La dieta de la alcachofa: la madre de las dietas milagro

22 mayo 2012

Cuando a una persona de la calle se le pide que enumere algunas de las dietas milagro más conocidas hay una que rara vez falta en la relación: La dieta de la alcachofa. Pero, ¿en qué consiste esta “dieta”?

Sinceramente no lo he sabido nunca muy bien. Hasta ahora, que el azar ma ha llevado a ella… y a que me ha dado por ahí. Podemos jugar o bien a bucear por Internet o bien simplemente a imaginárnosla. Si recurrimos a la última opción podemos pensar que se trata de incluir en nuestro menú diario distintas recetas que contengan este ingrediente, la alcachofa: Pastel de alcachofa, alcachofa al horno, pudin de alcachofa, natillas de alcachofa, alcachofas rebozadas, carpacho de alcachofa, puré de alcachofa, alcachofas guisadas, alcachofas rellenas, alcachofas con jamón, con foie… pero va y no, no se trata de esto. Si recurrimos a buscar por Internet resulta que la “dieta de la alcachofa”, en esencia, consiste en incluir distintas cápsulas y ampollitas a base de alcachofa y otras maravillas verde-eco-fito-dietéticas en nuestra dieta particular, siempre bastante raquítica en este marco, mientras seguimos esta propuesta.

Y se preguntarán ustedes ¿y a qué viene ahora el hablar de esta dieta tan demodé habiendo como hay en la actualidad dietas mucho más modernas y efectivas (ironía) para perder peso? La respuesta es que el otro día me tocó hacer cola en una farmacia y me entretuve leyendo los folletos que, con una alta calidad científica (más fina ironía) estaban a mí disposición para la promoción de productos con la pérdida de peso como reclamo. Y uno de ellos hacía alusión a la “dieta de la alcachofa”, así tal cual. Y a juzgar por los productos que se promocionaban en el folleto éste era editado a iniciativa de los laboratorios Arkopharma.

A resultas del folleto al que me refiero sólo me cabe sacar dos conclusiones, no excluyentes; la primera: a una buena parte de la población sanitaria se le pretende obnubilar el entendimiento con una parafernalia cientifista de no te menees (y por los años que llevan en el mercado estos productos lo deben conseguir con bastante éxito); y segunda: Al resto de profesionales sanitarios con un mínimo de espíritu crítico la información contenida en el folleto es el equivalente a darles una bofetada en su formación y ciscarse en su preparación académica, una afrenta.

Me explico: La principal base documental en la que se basa la posible eficacia de la cinarina (ácido fenólico presente en la alcachofa) frente a placebo es un estudio (“Controlled application of cynarin in the treatment of hyperlipemic syndrome. Observations in 60 cases”) realizado sobre 60 pacientes con problemas de hiperlipemia durante 50 días. Ni es una muestra representativa, ni los resultados pueden ser considerados como “a largo plazo”. El estudio en cuestión, de 1975, puede ser consultado aquí, juzguen ustedes mismos si puede tener algo que ver con la pérdida de peso. Además, el resto de bibliografía para documentar la superefectividad de la alcachofa (o de sus extractos) en la pérdida de peso consiste en:

  • Un estudio (1958)  realizado sobre una población de ratas, que evaluó entre la población de roedores, la actividad farmacológica del ácido 1-4 dicafeiliquínico.
  • Un estudio de 1977 (“Choleretic and cholesterol lowering properties of two artichoke extracts” A. Lietti) que no aparece en la Biblioteca Nacional de Medicina, alias pubmed, y sobre el que sólo puedo decir que, al menos en el título, no se hace referencia por ningún lado a la pérdida de peso.
  • Una tesis doctoral de 1973, en francés (“Contribution à l’etude de l’acide hydroxietméthylacrylique et de divers autres acides organiques associés dans l’artichaut”) que no aparece referenciada ni tan siquiera en Google y que vaya usted a saber de qué trata… aunque parece que del tratamiento del sobrepeso u obesidad ni de lejos.
  • Otra tesis doctoral francesa de 1972, también francés (“De l’intérêt thérapeutique de certains acides organiques aliphatiques constituants de diverses drogues à reputation hépatorénale et en particulier Cynara scollimus L.”) que tampoco aparece por ningún lado (normal) y que tampoco alude por ningún lado, al menos en su título, a la pérdida de peso en personas humanas.
  • Referenciado en el folleto como un estudio de reciente aparición (2.002) se ofrece otro artículo realizado en ratas “Choleretic activity and biliary elimination of lipid and bile acids induced by an artichoke leaf extract in rats”. Aunque, es cierto, el folleto advierte que este estudio sirve para demostrar el aumento de la eliminación biliar del extracto de alcachofa (en ratas claro) y sin referencia a la pérdida de peso.

