BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Los alimentos no engordan

 

Cuando decimos el plátano, el pan, el beicon, los bombones, la fabada, las uvas etc. (o el alimento que ustedes quieran poner en su lugar) engorda mucho, decimos mal, ya que ninguno de estos alimentos considerados (ni ningún otro) engordan como alimentos que son.

Las cosas suelen ser lo que parecen. Pero otras no. A veces, la expresión oral (o escrita) que empleamos habitualmente no se ajusta a la realidad y, por lo tanto, asumir esa forma incorrecta de hablar implica arriesgarse a cometer otros errores que no se producirían si nos expresáramos mejor.

Los únicos susceptibles de engordar son los seres vivos, los alimentos no. Engorda un caballo, engorda un gato, un perro y engorda una persona, pero los alimentos no. Al hablar sin tener en cuenta esta propiedad se corre el riesgo de demonizar el consumo del alimento al que nos referimos, o si hablamos en contrario (por ejemplo: “la patata cocida no engorda mucho”) de divinizarlo si este fuera el caso. Con ello se propicia la proliferación del ya abundante universo de mitos relacionados con la dietética y la nutrición.

Un hecho inherente a todos los alimentos (menos uno, el agua) es su capacidad de aportar energía tras los procesos de digestión, absorción y metabolización. En este sentido, la caloría es la unidad de energía habitual para referirse a los alimentos y, por tanto, todos los alimentos contribuirán a aportar calorías. Unos más y otros menos.

El error de “los frutos secos engordan”, por ejemplo, consiste en atribuir al alimento los efectos que van a causar en quien se lo coma. Y aunque no cabe duda que va a haber “efectos”, sobre el resultado final (en este caso que el individuo engorde o no con el tiempo) coindicen distintos aspectos que van a tener que ver mucho con ése resultado. No son pocas las ocasiones en las que estos aspectos se pasan por alto o en las que no se les da la importancia que realmente tienen, estos elementos son: la naturaleza del alimento, la frecuencia de consumo, su cantidad, la forma de preparalo y acompañarlo y, como no, las circunstancias concretas del comensal; así a bote pronto.

Por tanto, es más recomendable no usar expresiones como: “Tú no sabes lo que engorda ese plato de espaguetis” o “la cerveza engorda muchísimo” y cambiarlas por el alimento tal o la receta pascual tiene tantas calorías o aporta un valor energético alto, bajo o intermedio.

Para hablar así, algo totalmente recomendable, se hace preciso contar previamente con una cierta formación que nos haga disponer de un punto de referencia sobre el que poder calificar el valor o aporte energético de los alimentos como alto, bajo o intermedio. Hecho que lleva a plantear la pregunta (retórica) de ¿cuál es el alimento que más calorías aporta del mundo? o bien ¿de qué dependen las calorías de un alimento?. Lo hablamos otro día.

—————

Foto: Dreamstime

35 comentarios

  1. Dice ser Razzo

    Ha descubierto el agua caliente. Felicidades.
    La fabada no engorda, hace engordar quién se la come.
    ¿Alguna otra obviedad?

    22 febrero 2012 | 10:06

  2. Dice ser ADRICA

    Genial el artículo!!!!!!! Mi enhorabuena por el blog!!!
    Yo particularmente estoy hasta las narices de oír el chorreo constante de “uff el plátano engorda muchísimo, el pan ni te cuento…”
    Y Razzo aunque pueda parecer una obviedad, a veces las cosas mas simples las pasamos por alto y vamos directamente a lo complejo, llegando a tener un millón de pajaritos en la cabeza que no sabemos de donde vienen y que puñetas hacen.

    22 febrero 2012 | 11:34

  3. Dice ser mecmec

    Me gusta el articulo, pero no hablas ni has descubierto nada nuevo. Ya sabemos, al menos a los que nos interesa el tema , que no hay alimentos “malos” o “buenos” lo que hay son dietas, estilos de vida saludables o dietas, estilos de vida no saludables. Ahí esta la causa de engordar o adelgazar para la mayoria de las personas.

