BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘urbanismo’

César Manrique nos enseñó a emocionarnos con el paisaje

Francisco Galante, catedrático de Historia del Arte, durante la entrevista.

Francisco Galante es de esas pocas personas en el mundo que no tienen teléfono móvil. Ni lo quiere ni lo necesita. Catedrático de Historia del Arte en las universidades de La Laguna y Lovaina, vive a caballo entre ambas ciudades tan radicalmente diferentes sin necesidad de estar hiperconectado. Miembro del consejo asesor de la Fundación César Manrique, artista al que conoció, frecuentó, admiró y estudia, ha heredado del creador lanzaroteño su fascinación por el paisaje.

César Manrique habría cumplido el pasado 24 de abril 98 años. Quiso la fatalidad que muriera en un accidente de tráfico en 1992, en la rotonda de entrada a la sede de la fundación que lleva su nombre, inaugurada apenas seis meses antes. Fue el gran valedor del paisaje de Lanzarote, al que encumbró en su sencillez volcánica a la categoría de obra de arte. Gracias a una sensibilidad militante logró preservar un territorio único, que a su muerte ha empezado a deteriorarse a una velocidad de vértigo, la impuesta por los especuladores a los que la personalidad arrolladora de Manrique había logrado frenar durante décadas. Lee el resto de la entrada »

Llega a España la Bosquescuela, colegios infantiles al aire libre

Bosquescuela

Félix Rodríguez de la Fuente no fue al colegio hasta los 10 años. Su escuela fue el monte; sus profesores los pastores. La que él mismo denominó “agreste infancia” en Poza de la Sal marcó su futuro profesional, pero ante todo forjó una arrolladora personalidad de éxito: aventurera, curiosa, entusiasta.

Esta semana he estado con Francesco Tonucci, el famoso psicopedagogo y dibujante italiano empeñado en rediseñar las ciudades pensando en los niños.Niños

  • Ciudades donde los más pequeños jueguen solos en las calles y vayan también solos al colegio.
  • Ciudades con grandes parques en los que poder adentrarse sin adultos.
  • Ciudades que les permitan aprender del riesgo y la aventura de explorar el mundo por sí mismos.

En su opinión, cuanto más curiosos e independientes sean nuestros hijos, más y mejor desarrollarán sus capacidades pero, sobre todo, más felices serán.

Félix sería la demostración de lo acertado de estas teorías. Aunque seguramente más de uno dirá:

“Eso de jugar los niños en la calle o en el campo se podría hacer antes, pero ahora es imposible. Los pueden raptar o atropellar un coche”.

¿Imposible? No tanto. Precisamente también estos días se ha presentado en Cerceda (Madrid) la primera Bosquescuela de España. Educación infantil al aire libre, bilingüe y homologada, un sistema ya implantado con gran éxito en el norte de Europa.

Según un estudio de la Universidad de Heidelberg, los niños que estudian en el bosque, haga frío o calor, siguen mejor el ritmo de la clase, prestan más atención, hacen sus deberes de forma más autónoma, respetan mejor las reglas, resuelven conflictos de forma más pacífica, se expresan y argumentan mejor, son más creativos y tienen más fantasía.

No por casualidad, la promotora de esta peculiar escuela forestal es la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

La industria turística vuelve a la naturaleza

Echium_Wildpretii_at_The_Teide

La curiosidad nos hizo turistas. Los griegos ya viajaban a Olimpia para disfrutar de sus famosos juegos olímpicos ¿Turismo deportivo? Los romanos llegaban de muy lejos para disfrutar en Roma de las termas de Caracalla. ¿Turismo termal? En la Edad Media se cruzaba media Europa haciendo el Camino de Santiago. ¿Turismo de aventuras? ¿Turismo cultural?

En 1841 Thomas Cook creó en Inglaterra la primera agencia turística de la historia. Comenzó dando cobertura a una reunión británica antialcohólica, pero los siguientes viajes los dedicó a visitar las exposiciones universales de Londres y París. ¿Turismo de congresos? Poco tiempo después puso de moda viajar a Suiza para dar a conocer su paisaje alpino. ¿Turismo de naturaleza?

