BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Pisar la manguera, palos en las ruedas y otras puñetas nutricionales

Asombrado y cabreado me han dejado hoy viernes 3 de agosto (cuando escribo estas líneas) tres recientes noticias que implican cuestiones nutricionales de fondo. Cuestiones nutricionales como digo y también económicas, porque me parece que no tenemos el horno para bollos, ni en un sentido ni en el otro.

Por un lado está la noticia de que en Cataluña se cobrará la mitad del servicio de comedor a los niños escolares que lleven el almuerzo en fiambrera en su normal, natural y previsible avituallamiento diario. Como no podía ser de otra forma, la noticia además se nos ha vendido en positivo, como un avance, como toda una ventaja y en la rueda prensa que se presentaba esta iniciativa se ha hecho alusión a las siempre preocupantes, pero también conmovedoras cifras de sobrepeso infantil y la necesidad de que sean las familias quienes abran los ojos y asuman sus responsabilidades (saben muy bien que botones pulsar para tocarnos la fibra). Vaya por delante que este aspecto me parece fundamental ya que la preocupación por unos buenos estilos de vida ha de comenzar en el hogar, incluyendo claro está la alimentación. Pero de ahí a cobrar nada más y nada menos que hasta 3€ de vellón –DIARIAMENTE- por el uso y desgaste de las instalaciones colectivas, me parece un despropósito y un atraco a mano armada (con sus cucharas y tenedores). Afortunadamente no me veo en el caso de decidir estas cuestiones en la alimentación de mis hijas, pero llegado el caso de que así fuera ¿podrían los niños ir con su comidita en sus fiambreras, con su vajilla y comérselas en el patio o en otro recinto sin que precisaran el uso de microondas? ¿Se les cobraría también ese dineral? La verdad es que es para estar muy cabreado y desde aquí expreso mi solidaridad con todos aquellos padres que estén obligados a rendirse por las circunstancias a pagar de todas todas.

Otro de los temas es el precio de determinados alimentos, más en concreto el del IVA de algunos productos. Como saben la “sentencia” en forma de aumento del IVA ya está firmada, en septiembre se hará efectiva. Resulta cuando menos curioso, por no volver a mencionar el tema de los cabreos que bien podría, que el pan blanco mantenga este impuesto en el 4% y que al pan integral que ya estaba por el 8% se le incremente el IVA hasta el 10% ¿no había que incentivar una mejor nutrición? ¿es esta la respuesta de nuestras autoridades a la línea general adoptada por otros países de gravar los alimentos menos saludables y beneficiar el consumo de los más recomendables? Al respecto del sobreprecio que tendrá la vida en general por la subida del IVA, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) hace este gráfico resumen (470€ anuales de más).

Pero la guinda del pastel se la pone la cuestión de los celiacos. Los productos destinados a este colectivo tienen la consideración de “dietéticos” y no de primera necesidad y por lo tanto, ven cómo su pan (entre otras cosas), el de sin gluten, el único que pueden consumir tiene la misma consideración que el integral (tenía un IVA del 8% y pasa al 10%). Señores gobernentes, ser celiaco no se elige y consumir productos sin gluten no es una cuestión de capicho, sino de salud. De hecho, la única medicina que tiene este particular colectivo de enfermos  consiste en escoger alimentos sin gluten. Con estas medidas no se consigue otra cosa más que hacer más costosa e insufrible una situación para todos aquellos que, siendo celiacos, tenían una cesta de la compra tres veces superior a la de una persona normal. Y ahora, aún más. Una vergüenza.

Luego vendrán (ya lo siento, ya digo que hoy estoy molesto) gloriosas campañas antiobesidad infantil con todo su oropel y su boato, con el auspicio y patrocinio de las más pujantes empresas alimentarias y el aval de gloriosas sociedades científicas y el prestigio de engominados doctores a decirnos cómo tenemos que comer bien, que no es tan difícil y que la lucha contra el sobrepeso y la obesidad infantil es chupiguay y superentretenida cuando te la explican los teleñecos. Si esto, lo de más arriba, no son palos en las ruedas y pisarnos la manguera (por no decir el cuello) que venga Dios y lo vea.

 

—————————-

Foto 1: Si Wilson

Foto 2: islandlife

13 comentarios

  1. Dice ser Juanjo

    No estoy de acuerdo con casi nada de lo que hace este gobierno pero en este caso creo que criticais con un error de concepto grave.
    Ahora mismo se pagan unos 6 euros no por la comida sino por la comida y el servicio de monitores de comedor que controlan que los niños coman y los tienen en el patio vigilados hasta las 3 que empieza el colegio. O sea, 2 horas y media. Eso siempre se ha pagado aparte y nunca se ha encargado directamente el colegio.
    Lo que se hace ahora es ofrecerte la posibilidad de pagar solo esa custodia sin tener que comer ademas el catering. Y a cambio de eso se cobra solo la mitad.
    Pero alguien tiene que seguir siendo responsable del niño. Donde llevo al mio no cocina nadie. Se lleva la comida desde una empresa de catering que lo cocina en otro sitio.
    Si alguien ademas lleva al niño a lo que llaman acogida matinal sabra que se paga por esa hora 39 euros al mes. Solo por tenerlos controlados.
    No se. Parece que hasta ahora los niños podian quedarse tranquilamente en el patio y que solo si comian pagaban. Pero no. Si no pagas ahora a las 12 y media el niño se tiene que ir a casa.

    06 agosto 2012 | 10:31

  2. Dice ser Miguel

    En todo jjevas razon ,pero tambien habemos diabeticos que se nos cobra n los productos compo dieteticos como el caso de los edulcorantes los que ya mismo los clasificaran como alticulos de lujo porque tambien se utilizan para no poner peso por los azucares, habemos mucha gente que dependemos de alimentos especiales y que ya de hecho se nos cobran como alticulos de lujo,cuanto cuesta le leche sin lactosa a los que no pueden tomarlas y como esto muchas cosas,en cuanto a lo que ven a cobrar a los niños que lleven su comida a los colegios es otro paso atras para separa a los niños de papas que pueden de los que no ¿os acordai cuando en algunos colegios de pago habia una zona para los que no podian pagar pues volveremos a esto y los padres no mandaran a los niños con friambras y si con bocadillos para que se lo coman en el recreo porque un mes a 3 € por 20dias son 60€ y si tienes dos niños o tres pues son hasta 180€ al mes . lastima de Pais

    06 agosto 2012 | 11:20

  3. Dice ser Gem

    Se puede decir más alto, pero no más claro.
    En mi época comíamos en el comedor y pagábamos el comedor. Estoy hablando de cocineras contratadas por el colegio. Las niñas de los cursos superiores se encargaban de servir las mesas. Los profesores que se quedaban a comer vigilaban a los niños. Solo los niños de 4 y 5 años tenían (si querían) contratada a una señora que les obligaba a comer los dos platos, la ensalada y el postre (yo no se como no vomitaban).
    Luego llegó el cátering y siguió así, al menos hasta que me fuí. En aquella época no había tupper pero las comidas eran bastante equilibradas y económicamente asequible.
    No pagábamos más por el uso de nada. Si nos queríamos quedar a estudiar en el comedor, pedíamos permiso y se nos daba. Hay que decir que el menaje, las sillas, las mesas y todo era del colegio.

    Por otro lado, no entiendo como a las empresas de comida rápida no saludable pueden seguir sacando anuncios en la televisión cuando se supone que no pueden hacerlo, al menos en horario infantil.
    Lo único que veo del gobierno es ganas de sacar dinero y les da igual la salud de la población. Lo que si les interesa es sacar dinero de los productos saludables, que para ellos no son de primera necesidad.
    Lo que deberían hacer es dejarse de tonterías y cobrar un 50% de iva de los productos insalubres (con insalubre no me refiero a alimentos contaminados o mal cocinados, sino a los productos con alto contenido en calorías, grasas y azúcares, y pobres en nutrientes).

    06 agosto 2012 | 11:43

  4. Dice ser Imma

    En esta ocasión discrepo completamente del razonamiento que das al asunto del comedor escolar, Juan. No sé si no he entendido bien el por qué de tu malestar. Juanjo tiene razón, en el comedor escolar, aparte de comer trabaja un equipo de profesionales que son los educadores de comedor escolar, se encargan de controlar a los comensales y que coman lo que tienen en el plato, que prueben todos los alimentos que se les sirven y realizan un programa educativo con actividades, muchas de ellas enfocadas a la educación nutricional.
    Imagínate a un niño de 5 años que se queda a comer en el colegio y llega con su fiambrera de lentejas, la cual hay que conservar en una nevera, la cual tiene que calentarse en el microondas todos los días, y supuestamente, esto lo tiene que hacer el niño de 5 años; y su pieza de fruta, que probablemente tenga que pelar. Si nadie ayuda a ese niño ni le motiva para acabarse todo lo del plato, probablemente acabe con problemas de salud debido a una mala alimentación, pues 5 días por semana durante 10 meses al año es una cifra de ingestas muy importante.
    Si alguien está dispuesto a ocuparse de estos niños y niñas en horario de comedor escolar, 10 meses al año de Lunes a Viernes, y que nadie pague por ese servicio (que es el que incluyen los 3€ mencionados) que se ofrezca como voluntario, pero todos sabemos que eso es un trabajo que debe remunerarse, como cualquier otro.
    Los padres que pagan el servicio completo de comedor sufragan los gastos de contratación y sueldos de los monitores de comedor escolar y la comida de cada día. ¿Por qué razón te indigna que los que se lleven la fiambrera paguen el servicio de monitores?
    Y no olvidemos que me atrevo a afirmar (aún sin tener datos ni pruebas) que los colegios, tanto públicos (es decir la administración), como privados, extraen beneficio económico del dinero que pagan las familias por el comedor de sus hijos.
    ¿Cuál es el problema, entonces?
    Saludos

    06 agosto 2012 | 12:22

  5. Dice ser pos fale

    Dejando otras consideraciones a un lado, el tema de los 3 euros es lógico. Alguien va a tener que ocuparse de todas esas fiambreras y, sobre todo, alguien va a tener que LIMPIAR todas las marranadas que dejarán detrás las fiambreras.

