BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Archivo de la categoría ‘Mascotas’

Envenenar gatos (y cualquier animal) es un delito penal castigado con cárcel

gatos

La terrible noticia la dio mi querida compañera Melisa Tuya en su blog “En busca de una segunda oportunidad” y rápidamente, también de su mano, saltó a las redes. El pasado 6 de diciembre un psicópata mal nacido (hombre o mujer) envenenó mortalmente a 13 gatos callejeros en el Campus Sur de Madrid.

Eran unos animales que estaban siendo cuidados y controlados por voluntarios de Madrid Felina, y por lo tanto se les supone esterilizados y bien alimentados.

Pero lo peor no ha sido envenenar 13 animales. Lo peor ha sido hacerlo a las puertas de un colegio, entre calles y edificios donde viven miles de personas. La acción criminal de ese sádico y odioso ser ha puesto en peligro la vida de muchas personas, especialmente niños. Lee el resto de la entrada »

Los perros guía nos dan sus ojos, pero los discriminamos

Perro guía

Son imprescindibles, necesarios, nobles, hermosos y nos dan sus ojos. También su fino olfato y su afilada inteligencia.

Perros guía como los de la escuela de adiestramiento de la ONCE, que justo ahora cumple sus bodas de plata llevando seguridad a más de un millar de invidentes después de un largo proceso de adiestramiento. Perros salvadores como los que estos días se afanan por rescatar a decenas de personas atrapadas bajo los escombros provocados por el terrible terremoto de Ecuador. Perros policías encargados de detectar explosivos asesinos o drogas igualmente asesinas. Cuidadosos perros pastores tan pendientes de cuidar el ganado como de protegerlo. Incluso perros recolectadores de trufas. Todos ellos médicos expertos en curarnos soledades y carencias. Lee el resto de la entrada »

Encuentran dos leones perdidos en un aparcamiento de Alemania

PhotoElsa&Marley

Hay historias que te ponen los pelos de punta y te hace renegar de la supuesta sociedad civilizada que se supone es Europa. Es el caso de la triste aventura de los jóvenes leones hermanos Elsa y Marley. Estos dos maravillosos animales fueron encontrados vagando perdidos en un aparcamiento de Zielitz (Sajonia-Anhalt, Alemania). Sí, lo has leído bien. Caminaban perdidos y asustados por entre los coches. Lee el resto de la entrada »

El Supremo prohíbe tener carpas, vender cangrejos, criar wakame o plantar pataca

Pocas veces una sentencia del Tribunal Supremo me ha parecido tan clara y ecologista como la que amplía el catálogo español de especies exóticas invasoras. A la ya larga lista oficial de plantas y animales introducidos tremendamente agresivos con la biodiversidad autóctona, y por ello a erradicar, se une ahora la carpa común (Cyprinus carpio), la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss), el alga comestible wakame (Udaria pinnatifida) y la pataca o tupinambo (Helianthus tuberosus). Tampoco se podrán montar granjas de cría de visión americano (Neovison vison), ni vender u ofrecer en restaurantes cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii).

La parte mala es que todas las empresas que hacían negocio con estas especies deberán cerrar o cambiar de actividad. La decisión judicial se basa en informes científicos y prohíbe su posesión, transporte, tráfico y comercio, tanto de ejemplares vivos como muertos. Lee el resto de la entrada »

La telebasura no respeta ya ni a los animales

vaya-fauna-telecinco--644x362

La telebasura es eso, cada vez más basura y menos televisión. No contentos con degradar al ser humano organizando programas donde cuanto más analfabeto/analfabeta y/o soez más famoso te hacen los teleidiotas, ahora le ha llegado el turno a los pobres animales. Ellos son las víctimas de entrenadores empeñados en obligarles por todos los medios a hacer el payaso para mayor gloria y lucro personal de sus dueños.