 

 

¿Y ya está? Sí, ya está, éste es el “Top-ten” de la documentación científica que los productores de cápsulas y ampollas con extractos de alcachofa han elegido para demostrar su eficacia en la pérdida de peso. Fascinante. Lo cierto es que cuando te lo ponen en un panfleto bien maquetado, con la representación química de sustancias diversas, fórmulas, numeritos en superíndice dentro del texto y una bibliografía (irrisoria en lo que se refiere a la “evidencia” para los fines perseguidos), eso sí en inglés, puede impresionar a quien no sabe de estas cosas. Pero en resumen, se trata de papel mojado. Una vergüenza.

No quiero despedirme sin aludir al precio que supone el seguir “la dieta de la alcachofa” de la mano de los  laboratorios Arkopharma, que propone para ello 30 días de tratamiento:

  • Durante los primeros 10 días: 1 ampolla de Alcachofa + 1 ampolla de té verde a cualquier hora de la mañana
  • Durante los 20 días siguientes que dura el tratamiento: 2 cápsulas de Alcachofa + 2 cápsulas de Camilina en el desayuno, comida y cena (12 cápsulas/día, 240 al cabo de 20 días, 120 de cada una de ellas)

Para seguir “la dieta de la alcachofa” según esta pauta se necesita comprar:

  • 1 caja de Arkofluido Alcachofa (+ hinojo) de 20 ampollas: 17,90€
  • 1 caja de Arkofluido Té Verde de 20 ampollas: 19,50€
  • 2 cajas Arkocápsulas Alcachofa de 100 cápsulas: 12,50€/u x 2 = 25,00€
  • 2 cajas de Arkocápsulas Camilina de 100 cápsulas: 11,90€/u x 2= 23,80€

Precio total del “mes de tratamiento alcachofero” a base de ampollitas y pastillas: 86,20€

Ahí es nada, casi 15 “boniatos” de los de antes (15.000 pts.) por algo que no tiene un nivel de evidencia suficiente en el tratamiento del sobrepeso u obesidad. Y todo ello si hacemos las compras de forma inteligente y adquirimos los formatos “ahorro”, ya que si compramos envases con menos capacidad el precio se encarece más.

Y ya sí por último, no lo he podido evitar, observar cómo algunos (entiendo consumidores) hacen defensa de estos laboratorios por su maravillosa forma de trabajo a la hora de extraer los principios activos de las plantas. Un comentarista, “César”, en una página web del grupo Arkopharma relativa a sus productos basados en la alcachofa decía lo siguiente en 2.010:

“En plantas es el laboratorio estrella. Tienen patentada la forma de extracción. Le llaman criogénesis y consiste en congelar la planta a 360 grados bajo cero y luego molerla. De esta manera consiguen que no se pierda ningún principio activo de dicha planta. Lo de la “campa” es puro marketing desacertado. Pero ya te digo que como laboratorio de fitoterapia es el máximo referente”.

Creo, César, que esto es a lo que se llama, técnicamente, una congelación redonda. Como la dieta.

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

Nota Bene: En la actualidad existe una consulta aceptada por la Autoridad de Seguridad Alimentaria (EFSA) referente a la posibilidad de poder argumentar que el uso de la alcachofa pueda ser utilizado para promocionar la pérdida de peso. Es una consulta admitida a trámite en 2.010  (EFSA-Q-2010-00348 ) y sobre la que todavía no se ha pronunciado la EFSA. Ya veremos qué pasa.

————————–

Imagenes extraídas del folleto: “FITONOTICIAS. Esta información va dirigida a farmacéuticos y profesionales sanitarios. Dieta de la alcachofa”

12 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Lucia

    Me encantan estos análisis que haces Juan. Se ve todo tan sumamente claro que no entiendo que a partir de hoy alguien vuelva a comprar esos potingues para perder peso.
    Si te sirve de consuelo (que imagino que no) me da tanta rabia como a ti ver todos esos folletos y anuncios cada vez que entro a una farmacia. Es que venden mil cápsulas, jarabes, cremas, ampollas y tratamientos para adelgazar, ¡es increible! y encima lo que se vende en farmacia de cara al consumidor va revestido de un aura de efectividad y cientifismo, claro.
    Y caro, que la gente se deja una pasta en estas cosas que estaría mucho mejor empleada en la sección de verdulería y frutería de cualquier mercado.

