Entradas etiquetadas como ‘halcon peregrino’

¿Sabes cuál es la rapaz más aficionada a la cultura urbana?

28 mayo 2013

falcons

Le encantan las ciudades Patrimonio de la Humanidad como Granada, Salamanca o Córdoba. Monumentos únicos como el templo de la Sagrada Familia en Barcelona. Museos como el de América en Madrid. También modernas torres acristaladas de oficinas. O catedrales. En todos estos lugares, e incluso en viviendas de protección oficial, el pájaro más salvaje e indómito de nuestra fauna peninsular se ha hecho urbano. Y muy cultureta. Es el halcón peregrino (Falco peregrinus).

Menos perseguido por palomeros, cetreros y traficantes de huevos, sus poblaciones van en aumento en las ciudades. En el campo les va peor, pues los pesticidas, pero sobre todo el cada vez mayor número de búhos reales, que no dudan en cazarlos mientras duermen confiados, les mantiene en situación de peligro.

Como en el famoso cuento del ratón de ciudad y el de campo, el halcón urbanita se ha sabido adaptar de maravilla a la urbe. En ella encuentra comida abundante entre tórtolas, palomas y cotorras. Y nuestras edificaciones son para él inmejorables cantiles. Tiene además un sorprendente aliado: nosotros mismos. Numerosas ciudades españolas están desarrollando con éxito programas de reintroducción de la rapaz.

De esta forma, cada vez resulta más fácil ver pasar sobre las calles o el parque un gran bólido alado. ¿Es un cohete? ¿Es un avión? No. Es el halcón peregrino.

Especialmente original es el proyecto granadino. Os recomiendo dar un paseo por su blog Palabra de halcón. Y echarle una visual al divertido vídeo que os dejo a continuación: ¿Quién está llegando a Granada?

Otras entradas relacionadas:

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

El Gran Hermano llega a las aves

15 mayo 2008

Hace unos años cumplí mi sueño al visitar Loch Garten, en las Tierras Altas de Escocia, el primer lugar del Reino Unido donde crió el águila pescadora (Pandion haliaetus) allá por 1959, tras llevar casi medio siglo extinguida como nidificante. Santuario de peregrinación para los ornitólogos, fue allí donde vi por vez primera cámaras de televisión vigilando los nidos de las rapaces las 24 horas del día. Grabados en VHS, diariamente se podía ver un resumen de lo más interesante de la jornada y de los momentos más espectaculares de esa temporada de cría. Entonces me pareció el colmo de la sofisticación tecnológica, pero todo esto ha pasado ya a la historia gracias a Internet y las webcam.

Ahora mismo, sin salir de casa, desde cualquier parte del planeta donde nos encontremos, podemos espiar sin ser vistos la vida más íntima de nuestras aves favoritas. Cual orwelliano “Gran Hermano“, sus remotos nidos están a nuestro alcance, a tan sólo un click del ratón.

Recientemente, la ministra de Medio Ambiente ha presentado una web donde podemos seguir a tiempo real la evolución de un nido de águila imperial ibérica situado en el Parque Nacional de Cabañeros, ocupado por una pareja adulta y un pollo de unas pocas semanas de edad. Especie única y muy amenazada, la oportunidad de ver diariamente el mimo con el que estas aves cuidan de su primogénito supone todo un hito mundial

¿Qué nuestra curiosidad innata apunta más hacia otras aves rapaces? Ningún problema. La panoplia de cámaras espía está alcanzado en los últimos años a todas las especies.

Por ejemplo el águila pescadora, precisamente la misma archifamosa pareja que yo fui a ver a Escocia, la tienes ahora en tu ordenador con sólo clickear en este link.

O ésta de una pareja de halcones peregrinos alimentando sus pollitos en el nido instalado en una de las torres de la venerable catedral gótica de Chichester, en el sur de Inglaterra.

Otra página muy interesante es la de un buitre leonado criando en el lado portugués del río Tajo, cuyas aguas remansadas pueden verse bajo el farallón granítico.

Pero viajemos si queremos por el mundo. Contemplemos así una cigüeña negra incubando en un solitario pinar de Estonia (acaba de nacer el primer pollo), mientras en el otro extremo de Europa podemos ver a su prima, la cigüeña blanca, cuidando la prole en la gran plataforma instalada en lo alto de la iglesia de Santa María la Mayor de Arévalo.

Incluso podemos adentrarnos en las brumosas selvas andinas para admirar un ruidoso comedero de colibrís instalado en la Reserva de Buenaventura, en Ecuador.

Una de mis favoritas es la familia de águila perdicera que cría en un impresionante cantil del Parque Natural del Garraf (Barcelona), donde además de los reclamos del pollo y el ruido de sus primeros ejercicios de fortalecimiento de las alas puedes escuchar perfectamente a un cercano macho de roquero rojo (Monticola saxatilis), e incluso los motores y algunas bocinas de los vehículos que circulan por una carretera próxima.

De esta misma pareja, os incluyo a continuación un pequeño vídeo sobre el nacimiento de una de las crías el año pasado, una maravilla tanto de la Naturaleza como de la técnica. Espero que lo disfrutéis tanto como yo lo he hecho.