BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Protestas en la Sierra de Ávila contra dos minas a cielo abierto

Dos proyectos de sendas minas de feldespato a cielo abierto en la Sierra de Ávila y los vecinos no sabían nada. El pasado fin de semana la Plataforma “No a la mina en el Valle del Corneja” realizó una concentración en la localidad abulense de Piedrahita con el fin de dar esa información hurtada. Dos expedientes mineros muy polémicos respecto a los que, critica la plataforma, tendrán “las nefastas consecuencias que una mina de este tipo puede tener para la agricultura, la ganadería, el turismo rural y el medioambiente de la zona”.

Durante la concentración, en la que contaron con la presencia de miembros de las plataformas “No a la mina en la Sierra de Ávila” y “No a la mina en la Sierra de Yemas”, sus promotores realizaron un llamamiento a los alcaldes “para luchar juntos en una problemática que afecta a todo el Valle del Corneja“. Según explican a través de una nota de prensa, a pesar de haber sido invitados los ediles de la zona afectada por la mina, no todos estuvieron presentes.

Dos proyectos

Hace menos de dos meses, los pueblos que forman parte de este valle (Tórtoles, Becedillas – con Casillas de Chicapierna-, Zapardiel de la Cañada y Bonilla de la Sierra – con sus anejos Cabezas de Bonilla, Pajarejos y Rivera de Corneja-), informaban de la existencia de un primer expediente minero, el denominado “Sonsoles número 1138”, por el que la empresa “Transportes, excavaciones y hormigones Sonsoles S.L.” había solicitado un permiso de investigación sobre una superficie de 54 cuadrículas mineras, en parcelas privadas, a finales del año 2014. Este permiso había sido concedido por el Servicio Territorial de Industria, Comercio y Turismo de Ávila, con el fin de que dicha empresa puede hacer prospecciones en busca de feldespato. Contra este proyecto se han presentado 4.500 recursos de alzada, con los que se espera tener una respuesta que explique cómo el proyecto va a repercutir en en el Valle del Corneja y si el mismo es o no viable.

Villatoro 1143 es la nueva amenaza que se cierne sobre los términos municipales de Bonilla de la Sierra, Casas del Puerto de Villatoro, Tórtoles y Becedillas. La solicitud del permiso de investigación de este expediente, presentado nuevamente por la empresa “Transportes, excavaciones y hormigones Sonsoles S.L.”, fue admitido  por el Servicio Territorial de Industria, Comercio y Turismo de Ávila el 30 de septiembre de 2015 y afecta a 78 cuadrículas. Desde la plataforma confirman que, de momento, no conocen en qué fase se encuentra el mismo ya que, como ocurrió con el anterior expediente,  los vecinos de estos pueblos no han sido informados por sus respectivos ayuntamientos de su existencia. La publicación de ambas autorizaciones en el Boletín Oficial de la Provincia ha sido hasta el momento la única fuente de información.

Perjuicios de una mina de feldespato a cielo abierto

Las industrias del vidrio y la cerámica serán el destino final del feldespato extraído. Un destino que tal y como recuerdan desde la plataforma, “no va a estar en la provincia de Ávila sino en otros lugares o países donde no se dará trabajo a los abulenses y, por lo tanto, ningún beneficio económico obtendremos del mismo”.

Daños ambientales. La tala masiva de árboles para poder abrir la mina es una de las graves consecuencias que provocará la explotación, y que afectará a un valioso encinar de gran importancia ecológica.

A esto habría que unir el polvo que levantarían las voladuras o la trituración del mineral, algo que no solo contaminaría el aire sino también las aguas subterráneas. La escasez de agua sería otro de los males a achacar por el gran consumo que exigiría el tratamiento de este mineral.

Daños a la salud. Según aseguran miembros de la plataforma, diversas fuentes académicas reconocidas a nivel mundial aseguran que el polvo del feldespato puede afectar a las vías respiratorias, pudiendo provocar enfermedades graves.

Y todo ello sin olvidar otro tipo de consecuencias como la expropiación de las tierras en el caso de que los dueños de las mismas no acepten que se lleve a cabo en sus propiedades acciones de este tipo.

Sectores fundamentales para la economía abulense

Como no podía ser de otra forma, la ganadería, la agricultura y el turismo rural también estuvieron presentes a través de aquellos que día a día dedican su esfuerzo y su vida a estos sectores.

Son muchos los temores ante el posible daño que estas minas a cielo abierto puedan provocar en la agricultura y la ganadería de la zona .

“La incertidumbre que una mina a cielo abierto de feldespato puede suponer, merma nuestros ingresos”, aduce la plataforma, por la pérdida de las superficies productivas que esto conllevaría y, por lo tanto, mayores gastos de explotación”. Y todo ello sin contar con la salubridad de los productos, “de los que no se nos podría considerar responsables, ya que nosotros no somos los causantes del problema”.

En este sentido, recuerdan la falta de información existente ya que ni en los expedientes ni por parte de las autoridades se les ha explicado qué pasaría con las explotaciones agrícolas y ganaderas .

Los grupos contrarios a estas explotaciones afirman en su nota de prensa: “No nos negamos al desarrollo, pero queremos un equilibrio del mismo con la naturaleza. Hoy nos movilizamos porque somos muchos los que tenemos estas inquietudes. Queremos seguir manteniendo un ritmo de vida que podamos compartir en comunión con el ganado y el campo”.

Daños al turismo rural

Los emprendedores que han abierto casas rurales en este entorno privilegiado de Ávila no entienden, según la plataforma “No a la mina en el Valle del Corneja”, que en un momento dado “la Administración intentara impulsar el turismo sostenible, lo fomentara incluso a través de subvenciones, con el fin de hacer que un mayor número de población se instalara en estas tierras, potenciando con ello la hostelería y el comercio y ahora, incomprensiblemente, se hable de la posible implantación de minas a cielo abierto de feldespato que ahuyentarían a los turistas. Esto no solo causaría un mayor desempleo en la región, al igual que ocurriría con el sector ganadero y agrícola, sino que haría perder las inversiones de todos ellos a lo largo de estos años”.

Por todo ello piden a la administración que siga apostando por el turismo sostenible, como ha venido haciendo hasta ahora, y no autorice la apertura de este tipo de proyectos mineros.

Una voz común

En el evento también quedó patente que el espíritu de la Plataforma se guía por los sentimientos de amor hacia una tierra que les vio nacer. Que la misma no tiene ningún color político y que su sentimiento es no solo el suyo sino también el de todos aquellos que, a lo largo de este mes y medio, les ha apoyado desde las instituciones y todo tipo de organismos.

Una voz conjunta con las Plataformas de la Sierra de Yemas y de Ávila en la que piden a las máximas instancias políticas e institucionales que “no nos dejen solos en esta lucha”.

Frente a las acusaciones de que no quieren el progreso para la provincia, ellos replican: “Queremos fábricas de transformación de productos cárnicos, un polígono industrial y todo aquello que construya, no  que destruya a la provincia”.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.