BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

“Déjà vu” olfativo: o el olor (y sabor) del pan de verdad

¿Han visto la película Ratatuille de Disney? Si no lo han hecho y les gusta el tema de la gastronomía, les sugiero que la vean.

Si la han podido disfrutar sabrán a qué me refiero. ¿Se acuerdan del desenlace, del momento en el que a ese crítico gastronómico llamado Anton Ego, tieso y engolado como el solo, (fantástico el nombre, por cierto) se le desarma el chiringuito al probar, recordar y evocar sus años de infancia cuando le presentan un “nuevo” plato? Se lo recuerdo, es esta escena…

Supongo que a quién más y quién menos le ha pasado algo así alguna vez. Precisamente es por lo frecuente de estas sensaciones que la escena tiene la fuerza que tiene y conecta con nosotros de ese modo.

Bueno, pues el otro día me pasó algo parecido con una barra de pan. Mi mujer trajo una barra que había adquirido en un obrador cercano a nuestro domicilio pero al que nunca habíamos terminado por recurrir a causa de las largas y frecuentes colas de personas que quieren comprar allí el pan. Sea como fuere que se adquirió aquel día el hecho es que aquel pan acabó en casa. ¡Cuánto tiempo hacía que no identificaba ése olor en el pan! Y no será porque no procuramos comprar pan de verdad en el día a día… sí, pero no era ése pan, aquel pan, no otro parecido. Aquel pan que hace más de 30 años te esperaba, de par de mañana, junto a dos bolsas de leche fresca al otro lado de la puerta de casa (como ven eran otros tiempos para todo, hoy este “servicio” sería impensable).

Y el “efecto túnel” el mismo o muy similar que el que le acontece a Anton Ego en la peli… los aromas de la leche caliente con chocolate del desayuno, el pan con mantequilla, el chorizo de Pamplona que acompañaría a ése mismo pan dentro de una bolsa para disfrutarlo más tarde en el recreo… en fin, otro pan. O sencillamente pan, no sé.

Este agradable “déjà vu” me pasa con relativa frecuencia cuando preparamos, hoy con mi familia, una excursión y nos llevamos una bolsa con bocatas y fruta para comerlos a lo largo de la jornada, en el campo, en la playa… Así, a media mañana o bien más tarde cuando vas a buscar la merienda a la mencionada bolsa, el olor que sale de la misma me aporta una importante carga emocional y me lleva, aunque no lo quiera, a las excursiones que hacía de niño con el colegio, más frecuentemente a la localidad de Javier a visitar su castillo que era todos los años (cosas de estudiar con los Jesuitas y de ser pamplonica). Aquella mochila roja en la que tantas veces habían viajado dos bocatas de tortilla, uno de chorizo, una naranja, un plátano y una cantimplora con agua.

En fin, cómo ven no siempre estas evocaciones alimentarias se tienen porque relacionar con alimentos mejores o porque antes fueran mejores. Aunque, qué duda cabe, la barra de pan del otro día era infinitamente mejor que el 99% de las que se vende hoy en día como pan en… no importa casi que sitio (el super, la gasolinera, etc). En este sentido, algo que me llama poderosamente la atención es el que algunas gasolineras se hayan convertido en auténticos referentes (para ciertas personas) en la venta de pan. Y no me refiero a la “compra de conveniencia”, que eso lo entiendo más o menos (paras a echar gasolina, ves el pan y le dices: “tú te vienes conmigo hoy a casa”) si no al ir a la gasolinera a por pan. Pan de gasolinera. Madre mía.

12 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Además de encontrar ese desa vú en los alimentos , también lo capto en el espejo, que ya no me da la imajen de hace cincuenta años , en las fografias, en los precios de las cosas, en las costumbres de las personas pues a los que antes llamábamos muy feo ahora son gay y a mil cosas más que no menciono para no complicarme la vida politicamenteque .

    Clica sobre mi nombre

    19 septiembre 2012 | 10:21

  2. Dice ser nen

    Es el horror de la “Comida inmediata” No podemos comprar pan hecho por la noche, lo queremos calentito y poco a poco nos habituamos a un producto industrial que de pan solo tiene el nombre.

    19 septiembre 2012 | 11:01

  3. Dice ser sociedad de valores confusos

    En una sociedad en que hay gente que piensa que es temerario ponerse en topless… algo anda muy mal.
    Luego se habla de naturaleza, humansmo, libertad, verdad, amor al ser humano, democracia, evolución…. y todo eso queda bajo la manta hipócrita de los eres acomplejados, antinatura, reprimidos… Un desastre.
    La evolución humana tomó el camino del miedo, de los miedos por ignorancia, del separar el cuerpo “sucio y malvado” del alma “sana y limpia”. ste mundo no puede ir bien. No se lo merece. El día que cambie en este mundo el modo de pensar del ser humano sobre sí mismo, cuando elimine esa vanidad orgullosa tan terrible, cuando sea más criatura natural y menos altiva, cuando deje de aplicar su idea de respeto, dignidad, valores a trozos de ropa, tal vez el DejaVú experimentado por almas libres se haga realidad sin tanta violencia, tanto tormento, tanto fanatismo, tanta crueldad del ser humano sobre él mismo y resto de vida.
    El ser humano, un cerebro contaminado por ideas absurdas contra su propia verdad que no es capaz de pensar diferente por miedos, vergüenzas, complejos o mala vanidad.

    19 septiembre 2012 | 11:29

  4. Dice ser ¿quién ve el futuro sin cobrar en tv?

    John Lennon es elegido el mayor icono musical de los últimos 60 años.

    ¿Lo habrán visto en foto desnudo con Yoko Ono? Ah, entonces dirán que fue un desliz…. Y el “imagine”… qué canto más lindo, más honesto, tratando de llegar al despertar de las almas de su negro sueño entre odios, rencores, egoísmos autosalvadores, bondades interesadas, amores sectarios…. Hablarán de quimeras
    quienes no saben soñar más que por sí mismos. Demasiado verdad, Lennon, para ser copiado por el resto de simples humanos.

    19 septiembre 2012 | 11:36

  5. Dice ser el pan es trigo

    CUIDADO CON EL PAN.
    No todo el mundo puede comerlo. Contiene GLUTEN, y el gluten puede crear problemas de salud muy fuertes.
    Al menos recordar qeu hay gente que no puede comerlo.

    19 septiembre 2012 | 11:38

  6. Dice ser Lidia

    ¿Cuidado con el pan? El pan es trigo, centeno, maíz, arroz, avena o de la harina que tú quieras. Los celíacos son los únicos que no pueden tomar gluten, para ello existe el pan sin gluten elaborado con otras harinas. A las personas que no presenten celiaquía el gluten no les hace ningún mal.

    19 septiembre 2012 | 11:56

  7. Dice ser Rasputin

    Para “el pan es trigo” igual te interesa darte una vuelta por el blog y comprobar que ya ha tratado el tema del que hablas y sin tanto fatalismo

    19 septiembre 2012 | 12:03

  8. Dice ser manuel

    Hubiera sido bonito que se hubiese explicado a qué se debe el deja-vu…, no te lo voy a pisar, te lo dejo por si retomos el tema…

    19 septiembre 2012 | 12:07

  9. Dice ser me rio de janeiro

    Coñoooo!!!!!!!!!!

    Y tú eres el que defendía la agricultura industrial frente a la tradicional/ecológica?!?!?!?!

    Sorprendido me hayo

    19 septiembre 2012 | 14:48

  10. Dice ser nen

    Manuel ¿No sabes leer o no te has leído el articulo entero?

    19 septiembre 2012 | 15:10

  11. el-nutricionista-de-la-general

    “Me rio de janeiro”,
    Estás confundido si en los escritos a los que te refieres has visto en ellos una defensa de un sistema de producción agrícola frente a otro. Símplemente he tratado de aportar datos que me parecen objetivos e intentado también poner en su sitio fundemantalismos de uno u otro lado que ningún bien hacen al conocimiento general. Con todo eso que cada uno haga lo que quiera, pero sin meter el dedo en el ojo a los demás y en especial a los que no piensan u obran como ellos. Además, no sé si lo has percibido, pero también dejo más preguntas en el aire que respuestas y es que, de verdad, yo no lo tengo tan claro como muchos que, teniendo menos conocimientos sobre esta materia, se muestran tan contundentes. Saludos y gracias por tu fidelidad… al menos en lo que se refiere a leer el blog 🙂

    19 septiembre 2012 | 16:26

  12. Dice ser MARTA

    Yo también he ido a comprar pan a la gasolinera, y de paso echar gasolina. Incluso creo que una vez ni siquiera la eché. Sólo fuí a por pan porque mis hijas llevan un bocadillo para el colegio y para que no esté muy duro prefiero llevar pan recién hecho, aunque sea precocinado como la mayoría del que venden en supermercados. Desde luego considero que mejor bocadillo de gasolinera que galletitas en bolsa bonita (que también las llevan a veces..).Es la prisa y la comodidad la que nos lleva a tener hábitos impensables en otros tiempos.Pero no lo veo mal. Al fin y al cabo…es pan.

    20 septiembre 2012 | 14:53

Los comentarios están cerrados.