Me refiero en concreto al espantoso programa “Vaya Fauna” de Telecincodonde se exponen al ridículo mediático animales entrenados para llevar a cabo vergonzantes comportamientos circenses: cerditos que abren y cierran cajones, perros que encestan canastas, osos que saben bailar el ‘hula-hop’, pajaritos funambulistas,…

Abomino el fondo, disfrutar viendo a los animales haciendo el payaso. Pero abomino aún más la forma en que tales habilidades se logran. A base de chantajes alimenticios, estrés y muchos accidentes, suponiendo, lo que ya es mucho suponer e imposible de comprobar, que algunos no sufran el clásico método didáctico del palo y la zanahoria.

Según ha declarado Christian Gálvez, presentador del programa, “todo lo que tenga que ver con educación y entretenimiento hace falta en la televisión”. Visto lo que considera entretenimiento, casi que prefiero no saber qué entiende Gálvez por educación.

Según Santi Sánchez, miembro del jurado del programa, se ha garantizado que los animales han “trabajado felizmente, con ganas de poder trabajar”. Visto el resultado, me gustaría conocer cuáles y como establecen esas garantías.

Como ha criticado la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), también se verán animales exóticos como coatís y cerdos vietnamitas, cuya tenencia se ha puesto de moda aumentando su abandono. Una terrible decisión que, como ya os he contado muchas veces, está provocando en España un grave problema ecológico e incluso sanitario. Por no hablar de la aparición anunciada en el programa de serpientes, águilas y zorros, animales salvajes cuya naturaleza les hace inapropiados para actuar en un plató de televisión junto con  vacas, ocas, gallinas o cabras.

La única solución es protestar ante los responsables del programa para que lo retiren definitivamente. Deberíamos convencerles de que nuestra sociedad ha cambiado y no acepta la tortura de animales ni siquiera su manipulación humorística obviando sus derechos como seres vivos.

Desgraciadamente la realidad es todavía tozuda. Para mi vergüenza como integrante de la misma especie humana e idéntica adscripción nacional, el programa cuenta con el aplauso de 3.040.000 espectadores. ¿Lograremos convencerles a todos ellos para que cambien de canal?

Firma en Change.org para lograr la cancelación de la emisión del programa ¡Vaya Fauna! de Telecinco por fomentar la explotación y el ridículo animal. Más de 100.000 personas ya hemos firmado.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Nueva temporada de ahorcamiento de perros en España

1280px-Galgo_Español_en_la_arena

Era un día perfecto. Una mañana de sábado con un sol tan intenso como frío. Ideal para dar un paseo; para disfrutar del invierno a sorbos, con pasos tranquilos a través del campo adormecido por la helada. Admirando extasiado el vuelo acrobático de los milanos reales, escuchando el lejano trompeteo de las grullas, siguiendo la carrera saltarina del corzo, el vuelo poderoso del halcón peregrino. Un día perfecto hasta que me di de bruces con él. Colgado de una rama. Esquelético cual momia profanada. Ahorcado. Una brutal herida señalaba el sitio donde llevaba el chip identificador, arrancado para eliminar pruebas.

Era un pobre perro de caza. Galgo o podenco, daba lo mismo. Su dueño había decidido eliminarlo una vez concluida la temporada de caza.

Lo he quitado”, explicaría en el bar a sus amigos de escopeta mientras se bebía de un trago una generosa copa de sol y sombra. “No servía. Muy despistado. Y flojo. Se cansaba enseguida”.

El resto de la cuadrilla asentiría comprensiva. No más preguntas. No tiene sentido cuidar durante todo el año a un perro que no se gana en conejos y liebres el pienso que se come. “Ven aquí bonito”. “Mete la cabeza en este collar de alambre”. Tirón y a tomar por el culo. No pasa nada. Encontraré otro mejor.

Sólo en España y durante los meses de enero y febrero, unos 50.000 perros aparecen ahogados en pozos, ahorcados, disparados, envenenados, atropellados o abandonados. Las protectoras están desboradas. E indignadas.