Hoy el turismo moviliza a casi 1.000 millones de personas al año, 60 millones en  España. Estos días se celebra en Madrid la feria FITUR, donde he podido comprobar el escaso interés que despierta el turismo de sol y playa. Sigue existiendo, es verdad, pero ya no vende solo. Para distinguirse necesita hablar de paisaje, cultura, naturaleza, gastronomía o deporte. Y cuanto más cercano al territorio se presenta más seduce al visitante.

Me alegro por el cambio. Hace años hablar de turismo rural, ornitológico o geológico sonaba imposible. Hoy es justo lo contrario. No existe región que no reconozca la importancia de sus bosques, de sus especies protegidas, de sus montañas y ríos, de sus espacios naturales. Esos elementos únicos amenazados por el hormigón, cuya protección se consideró un freno a las economías y que se han convertido en reclamos turísticos, en potentes generadores de bienes y servicios.

Los que arrasaron su entorno se tiran ahora de los pelos tratando de llevar turistas a degradados lugares cuyo único atractivo es la cerveza barata.

Foto: Tajinaste rojo (Echium wildpretii) en El Teide (Tenerife). Wikimedia commons.

Otras entradas relacionadas:

Unos niños ofrecen dinero a monjas taurinas a cambio de suspender corrida de toros

san_pedro

Las monjas de La Aguilera (Burgos) organizan mañana sábado una corrida de toros con la finalidad de recaudar fondos para restaurar su monasterio, el impresionante santuario de San Pedro Regalado, patrono de los toreros. Las entradas se pueden comprar por internet y también hay fila cero.

Una historia muy parecida a la película de “La becerrada” (1963), donde Fernando Fernán Gómez y Amparo Soler Leal trataban de salvar una residencia de ancianos al cuidado de monjitas. Sólo que estas burgalesas de la congregación Iesu communio son neo-monjas con hábitos vaqueros, lideradas por una polémica fundadora y abadesa de nombre también muy taurino, sor Verónica Berzosa. Responsable de promover la construcción, sin la preceptiva licencia urbanística, de un aberrante edificio conventual junto al noble conjunto barroco al que destroza.

Pero por suerte los tiempos han cambiado. A la gente cada vez le gusta menos los espectáculos de tortura taurina. Como a los niños de la protectora de animales El Cuarto Hocico, formada y dirigida por alumnos de una escuela de Muel (Zaragoza), quienes enviarán 1.000 euros a las monjas si a cambio suspenden la corrida.

En una carta remitida a las religiosas, los sensibles chavales afirman:

“No llegamos a entender que para conseguir algo material sea necesario hacer sufrir a otro ser, y aún menos en un espectáculo público que nos da mal ejemplo a todos y transmite un mensaje a la sociedad de que la violencia es buena”.aguilera

Estoy con ellos. Beneficencia y tortura casan muy mal. Tan mal como ese mamotreto recién levantado a mayor gloria del mal gusto. Es más. Les pediría que, una vez suspendida la corrida, busquen dinero para derribar el horroroso nuevo edificio y se empeñen en recuperar las nobles dependencias antiguas. San Pedro Regalado, los amigos del patrimonio y hasta los toros les estaríamos inmensamente agradecidos.

En la imagen superior, antiguo grabado que representa el milagro de San Pedro Regalado de apaciguar un toro y por el que se le considera patrón de los toreros. Animal al que, por cierto, el santo quitó las banderillas y lo dejó ir sin hacerle ningún mal ni permitir que nadie se lo hiciera. Algo que deberían recordar los taurinos.

La segunda imagen (publicada en el blog Ex Orbe)demuestra el tremendo impacto urbanístico que la nueva obra de La Aguilera tiene en un conjunto monumental de inmenso valor patrimonial. Por si alguno tenía dudas.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Los amores urbanos matan a dos dragos centenarios

Drago2

El drago (Dracaena draco) es un árbol mágico, legendario, de roja savia medicinal y piel semejante a la de esos dragones a quienes pudo conocer. En la isla más occidental de todas las Canarias, El Hierro, en el municipio más alejado, La Frontera, y en su localidad más extrema, Tigaday, había uno gigantesco, fabuloso. Tenía 240 años. Dos siglos y medio luchando contra temporales de toda potencia. Pero esta semana no pudo más. Los últimos vientos huracanados lo arrancaron de raíz y estrellaron su cuerpo fibroso contra el suelo. Hoy es una triste montaña de astillas.

