BLOGS
El confesionario El confesionario

“Observa la verdad y no la traspases. No calumnies a ninguna gente grande o pequeña”, Ptahhotep

Espíritu navideño en la política catalana

Faltan pocos días para Navidad y eso ya se respira en los despachos de los partidos políticos catalanes y en los pasillos del Parlament. De hecho, en la última sesión parlamentaria, en la que ERC ha facilitado la tramitación de los presupuestos catalanes, los portavoces comenzaban sus intervenciones muchas veces con la frase: “Con espíritu navideño le diré que…” o “Con espíritu navideño le responderé que…”. Pero, no nos engañemos, espíritu navideño no siempre es equivalente a entendimiento, concordia, paz… No en vano esta Navidad están saliendo al mercado novedades editoriales con consejos de cómo cenar y comer con la familia enfadada o con media familia ausente por los malos rollos.

Este mismo es el retrado navideño de la política catalana (y, a nivel de toda España, tres cuartos de lo mismo). Hemos llegado a fin de año con la ‘comunidad del anillo’ -la entente de partidos que impulsó el ‘derecho a decidir’- disuelta y casi casi cada uno por su lado. ICV-EUiA no quiere ni hablar ya de listas soberanistas ni nada por el estilo; la CUP, después de propiciar que se celebrara el 9-N alternativo-del alternativo tampoco está por la labor de hacerse más fotos (ni abrazos) con el president Mas y, ahora, le pide a Podemos que aclare si Pablo Iglesias y los suyos estarían dispuestos a acceder a un referendo catalán si gobiernan. Por lo que respecta a CiU y ERC, ahí están, con Mas y Junqueras reuniéndose sin ningún acuerdo aparente. Y es que Esquerra -pese a la experiencia del 9-N- aún no parece haberse dado cuenta que solo seguirá adelante el proceso soberanista si hace lo que dice el president. Es decir, o se aviene a la lista unitaria y la hoja de ruta que dibujó Mas en su conferencia o parece difícil que el líder de CiU pueda acceder a las condiciones que Junqueras le puso, también, en su conferencia.

Mas y JUnqueras

Mas y Junqueras, tras su reunión en el Parlament. ANDREU DALMAU / EFE

El papel de Esquerra es curioso, porque tiene la llave para que se convoquen elecciones cuanto antes, pero, al mismo tiempo, es la que puede acabar cerrando la puerta, porque Mas se la va a jugar lo justo para no acabar rompiendo la entente CDC-UDC o para sufrir otra debacle electoral. La última encuesta del CEO demuestra que “la aversión al riesgo” de los catalanes aún pesa mucho. Les pasó a los escoceses con su referendo, donde ganó el No, pero es que, según el CIS catalán, aquí también ganaría el No -por poco, pero sería así- si se celebrara una consulta legal. Rajoy no fue Cameron, pero Mas tampoco fue Salmond o, al menos, en su caso, aún.

Cuando peor le va a ERC es cuando se pone a hacer estrategia política. Se vio claramente con el error que cometieron cediéndole el protagonismo a Mas del 9-N en bandeja. Si CiU aún aguanta en las encuestas del CEO es, en buena parte, por el efecto 9-N y el favor de la querella contra Mas que también le hizo, en este caso, el PP. La hoja de ruta que dibujó el presidente de la Generalitat gustaba a la ANC y Òmnium, que, en seguida, dijeron que “sería difícil negarse” a seguir ese camino. Después, llegó Junqueras con su variante, que proponía hacer la suma de otra forma, manteniendo las listas separadas y las siglas de los partidos. ¿Por qué gustaba más la opción Mas a las entidades? Quizás, porque una lista unitaria, con personalidades diversas, se ajustaba más al espíritu de las manifestaciones multitudinarias de la Diada. Por eso, llegamos a Navidad con ese ‘espíritu navideño’ en la política catalana en que no sabes si unos están unidos o, si en realidad, siguen separados.

Los hay, como Ciutadans, que están deseando las elecciones tanto o más que ERC. No en vano, C’s dará el gran estirón en los comicios catalanes -si se cumplen las encuestas-. Pero, lo que parece también claro es que el Parlament estaría más fragmentado que nunca, con récord de partidos. De hecho, si no hubiera una lista unitaria mayoritaria (y tampoco está tan claro que consiguiera una mayoría suficiente), el Parlament quedaría prácticamente ingobernable, con el bloque a favor del derecho a decidir fraccionado y con el bloque españolista-unionista, también. Es decir, ‘espíritu navideño’ total.

2 comentarios

  1. Dice ser yo

    Ay justicia que eres, algo inventado por un ser humano. La justicia debería ser como las matemáticas un resultado único. Porque el poder y el dinero se puede sumar y da el mismo resultado. El pobre y el rico no se pueden sumar por que daría siempre menos. La justicia es el caculo de la gente. Esta se puede sumar dividir etc. Pero el problema es que el resultado no es único, varía según las personas. Más como otro español más, sería juzgado y encarcelado con el mismo cálculo de la justicia.

    19 Diciembre 2014 | 16:31

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    Más cada vez es más y más Más

    Clica sobre mi nombre

    19 Diciembre 2014 | 17:29

Los comentarios están cerrados.