al revés de lo que dice El Gran Wyoming: -“Ya conocen las noticias. Ahora, les contaremos la verdad”.

    17 diciembre 2012 | 19:31

  12. Dice ser Paleto de pueblo

    Nutricionista:
    Me importa un pepino lo que ponga en la ciberpágina que me señalas y me importa un bledo qué coño sea el ICD-10, porque lo que está claro (mira el DRAE o cualquier otro diccionario solvente) es que a nadie que no sea un cursi redomado (y, a la vez, analfabeto idiomático) se le ocurre jamás llamar patología (que es la ciencia que estudia las enfermedades) a lo que es una enfermedad o dolencia. Nadie, pues, sufre o padece una patología, sino una enfermedad, y a curar esta nos ayuda la patología. Nadie dice, por ejemplo: “LLevo dos días en cama, porque tengo patología”; no, nadie (salvo un cursi analfabeto) dice eso. Lo que dirá es esto: “Llevo dos días en cama, porque estoy enfermo”.

    18 diciembre 2012 | 12:59

Los comentarios están cerrados.