BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘best seller’

Un superventas llamado El Pollo Pepe

Jamás olvidaré la primera vez que me topé con El Pollo Pepe, un librito de apenas diez páginas con ilustraciones y pop-ups para niños de entre 1 y 3-4 años que me cautivó desde el instante en que lo hojeé.

Me lo enseñó hace tiempo una amiga librera que por aquel entonces ya llevaba dos décadas batallando entre anaqueles. Hablábamos de best sellers, de novelas ‘por encargo’, de cifras de ventas y de los entresijos del mercado del libro cuando, de pronto, con una mirada entre desafiante y pícara pero con la solemnidad de quien está a punto de revelar una información crucial, me soltó a bocajarro:

 

– Librera: Regina, ¿Quieres conocer al superventas más discreto y fiable de las librerías?- Regina: ¿Qué? ¿Cómo?

– L.: Mira, te presento a El Pollo Pepe, de SM. Un best seller que sin zarandajas mediáticas se vende como churros. Es adorable, a mi me encanta y, lo que es mejor, a los niños de hasta 5 e incluso 6 añitos les vuelve locos.

– R.: ¿Ja, ja, ja? ¡Mira qué portada tiene!

– L.: Verás, es la historia de el pollo Pepe: come y come y come y va creciendo. Pero, cógelo, es algo que tienes que ver.

 

– R.: ¡Ja, ja, ja! ¡Me encanta! Mírale ahí, espatarrado. ¡Ja, ja, ja!

– L.: Sí, es genial. Salió por primera vez a finales de los noventa con otro de un perrito que pasó desapercibido. Hoy comparte colección con La Cerda Clea, pero no parece tener el mismo magnetismo con los peques…

– R.: Es que por lo que veo El Pollo Pepe es mucho pollo Pepe, ¿no?

– L.: Sí, y no sólo es que el libro es una delicia, es que te puedo asegurar que, en su campo, le da cien vueltas a Stephen King y Ken Follet juntos. ¡Procura tenerlo siempre en reginaexlibrislandia!

 

Y ahí nos quedamos las dos, diseccionando un libro que, desde entonces, es uno de mis favoritos y que, como bien me advirtió mi amiga librera, se vende continuamente, por lo que siempre encontraréis entre cinco y diez ejemplares de El Pollo Pepe en mis confines.

Y aún os digo más, aunque este regio pelucón que os escribe no deja de recomendarlo, no debo ser la única pollopepeadicta, porque este mes la editorial lanza su novena edición y, agarraros queridos, de la octava que salió a la venta en mayo de 2008 se han vendido nada menos que 15.000 ejemplares.

Así que, ojito Larsson, Falcones, Follet, Ruíz Zafón y compañía del entramado editorial que El Pollo Pepe anda suelto por nuestras librerías y no sólo se hincha a comer trigo y cebada, sino también se está hartando de vender ejemplares en España… ¡literalmente!

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿conocíais al pollo Pepe? ¿Quién, cómo y cuándo os lo presentó? ¿Qué os parece? ¿Por qué no se da covertura mediática a este tipo de libros?

¿Un best seller en papel higiénico?

Mi bibliofilia y yo siempre hemos defendido la idoneidad de cualquier momento y lugar para leer, incluido el cuarto de baño. Pero con lo que ni ella ni yo contábamos era con la insaciable capacidad de la Providencia Librera para cuartearnos los principios reginos con un desconcertante ardid en forma de noticia llegada del remoto Japón.

Porque hoy apenas habíamos metido mi pelucón y yo el morro en el tercer café mañanero cuando uno de mis libreros me plantó, visiblemente exaltado, un extraño texto impreso en las retinas:

 

 

 

Sí, yo también tuve que leerlo otra vez, porque no daba crédito. El escritor japonés Koji Suzuki, autor de la novela The Ring, aceptó el reto de escribir un relato de terror a la medida de un rollo de papel higiénico para que se publicara precisamente en dicho soporte.

Pues bien, así nació The Drop (La gota), un relato de terror ambientado en un excusado que se extiende en 80cm de papel y cuesta unos 1,6 euros.

Y no sólo eso, sino que, según parece, se está hinchando a venderlo: en apenas dos meses se lo han comprado 80.000 lectores a través de Internet, supermercados y librerías.

Y aquí es donde, como para arrancarme de mi estado de shock, mi librero me soltó una de sus bofetadas dialécticas:

 

Mmm, estooooo, Regina, ¿tú estarías dispuesta a vender libros en rollos de papel higiénico?

Y yo, reginaexlirbrislandianos de pro, aún he sido incapaz de contestar…

 

Así que decidme, queridos, ¿cómo encajaría vuestra bibliofilia y pasión por las librerías el toparos con libros en rollos de papel higiénico en la vuestra? ¿Los compraríais?¿Qué pensáis de la iniciativa?

Eso sí, de entrada os aseguro que al menos de aquí a unos días en reginaexlibrislandia miraremos los rollos de papel higiénico con otros ojos más… bibliófilos.

¿Comprarías libros en máquinas expendedoras?

Si hay algo que temo más que a los números rojos y a los incendios eso es, sin duda, la posibilidad de que mi afán de supervivencia librera termine por desvirtuar la esencia de reginaexlibrislandia. La mía ha de ser una librería única, como un traje hecho a medida por la más minuciosa de las modistas.

