BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘basura’

¿Por qué no reciclamos las cápsulas de café?

Cápsulas de café encontradas en la basura doméstica.

Cápsulas de café encontradas en la basura doméstica.

Prácticamente ya no hay una casa en España que no tenga un máquina de café por cápsulas de un solo uso. Sus precios han bajado muchísimo y hay además muchas marcas blancas ofreciendo productos económicos en cualquier supermercado.

El café sale muy bueno y rápido, pero no tiene nada de limpio. Porque además de ser muchísimo más caro que el café de cafetera tradicional (haz cuentas y verás), el sistema de cápsulas supone una pérdida de valiosos recursos naturales, su reciclaje es costoso y no hay un sistema de reciclado cómodo que funcione correctamente. En otras palabras, las compañías fabricantes te dejan la responsabilidad del reciclado a ti, el consumidor. Ellas se lavan las manos. Lee el resto de la entrada »

Los vigilantes marinos luchan este fin de semana contra la basura

torre-del-mar4-nuria-castano

Tenemos los mares hechos un asco. Llenos de basura, ajenos a que esas aguas que emponzoñamos hasta la muerte son las que nos han dado la vida y las que nos garantizan el futuro. Pero nos da igual. Ojos que no ven, corazón que no siente. Pues ábrelos. Camina por las playas, por las costas, y verás en qué estercolero las hemos convertido. Y lo peor está en las profundidades. Ponte las gafas de bucear y prepárate para llevarte un buen susto. Tenemos los fondos llenos de mierda. Hasta carritos de la compra te encuentras. Basura y más basura de todos los tamaños que matan a todo bicho viviente, ya sean peces, ballenas, delfines, tortugas o aves marinas.

Por eso los submarinistas son los grandes ecologistas de los mares. Disfrutan de la contemplación calmada de la vida oceánica, pero día sí y día también se encuentran con toda clase de desechos que ensombrecen la inmersión. Muchos se han unido para ayudar a tener los mares un poco más limpios. Es como quitar pajas en un pajar, pero al menos lo intentan.

En su primera intervención conjunta el año pasado, los submarinistas voluntarios de la Red de Vigilantes Marinos retiraron en España más de 4 toneladas de basuras del mar.

La II Gran Limpieza Nacional de Fondos Marinos tendrá lugar este fin de semana, 22 y 23 de octubre, en una veintena de puntos del litoral español. Se trata de una actuación solidaria que cuenta con la colaboración de una figura muy particular, el “pequevoluntario”.torre-del-mar2-nuria-castano

Los casi 800 buceadores que integran la Red de Voluntarios Marinos y los voluntarios en tierra ya están preparados para extraer del mar aquello que jamás hubiera debido llegar. Tienen localizados coches, motos, electrodomésticos y kilos y kilos de plásticos en diversos puntos del litoral español.  Este año se han involucrado clubes de buceo de Asturias, Castilla-León, País Vasco, Murcia, Andalucía, Canarias, Ceuta y Melilla.

Proyecto educativo

Como explican sus promotores a través de una nota de prensa, con esta iniciativa no se pretende únicamente la retirada de residuos nocivos para la naturaleza. Se busca concienciar a los ciudadanos para que las basuras no lleguen al mar, sino a sus respectivos contenedores de recogida selectiva.

En este sentido, en algunos de los lugares en los que se organiza la actividad de limpieza, como es el caso de Torre del Mar (Málaga), Ecoembes facilitará un taller en el que se mostrará a los voluntarios la importancia de separar los residuos recogidos para su correcta gestión en tierra.

También se les ofrecerá una demostración del uso de la app Marnoba, una herramienta de “ciencia ciudadana” desarrollada por Vertidos Cero, con la que buceadores, bañistas, pescadores y ciudadanos en general pueden registrar datos sobre basuras encontradas en las costas, participando así en la creación de una base de datos homogénea con información sobre la ubicación y categorías de los residuos, con el fin de diseñar planes de actuación contra este problema ambiental. Dicha app se utilizará en todas las actuaciones de limpieza de este fin de semana.

