BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

¿Fruta por castigo? No, gracias

Todos los miércoles el colegio al que van mis hijas les proporciona a los escolares una ración de fruta.

Supongo que como dietista-nutricionista cualquier acción llevada a cabo en los colegios para mejorar los hábitos alimentarios de los más pequeños debiera parecerme una sana y deseable medida. Y de hecho, formulada así la cuestión, en plan aséptico, me parece una estupenda iniciativa.

Como padre, además, debiera agradarme y mostrar mi gratitud al respecto de que los colegios se preocuparan sobre estas cuestiones, máxime si es el mismo centro el que pone los medios para proporcionar un almuerzo saludable sin solicitar una derrama extra, como es el caso.

Pero la materialización de la iniciativa es lo que no me parece tan correcto, en especial teniendo en cuenta que en el poco tiempo que lleva en funcionamiento lo único que ha conseguido entre los alumnos es más discrepantes seguidores de la fruta que partidarios. Más que si no se hubiera tomado ninguna medida o más que si se hubiera llevado a la práctica de otra (mejor) forma.

A los papás se nos hizo llegar en su día el calendario de las frutas que les serían proporcionadas en miércoles consecutivos. Todo bien “sobre el papel”. En la frutal minuta hay mandarinas, peras y manzanas de distintas variedades, plátanos, cerezas y ciruelas (tomando en consideración la temporada) etc. El caso es que ya desde el primer día el “éxito” fue rotundo; a las mandarinas no había por donde hincarles el diente: secas, sosas y pellejudas… mi hija dijo que no  se la comió, y como ella la mayor parte de quienes las cogieron. No me extraña, en esas condiciones yo tampoco lo hubiera hecho. Llegó el día de la pera, “Conferencia” para más señas, aunque a juzgar por el grosor de su piel (se las dieron sin pelar) y el (no) grado de madurez podrían haber sido peras de la variedad “Sermón inaguantable”. La realidad: que la gran mayoría de las peras acabaron en las papeleras del patio y los niños y niñas con más hambre que el perro de un ciego y echando pestes del día de la fruta.

Y digo yo, ¿qué costaría que loables campañas para acercar el consumo de fruta a los más pequeños se hicieran de forma adecuada? Dinero, contestarán muchos; fruta de más calidad y personal para prepararla, diría yo (que al final, es lo mismo que dinero). Pues eso, que si quieres promocionar hábitos saludables, sean los que sean, y no te llega la infraestructura para conseguirlo en las mejores condiciones, se corre el riesgo de que el tiro te salga por la culata y, por tanto se alcancen objetivos (comportamientos) diametralmente contrarios al perseguido, en este caso, que la fruta tenga una mala imagen.

A ver, se trata de conseguir este tipo de reacciones:

 

Y no estas otras:

 

 

Vaya por delante que no me preocupa el caso concreto de mis hijas, ellas ya sabían, antes de que el colegio se preocupara sobre el tema, cómo saben las distintas frutas y cómo pueden utilizarse, por ejemplo, a la hora de llevarlas como almuerzo. Sí o sí, en casa se ofrece y se consumen no menos de dos raciones diarias de fruta (escogida en función de la temporada, su sabor y convenientemente preparada). Me dan pena todos esos otros niños que no lo sabían (muchos supongo, a tenor de que un colegio decida promocionar el consumo de fruta), los padres de ésos niños y, también el propio colegio que ha invertido una serie de recursos humanos y económicos en promocionar un buen hábito y que le único que ha formado, de momento, son frutales enemigos. Esperemos que también sean frugales enemigos.

___________

Foto: imcountingufoz

12 comentarios

  1. great post , thank you

    30 marzo 2012 | 10:40

  2. Dice ser Logun

    Buen artículo, pero no veo tan dramático comer peras con piel…

    30 marzo 2012 | 12:04

  3. Dice ser yo misma

    Increíble. A los niños hay que darles la fruta “convenientemente preparada”. ¿Pero de qué estamos hablando? ¿Es que siempre no nos hemos comido la fruta, lavada eso sí, pero con la piel a no ser que sean plátanos, naranjas etc? Hablo de niños de una edad por ejemplo de seis años para arriba. Esos niños a quienes se les da convenientemente preparada son los mismos que de mayor esperan a que se las prepare su hermana o su mujer. Inútiles a la hora de pelar algo tan simple como la fruta.

    30 marzo 2012 | 12:51

  4. Dice ser Un dietista

    En el colegio de mi hijo (público y en Barcelona), todos los niños “les obligan” a llevar fruta para almorzar. Si llevan zumos, bollos o algún snack, les dicen que no pueden traerlos y que se lo digan a sus padres.
    No me gusta que en el colegio tengan que educar a los niños en hábitos que deben aprender en casa. Pero muchas veces es la única solución antes la dejadez de los padres y del abandono de sus funciones.