Por eso cuando de lo que se trata es de introducir cualquier cambio en mis confines analizo la idea hasta que me humea el pelucón. Sí, queridos, disecciono pros, contras y vuelta a empezar, porque si hay algo que mi experiencia vital me ha enseñado es que la ignorancia es tan atrevida como insensata.

Y es justo aquí donde entráis vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, este mi coro de ángeles de la guarda bibliófila traídos aquí por la Provivencia Librera y siempre dispuestos a darme vuestro impagable punto de vista.

Sí como cuando debatimos sobre mi guerra a las etiquetas adhesivas con los precios de los libros, o sobre cómo tenía que colocar la librería, o acerca de si debía marcar aquellos libros que yo recomendara, e incluso el escabroso tema de los seudónimos. Y, bueno, eso sin olvidar mi particular adaptación de la fórmula ¿Te gustó este libro? Prueba con éstos, versión reginaexlibrislandia y hasta si debía o no vender ‘audiodiscos’ en mis confines.

Pues bien, el reginaexlibrislandazo que me planteo ahora dar es la colocación de una máquina expendedora de libros en la mismísima puerta de reginaexlibrislandia.

Eso, queridos, teniendo en cuenta que estaría operativa cuando la librería tuviera el cierre echado o, lo que es lo mismo, de noche y en fiestas de guardar.

La idea es estar para mis clientes en caso de emergencia bibliófila, aunque obviamente no de cuerpo presente.

El precio sería ligerísimamente superior que en tienda para cubrir el mantenimiento de la máquina, y en el aparatejo colocaría una selección de títulos (novedades, mis recomendaciones, los más vendidos en mis confines, etc)…

Así que, decidme, ¿compraríais libros en una máquina expendedora? ¿Pros? ¿Contras? ¿Os habéis topado alguna vez con alguna? ¿Qué pensásteis?

El Fuego, de K. Neville y continuación de El Ocho, a la venta el 29/12/08

Menos mal que encajo divinamente las bromitas que la Providencia Librera tiene a bien en gastarme, porque cuando a la muy perra le da por ponerse creativa tiemblo toda yo.

No sé, una cosa es que Ella quiera que yo cuente que la continuación de El Ocho de Katherine Neville se titula The Fire y sale hoy a la venta en el mercado anglosajón, y que en España Plaza & Janés la saca el próximo 29 de diciembre como El Fuego, y otra muy distinta que para que trasmita ese sencillo mensaje casi me pulverice de un infarto.

Juzgar vosotros, queridos. Hoy ha sido poner un pie en reginaexlibrislandia y antes incluso de darme tiempo a enchufar la cafetera un curioso ruido como de aleteo me ha revelado la súbita aparición de dos alitas a ambos lados de mi pelucón. Y no sólo eso: en mi mano derecha se materializó una especie de garrota que resultó ser un caduceo, y en la izquierda una edición en rústica de El Ocho, de Katherine Neville.

Regina, tesoro, me dije, ¡ATA CABOS! Yo sé que tu sabes que ambas sabemos que ésto solo puede significar una cosa: ya hay fecha y título para la nueva novela de la Neville y tú lo contarás PERO YA en cuanto lo confirmes con la editorial. Para eso, cielo, te ha vestido de Hermes

Así que me puse manos a la obra. Primero porque ya hay unos cuantos reginaexlibrislandianos de pro que me han preguntado por esta novela en cuestión -“Regina, ¿cuándo sale la continuación de El Ocho?”-, tanto en la librería como por estos pazos virtuales (¿verdad, Fun?).

Y segundo porque el ruidito de las dichosas alitas me estaba poniendo oligofrénica y quería que se volatilizaran. Bueno, eso y que verme aferrada al caduceo intranquilizaba bastante al resto de libreros, que procuraban evitarme con exquisita discreción.

Total, que en un par de llamadas tuve las respuestas que buscaba. The Fire sale hoy a la venta en inglés y a España llegará el 29 de diciembre, lunes, como El Fuego, en Plaza & Janés por 23,30 euros.

Se trata de la continuación de uno de los bombazos editoriales más impresionantes de finales del S.XX, El Ocho, que vio la luz a finales de los 80 y que aún hoy se vende durante prácticamente todo el año, por aquello del boca a boca. Os lo digo en cifras: lleva más de diez millones de ejemplares vendidos en España.

Obviamente El Ocho está disponible en ediciones rústica y de bolsillo, y para quienes aún no os zambullísteis en un thriller histórico que es de ese tipo de libro que te cautiva y obsesiona por igual, quizá este sea el momento de cogerlo para así enganchar -o no- con su esperada continuación.

Va la sinopsis que aparece en la contraportada de El Ocho, por si queréis calentar motores antes de la llegada de El Fuego, su continuación:

Pasado y presente se entrecruzan magistralmente en esta monumental novela de una autora de verdadero culto en todo el mundo. Desde Carlomagno hasta nuestro días, se dice que quien logre reunir todas las piezas de un legendario ajedrez gozará de poderes ilimitados. Las piezas, confiadas a unas monjas, se dispersan en plena Revolución francesa. Ciento ochenta años más tarde, la intrépida Cat recibirá el encargo de volver a reunirlas… Tras las míticas piezas del ajedrez de Montglane se oculta un secreto celosamente preservado durante siglos…

Y vosotros, queridos reginaexlibrislandianos de pro, ¿leísteis El Ocho? ¿Lo conocíais? ¿Habéis leído algo de Katherine Neville?