Posteriormente a la actividad está previsto organizar charlas en centros escolares, con el apoyo gráfico de las fotos y vídeos que se realicen durante las limpiezas.

La participación de los más jóvenes es uno de los objetivos de la Red, desde la que se fomenta la figura del “Pequevoluntario”, niños y niñas que participan en la limpieza de las playas mientras los submarinistas retiran basuras de los fondos.

La Red de Voluntarios Marinos es una iniciativa de la ONG Oceánidas, compuesta mayoritariamente por submarinistas que, de forma voluntaria, se involucran en la conservación de las especies ligadas al mar a través de labores de protección, investigación y divulgación del medio marino. En sus actuaciones la organización cuenta con la participación de la Asociación Española de Basuras Marinas (AEBAM).

Toma nota de las localidades, día y hora de cada actividad

  • Tenerife: Día 22 en Real Club Náutico de Tenerife a las 10 de la mañana.
  • Getxo (Bizkaia): Día 23 en Puerto Viejo de Gexto,. 10,30 de la mañana.
  • Ziérbena (Bizkaia): Día 22. Lugar/es por determinar.
  • Ceuta: Día 22 en Playa del Tarajal 16,15 h.
  • Melilla: Día 23 en Aguadú.
  • Cudillero (Asturias): Día 23 en Puerto de Cudillero. 10 de la mañana.
  • Llanes (Asturias): Día 23 del puerto de Llanes. a las 12 de la mañana. Esta limpieza será realizada por submarinistas del club leonés León Sub.
  • Mazarrón (Murcia): Día 22 desde las 10 de la mañana en diversas playas: escollera del puerto pesquero, de Emilio, escollera del puerto deportivo de la Isla de Paco, Cala del Faro, Cala de la Isla, Cala de Bahía, la Isla, Playa Bahía y Rincón de Bol Nuevo.
  • Rota (Cádiz): Día 22, Puerto deportivo de Rota, rampa del muelle de pescadores, 10 h.
  • Torre del Mar (Málaga): Día 23 en playa de la Caleta de Vélez, 11 h.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

¿Qué hacemos con los medicamentos caducados?

Punto SIGRE de reciclaje en una farmacia

Punto SIGRE de reciclaje en una farmacia

Todavía son muchos los que, cuando terminan un tratamiento médico, guardan en el armario los medicamentos a medio gastar “por si acaso”. Se van acumulando por decenas en cajas de todos los tamaños y colores, habitualmente esas mismas cajas que suelen caerse a la mínima en exasperante desorden. Y que volvemos a guardar todas mezcladas.

Algunas veces te da por revisarlos y te encuentras con que la mayoría de las medicinas están caducadas ¿Qué hacemos? Lee el resto de la entrada »

Acabemos con la moda basura de usar y tirar

Ropa-Barata-En-Miami

La llaman moda rápida, moda low cost, moda barata, pero la deberíamos llamar moda basura. Es su mayor mérito. Favorecer comportamientos compulsivos de compra a bajo precio que, más pronto que tarde, acabará en el contenedor dada su mala calidad. Lee el resto de la entrada »

La basura flota sobre nuestras cabezas

Gravity

El día en que la humanidad desaparezca, nuestra basura seguirá presente en la Tierra durante muchos miles de años más. En ríos y mares contaminados. En tierras cubiertas por desechos donde el reciclaje brilla por su ausencia, donde el vidrio se desaprovecha, el metal se oxida, el papel se quema, las bolsas de plástico destrozan el paisaje. Pero igualmente en los cielos, orbitando sin rumbo alrededor del dolorido planeta azul. Porque también el espacio recibe las sobras de la civilización en forma de chatarra espacial. Aunque por suerte (y seguramente por efecto de la crisis), la cantidad de desperdicio no aumenta.

Según datos facilitados a la agencia Europa Press por la Oficina del Programa de la NASA de Restos Orbitales, entidad que hace pormenorizado recuento de la basura espacial que orbita la Tierra, el número de escombros espaciales parece haberse estabilizado en la primera mitad de 2015, manteniéndose en los 16.900 objetos.