    22 febrero 2012 | 12:04

  4. Dice ser R de Bote

    Eso es no tener ni idea de cómo usar el lenguaje correctamente. No leas poesía, majete, no sea que te encuentres con una metonimia y te dé un susto.

    22 febrero 2012 | 12:23

  5. Dice ser Angel

    Gran post: *LOS ALIMENTOS NO ENGORDAN, SOLO SI TE LOS COMES*… ¡plas, plas, plas, plas!

    22 febrero 2012 | 12:33

  6. Dice ser manolo

    Los únicos que engordan son los políticos, los banqueros y los sindicalistas.

    22 febrero 2012 | 12:47

  7. Dice ser yo me sé otro

    Los pedos, en sí, no apestan.
    Apestan al ser humano, a su nariz. A las flores no les huele mal. Luego la nariz es la que huele que apesta.
    Recuerdo un día en que uno se durmió bajo un árbol en el parque a su rescoldo, a media tarde, mientras leía un diario y entró en sopor (esto no hay por dónde cogerlo en línea de tiempo, pero se entiende). Al despertar se dio cuenta de las realidad de la scosas y gritó: fos! el mundo es una mierda!
    Se levantó del banco y dejó el diario atrás, en la papelera.
    -El mundo es una mierda, todo es una mierda, -pensaba.
    Al llegar a su casa, subiendo las escaleras, continuaba con la misma idea de que todo era una mierda, de que el mundo era una auténtica mierda, que todo apestaba a su alrededor. -El mundo apesta, todo es una mierda.
    Al llegar al cuarto de baño, para limpiarse un poco el rostro y aclararse la mente, vio cómo en su frente tenía una caquita de pájaro del árbol donde tomó su siesta reveladora.
    Lo que nos deja la siguiente moraleja: quien a buen árbol se arrima, algún pájaro le caga encima.

    22 febrero 2012 | 12:53

  8. Dice ser Julius

    Razzo, precisamente la fabada no engorda y las personas que se la comen tampoco (o sí) Tú, está claro, demonizas la fabada… lo que dice el artículo es que no hay que hacerlo por el hecho de ser alimentoso recetas tal cual. Ayer comi fabada, oye chico! y aquí estoy… no creo que haya “engordado” ni mucho ni poco. No todos son tan “listos” como tu crees serlo, y el mensaje de la entrada es acertado para entender adecuadamente mucho malentendidos y errores que se asumen con la comida.

    22 febrero 2012 | 12:54

  9. Dice ser Inma

    Jajajajajajajaja, Muy bueno tu comentario “yo me se otro”.

    22 febrero 2012 | 13:00

  10. Dice ser Inma

    Me parece una mi.. este post, nada interesante. Todos sabemos lo que queremos decir cuando hablamos así de la comida. Hablar de este tema es una tonteria.

    22 febrero 2012 | 13:01

  11. el-nutricionista-de-la-general

    No lo creía necesario, pero veo que sí voy a tener que dar una explicación más alla de lo expuesto en la entrada y su porqué.
    No es mi intención descubrir nada nuevo (ni con esta entrada, ni en general en el blog) pero sí hacer, entre otras cosas, una reflexión al frecuente e inadecuado mundo de los mitos alimentario y a las causas que los originan.
    En este caso, existe una tendencia importante por parte de la población general, de los medios de comunicación, etc. a confeccionar listas de alimentos buenos y malos en virtud de su aporte calórico y es un error. De hecho es un error el catalogarlos como buenos o malos en virtud (casi) de cualquier carcterística (pero eso es otro cantar)
    En cualquier caso invito a los actuales y próximos comentaristas a que se lean las normas para comentar un post antes de subirlo y dejar de emitir juicios de valor sin argumentos de mí mismo o de terceras personas. Se ruega un uso educado y útil de los comentarios. Sé que cada entrada no gustará o servirá a todo el mundo, pero a algunos sí.
    Muchas gracias a todos los que estáis ahí

    22 febrero 2012 | 13:10

  12. Dice ser Pasteco

    Si ya lo digo yo,que en este periódico hay un nivelón impresionante de blogs.
    El agua moja.
    ¿Borramos el comentario entonces,como es natural por aquí?

