BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Suicida al desnudo

Querid@s,

Les voy a contar la historia de un desnudo. El de Francesca Woodman. Esta americana, algo chiflada, comenzó a sacar retratos a la temprana edad de 13 años, pero sólo pasó a papel 500 fotografías. Dejó en este mundo también varios miles de negativos que jamás reveló en ningún estudio, pues pensaba que no valía la pena que vieran la luz.¿Curioso no?

Conociendo su historia pienso que quizás no le dio tiempo. La suya fue una vida truncada, cuando a los 23 años se suicidó tirándose por la ventana de su apartamento de Manhattan. Antes de hacerlo, dejó una carta que no dejó ni deja hoy en día indiferente a nadie. “Preferiría morir joven dejando varias realizaciones, en vez de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas.”

Francesca Woodman, About Being My Model, Rhode Island, 1976

Francesca Woodman, About Being My Model, Rhode Island, 1976

Antes de suicidarse, Woodman exploró temas como los sexos, la representación, la sexualidad y la corporalidad. El tema más recurrente de su obra fue su propio cuerpo, su ser, ella. Utilizó la fotografía como su medio de expresión más personal, como si llevara la piel del revés, convirtiendo así su cuerpo en el único objeto de su trabajo. Así descubrimos en su obra un gran número de autorretratos en los que siempre aparece desnuda. Pero no siempre de la misma forma. En unas fotografías Francesca expone su desnudez sin tapujos y libremente y en otras, la oculta. Esta dualidad desnudez – ocultismo subraya su genial pero tormentosa personalidad. Para más INRI se fotografiaba en interiores decadentes, vaticinando, creo yo, su fatal desenlace.

Tenía talento, era joven, y como los héroes murió antes de tiempo. A pesar de haber desaparecido hace más de 30 años, su obra sigue trasmitiendo la fuerza de ese alguien (ella misma) que fotografiaba porque siempre estaba disponible”.

Si les ha picado la curiosidad, sólo tienen que escaparse a Amsterdam, y después de darse unas vueltas por el Red Light District, dejarse caer por el museo Foam, donde se expone la retrospectiva, Being an Angel, de esta artista excepcional que siempre se mostró como Dios la trajo al mundo.

Que follen mucho y mejor

 

 

2 comentarios

  1. Dice ser john

    Una persona así no debía estar muy buena de la cabeza.
    Seguro que a día de hoy sería una feminazi

    25 Diciembre 2015 | 19:09

  2. Dice ser preciosa desnuda

    Demasiado racional y sensible para este mundo tan fanático.

    25 Diciembre 2015 | 23:58

Los comentarios están cerrados.