BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Un toro la lía parda en el Museo del Prado

Prado Sólo hay algo más imposible que meter un elefante en una cacharrería sin romper una taza. Meter un toro bravo en el Museo del Prado y ponerlo a dialogar con Rubens y su rapto de Europa. Posar un gorrión albino junto a las Meninas de Velázquez, enfrentar un águila real a la escultura broncínea del emperador Carlos V, colar una serpiente entre el Adán y Eva de Durero, plantar dos sapos bajo el aquelarre de Goya, sobrevolar el esqueleto de un delfín entre marmóreas divinidades griegas.

El artista Miguel Ángel Blanco ha sido capaz de eso y de mucho más con sus increíbles Historias Naturales, que hasta el 27 de abril pueden disfrutarse en nuestra más importante pinacoteca nacional.

He tenido la oportunidad de visitar la muestra de la mano de su autor, un “hombre-bosque” con quien me une una estrecha amistad. A su lado, lo que para mi formación como historiador del Arte se me presentaba una herejía, como naturalista he quedado fascinado pues la naturaleza salta de los lienzos y grita.

Sus 22 intervenciones junto algunas de las pinturas señeras de la Humanidad no sólo no las distorsionan, sino que funcionan como excepcionales herramientas educativas. Por ejemplo, ¿qué pinta ese gorrión blanco junto a la obra cumbre de la pintura? Blanco lo justifica así:

“Una rara avis, el pájaro, dialoga con otra rara avis, Velázquez, y ambas sacan pecho ante la atenta mirada de los galgos del cercano cuadro del Príncipe Baltasar”.

Y vaya si se miran. Ambos espíritus se han cruzado.

La exposición recuerda que el primer destino del hoy Museo del Prado fue Real Gabinete de Historia Natural, algo que nunca llegó a ser. Y recupera el espíritu de los antiguos Gabinetes de Maravillas. Pero sobre todo nos enseña a descubrir la naturaleza en el arte y el arte en la naturaleza.

No se la pierdan. Incluso podrán escuchar los cantos de las aves escapadas de las pinturas.

En la foto superior, el artista Miguel Ángel Blanco (MAB) contempla el toro disecado de Veragua, una de las cinco únicas castas fundacionales de la ganadería de lidia, y al que ha puesto en brutal diálogo con El rapto de Europa, obra maestra de Rubens. El animal es también una obra maestra de la taxidermia (dermoplastia) y procede del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

En este enlace del Museo del Prado puedes ver todas las piezas de MAB perfectamente contextualizadas y explicadas. También existe un precioso material didáctico editado para los niños que visiten la exposición.

Otras entradas relacionadas:

9 comentarios

  1. Dice ser Braiton

    …Y lo proximo que sera, a Rajoy disecado?. Si quieren llamar la atencion para que acuda gente, que pongan 10 o 15 azafatas desnudas y veran como tienen un record guiness de visitantes. Y si los pagilleros no se conforman con eso, que entren en http://www.losliantes.com y mirad como se fabrica una vag… sencillamente.

    31 Enero 2014 | 10:18

  2. Dice ser Roskat

    Me parece una forma original y bonita de demostrar que la ciencia y el arte tienen relación, no son dos entes separados.

    31 Enero 2014 | 10:35

  3. Enhorabuena por tu blog! Y lo más importante, gracias por el contenido que siempre me hace feliz!
    amistoso

    31 Enero 2014 | 11:31

  4. Dice ser Jorge

    Pues la verdad es que no veo qué relación pueden tener cadáveres de animales (posiblemente asesinados) con el arte. Esto seguro que es idea de los políticos retrógrados que nos quieren imponer la caza, los toros, y otras salvajadas de una manera o de otra. Qué asco de país. Lo que me sorprende es que tú lo apoyes!! 🙁

    31 Enero 2014 | 12:03

  5. Dice ser Replikante

    Como diría Jesulín de Ubrique, el arte es como un toro.

    31 Enero 2014 | 12:24

  6. Dice ser vale Jorge

    Quemar el museo de ciencias naturales que esta lleno de cadaveres asesinados ,esto va de otra cosa no para hacer apología del movimiento antitaurino ni anticaza

    31 Enero 2014 | 13:37

  7. Dice ser Venga Jorge..

    Date una vuelta y que te de el aire.Utilizar el lenguaje rebuscado vegano( cadaveres de animales, posiblemente asesinados) solo demuestra que eres un sectario de tomo y lomo.
    Los sectarios a evangelizar a otro lado, por favor.
    Estamos hablando de otras cosas.

    31 Enero 2014 | 14:17

  8. Dice ser Pablo

    No pierden comba estos integristas veganos para soltar su vocabulario fundamentalista.
    Que risa jajajaja

    31 Enero 2014 | 14:18

Los comentarios están cerrados.