Dicen que estaba enfermo. Es verdad. Pero su mal no fue ni un hongo ni un insecto. Drago de FronteraLe mataron las recientes obras de urbanización de la zona. Le asfaltaron todo el entorno, rodearon con un muro de piedra y apuntaron con focos halógenos. Quisieron ponerlo en valor y se olvidaron de lo más importante: sus raíces. Tantas zanjas, tantas heridas, acabaron con él poco a poco. El viento tan sólo le dio el empujón final.

Ocurrió lo mismo con otro drago centenario. Era un bicho raro, un endemismo canario en la huerta alicantina de La Vila Joiosa. Y hace apenas un mes fue igualmente tumbado por el viento. Pero no. También a éste le había matado antes la expansión urbanística. Esa misma que se llevó por delante la alquería de sus antiguos dueños junto a viejos naranjos y almendros. Le mató el ajardinamiento del entorno después de haberle sajado la vida con zanjas y brutalidades de todo tipo. Un trozo de su cadáver se guarda ahora inútil en el Museo Arqueológico de la localidad, mustio recuerdo de lo mal que cuidamos de nuestros árboles ancianos.

Es verdad. Tanto en El Hierro como en Alicante prometen plantar otros dragos como sustitutos de los muertos/matados. Pero nunca será lo mismo. Y además, seguro que los quieren ya grandes ¿De dónde los arrancarán?


Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Arrasado un miniparaíso botánico de Madrid que dificultaba su urbanización

Plantas destruidas Organizaciones ecologistas han denunciado la destrucción de un miniparaíso botánico localizado en las inmediaciones del Centro de Transportes de Coslada (Madrid).  La presencia de 350 especies botánicas existentes en una parcela de 10 hectáreas, propiedad de COFARES (empresa farmacéutica que se dedica a la distribución de medicamentos), dificultaba su urbanización. Ante las advertencias de los científicos respecto a la necesidad de preservar este rincón de frágil flora natural, el final no ha podido ser más salvaje. Destruido el lugar, ya no hay nada que proteger. ARBA, la Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción y GRAMA temían que algo parecido pudiera suceder tras los sucesivos descubrimientos de especies muy raras en estos terrenos. En La Crónica Verde también temíamos lo peor cuando hace un año nos hicimos eco del problema. Desde que en 2005 se descubrieran varias especies raras se viene pidiendo protección para la parcela, incluida la declaración de una microreserva. Había alternativas, como la posibilidad de permutar estos terrenos por otros del CTC (propiedad de la Comunidad de Madrid, Cámara Oficial de Comercio e Industria de Madrid y el Ayuntamiento de Coslada). Pero la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio hizo oídos sordos a las propuestas. Para el profesor Juan Manuel Martínez Labarga, descubridor de buena parte de las especies del ahora destruido pastizal,

“se ha arrasado un ecosistema único no descrito para la ciencia, con especies rarísimas, algunas únicas a nivel mundial. Resulta incomprensible que una empresa farmacéutica haya destruido tanta biodiversidad y patrimonio genético”.

De acuerdo con un comunicado de prensa difundido por los ecologistas, se ha destruido la mejor población mundial conocida de Cynara tournefortii (alcachofa silvestre), la única población conocida en el mediterráneo occidental de Triticum boeoticum (trigo silvestre precursor de los trigos domésticos actuales), la mejor población ibérica de Malvella sherardiana (pequeña malva), las únicas poblaciones madrileñas de entidad de Convolvulus humilis (pequeña correhuela)Geropogon hybridus (bella flor estrellada)Teucrium spinosum (herbácea anual) y las mejores poblaciones madrileñas de Klasea flavescens (pequeño cardo)Linaria caesia (herbácea de hermosas flores amarillas)Scolymus maculatus (pequeño cardo de floresamarillas)Astragalus scorpioides (leguminosa con frutos que recuerdan a la cola del escorpión), etc. Igualmente se han visto afectada una población degrillo de visera (Sciobia lusitanica), especie catalogada como “sensible a la alteración de su hábitat”.

Todo ello es ya historia. Triste historia de la destrucción lenta pero implacable de nuestro patrimonio natural. Pasos adelante hacia un abismo de pobreza biológica. De ceguera desarrollista. De estupidez humana.

