BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

¿Este año no hay síndrome postvacacional? Por si acaso hay energía “natural”

No me malinterpreten, no es que eche de menos la fiebre del “síndrome postvacacional”, más bien al contrario. Cuando nos lo han metido por las orejas año tras año, me rechinaban los dientes viendo algunos de los despropósitos que se pueden llegar a decir para paliar este síndrome: que si es mejor comer esto y lo otro, que merece la pena tomar un determinado suplemento de chorradinas vitaminas con minerales, etc. No me extrañaría que con la que está cayendo es probable que la conmoción sea más habitual en el momento que uno se va de vacaciones y se pregunte si su puesto estará ahí, esperándole, a la vuelta; más que todo lo contrario. En fin.

No sé si coincidirán conmigo pero este año se le ha dado mucha menos caña al tema posvacacional, o yo al menos no lo he percibido tanto. Supongo que todo ello habrá sido a pesar de todos esos laboratorios que, preocupados sin desánimo en nuestra salud, nos suelen poner al alcance de la mano todo tipo de soluciones a base de comple y suplementos.

La verdad es que no me había dado cuenta del tema hasta que esta semana llegó a mi correo uno de esos mensajes a los que una vez te suscribes, sin saber muy bien dónde te metes. El correo en este caso era de una conocida empresa de complementos y suplementos (muy naturales) y me recordaba la existencia del mencionado síndrome. Y qué mejor que ayudar a pasarlo con “energía natural”. Caramba.

 

La pregunta obvia que vino a mi mente fue, ¿y que demonios será “energía natural”? En mis tiempos de universidad me hablaron de energía potencial, cinética, nuclear, química (esta la descarté inmediatamente de la lista de candidatas para ser “naturales”), térmica, eléctrica, radiante, etc. pero jamás “natural”. Luego sabes que algunas son más “peligrosas” que otras, más o menos contaminantes… ¿pero “natural”? Así qué, espoleado por la curiosidad, no pude por menos que pinchar en el enlace para ver a qué se refería, en vez de mandar directamente el correo a la papelera (donde más tarde terminó, eso sí).

Bien, la empresa en cuestión propone hacer frente al síndrome postvacacional con energía “natural” a base de consumir un producto ad-hoc (por cierto he de decir, no es broma, que mi ordenador se bloquea motu proprio cuando trata de abrir determinadas páginas… y una era esta):

La gama de [XXXXXXXX] te carga de energía y vitalidad y te ayuda a vencer el síndrome postvacacional…

Es el primer suplemento energético 100%  NATURAL que potencia la vitalidad del organismo en estados de requerimiento físico e intelectual.

reza textualmente su publicidad.

Y bien ¿qué elementos adornan a este producto para lograr este prodigio?

Bueno pues depende de la variedad por la que se decanten. Está la fórmula Classic, la Junior, la Plus y la Sport (ya saben dicho todo en inglés parece que suena como más serio), todas con su matiz particular. Suponiendo que tengamos un síndrome descomunal, yo me decantaría por usar la versión Plus que es de sabor mandarina para más señas. Por cierto, ¿no resulta extraño, incluso chocante que entre tanta “naturalidad” este producto no tenga nada de mandarina entre sus ingredientes, (y ya que estamos ni de fresa que es el sabor del Junior; ni de frutas del bosque, sabor del Classic; ni de plátano, sabor del Sport)

En la página web de la versión Plus se informa que tiene Ginseng, fosfato bicálcico, metionina, pantotenato cálcico, glucosa, fructosa y jalea real fresca (fresca sí, a mí también me ha llamado la atención).

Veamos ahora qué dice la EFSA a cerca de los posibles beneficios sobre la salud de estos ingredientes en su documento REGLAMENTO (UE) Nº 432/2012 por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos distintas de las relativas a la reducción del riesgo de enfermedad y al desarrollo y la salud de los niños, del que ya hablé en esta entrada