Concretamente, de los 16.906 cacharros con los que se inició el año, junio ha cerrado con 16.925. Lee el resto de la entrada »

Acabemos con el despilfarro de tirar alimentos a la basura

Basuras

La crisis nos ha traído terribles escenas inéditas. Como el rebusque de comida caducada en contenedores de los grandes supermercados. Algunos los cierran con candados para evitar la mala imagen.

Cada año, sólo en España  más de 50.000 toneladas de comida fresca de las tiendas de alimentación (dañada, fea, desigual, cercana a su fecha de caducidad) acaban en la basura.

Miles de personas podrían comer si se prohibiera ese derroche, pero el problema no es donar los alimentos desechados. El problema es distribuirlos, hacerlos llegar a quien los necesita. Porque la legislación obliga a que esa comida cuente con todos los controles sanitarios, sea manejada por personal acreditado, transportada en vehículos homologados y almacenada en espacios refrigerados. Al final lo más barato y sencillo es tirarlo todo a la basura.

Ocurre lo mismo con alimentos como la pasta, el arroz o las latas. Solo el 20% de los distribuidores donan habitualmente este tipo de productos, lo que implica desechar otras 357.000 toneladas de alimentos al año.

En Francia es diferente. País famoso por la importancia que allí se da a la cocina, está causando furor el reciente movimiento de “Les Gueules Cassées” (Los Rostros Rotos). Una alusión a los soldados franceses desfigurados por la Primera Guerra Mundial que fomenta el consumo de productos feos, destinados a la basura sólo por su aspecto. Igual de sanos, pero más baratos y sostenibles.

Además, una reciente Ley exige a los supermercados galos donar toda su comida sobrante.

Siguiendo el modelo francés, casi medio millón de europeos han firmado una solicitud reclamando que en la futura “estrategia de economía circular” promovida por la Comisión Europea se incluya la obligación de donar los alimentos desechados. Y se sancione a las empresas que no lo hagan.

Sólo así acabaremos con tan insolidario despilfarro.

Foto: Editorial J / Flickr

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Llegan las viejas locas a Canarias

Pardela

Un año más han llegado, puntuales a su cita. Son mis queridas viejas locas, las pardelas cenicientas (Calonectris diomedea). Las he visto ayer cuando regresaba en el ferry de Lanzarote a Fuerteventura, justo enfrente de ese solitario volcán en medio del Atlántico que es la isla de Lobos.

Espantadas por las espumas (y ruidos) del barco, levantaron cansinas el vuelo más de 50 de estas curiosas gaviotas nocturnas, nuestro albatros europeos. No me extraña que se hicieran las remolonas.

Desde que abandonaron las aguas de Canarias, hace ahora cinco meses, se han metido entre pecho y pluma más de 10.000 kilómetros de océanos impetuosos. Sin tocar tierra firme, durmiendo y alimentándose en el mar, buscando esas curiosas “autopistas de viento” que les permiten surfear sobre las corrientes marinas, han visitado las aguas del sur de África pasando antes por Brasil como quien se da un pequeño rodeo. Y ahora regresan de nuevo a Canarias con el difícil empeño de sacar adelante un nuevo pollo, tan sólo uno por pareja, que entre incubación y cría no estará listo para enfrentarse a tan formidable aventura viajera hasta dentro de seis meses; todo un récord de crianza en la naturaleza.

Aún más. Para encontrar pesca suficiente los adultos se verán obligados a hacer largos desplazamientos entre Canarias y la costa del Sáhara y Mauritania, mientras el pollo esperará pacientemente en su hura la llegada de la pitanza incluso durante varios días de exigente ayuno.

Tanto trabajo para que muchas de estas aves se queden en el camino enganchadas en los anzuelos de algún palangre, intoxicadas por un vertido tóxico o por los numerosos plásticos de nuestra basura marina que trágicamente ingieren al confundirlos con comida. Tanto trabajo para que luego un descerebrado se canse de su gato y lo suelte cerca de la colonia, con el torpe propósito de que el minino acabe con decenas de estas aves maravillosas y protegidas. O para que otro bodoque capture los pollos y se los coma en ese escalofriante desafío a la razón en que consiste el bestialismo de buscar raros caprichos gastronómicos.