En la foto superior, algunas de las especies cuyas poblaciones madrileñas han sido destruidas (ARBA Bajo Jarama). — Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Una buena noticia (al fin) sobre medio ambiente en España

Llevamos meses recibiendo malas noticias medioambientales como quien recibe bofetadas en la cara, una detrás de otra. Por ejemplo los incendios. 2012 está siendo el año con más incendios forestales desde que hay estadísticas. El fuego ya ha arrasado 140.000 hectáreas, más del triple que el año pasado, destruyendo selvas únicas como Garajonay. O el nuevo anteproyecto que trata de reformar radicalmente la Ley de Costas para favorecer los intereses privados en detrimento del bien público. O la pretendida instalación de un parque eólico a las puerta de Monfragüe. O que como en los duros años de la dictadura, la propia Administración se lanza al exterminio del lobo ibérico, incluso en sus Parques Nacionales, matando hasta a los animales que estudia con GPS como el pobre Marley.

Necesitaba una buena noticia, aunque fuera pequeña. Y me ha venido hoy de la mano de mis queridos alimoches, los famosos buitres sabios. La noticia es ésta: Personal  del Gobierno de Aragón ha liberado en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) a dos pollos de alimoche nacidos en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca (Pastriz). Procedían de dos huevos rescatados de un nido en Alfocea, donde el macho murió por envenenamiento mientras los incubaba.

Según relata la Agencia Europa Press, en apenas cinco horas desde la muerte del ejemplar adulto se rescató la puesta de dos huevos y fue trasladada a una incubadora. Una semana después nació el primer pollo de alimoche, que tuvo que ser asistido durante su nacimiento por encontrarse demasiado débil para eclosionar por sí mismo. Cuatro días después nació el segundo pollo.

Sus primeros días los pasaron en una nacedora de la sala de cría del Centro de Recuperación de La Alfranca, donde ambos fueron criados mediante marionetas que imitan a los adultos de estas rapaces y donde no mantuvieron contacto visual con sus cuidadores, salvo para comprobar el estado de salud y de crecimiento. De esta forma se evitó que se acostumbraran a la presencia humana.

Una vez que fueron capaces de ingerir alimento sin ayuda de las marionetas se les trasladó a una jaula exterior con un nidal artificial, en el que permanecieron hasta completar el crecimiento total de sus plumas de vuelo. Posteriormente fueron pasados a un parque de vuelo, donde han permanecido durante más de un mes, junto con más aves rapaces, ejercitando sus músculos antes de ser liberados.

Sí, ya lo sé. Tan sólo es una gota de alegría en un mar terriblemente revuelto. Pero demuestra que todavía se hacen las cosas bien. Que a pesar de la crisis hay profesionales y voluntarios como la copa de un pino empeñados en lograr un mundo mejor mientras otros se obcecan en quemarlo, hormigonarlo y envenenarlo. Esos dos alimoches son la esperanza. Muy pronto iniciarán su largo viaje a África. Esperemos que cuando regresen a estas tierras dentro de unos años nuestro país haya mejorado. Cruzo las plumas por ellos.

Foto: CSIC

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

El feísmo se extiende por las plazas de medio mundo

Mirad esta foto y dadme vuestra opinión. Me la envía el gabinete de prensa del Ayuntamiento de Antigua, en la isla de Fuerteventura, Reserva de la Biosfera y centro turístico de primer orden. Es la nueva plaza que han inaugurado en la localidad de El Castillo, todo un ejemplo de libro del feísmo arquitectónico. Miradla y decidme si no os da la misma vergüenza que a mí. Esos árboles esqueléticos en alcorques mínimos, esos enlosados de hormigón alternando con retazos de césped artificial, esos focos en plan campo de fútbol terriblemente provocadores de contaminación lumínica, esas palmeras americanas en la tierra de la palmera canaria, esas papeleras de madera tropical, esos bancos de cemento,…

Sus promotores son los mismos políticos a los que luego se les llena la boca con palabras tan rimbombantes como desarrollo sostenible, paisaje, defensa de los cielos nocturnos, ecología y medio ambiente.  Sus ejecutores (de ejecutar, asesinar el paisaje a sangre fría) son arquitectos de pantalla de ordenador totalmente descontextualizados del mundo real que hacen sus proyectos igual para Canarias que para Gambia o Estocolmo.