    O acaso pensáis que los angelitos que enviamos al cole son limpios??? Anda ya. Como además dejen a los más mayores que toquen los microondas para calentarse la comida, no solo va a ser necesario un batallón de limpiadores, sino que además tocará reponer el microondas cada 15 dias.

    Joer, si eso lo he visto en persona en comedores universitarios en los que se supone que la gentes es más madura, ni me imagino que va a pasar entre los salvajes de primaria y secundaria. La palabra POCILGA se quedará corta para describir como van a dejar las neveras y microondas….

    Así que tres euros igual hasta es poco.

    06 agosto 2012 | 13:17

  6. Dice ser Impeller

    “ése dineral”.

    Ese “ESE”, no lleva tilde. 😉

    06 agosto 2012 | 13:53

  7. Dice ser Verónica

    “ser celiaco no se elije” Elige es con G

    Por lo demás, en cuanto al precio de los alimentos (en lo demás no me meto porque no tengo ni idea) tienes toda la razón. Yo he tenido problemas de intolerancia y he visto incrementado el precio de mi cesta de la compra en una cantidad impensable, porque te gastas 30 euros y al final has comprado un poco de pan, pasta y unas galletas. Igual que los intolerantes a la lactosa, que un litro de leche te cuesta casi 2 euros…

    Deberían tener otras cosas en cuenta a la hora de gravar los alimentos, porque está claro que este sistema no funciona nada.

    06 agosto 2012 | 17:18

  8. Dice ser MJ

    La verdad es que el tema es peliagudo.

    Es cierto que en el comedor escolar hay cuidadoras, que deben ser pagadas. Pero no seamos ilusos, cada monitora tiene muchos niños a su cuidado, por lo que cobrar 3€ por día a cada niño, por vigilarle y limpiar el comedor es un abuso desde todo punto de vista.

    El asunto del IVA también tiene miga. Está muy bien que el gobierno mantenga el 4% para las frutas, verduras o legumbres, por poner un ejemplo, pero es un error que a los productos integrales, como el pan, se les aplique el 10.

    Este 10% es especialmente sangrante en el caso de los celiacos. De por sí, su alimentación es más cara, por ejemplo, un paquete de macarrones sin gluten de 500 gr anda en torno a los 3 €, mientras que unos macarrones “normales” no suelen llegar al euro. Si a esto le sumamos la subida del IVA, la cosa se pone aún más complicada.

    Respecto a subir el IVA a los productos “no saludables”, habría que empezar por definir qué es un producto no saludable. ¿Comer una hamburguesa en una cadena de comida rápida una vez al mes afectará a nuestra salud? No. ¿Comer a diario hamburguesas afectará a nuestra salud? Si. El problema no es el alimento en sí, sino la frecuencia con la que se consuma. Por otra parte, los estudios no llegan a resultados concluyentes sobre la efectividad de esta medida. Creo que es mucho más interesante fomentar el consumo de alimentos “sanos” que gravar a los “insanos”

    06 agosto 2012 | 17:45

  9. Ahora mismo, y con la que está cayendo, la nutrición de la población no interesa a nuestros representantes. Eso es lo que ponen de manifiesto esas 3 noticias.

    06 agosto 2012 | 17:54

  10. Dice ser Bern

    Creo que ya viene siendo hora de que los celíacos sean considerados. Y también sería bueno que conociesen los beneficios del consumo de maíz: no tiene gluten, por lo que no necesita pasar por procesos especiales (y encarecedores); además de que se pueden preparar muchos alimentos con él. Desde las clásicas tortitas mexicanas hasta pan, bizcochos, postres, tostadas, sopas… son muchas las opciones para alimentar con maíz a los celíacos sin arruinarlos. Pero claro, a los mercachifles que controlan el mercado del trigo sin gluten no les conviene perder su minita de oro y por eso no se ofrecen masivamente productos elaborados a base de maíz.

    06 agosto 2012 | 18:17

  11. el-nutricionista-de-la-general

    Impeller y Verónica, gracias a los dos.

    07 agosto 2012 | 09:32

  12. Dice ser Verónica

    Bern,

    El consumir maíz no significa que sea más barato. La pasta de maíz, que es la que yo suelo consumir, cuesta 2,50 el paquete de medio kilo, y las galletas andan por el mismo precio. La harina pura de maíz es muy difícil de encontrar en supermercados habituales (y tampoco es nada barata), y la mayoría de los productos que se supone que están preparados con harina de maíz (tortas de maíz, pan de maíz, etc) también llevan harina de trigo y no son sin gluten. Además, los celiacos o intolerantes no somos tontos, ya sabemos que el maíz no tiene gluten, no es ningún descubrimiento el tuyo.

    07 agosto 2012 | 16:09

  13. Dice ser nutricionista

    La educación y la alimentación son dos de los pilares básicos de la vida.

    Qué casualidad que al final siempre sean estos pilares sobre los que más recortes se producen.

    No se dónde vamos a llegar… bueno si.

    07 agosto 2012 | 17:23

Los comentarios están cerrados.