Todo eso pensaba yo ayer mientras seguía con la vista el vuelo pausado de las pardelas sobre las olas canarias. Buena suerte viejas compañeras. Locas, que estáis locas.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Las cigüeñas no celebrarán hoy a san Blas

1280px-Ciconia_ciconia_-_01

Por san Blas, la cigüeña verás.

Y si no la vieres, año de nieves.

Hoy 3 de febrero, fiesta de san Blas, miramos al cielo en busca de cigüeñas y nieve. Según las previsiones meteorológicas, todo parece indicar que, si no el año, al menos esta semana se presenta con frío y nieves en España por culpa de la entrada de una potente ola de frío que a partir de mañana nos va a dejar a todos tiritando. Pero respecto a cigüeñas, lo que se dice cigüeñas, el refrán ya no funciona. Porque aunque es verdad que muchas están llegando estos días de sus cuarteles de invierno más allá del Sáhara, otras vendrán más tarde y otras en realidad no se movieron de la Península Ibérica. Los datos científicos confirman que las cigüeñas hace ya tiempo que pasan de san Blas.

Gracias al seguimiento realizado por el programa Migra, que lleva a cabo SEO/BirdLife con la colaboración de la Fundación Iberdrola, se han observado movimientos migratorios muy diferentes en la cigüeña blanca (Ciconia ciconia), especie que está cambiando su migración en las últimas décadas.

Como explica la veterana asociación conservacionista a través de una nota de prensa, hace muchos años la cigüeña blanca invernaba principalmente en África y su llegada desde las remotas tierras africanas nos marcaba el inicio de la primavera. Ya en los años 50 del siglo pasado, se comenzó a barruntar la invernada de algunas cigüeñas en el sur de España. Sin embargo, en las últimas décadas cada vez más cigüeñas blancas están invernando en España, y se ha detectado un importante cambio en su conducta migratoria. De las 7.500 cigüeñas contadas en España en el invierno de 1995 se pasó a las más de 31.000 aves en el año 2004. Y es que en arrozales y basureros las cigüeñas han encontrado una nueva fuente de alimentación que les permite soportar el invierno en tierras peninsulares, sin necesidad de marcharse hasta la lejana África subsahariana.

De vuelta al nido

La mayoría de las cigüeñas blancas que se han quedado en España ha regresado ya a sus nidos, aunque hay algunas que están aún en sus zonas de invernada. Muchos de los jóvenes nacidos en 2014 se quedarán en el norte de Marruecos sin regresar a España hasta años posteriores. En los próximos días terminarán o comenzarán su viaje las aves que aún no han llegado a sus territorios, uno de los fenómenos más espectaculares de la naturaleza.

“Parece que la mayoría de las cigüeñas blancas adultas se quedan a invernar en España, mientras que los jóvenes se van a África”, afirma Javier de la Puente, técnico del Área de Seguimiento de Avifauna de SEO/Life.

Pero aún no se sabe cómo cambia este comportamiento y las razones concretas de porqué los adultos migran a larga o corta distancia.

“En el futuro, con la información que se está recogiendo en el programa Migra, intentaremos dar respuesta a estos interrogantes y también descubrir que ocurre cuando las aves dejen de tener comida en los vertederos de España”, explica De La Puente.

Cigüeñas blancas con GPS en directo

Entre 2012 y 2014 se han marcado más de 60 cigüeñas blancas dentro del programa Migra por toda España. La información sobre sus viajes y movimientos está disponible para muchas de ellas en la página web www.migraciondeaves.org: 5 en Álava, 9 en Cáceres, 8 en Ciudad Real, 1 en Huelva, 2 en Huesca, 1 en La Rioja, 3 en León, 1 en Lugo y 6 en Madrid. De las aves disponibles en la web 25 son cigüeñas adultas y 11 son ejemplares marcados como pollos.