    30 marzo 2012 | 13:06

  5. Dice ser mari mar

    La fruta hay que comerla en casa par que nos vean, así se criaran entre buenos hábitos.

    No estoy deacuerdo con los menús “obligados” en los colegios . Los martes frutita, los miércoles, lácteos….etc.
    Mis hijos tienen una dieta sana y equilibrada , enseñada desde casa, y aveces me interesa echarles una manzana o queso fresco o pan y aceite,no me gusta que me impongan una dieta.

    Tampoco creo que tener buenos hábitos alimenticios, sea responsabilidad de los profes, aunque sí está bien que lo propicien.

    30 marzo 2012 | 13:18

  6. Dice ser Snemeis

    En el colegio de mi hijo son los desayunos, y no son obligatorios, sino una propuesta desde el centro, para que los martes lleven fruta. Les ponen una medalla de campeones a los que la llevan y se las comen (aunque, sinceramente, de esto último no podría yo tanto la mano en el fuego).
    Por mi parte, al ser una cosa opcional, me parece muy bien, y a pesar de que en casa nos ve constantemente comer frutas a todos, él no quiere hacerlo bajo ningún concepto. Sin embargo, gracias a esto, conseguimos que casi todos los Martes se coma un plátano, que es lo máximo que hemos logrado.
    Creo que como dice Juan, el problema es que si ya de por si a niños de 5 años (como es mi caso), los tienes reacios y no les das facilidades, seguramente nunca lograrás que pasen esa raya. No puedes pedirles que pelen una fruta tan pequeños, incluso que acepten diferencias de texturas. Como dice, si lo que quiere es abrir brecha para que se abran a la fruta, mejor dárselo fácil, sencillo y agradable.

    30 marzo 2012 | 13:48

  7. Gran artículo como a menudo nos aconstrumbras. Disfruta de la espectacular chica de los viernes de hoy en http://www.facebook.com/alprimertoke

    30 marzo 2012 | 14:46

  8. Dice ser Tia de Sobrino

    Yo llevo mal lo de la fruta. No es q no me guste pero nunca veo el momento de comerla. Pero es curioso porque gustarme me gustan todas las frutas, pero como poco. A mi deberin obligarme en el trabajo! Je je y estoy segura de q si me la dieran adecuadamente preparada me costaria menos comerla, luego no veo el problema de hacerlo asi con los niños o sera mejor darles un cuchillo para q pelen la naranja y la hagan rodajas?

    30 marzo 2012 | 16:15

  9. Dice ser Lola

    En el colegio al que iban mis sobrinos daban fruta TODOS los días. ¿Pero qué está pasando que a los niños hay que enseñarles a comer fruta? Cuando no había tantas porquerías de bollería industrial el postre en las casas era principalmente fruta. Creo que en cuestiones alimenticias, hemos retrocedido en lugar de adelantar.

    30 marzo 2012 | 18:04

  10. Dice ser Crítico pero humilde

    Si la mandarina estaba pocha problema del catering que sirve al colegio del escritor. De forma que 2 opciones:
    – Cambiar de catering
    – Echar al que compra en el catering
    Mis hijos comen en el colegio y la fruta está en perfecta condiciones de aspecto, color, textura y sabor
    Por otra parte desconozco en qué se basa para decir que el hábito que se instaura de la fruta “lo único que ha conseguido entre los alumnos es más discrepantes seguidores de la fruta que partidarios. Más que si no se hubiera tomado ninguna medida o más que si se hubiera llevado a la práctica de otra (mejor) forma.”
    Posee algún estudio estadístico, alguna base científica o simplemente es la “sensación” que le ha venido a la cabeza o simplemente que se le ha ocurrido??

    30 marzo 2012 | 20:23

  11. Dice ser Frutas

    Cuando leo comentarios como el de “Tia de Sobrino” ….estoy segura de q si me la dieran adecuadamente preparada me costaria menos comerla ………………lo que veo son personas muy vagas, que son capaces de no comer fruta por no pelarla.

    Tanto trabajo cuesta pelarse una fruta, o hacerse un zumo, o algo mucho mas sencillo, coger una manzana y solamente lavada comerla a mordiscos???

    A mi me gusta toda la fruta, los melocotones los como con piel, no pasa nada, estan superbuenos.

    Aun tendran que venir tiempos de mas crisis y mas pobreza para que la gente deje atras tanta tonteria, acaso os creeis que las personas que no tienen para comer van a andarse con tanto remilgo???

    De todas formas el que no quiera comer fruta que no la coma, luego si eso le pasa factura a su salud que se “joda” y aguante.

    02 abril 2012 | 11:52

Los comentarios están cerrados.