BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Adiós “Mi pirámide”, hola “Mi plato”

Las administraciones sanitarias de los distintos países suelen tener programas con los que se hace educación en materia de salud dirigida a la población general. Uno de los programas más habituales son los referidos a la educación nutricional o consejos y recomendaciones para seguir una alimentación saludable, equilibrada. Entre las herramientas más conocidas desde hace tiempo para hacer llegar estos consejos figura la pirámide de los alimentos. En 1992 el gobierno estadounidense fue uno de los primeros (por no decir el primero) en popularizar este icono a través de su Departamento de Agricultura (USDA). Esta iniciativa fue adoptada por otras administraciones, entre ellas la española que en base a la “Pirámide de la alimentación saludable” de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria 2004 dirigía (y dirige por que aun sigue en vigor) un mensaje gráfico a todos los españoles a cerca de cómo debe ser su alimentación a grandes trazos.

Pues bien, a lo largo de todos estos años la pirámide USA ha sido objeto de distintas modificaciones, algunas demasiado innovadoras como aquella que terminó llamándose “MyPiramid” (mi pirámide) que tenía los grupos de alimentos, de distinto grosor en función de las recomendaciones de consumo, dispuestos en vertical desde la base hacia la cúspide. Lo cierto es que nunca gozó de un gran aprecio ya sea de la población general o de la comunidad científica, era “rara” y en poco tiempo se ha visto sustituida por “MyPlate” (mi plato). Así, en junio de 2011 se presentó esta nueva herramienta de la administración USA de la mano de Michelle Obama. La imagen de “MyPlate” es la que se puede ver al inicio de esta entrada.

La mayor novedad de “mi plato”, a parte del uso de un icono circular frente al triangular, radica en que en un vistazo rápido se puede observar la proporción relativa que los alimentos de origen vegetal han de formar parte de nuestra dieta. Nada más y nada menos que toda la mitad izquierda está constituida por frutas, verduras y hortalizas. Un mensaje que hace bueno uno de los consejos apuntado en otra entrada de este blog, tres consejos en seis palabras. De la mitad derecha destacan los cereales, es decir todos los distintos alimentos con este origen, ligeramente por encima de las fuentes alimentarias ricas en proteínas. Como último elemento tenemos una ración de lácteos en la parte superior derecha.

¿Es entonces esta representación de un plato la forma en la que hay que estructurar todas nuestras comidas? No exactamente. El mensaje es que si pudiéramos poner toda la comida (la de todas las ingestas diarias) con la que nos vamos a alimentar a lo largo de nuestra vida, debería tomar la forma de esta representación por grupos de alimentos.

Dentro de la página de “MyPlate“, bastante extensa y al mismo tiempo clara, existen diversos vínculos para descubrir cómo interpretar todos y cada uno de los distintos apartados de nuestro plato. Creo que el mensaje general con la imagen utilizada, el icono, es bastante claro, más que con el uso de las pirámides. Además, en la página mencionada se dan una serie de claves a modo de resumen para interpretar de la forma más correcta el trasfondo del consejo. De esta forma dan siete consejos para tratar de mejorar la salud a través de la alimentación:

Sobre el equilibrio calórico:

  • Disfruta de la comida, pero con atención a las cantidades. Lo que me parece una auténtica novedad en cuanto a los consejos de alimentación saludable: el primer consejo es que se disfrute de los que se come, desde mi punto de vista una estupenda forma de empezar con las recomendaciones.
  • Evita las raciones grandes o gigantes.

Sobre los alimentos que conviene aumentar su consumo:

  • Procurar que la mitad de “tu plato” esté constituido por frutas, verduras y hortalizas.
  • Sobre el consumo de alimentos de origen cereal, procura que al menos la mitad sean integrales.
  • En cuanto a los lácteos elige los desnatados o, al menos, los bajos en grasa.

Sobre los alimentos que conviene reducir su consumo:

  • Compara el contenido en sodio y sal en la etiqueta de los alimentos elaborados que adquieras y escoge aquellos con un menor aporte.
  • Evita el consumo habitual de refrescos y bebidas azucaradas, la bebida de elección debe ser el agua.

Qué quieren que les diga, a mí me gusta, me parece más llevadero y más práctico que otras herramientas. También es cierto que “My Plate” ha recibido algunas críticas constructivas, de mejora, en especial por parte de la Harvard School of Public Health sobre las que tengo pensado comentarles más adelante.

Entre tanto, ya lo saben, a disfrutar comiendo de una forma más saludable, aunque para eso haya que tener unas ciertas habilidades culinarias… pero eso es tema para otro día.

 

6 comentarios

  1. Dice ser Fan de Larrosa

    ¿Y el jamón de Jabugo que tanto gusta al insigne escritor Antonio Larrosa, como es que no esta puesto y en primer lugar?

    Como que Antonio Larrosa no aparece por ningún lado yo, como admiradora suya les invito a leer su WEb clicando sobre mi nombre

    10 febrero 2012 | 11:08

  2. Siempre interesante sus artículos.

    10 febrero 2012 | 11:19

  3. Dice ser vivian

    El artículo de hoy me ha parecido interesante. La imagen de un plato me parece mucho más gráfica y más acertada que una pirámide.

    10 febrero 2012 | 12:06

  4. Dice ser Andres

    Me parece una buena iniciativa y mucho más facilmente entendible para la gran mayoria de la gente.

    10 febrero 2012 | 12:13

  5. Dice ser Carmen

    En México por norma oficial se utiliza “el plato del bien comer” por lo menos desde 2005 por lo que esto no es novedad y sí, justamente se creó la herramienta al encontrar que la pirámide no lograba transmitir correctamente los principios de una alimentación saludable.

    10 febrero 2012 | 19:52

Los comentarios están cerrados.