El problema se solucionaba prohibiendo usar estos animales para cazar, pero sería tanto como prohibir la caza, pues el cazador no es nada sin sus perros. Por lo menos habría que endurecer las penas por maltrato animal y poner fin a la impunidad de la que gozan estos salvajes sin sentimientos. Porque yo no quiero más paseos de muerte.

El pasado año 2014 PACMA presentó un dossier en el que se documentaban cincuenta casos de maltrato a galgos. Fueron seleccionados entre cientos de ellos que se pudieron documentar en solo unos meses en diversas provincias españolas.

Foto: Wikipedia Commons

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Consejos para no derrochar comida en Navidad

TraditionalThanksgiving

© Wikimedia Commons

Cuando viví en Inglaterra eran habituales los chistes y los consejos referidos al plato estrella de Navidad, el pavo. Grande, hermoso… e inacabable. Terminaban los festejos y seguías comiendo los restos de ese mismo pavo de todas las maneras posibles.

De regreso a España me di cuenta de que, en nuestro país, las compulsivas compras navideñas de alimentos se resuelven de dos formas radicalmente diferentes. Las de los derrochones y las de los apañados. Los primeros no tienen reparos en tirar a la basura todo aquello no consumido en el mismo día. Los segundos tratan de aprovecharlo con imaginación.

Bien es cierto que los españoles no somos los únicos. En el mundo se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos cada año, según denuncia la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). En concreto Europa arroja al cubo de basura 89 millones de toneladas de alimentos anuales, de acuerdo a los datos de la Comisión Europea. Esto significa que cada europeo tiramos unos 179 kilos de comida al año. Y más en concreto, España es el sexto país que más comida tira dentro de Unión Europea (UE), con 7,7 millones de toneladas, como recoge un informe del Parlamento Europeo. Esto se traduce en que desperdiciamos el 18% de lo que compramos para alimentarnos. Lo preocupante es que casi la mitad de estos alimentos (45%) no tendrían por qué acabar en la basura si se hubieran gestionado mejor.

Para evitar esta situación, la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), apoyada por la estrategia “Más alimento, menos desperdicio” del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha difundido en estas fechas ocho consejos para recordar a los ciudadanos cómo evitar el desperdicio de alimentos navideños:

  1. Planificar con inteligencia los menús y compras navideñas.
  2. Congelar raciones para otros días y reutilizar los restos de las comidas.
  3. Pedir consejo al camarero para medir bien lo que el grupo puede consumir.
  4. Llevarse las sobras del restaurante a casa.
  5. Organizar bien el frigorífico.
  6. Seguir las instrucciones de almacenamiento, conservación y preparación que aparecen en las etiquetas de los alimentos.
  7. Respetar la cadena de frío.
  8. Organizarse bien mientras se cocina para no tirar nada.

¿Se te ocurre alguna idea más? Yo pondría como primer punto las benditas croquetas, nuestro plato estrella de aprovechamiento alimentario, pero seguro que hay otras recetas fantásticas para reutilizar tanta comida maravillosa que, muchas veces, acaba en la basura. Tienes los comentarios abiertos para darnos todas esas ideas fantásticas.

Puedes descargarte en este enlace la Guía práctica para el consumidor: Cómo reducir el desperdicio alimentario.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Vendo lobo o algo parecido

Perro lobo

Me lo he encontrado nada más llegar a Burgos. Tradicional paseo por La Quinta y Fuentes Blancas, saludo obligado a media ciudad paseante y, allí estaba. Un lobo auténtico. O al menos eso parecía. Estaba atado a la puerta de un bar, así que, por lógica, no podía ser un ejemplar salvaje. Al momento me acordé de lo que decía Félix Rodríguez de la Fuente respecto al primero de estos cánidos salvajes que vio en su vida. Un fiero ejemplar al que intentaban dar caza en su pueblo, Poza de la Sal, cuando era niño.

