BLOGS
El confesionario El confesionario

“Observa la verdad y no la traspases. No calumnies a ninguna gente grande o pequeña”, Ptahhotep

Festival Bachcelona en CiU

Esta semana se celebran los últimos recitales del Festival Bachcelona en Barcelona, pero un reconocido aficionado a Bach es el que ha dado la nota: Ramon Espadaler, conseller de Interior del Govern de la Generalitat, quien acaba de convertirse en el número 2 de CiU tras la renuncia a la secretaría general por parte de Josep Antoni Duran Lleida. Espadaler, que tiene 20 años menos que su líder en UDC, tiene el cometido de trasladar la temperanza de las suites para violonchelo que tanto le atraen de Bach a las relaciones entre CDC y UDC, los dos socios de la federación nacionalista catalana.

Los últimos meses se había deteriorado la relación entre el jefe de filas de Convergència, el president Artur Mas, y de Unió, Duran Lleida, aunque este último haya negado que esto haya influido en su decisión. En el trasfondo está la consulta. CDC ya se ha mostrado abiertamente a favor no solo de un referéndum, sino de la independencia de Catalunya, mientras que en Unió aún no han decidido qué votarían si se llega a celebrar una consulta.

Las suites para violonchelo de Bach resurgieron en el panorama musical internacional gracias a Pau Casals, el mismo que hizo aquel discurso en la ONU en 1971 donde reafirmó sus orígenes catalanes y su compromiso a favor de la paz, recordando que “Catalunya tuvo el primer Parlamento democrático mucho antes que Inglaterra” y “las primeras naciones unidas”. Hoy en día, las suites de Bach son muy codiciadas por los grandes solistas. Mstislav Rostropovich las interpretó durante la caída del Muro de Berlín y han sonado con fuerza en otros grandes acontecimientos internacionales. Espadaler, seguramente, no sabe el peso que sus admiradas suites de Bach tienen en el contexto histórico reciente, pero, en cualquier caso, le ha tocado lidiar en los próximos meses con otro momento que puede ser crucial en la historia de España.

Duran Lleida y Ramon Espadaler

Josep Antoni Duran Lleida y Ramon Espadaler, exnumero 2 y nuevo número 2 de CiU. ALEJANDRO GARCÍA / EFE

Mas asegura que Espadaler es de su “confianza”, al igual que lo es de Duran Lleida. Pero, a priori, parece ser que en el seno de UDC está ganando también el pulso el sector más soberanista. El nuevo número 2 de CiU vive en Vic, cuyo alcalde es uno de los mayores promotores de la Asociación de Municipios por la Independencia. Espadaler, democristiano, ha recibido una educación dentro del ideario cristiano y catalanista.

De hecho, participó en la elaboración del Estatut de Autonomía de 2006, aquel que impulsó el president Pasqual Maragall, que aprobó el Parlament y que después recortaron el Congreso y el Constitucional, tras el recurso presentado por el PP. Es decir, participó activamente en aquella operación fallida de dotar de más autogobierno a Catalunya y que, con el tiempo, ha dado pie al actual auge del independentismo. El Govern no ha negado nunca que en aquella sentencia del Constitucional contra el Estatut aprobado por la Cambra catalana está el origen del actual conflicto.

Espadaler ya había sido conseller con Jordi Pujol entre los años 2001 y 2003, pero en aquella ocasión se encargó de Medio Ambiente. Ahora, con Mas, es conseller de Interior, una de las carteras más importantes del Govern de la Generalitat. Esto puede jugar a su favor o en contra en su carrera política, dependiendo de cómo vaya solucionando los problemas que periódicamente surgen, por ejemplo, en torno a las actuaciones de los Mossos d’Esquadra. Hasta la fecha, ha cambiado al director de la policía catalana, ha aceptado eliminar las pelotas de goma tras recomendarlo el Parlament y ha tenido que afrontar operaciones polémicas, como el desalojo de Can Vies.

Sea como sea, justo antes del paréntesis de agosto, CiU ha movido ficha para prepararse para el otoño más caliente que se recuerda en Catalunya desde hace décadas. Nada más llegar de las vacaciones, la Diada del 11 de septiembre será otra prueba de fuerza para los movimientos ciudadanos y políticos que defienden la consulta. Más o menos por esas fechas, con la ley de consultas catalana aprobada, Mas deberá firmar el decreto de convocatoria del referendo si quiere que se celebre el 9N. Entre medio está la esperada reunión entre presidentes, justo después de que se hagan públicas las balanzas fiscales. Rajoy jugará la carta de la mejora de la financiación, pero con el pacto fiscal ya no hay suficiente para los partidos a favor del derecho a decidir. Incluso Duran Lleida aceptó concurrir a las últimas elecciones catalanas con un programa de CiU en el que se mostraba favorable a la consulta.

Tampoco hay que olvidar que CiU no es el único partido que está haciendo movimientos internos antes de otoño. Es notorio el cambio de líder y de dirección en el PSC, con Miquel Iceta (que ya ha comido con Mas en el Palau de la Generalitat), así como otros partidos, como el propio PPC, que no hace mucho también hizo retoques en su cúpula. No solo CiU, sino todos los partidos catalanes están preparándose para una segunda mitad de año que se prevé tan intensa como esas suites de Bach. Ahora solo falta saber quién será el encargado de tocar el violonchelo.

Los comentarios están cerrados.