    22 febrero 2012 | 13:12

  13. Dice ser Juan

    Pues estás en un error. Los alimentos sí “engordan”.

    Engordar.
    1. tr. Cebar, dar mucho de comer para poner gordo.
    2. intr. Ponerse gordo. U. t. c. prnl. U. t. en sent. fig.
    3. intr. coloq. Hacerse rico.

    De hecho, la 1ª acepción del verbo es precisamente la transitiva. Así que decir “la patata engorda” o “los alimentos engordan” es totalmente correcto, contra lo que afirmas.

    Lo demás es cogérsela con papel de fumar. Decir “tal alimento tiene muchas calorías” y “tal alimento engorda un montón” es simple y llanamente lo mismo, ya que cuantas más calorías, más engorda un alimento. Y como ves, la diferencia ni siquiera es semántica pues el verbo engordar está bien usado atribuido a los alimentos.

    22 febrero 2012 | 13:18

  14. Dice ser Razzo

    yo me sé otro
    JAJAJAJAJAJAJAJAJA
    Los pedos no huelen, es la pituitaria que lo hace.

    el-nutricionista-de-la-general
    Querido Mr. Blogger este espacio suele ser interesante y aportar información útil.
    No pasa nada, un mal día lo tiene cualquiera.

    22 febrero 2012 | 13:21

  15. Dice ser traz

    A mi me parece que cuando una expresión ya está tan normalizada y extendida, aunque literalmente sea errónea acaba siendo válida, tampoco hay que buscarle tres pies al gato, también decimos mal lo de “yo peso X kilos” puesto que confundimos peso con masa…

    22 febrero 2012 | 13:27

  16. Dice ser Fran

    Menuda chorrada de artículo, con todo el respeto con el que se puede decir eso. Uno se espera un artículo mejor o peor argumentado sobre las propiedades de los alimentos (seguro que nadie se esperaba una gran reflexión, que tampoco hacía falta), y lo que se encuentra es con una tomadura de pelo, sobre utilizar bien la gramática. Un poco de seriedad, porque sabéis de sobra lo que el título y el subtítulo vendían al lector, y con cosas así aunque aumentéis el tráfico en la web lo que hacéis es crearos mala imagen. Y al escritor del ‘artículo’, menudo truño amigo, te puedes dar por satisfecho. Buenos días.

    22 febrero 2012 | 13:28

  17. Dice ser ReinaMorgana

    Una vez más la compresión lectora de muchos brilla por su ausencia…y pretender entender el trasfondo del texto más allá de la obviedad gramatical es darse contra un muro.

    Me gusta como enfocas el blog..

    No me gusta el código de seguridad.

    Feliz día!

    22 febrero 2012 | 13:28

  18. Dice ser Adrià

    En Castellano siempre se ha usado expresiones sin sentido y personalmente no veo nada malo en ellas, ya que se sobreentienden. “Sube la tele”, “tuerce la esquina”, y un largo etc. Cuando se dice “Los frutos secos engordan”, entiendo que si te pasas te pondras como un oso.

    Cada persona debe saber el aporte calorífico necesario para su cuerpo en función de lo que sea capaz de quemar. Por lo tanto, que un alimento “engorde”, se está refiriendo a que si no quemas muchas calorías, te va a costar que no se transformen en esos quilos de mas.

    Yo soy más de números y entiendo que el castellano es el que habla el pueblo, y no como quieren que hablemos la real academia.

    No me sean quisquillosos!!!