  • Ginseng: No aparece mencionado.
  • Fosfato bicálcico: No aparece, pero también es cierto que esta sal es una forma de vehiculizar el calcio, mineral que sí tiene declaraciones atribuidas y más en concreto relativas a su contribución en el metabolismo energético, al normal funcionamiento de los músculos y de la neurotransmisión (entre otras que vienen menos al caso). Pero seamos sensatos, un único vaso de leche, un yogur, un puñado de almendras aportan, de largo, más calcio que un chute de este producto y probablemente en una forma mucho más biodisponible.
  • Metionina: No aparece. Se trata en este caso de un aminoácido esencial azufrado que puede obtenerse con facilidad en una normal y diversificada alimentación.
  • Pantotenato cálcico: No aparece, pero al igual que con el calcio se trata de una forma de vehiculizar frecuente el ácido pantoténico o vitamina B5. Esta vitamina sí que tiene declaraciones atribuibles en el mencionado documento, en concreto a la hora de contribuir al metabolismo energético normal, ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga y contribuye al rendimiento intelectual normal (y otras). Pero ¿saben de dónde le viene el nombre a esta vitamina? Del griego “pantos” que significa en todas partes. Es decir, es una vitamina que está en mayor o menor medida presente en todos los alimentos y su deficiencia es prácticamente desconocida y en cualquier caso ligada a la desnutrición (situación que no creo que sea el caso de aquel sujeto aquejado de síndrome postvacacional)
  • Jalea Real: No aparece.

En resumen:

Si tienen o creen tener síndrome postvacacional les voy a dar un consejo mejor que la toma de suplementos de vitaminas y demás: coraje… y buenos alimentos. Les saldrá más a cuenta, se ahorrarán un pastizal y espero que después de leer esta entrada, además, ganen en tranquilidad espiritual.

_______________________

Foto 1: red.entropy

6 comentarios

  1. Dice ser Lola

    Siempre me ha parecido que eso del síndrome postvacacional ha sido un invento para vender chorradas.
    Yo recibía mis vacaciones con alegría ya que era un tiempo en que podría hacer cosas que durante el resto del año no podía hacer por falta de tiempo y regresaba encantada de la vida al trabajo, será porque me gustaba lo que hacía. Nuestros padres y abuelos trabajaban sin apenas vacaciones, el mío tomó muy pocas en toda su vida, y siempre fue una persona llena de energía que vivió 97 años y con sus facultades mentales plenas.

    14 septiembre 2012 | 11:01

  2. Dice ser Poldete

    Hola Juan,
    Hace pocos días que descubrí este blog y ya lo tengo en mi lista de suscripciones para leer cada día. Es magnífico. Tengo una buena colección de blogs selleccionados por la objetividad y buen juicio de los autores. Me faltaba algo sobre nutricionismo y creo que el tuyo cumple con un sobresaliente. De verdad, muchas gracias por tus artículos. Se aprende una barbaridad.
    Y además hoy me has arrancado una sonrisa; lo de que la energía química no es nautal ha estado bien.
    Un saludo.

    14 septiembre 2012 | 11:07

  3. Dice ser rg

    Muy bueno el artículo, entrando en matería y con datos científicos imparciales.

    A ver si la gente toma más conciencia de la cantidad de timos y bobadas que hay en estos asuntos, y depaso un poco más de interés por la ciencia en temas de alimentación, porque se escucha y lee cada barbaridad, mito y leyenda urbana que da miedo.

    Un saludo.

    P.d. el síndrome este no es que sea una patraña, es algo obvio, real, normal y que el cuerpo y la mente, es decir todo el conjunto de nuestra salud, han de adaptarse a la vida diaria quizas más monótona y ajetreada, pero más que sindrome es una sensación común y racional y nada más; otra cosa es que un individuo arrastre problemas de salud mental que pueden desencadenarse cuando hay periodos cambiantes, y para eso está la medicina y los profesionales de la misma.

    14 septiembre 2012 | 12:25

  4. el-nutricionista-de-la-general

    Gracias “Poldete” por tus palabras, te puedo asegurar que comentarios como los tuyos se reciben como “agua de mayo”. No obstante, si me premites una pequeña, pequeñísima matización, el blog está efocado hacia la allimentación, dietética, gastronomía y nutrición… pero no al “nutricionismo”; una expresión que tiene carta de presentación propia y, que de alguna forma se identifica con una corriente ideológica que postula… (mejor hago una entrada, mientras puedes ir mirando algo en la red sobre “nutricionismo”) En resumen, nutrición = ciencia, y nutricionismo no siempre OK?

    Saludos cordiales y de veras que gracias :))))

    14 septiembre 2012 | 12:39

  5. Dice ser Poldete

    Sí, si, disculpa por haber usado esa expresión. He captado perfectamente la linea de tu blog, por eso me gusta y lo recomiendo, pero me dejé llevar por un término común. Demasiado común por desgracia.
    Un saludo.

    14 septiembre 2012 | 13:28

  6. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Lo natural no va envuelto en cajas de pastillas , lo natural esta en las fruterias, verdulerias, pescaderías, carnicerías y creo que en las panaderías. Lo demás no es natural , son rollos para tontos.

    Clica sobre mi nombre

    14 septiembre 2012 | 17:12

Los comentarios están cerrados.