Sí amigos. Es la terrible plaga del AutoCAD, el programa favorito de los arquitectos de escuadra y cartabón desbrozador, de las plantillas replicantes y de los arbolitos de copiar y pegar para los que nunca se tiene en cuenta algo tan obvio como que esos árboles crecen. Desde hace dos décadas su fea mano se extiende sin pudor por plazas y calles de medio mundo a la sombra de una supuesta propuesta minimalista, moderna, cool. ¿Se sentirán orgullosos de tamaño bodrio?

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Un gran centro de transportes amenaza a las últimas alcachofas silvestres de Madrid

¿Puede una alcachofa silvestre paralizar la construcción de un gran centro logístico de transporte? Lo lógico es que lo lograra, pues es deber de todos los gobiernos garantizar la preservación de la biodiversidad evitando la extinción de las especies, pero son malos tiempos para la protección de la naturaleza.

Este es el drama que se cierne sobre uno de los últimos pastizales sobre arcillas verdes de la Comunidad de Madrid, refugio de dos especies vegetales amenazadas, Malvella sherardiana y Cynara tournefortii. Ambas están a punto de desaparecer por unas obras promovidas por la distribuidora farmacéutica Cofares, con el apoyo de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Coslada.

En un solar de apenas 10 hectáreas se encuentra una extraordinaria diversidad de plantas, más de 200 especies. Por culpa del desmesurado crecimiento urbano, muchas de ellas tienen en este enclave su último refugio en la comunidad de Madrid, tras la destrucción de los restantes hábitats donde sobrevivían.

En el caso de una rara alcachofa silvestre, Cynara tournefortii, aquí se localiza la mejor población mundial. Sin embargo, su inclusión en la Lista Roja 2008 de la Flora Vascular publicada por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, y la Sociedad Española de Biología de Conservación de Plantas, no parece suficiente para garantizar su conservación.

Puestos de trabajo, crisis, desarrollo,… ¿No hay otros terrenos industriales en Madrid donde poder invertir sin necesidad de destruir nuestro patrimonio natural? Para evitar su desaparición, desde Ecologistas en Acción se ha puesto en marcha una ciberacción. Actúa ahora y pide a las autoridades que no se carguen esa última pradera madrileña de biodiversidad. Tan sólo firma en este enlace. ¿O es que piensas que el desarrollo económico está por encima de plantas, animales y paisajes?

Más información: Arba Bajo Jarama; Actuable.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde).

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Cuando el feísmo de los desastres rurales se hace arte

Una de las primeras lecciones prácticas que me dio el ya fallecido catedrático de Historia del Arte Alberto C. Ibáñez fue la de descubrir con estupor cómo bellísimos edificios históricos de los pueblos estaban siendo destruidos sistemáticamente por el feísmo de los cada vez más numerosos analfabetos del buen gusto. Propietarios de viviendas añejas, cargadas de belleza, afanados en destruir con uralitas, balaustradas, marcos de aluminio, cemento y hormigón auténticas joyas de la arquitectura tradicional y nobiliaria.

Me los señalaba Ibáñez con tristeza en nuestros viajes de catalogación del patrimonio histórico-artístico burgalés. Hombre sensible, los fotografiaba todos con pena infinita en lo que él llamaba su particular Galería de los Horrores.

Hoy he vuelto a acordarme de mi querido profesor de la mano de unos buenos amigos de El Bierzo. Igualmente sensibles hacia el patrimonio cultural y natural, han tenido la genial idea de organizar DesARTES RURALES. Se trata de la Primera Bienal Internacional sobre arte moderno y experimental de las sociedades rurales. Una reflexión sobre el feísmo y  lo sencillo. Sobre las intervenciones desafortunadas, pero también sobre artistas anónimos que hacen maravillas estéticas con su quehacer cotidiano. Sustos y disgustos, alegrías y sonrisas, nos arrancan esas intervenciones en el mundo rural que a poco que vayamos con los ojos abiertos nos encontraremos por doquier.

La idea va más allá de una exposición. Han abierto un blog donde nos proponen hacer entre todos una macroexposición colectiva virtual con todas las fotos de estos desartes/desastres rurales. Material, por desgracia, no les va a faltar.

Foto: Casa-Castaño o “Bioconstrucción”, una de las imágenes que forman parte de la I Bienal Internacional DesARTES RURALES.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share