Las cigüeñas marcadas nos han mostrado muy distintos comportamientos migratorios, desde no moverse de su nido, hasta desplazarse más de 3.400 kilómetros para invernar en el Sahel africano.

Para los más curiosos, adjunto os dejo el curriculum vitae de los pájaros más interesantes y viajeros (o no) de este proyecto:

Yerga: Se marcó el 1 de mayo de 2012 en Alfaro (La Rioja) y es una migradora de larga distancia. Inverna en Senegal y Gambia a unos 3.500 kilómetros de su nido. Durante tres inviernos seguidos ha realizado la misma migración y ha invernado en la misma zona de África. El 26 de enero aún estaba en Marruecos, cerca de Marrakech, a 1.300 kilómetros de su nido. Dentro de poco llegará a España cruzando por el estrecho de Gibraltar.

Blas: Se marcó el 17 de mayo de 2012 en Pinilla del Valle (Madrid). Inverna habitualmente en el sur de Madrid a unos 70 kilómetros de su nido: durante el invierno se alimenta en vertedero de Valdemingómez y duerme en las graveras de El Porcal (Rivas-Vaciamadrid). El 26 de enero aún estaba en el vertedero de Colmenar Viejo a unos 30 kilómetros de su nido.

Juan: Se marcó el 14 de marzo de 2013 en Malpartida de Cáceres (pueblo europeo de la cigüeña). Inverna en Doñana, a unos 265 kilómetros de su nido. Regresó a su nido el 17 de diciembre de 2014.

Mari Cruz: Se marcó el 6 de mayo de 2013 en Ciudad Real y es migradora de corta distancia. Inverna en los arrozales de Doñana a unos 250 kilómetros de su nido. El 25 de enero estaba a 50 kilómetros del nido, en el vertedero de Almagro (Ciudad Real).

Alba: Se marcó el 30 de mayo de 2013 cerca de León y es migradora de media distancia. Este año ha invernado en el vertedero de Rabat (Marruecos), a unos 1.000 kilómetros de su nido. El invierno pasado, sin embargo se quedó a invernar en el sur de la península Ibérica: en los vertederos de Medina Sidonia y Benalup-Casas Viejas en Cádiz. El 26 de enero estaba en Cádiz a unos 700 kilómetros de su nido.

Felicia: Se marcó el 4 de junio de 2013 en la isla de Orenin, cerca de Vitoria (Álava), y es migradora de corta distancia. Inverna habitualmente en el sur de Madrid, a unos 300 kilómetros de su nido: se alimenta en el vertedero de Valdemingómez y duerme en las graveras de El Porcal (Rivas-Vaciamadrid). El pasado 10 de enero regresó a su nido.

Violeta: Se marcó el 19 de junio de 2013 en Binaced (Huesca) y es migradora de muy corta distancia. Inverna habitualmente en Lérida, en el vertedero de Montoliu a tan solo 50 kilómetros de su nido. Durante el invierno vuelve a su nido en Huesca cada cierto tiempo.

Javier: Se marcó el 11 de mayo de 2014 en el Parque Nacional de Doñana (Huelva) y es migradora de larga distancia. Inverna en Malí y Senegal a 2.700 kilómetros de su nido. El 25 de enero estaba al norte de Marruecos a 200 kilómetros de su nido.

Foto: Wikimedia Commons

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Consejos para no derrochar comida en Navidad

TraditionalThanksgiving

© Wikimedia Commons

Cuando viví en Inglaterra eran habituales los chistes y los consejos referidos al plato estrella de Navidad, el pavo. Grande, hermoso… e inacabable. Terminaban los festejos y seguías comiendo los restos de ese mismo pavo de todas las maneras posibles.

De regreso a España me di cuenta de que, en nuestro país, las compulsivas compras navideñas de alimentos se resuelven de dos formas radicalmente diferentes. Las de los derrochones y las de los apañados. Los primeros no tienen reparos en tirar a la basura todo aquello no consumido en el mismo día. Los segundos tratan de aprovecharlo con imaginación.