    22 mayo 2012 | 10:40

  2. el-nutricionista-de-la-general

    Gracias “Lucía”, pues sí, sí que sirve de consuelo, o al menos de bálsamo en estos “tiempos ridículos” (ver el magnífico artículo de Javier Marías al respecto http://javiermariasblog.wordpress.com//?s=tiempos+rid%C3%ADculos&search=Ir) cuando la racionalidad es observada como una “rara avis”. Sentirse arropado reconforta.

    22 mayo 2012 | 10:59

  3. Dice ser pim-pam-pum

    La mejor dieta, la del cucurucho :-)

    22 mayo 2012 | 11:32

  4. Dice ser Antonio Salcines

    Seria interesante una revision de la alimentación humana hacia atras, como comiamos hace 100 años, hace 500, hace 1000, hace 10.000, y ver como ha ido degenerando la cosa: dieta postindustrial, dieta mediterranea, dieta paleolitica.

    22 mayo 2012 | 11:47

  5. Dice ser maria b

    no soporto las alcachofas creo que nunca podria seguir esta dieta, las odio

    22 mayo 2012 | 11:59

  6. LA DIETA DEL CUCURUCHO: COMER POCO Y FOLLAR MUCHO.

    http://corruPPto.elbruto.es

    22 mayo 2012 | 14:13

  7. Dice ser juanluis

    El otro día vi una obra de teatro de risa que hacian la dieta de la alcachofa que bueno,
    y decian que se comian 3 cada 5 horas o algo así creo que la hacen en el teatro arlequin en verano jajaajaj que bueno

    22 mayo 2012 | 16:39

  8. Dice ser juanluis

    ahh y mucha agua también

    22 mayo 2012 | 16:39

  9. Lo mejor a mi parecer no es seguir dietas, por el efecto rebote, sino concienciarte de comer lo mismo pero sin grandes cantidades, y evitar refresco y mucha mucha agua ..

    22 mayo 2012 | 16:45

  10. Dice ser lydia

    Hola Juan.

    Darte la enhorabuena por el artículo, por mostrar los negocios sin fundamento y denunciar los vacíos legales que tenemos hoy en día en la nutrición e industria alimentaria.

    Lejos de la eficacia o no de esta dieta, al final quien sigue estos métodos acaba recuperando el peso y vuelve a probar este u otros métodos parecidos.
    Se pretende conseguir un resultado diferente repitiendo los mismos errores y la nutrición es más simple. Come saludable y tendrás salud// come lo que gastas y mantendras tu peso.

    Un saludo
    Lydia

    22 mayo 2012 | 18:07

  11. Dice ser Imma

    Qué grande, Juan.
    Hace 12 años, cuando estaba recién salida de la titulación de Técnico superior en dietética (entonces no había diplomatura en Valencia…) me ocurrió lo mismo. Me leía todas las revistas con mayor o menor rigor científico que caían en mis manos, y, como no, cuando vi la dieta de la alcachofa, allá que fui a ver cómo era, cuánto se ajustaba a lo que había estudiado, y me quedé con la boca abierta al ver que en el escueto menú, ¡no había ni un solo plato que llevase alcachofas! Es que ni siquiera tuvieron un poco de picardía en poner alguna preparación con alcachofas en lugar de otra verdura… En fin.
    También me parece muy interesante el análisis del gasto que esto supone. Curiosamente el otro día tuve en la consulta una persona que me racanea con el precio de las consultas y, sin embargo, en lugar de hacer la dieta como yo le indico y no a su manera, se compraba todo tipo de productos: para los gases, para eliminar líquido, para aumentar masa muscular, para tener más vigor al entrenar, para aumentar la síntesis de testosterona… te puedes imaginar todo el dinero que se gasta en estos complementos. Y más aún cuando, por el 25% del precio del tratamiento mensual “alcachofil” tiene 1 y casi 2 consultas conmigo…
    Gracias por tu blog y tu manera de expresarte. Me encanta.
    ¡Saludos!

    22 mayo 2012 | 18:36

  12. Dice ser Agos

    Gracias Juan, me he reido mucho, y este articulo va directo a mi madre… yo soy diplimada en NHyD, pero con suerte a ti si que te hace caso!

    22 mayo 2012 | 22:04

Los comentarios están cerrados.