Fíjate en sus ojos. Son de un brillante amarillo ámbar. Hipnotizantes. Tanto que el jovencito Félix, a quien esa vez habían situado estratégicamente para que diera el aviso a los cazadores si veía llegar al perseguido animal, lo dejó escapar sin emitir apenas un leve sonido, mudo ante la impresión provocada por la presencia cercana de ese formidable lobo.

Yo hice lo mismo frente al animal que tenía a mi lado. Al momento los ojos me revelaron su condición de mascota. Marrones claros pero sin un atisbo de fiereza y, por supuesto, sin ese espectacular color del que hablaba Félix. Sólo podía ser lo que aquí en España se conoce por un “perro lobo“. Un cruce de macho de lobo con hembra de perro. Forzado o natural, esto último no tan raro. De hecho, los últimos estudios genéticos han demostrado no sólo que el perro es la domesticación del lobo salvaje, sino que ésta surgió hace menos de 20.000 años en China a partir de no más de 50 lobas salvajes. E incluso más. Otro trabajo científico ha demostrado igualmente que en las poblaciones ibéricas lobunas hay  un 4% de ejemplares híbridos, todos ellos de padre perro y madre loba.

Supuse por ello que el ejemplar burgalés sería uno de estos híbridos forzados, un wolfdog. Pero me equivoqué. Como rápidamente me explicó un seguidor en mi cuenta de Twitter [@lacronicaverde], naturalista, burgalés y experto precisamente en el lobo, lo que acababa de ver, admirar y fotografiar era un pastor checoslovaco. “Hay varios en la ciudad”, me confirmó. “Incluso un criadero en [el barrio de] Castañares”.Collage lobo

¿Pastor checoslovaco? Ni idea de la existencia de esa raza. Rápidamente mi compañera bloguera en 20 Minutos, Melisa Tuya, me brindó igualmente a través de las redes [esta vez Instagram] toda la información necesaria: “Raza nueva, de 1999. Cuesta de 1.000 euros para arriba, por lo que he visto. […] Me da que también necesitan manos expertas […] Para gente que sabe bien lo que tiene entre manos”.

La Wikipedia, una vez más, nos amplía con detalle la información. El perro lobo checoslovaco es un híbrido de lobo con pastor alemán al que se le supone el temperamento, la mentalidad y la capacidad de entrenamiento del pastor alemán, junto con la fuerza, la constitución física y la resistencia de los lobos. Físicamente tienen una apariencia muy similar a los lobos de los Cárpatos. En resumen. Como tener en casa un lobo. O algo casi parecido.

Prácticamente todos los meses me llega algún mensaje al blog de gente bastante inculta (a tenor de las numerosas faltas de ortografía con las que escriben), donde me piden información comprar un lobo. Lo quieren “cueste lo que cueste”. E incluso algunos me especifican la edad: “Ni muy cachorros ni adultos”. ¿Un lobo en casa? ¿O un león, una pantera, un oso? ¿Estamos locos?

Esta sociedad nuestra nunca dejará de sorprenderme. ¿Cómo puede alguien aspirar a tener en su casa un animal salvaje, o un híbrido que se lo parezca? Y puestos en nuestros cabales, buscando una mascota: ¿Cómo se puede preferir un perro de raza extraña valorado en una millonada, cuando miles de perros anónimos son abandonados y sacrificados todos los meses en España? Sinceramente, no lo entiendo.

La mía es una opción personal, lo sé, pero prefiero mil veces un maravilloso chucho rescatado de la perrera. Y seguir soñando porque algún día, como le pasó a Félix, caminando por el campo me encuentre frente a frente con los ojos ambarinos de un lobo salvaje, nos miremos apenas un segundo y siga su trote libre para no volver a encontrármelo nunca más.