    22 febrero 2012 | 13:29

  19. Dice ser J.Garcia

    Mi mas sincera enhorabuena, estan cierto como obvio. Pero, ¿de verdad que habia alguien (con algo de sentido comun y que use algo el cerebro) que no supiera todo esto? Yo creo que la expresion “esto engorda, esto no” es una forma de hablar (otra obviedad). Pero desde ahora tendremos que cuidar nuestras expresiones, y acentuar con un “mas” o un “menos” despues de la palabra engorda para ser mas exactos. !!Tenemos que hablar mas correctamente!!
    De verdad, una expresión no hace daño. Lo interesante hubiera sido que diese datos de alimentos engañosos u otros que al mezclarse si que puedan engordar. Un par de datos interesante para hacer mas completo el texto.

    22 febrero 2012 | 13:29

  20. Dice ser ReinaMorgana

    traz…lo siento pero tengo que discrepar…el hecho de que algo se diga mal no tiene por qué suponer su aceptación por el hecho de que esté extendida…no es más enriquecedor intentar aprender a decir las cosas bien? aunque esa es la tónica de la RAE, en caso contrario no se entiende por qué han aceptado cocreta…bufff

    22 febrero 2012 | 13:31

  21. Dice ser Alex

    Pero esto que eeeeeeeeeessss?

    22 febrero 2012 | 13:33

  22. Dice ser Inma

    Pero vamos a ver, una cosa es decir “cocreta” “almondiga” “gabina” “artobú”.. Que son faltas como camiones, y otra es decir una expresión que no sea muy correcta en ese momento pero que todo el mundo entiende lo que de verdad significa. Como las que comenta Adriá. Eso no es ninguna falta de comprension lectora por parte de nosotros, es simplemente, que nos parece una tontería especificar tanto en algo que todos sabemos lo que quiere decir. Además más importante es como se escribe que como se habla.

    22 febrero 2012 | 14:03

  23. Dice ser Yiyaç

    Estar todo el día sentado leyendo y comentando artículos engorda.

    22 febrero 2012 | 14:04

  24. Dice ser Bego

    Al margen del cachondeo con el uso del lenguaje… veo que, aún con toda la información dietética y nutricional disponible, la mayoría se empecina en relacionar calorias con obesidad…

    Un ratio optimo de proteínas, grasas e hidratos de carbono, de calidad, se entiende… y no tendrás que preocuparte ni por el engorde ni por las calorias…

    No todo lo que entra por la boca es alimento…no todo lo que sale de ella es lenguaje…

    22 febrero 2012 | 14:09

  25. Dice ser a ver si se pega

    He ido al médico y al entrar a la consulta lo he visto leyendo el blog.
    Se ha dado la vuelt ay me ha preguntado que qué me pasaba. Le dije que me dolía una pierna. Ha comenzado a hacer aspavientos al tiempo que decía: -la pierna no duele, duele la cabeza, la pierna no es tuya, ni mía, la pierna no es nuestra. Y le recetó a la cabeza una almohada para que durmiera, porque la otra idea que tuvo cuando lo vi sacar del armario un buen mazo durmión no le gustó mucho a mi entendedera. Eso sí, me aplicó un poco de pomadamazo en la cadera que me eslomó algo, bueno, eslomó a la pierna. Le dije que si eso era bueno. Me preguntó que si para mí o para la pierna. Le dije que para la pierna, a lo que m econtestó con otros aspavientos: -¿tú ves que se queja?
    -Ni la noto, perdón, ni se nota, le comenté.
    Y salí de consulta sano, feliz y contento arrastrándome por los suelos cual culebra.

    22 febrero 2012 | 14:26

  26. Dice ser Sr Tralaa

    Esto me recuerda a un profesor mío que siempre decia…

    “La botella de agua…, no existe…, se dice la botella con agua…”

    22 febrero 2012 | 14:39

  27. Dice ser Lectora

    Me ha gustado mucho encontrarme con esta reflexión. Estoy harta de los alimentos prohibidos. Además, por mucho que haya gentes por acá que les parezca obvio, para mí no lo ha sido. Cierto que de un tiempo a esta parte se ha dejado de sacralizar alguna comida, pero no hace tanto tiempo que se listaban las frutas que eran malas. Todavía se sigue haciendo. Y está bien que alguien ponga sensatez a la discusión.

    22 febrero 2012 | 14:45

  28. Dice ser arg

    Iba a decir que vaya post y comentarios más bizantinos pero llegando hasta aqui digo que son bizarros!!!!….laaaaaa leche.

    22 febrero 2012 | 14:52

  29. Dice ser Sicologo Del Casting De Foolyou

    y en la calle no hace frio,el frio lo tienes tu y no la calle.se agotan las ideas ¿eh?

    22 febrero 2012 | 15:44

  30. Dice ser videochat

    De ahi viene el chiste de “los dulces no engordan, el que engorda eres tu”

    22 febrero 2012 | 16:49

  31. Dice ser Juan

    Inma, lamento decirte que al igual que el “engordar” del autor de este artículo, “almóndiga” no es ninguna falta. Es totalmente correcta.

    22 febrero 2012 | 17:10

  32. Dice ser dani...él

    El aire que respiramos tampoco engorda. Se ha desmostrado incluso que tomarlo correctamente puede ser motivo de adecuación al peso ideal. Nos salva en todo momento de la muerte segura cuando nos falta.
    Indispensable pero en cambio obviado.

    http://tortillismocasero.com/2012/02/21/en-un-suspiro/

    22 febrero 2012 | 20:49

  33. Dice ser Inma

    No te lamentes, tampoco voy a perder el sueño por ello..Lo miraré en el diccionario.
    Yo seguiré llamándolas albóndigas.

    23 febrero 2012 | 08:23

  34. Dice ser Inma

    Mirad esta chica, que bien que lo explica todo en su post: A vueltas con las ‘almóndigas’ y la RAE. http://lachicainoportuna.com/wordpress/?p=62

    23 febrero 2012 | 08:31

  35. Dice ser Lidia

    Lo que se intenta decir aquí es que no hay alimentos prohibidos y que todos los grupos de alimentos se deben incluir en la alimentación diaria.

    Que no se puede razonar de esta forma tan simple, por ejemplo: “Cómo los frutos secos aportan muchas calorías, los frutos secos engordan”. Si se piensa así, se evitará el consumo de este grupo de alimentos, desequilibrando la dieta y pudiendo producir carencias y excesos por otro lado.

    El hecho de que una persona engorde, depende del balance entre el contenido total de calorías que se ingieren en un día en relación con las que se han gastado. Por lo que, es la suma de los alimentos elegidos (y la cantidad de cada uno) a lo largo del día (si es superior a lo que se ha gastado) la que hará que engordemos, si este es el patrón habitual, y no un alimento o grupo de alimentos en concreto.

    Por otro lado, es la cantidad consumida del alimento, la que determinará el número de calorías que estamos ingieriendo. Por ejemplo, el aceite aporta 900 kcal (cada 100 g). De esta afirmación mucha gente sacaría la conclusión de que es un alimento “que engorda” ya que es el alimento que más calorías aporta de todos los que existe. Pero si en nuestra alimentación diaria, consumimos 3 cucharadas soperas al día (30g), nos aportarán 270g, las mismas calorías que nos aportarían 3 manzanas grandes. Entonces…¿Podemos decir que un alimento engorda porque cada 100 g aporta más calorías que otro? ¿Por el hecho de que un alimeno aporte “muchas” calorías es un alimento malo o prohibido? Obviamente no.

    Y este, deduzco yo, que es el fin del artículo. Nada que ver con las conclusiones que por aquí se sacan. Apuesto a los que se mofan de la obviedad de lo tratado en el artículo, que de todo el artículo se han quedado con que “ningún alimento engorda, engorda el que se lo come”, no sabían que ningún alimento por sí sólo tiene la capacidad de engordar (ni de hacer engordar a quién se lo come…) y seguirán sin entenderlo, excluyendo de la alimentación alimentos básicos por considerar que “engordan” como el pan, los frutos secos, las patatas, la pasta…

    26 febrero 2012 | 12:56

Los comentarios están cerrados.