Bien es cierto que los españoles no somos los únicos. En el mundo se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos cada año, según denuncia la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). En concreto Europa arroja al cubo de basura 89 millones de toneladas de alimentos anuales, de acuerdo a los datos de la Comisión Europea. Esto significa que cada europeo tiramos unos 179 kilos de comida al año. Y más en concreto, España es el sexto país que más comida tira dentro de Unión Europea (UE), con 7,7 millones de toneladas, como recoge un informe del Parlamento Europeo. Esto se traduce en que desperdiciamos el 18% de lo que compramos para alimentarnos. Lo preocupante es que casi la mitad de estos alimentos (45%) no tendrían por qué acabar en la basura si se hubieran gestionado mejor.

Para evitar esta situación, la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), apoyada por la estrategia “Más alimento, menos desperdicio” del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha difundido en estas fechas ocho consejos para recordar a los ciudadanos cómo evitar el desperdicio de alimentos navideños:

  1. Planificar con inteligencia los menús y compras navideñas.
  2. Congelar raciones para otros días y reutilizar los restos de las comidas.
  3. Pedir consejo al camarero para medir bien lo que el grupo puede consumir.
  4. Llevarse las sobras del restaurante a casa.
  5. Organizar bien el frigorífico.
  6. Seguir las instrucciones de almacenamiento, conservación y preparación que aparecen en las etiquetas de los alimentos.
  7. Respetar la cadena de frío.
  8. Organizarse bien mientras se cocina para no tirar nada.

¿Se te ocurre alguna idea más? Yo pondría como primer punto las benditas croquetas, nuestro plato estrella de aprovechamiento alimentario, pero seguro que hay otras recetas fantásticas para reutilizar tanta comida maravillosa que, muchas veces, acaba en la basura. Tienes los comentarios abiertos para darnos todas esas ideas fantásticas.

Puedes descargarte en este enlace la Guía práctica para el consumidor: Cómo reducir el desperdicio alimentario.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Guerra europea a las bolsas de plástico

Bolsas

© Jorge París/ 20 Minutos

No es un encelado macho de avutarda haciendo la rueda. Es una bolsa de plástico.

No es una tortuga flotando entre las olas. Es una bolsa de plástico.

El planeta es un gran basurero donde este tipo de embalajes desechables supone un gravísimo problema medioambiental. Al margen de la contaminación paisajística, muchas especies animales los comen confundidos o quedan enredados en ellos con fatales consecuencias para sus vidas. Nuestra mierda es mortal para ellos.

Cada ciudadano europeo usa un promedio de 200 bolsas de plástico al año, de las que casi el 90% no se reutilizan por ser demasiado finas y son desechadas. El 8 % de todas ellas acaba en el mar.

Por eso, pero también por educación, sensibilidad y coherencia, Europa las ha declarado la guerra. Aunque es una guerra muy lenta. El último ataque lo han protagonizado recientemente los Veintiocho al acordar reducir drásticamente el uso de bolsas de plástico en los próximos años: en un 80% de aquí a 2025 o garantizando que no se distribuirán gratuitamente a partir de 2018. El objetivo es que en los próximos cinco años su uso anual por ciudadano baje de 198 a 90 bolsas.

Es un paso importante, pero no definitivo. El Comité de las Regiones había depositado sus esperanzas en una prohibición total de las bolsas de plástico gratuitas antes de 2020, el establecimiento de unos objetivos obligatorios para todos los Estados miembros en el ámbito de la UE y la introducción de gravámenes a todas las bolsas a fin de garantizar una reducción del 80 %.

Esta solución es menos ambiciosa, aunque mucho mejor que la que se había llegado a barajar inicialmente, cuando el nuevo comisario europeo se planteó retirar todo el paquete de medidas para reducir su uso.

Lo que está claro es que con estas medidas adoptadas se reconoce que las consecuencias medioambientales, sociales y económicas de tener que deshacerse cada año de 100.000 millones de toneladas de bolsas de plástico en Europa son ilógicas e inaceptables.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras: