BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

No ponga a su hijo a dieta. Mejore su estilo de vida

Según un informe de la Fundación Thao, 3 de cada 10 niños/as (30%) sufre exceso de peso (sobrepeso u obesidad). De éstos, un 8,3% padece obesidad y un 21,7 % sobrepeso. A cerca de un tercio de la población española entre 3 y 12 le sobra peso. Con lo cual, estadísticamente esta entrada supongo que le resultará de utilidad a un buen número de papás y mamás.

Supongamos que tiene un hijo o hija, un niño o un adolescente (me da igual la edad) con sobrepeso u obesidad… ¿ponerlo “a dieta” es la solución?

Si su respuesta es afirmativa sepa que no adoptará la estrategia más adecuada para los fines que persigue. Por lo menos esta es una de las muchas conclusiones a las que se ha llegado en una revisión de la literatura científica que aborda estas cuestiones. Ante la toma de decisión “dieta si vs. dieta no” sepa que en el tratamiento del sobrepeso y obesidad infantiles: “Las dietas hipocalóricas [las dietas, vamos] son menos efectivas a medio largo plazo que la modificación de los estilos de vida”

Dicho de otra forma, antes que martirizar, estigmatizar y torturar a un niño con prohibiciones y obligaciones en el terreno alimentario y de estilo de vida, conviene repasar los posibles errores que le han llevado a ésa situación y cambiarlos… no en el sentido de “hacer dieta”, es decir, no en un: “hoy empiezo y otro día acabo, cuando haya perdido “X” kilos”. No. Las principales evidencias apuntan a que en el tratamiento del sobrepeso en la infancia, las bases han de estar asentadas, más que en hacerle llevar una tortura de dieta en el comedor del colegio o en casa, en la modificación -permanente- de los estilos de vida, tratando de prevenir el sedentarismo, promocionando la realización de actividad física, todo ello dentro del marco familiar y con la innegable necesidad de adquirir unos hábitos alimentarios adecuados.

Como padre o madre preocupado por la situación ponderal de sus hijos un buen comienzo podría ser analizar su propia situación antes que la de su hijo o hija. Y porqué he de hacer esto, se preguntaran. Pues muy sencillo, porque en gran medida y según algunos estudios el peso de los hijos está directamente relacionado con el de los padres. Tenga en cuenta que los hábitos de su hijo pueden ser erróneos porque los ha copiado de usted. Hasta el punto que, antes de los 3 años de edad, la obesidad de los padres es más predictiva de la obesidad futura que puedan tener sus hijos que el peso actual del niño o niña. Genética aparte, su hijo puede tener exceso de peso porque usted mismo lo tiene. No es por casualidad, ni la genética es la explicación definitiva: a la hora de considerar que si uno de los progenitores es obeso el riesgo de que el niño sea un adulto obeso se multiplica por tres, y si ambos padres los son el riesgo se multiplica por diez.

Una vez analizados sus errores la mayor parte de las recomendaciones suelen pasar por:

Por cierto, y ya que estamos, usted tampoco se “ponga a dieta”, mejore sus hábitos y mantenga ese mejor estilo de vida siempre. Suerte.

11 comentarios

  1. Dice ser Lola

    Tuve unos conocidos a los que llamaban la familia de los gordos, los padres y las tres hijas tenían sobrepeso.
    Sobre el asunto de la lactancia materna, yo no pude darle el pecho a mi hija por motivos que no vienen a cuento, pero le daba leche maternizada, se la di hasta el año de edad, algunas personas me lo criticaban porque comentaban que era mucho más cara que la del supermercado, en esa época aquí se utilizaba principalmente leche en polvo. No me arrepiento de haberlo hecho, los niños alimentados con leche en polvo que no era maternizada tenían mucho más peso que mi hija. Seguí fielmente los consejos del pediatra en cuanto a la alimentación del bebé, preferí gastarme el dinero en asegurarme una buena alimentación para la niña que irme de vacaciones.

    25 mayo 2012 | 10:33

  2. Dice ser Carlos

    Juan, me ha encantado el artículo la verdad, no se te escapa nada, simplemente resaltar algo que ya has comentado: si tús hijos tienen problemas de peso, observa que estás haciendo tú, los niños son niños, pero muy listos.

    Otra vez enhorabuena Juan.

    25 mayo 2012 | 10:59

  3. Dice ser maria b

    yo pienso que a los niños hay que educarlos desde pequeños, a comer bien y de todo y hacer algo de ejercicio, eso es lo hicieron mis padres conmigo y nunca he tenido problemas de peso, hoy en dia los niños se han vuelto muy sedentarios jugando con la consola y comiendo mucha comida basura, esos habitos hay que cambiarlos

    25 mayo 2012 | 11:03

  4. Dice ser Vortex

    “No ponga a su hijo a dieta, compre una casa mas grande!”

    25 mayo 2012 | 12:32

  5. Lo de la lactancia materna lo veo muy interesante. Lo increíble es que hoy en día, a pesar de saber todos sus beneficios, muchas madres opten por gastar su dinero en leche prefabricada. Simplemente con un poquito de educación/formación, se cambiaría esta terrible moda.

    25 mayo 2012 | 12:39

  6. Dice ser Rosa

    Muy bien dicho. Y creo que además vale también para los adultos.

    25 mayo 2012 | 12:43

  7. Dice ser it's coming

    Por supuesto que no hay que ponerlos a dieta, lo mejor es rebozarlos en pan rayado o directamente hornearlos, la carne humana es muy parecida a la del cerdo según dicen.. y en estos tiempos de crisis, matas dos pajaros de un tiro, dejas de mantener una pequeña linea de fabricacíón de mierda 24 h y te das una comilona con lo invertido..

    25 mayo 2012 | 12:52

  8. Dice ser felillo

    qué asco de niño el gordo asqueroso que corre hacia el mar….
    espero que su madre haga lo propio y lo tire al punto limpio….
    puáj….

    25 mayo 2012 | 13:10

  9. Dice ser reinhard 18

    El de la segunda foto es un peligro para todos los bañistas.Va corriendo y si encima se tira en plancha puede provocar un maremoto.

    25 mayo 2012 | 13:16

  10. Dice ser eto106

    Lo siento pero no estoy de acuerdo con este articulo, mi marido y yo no somos obesos mas bien todo lo contrario y tengo dos hijos, uno es tal cual nosotros el otro, pues nada con 11 años ya pesa 56 Kg., ( los que yo embarazada y eso que engorde 20 Kg).habitos en la comida, normal, no hay excesos, y sedentarismo poquisimo, ¿entonces?. el organismo es el organismo, y a cada cual le toca el suyo.

    25 mayo 2012 | 14:05

  11. Dice ser Anonimo

    Estoy de acuerdo con eto106 yo tengo una niña de 9 años que desde bebe cuando dejo la leche materna y le dieron la leche normal solo duro 3 meses con la leche entera y le pediatra le cambio a desnatada desde entonces la toma porque iba subiendo de peso, lleva desde los 4 años en control de peso cada mes vamos al control con la dietista para su control y lleva una alimentacion super controlada he tenido que leerme miles de manuales, cursos de cocina para hacer la comida sana y atractiva a la niña pero ella tiene un metabolismo muy lento tiene que hacer ejercicio a daiario. En fin cada organismo no es el mismo pero lo de siempre meten en el saco todos te dicen lo de siempre es que esta gorda porque los padres no la controlan.
    Ahora ya no me da rabia cuando escucho eso porque ya me acostumbre y mi niña sabe lo que debde de comer y lo que no.

    25 mayo 2012 | 14:26

Los comentarios están cerrados.