Pero saber que está allí, en el monte, es y será para mí suficiente.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Rosa Montero lidera una ciberacción contra el abandono de mascotas en verano

perro_abandonado-Avaaz_550

Perro abandonado. © Avaaz

Llega el verano y las mascotas que compramos en Navidad como (supuesto) original regalo se convierten en un problema. ¿Llevarlas con nosotros de vacaciones? ¿Pagar a alguien porque nos la cuide? Para mucha gente, demasiada, el problema se soluciona abandonando al pobre perro o gato en cualquier sitio “para que se busque la vida”. La mayoría acabará muerto en una cuneta, atropellado por esos mismos coches de la operación salida que dieron la señal de expulsión de ese hogar que, ingenuo, el pobre animal creía para siempre. O en el “corredor de la muerte” de una perrera municipal, esperando la inyección letal. O asilvestrándose y provocando gravísimos daños ambientales.

En nuestro país se produce el abandono de un animal de compañía cada 3 minutosMás de 300.000 mascotas desahuciadas cada año según datos de la Fapam, Federación de las Asociaciones de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

Para luchar contra ello es necesario modificar las leyes, hacerlas más duras. Así lo exige una cibercampaña que la popular periodista y escritora Rosa Montero acaba de poner en marcha con gran éxito. En apenas cuatro días ha reunido casi 80.000 firmas de las 200.000 que necesita.

El Congreso de los Diputados ha aprobado una propuesta que urge al Gobierno a legislar contra el abandono y el maltrato de animales de compañía. La Proposición No de Ley pide actualizar las condenas por abandono y maltrato, prohibir el sacrificio de animales en los centros de acogida y establecer medidas de control poblacional. Pero como explica Rosa Montero, sólo si generamos una inmensa ola de presión ciudadana lograremos que se agilicen los trámites y se ponga en marcha una campaña de sensibilización capaz de salvar a miles de mascotas.

Julio y agosto son los meses del miedo para decenas de miles de mascotas. Pero nunca antes habíamos estado tan cerca de proteger a nuestros animales de compañía. Aprovechemos esta oportunidad única para lograrlo. Firma la petición y muévela todo lo que puedas. ¡Consigámoslo!

https://secure.avaaz.org/es/sos_mascotas_rosa_montero_7/?bmgWYab&v=42582

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Apalean y torturan a un burrito junto a un colegio de Almería

El burrito Capitán

Deplorable estado en que fue encontrado Capitán. © La Huella Roja

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Capitán es igual pero en marroncito. Un tierno peluche de 15 meses, animoso amigo de los niños de un colegio de Almería junto a cuyos muros gustaba de triscar alguna planta.

Niños, aulas, animales con ángel, sensibilidad, educación. Todo estalló en pedazos hace unos días. Un grupo de chavales, por llamarles algo, la emprendieron a golpes contra el pobre pollino. Como bestias salvajes, y que me perdone la fauna por tan injusta comparación. Con una violencia inconcebible, injustificable. Evito los detalles de su fechoría pues se me ponen los pelos de punta descubriendo hasta dónde puede llegar la brutalidad humana, la indiferencia ante el dolor ajeno.

Por suerte también hay gente buena. Como las dos profesoras que avisaron a la protectora “La Huella Roja” y los voluntarios de esta asociación que han logrado salvarle la vida. Trasladado a un refugio para equinos de Sevilla, el burrito podrá recuperarse con asistencia especializada de las graves heridas que aún sufre.

Cerca de 100.000 personas hemos firmado una petición en Change.org pidiendo a la Guardia Civil contundentes medidas legales contra los maltratadores que torturaron y apalearon al animal. Si los pillan, algo poco probable.

Y es que muy mal lo estamos haciendo para que hijos nuestros, amigos y colegas nuestros, nietos nuestros, apaleen hasta casi matar a un pobre jumento. Este año se cumple un siglo de Platero y yo, la obra más famosa de Juan Ramón Jiménez, esa que tantos aprendimos de memoria en el colegio. Entonces todos queríamos tener un asnito para acariciarlo. Ahora vamos hacia atrás.

Veo la foto de Capitán herido y se me cae la cara de vergüenza. ¡Vaya burros de dos patas estamos criando!

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras: